Qué visitar, ver y hacer en Jerusalén, Israel.

Qué visitar, ver y hacer en un viaje a la ciudad de Jerusalén, Israel:
la Ciudad Vieja, la Puerta de Jaffa, la Vía Dolorosa o Vía Crucis, la Iglesia
del Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones, el Monte Sión, la Sala
de la Última Cena, la Tumba del Rey David, la Abadía de Hagía María,
el Monte de los Olivos, los Jardines de Getsemaní, la Basílica
de las Naciones, la Explanada de las Mezquitas, la Cúpula de la Roca o el Domo de la Roca, la Mezquita Al-Aqsa, el Museo de Arte del Holocausto,
el Yad Vashem, la Iglesia de San Juan Bautista, el Museo de Israel, etc.

Jerusalén, es la capital de Israel, tiene una superficie de 125,2 km2, a una altitud media de 754 metros sobre el nivel del mar, situada en los Montes de Judea, entre el Mar Mediterráneo y la ribera norte del Mar Muerto.
Es una de las ciudades más antiguas del mundo, es una ciudad sagrada tanto para los judíos, cristianos y musulmanes. La ciudad Vieja de Jerusalén está considerada como uno de los principales destinos de peregrinación del mundo, desde el año 1981 está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La ciudad Vieja es donde el Estado de Palestina, quiere establecer su capital, esto provoca constantemente conflictos entre ambos.

Mapa de Israel.

Nuestro cuaderno de bitácoras:

Llegamos a la puerta del Royal Hotel Jerusalén, alojamiento de cuatro estrellas, donde pasaríamos cuatro noches, aquí teníamos incluido el desayuno. Ofrece wifi y parking. Se encuentra bastante alejado del casco antiguo de Jerusalén. La dirección es Rupin Bridge At Herzl Boulevard.

Habitación del Royal Hotel Jerusalén.

Al día siguiente, nos levantamos antes de que sonara el despertador, teníamos unas ganas increíbles de andorrear por la ciudad de Jerusalén. Bajamos a desayunar al comedor del hotel, era tipo buffet. Al ser el día de Sabbat (día sagrado de la semana judía y del adventismo, siendo el séptimo día de la semana), en el hotel solo funcionaba un ascensor, en el desayuno no ofrecían alimentos calientes, ni productos derivados de la leche, las cafeteras estaban fuera de servicio y la recepción nos la encontramos tapada.

Cafeteras del comedor del Royal Hotel Jerusalén.
Recepción del Royal Hotel Jerusalén.

Una vez con las energías respuestas, acudimos a la recepción para esperar, la llegada del guía. Subimos al autobús poniendo dirección a la Ciudad Vieja de Jerusalén, recorrerla es toda una experiencia, escuchar el sonido de las campanas de las iglesias, ver a los judíos que acuden a rezar en el Muro de las lamentaciones, la iglesia del Santo Sepulcro, la Cúpula de la Roca, puestos del zoco que desprenden olores a especias y hierbas, todo esto y más hacen que el lugar sea diferente. ¡Ojo! Debes tener cuidado con los vendedores ambulantes y carteristas en la zona hay presencia de ellos.

Tienda de especias en la ciudad vieja de Jerusalén.
Recuerdos en la ciudad vieja de Jerusalén.
Venta de pasteles en la ciudad vieja de Jerusalén.

La Ciudad Vieja, cuenta con cuatro puntos principales de acceso: puerta de Jaffa, la de Damasco, la del Estiércol, y la de Esteban. Como norma general los turistas y viajeros acceden por la primera que hemos nombrado la Puerta de Jaffa, ya que da acceso a los barrios cristiano y armenio.
La Ciudad Vieja no llega a tener 1 km2 de extensión, esta, está dividida en zona: judía, cristiana, musulmana y armenia, se visita a pie, ya que está prohibido el acceso de vehículos. Algo que no me gusto sobretodo a mí Elisabeth, es ver a los jóvenes armados (estos están realizando el servicio militar, ya que en Israel, los ciudadanos judíos, israelíes, drusos y circasianos mayores de 18 años, tanto hombres como mujeres están obligados a realizarlo) estos van exhibiendo el arma.

Ciudad Vieja de Jerusalén.
jóvenes armados en la ciudad vieja de Jerusalén.
Ejercito en la ciudad de Jerusalén.
Gente en la ciudad vieja de Jerusalén.

Nosotros accedimos por la Puerta de Jaffa, en nombre árabe Bab al-Khalil (Puerta del Amigo), y en hebreo Sha’ar Yafo (Puerta de Jaffa), construida por Solimán el Magnífico, fue punto de partida de camino al puerto de Jaffa.
Es la principal entrada de la ciudad vieja de Jerusalén, localizada en la parte occidental de la ciudad en Omar Ibn Katab.

Puerta de Jaffa, Jerusalén.

Después recorrimos a pie parte de la Vía Dolorosa. Nosotros no lo realizamos al completo, ya que nuestro guía no contaba con tiempo suficiente, y argumentaba que el viaje que habíamos escogido no era religioso.

La Vía Dolorosa o Vía Crucis, es el recorrido según la fe cristiana el que hizo Jesús, cuando fue sentenciado a muerte por Poncio Pilato, llevando una cruz a cuesta hasta el Calvario, camino de su crucifixión. Esta, transcurre en una calle de la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde hay marcadas nueve estaciones de las quince del vía crucis, cinco se encuentran dentro
de la Iglesia del Santo Sepulcro. El lugar se ha convertido en un punto
de peregrinación para cristianos y también lugar turístico. El recorrido
es de unos 600 metros, se puede hacer en 1 h. aproximadamente. Pudimos apreciar a grupos de peregrinos realizando la Vía Dolorosa, transportando en sus espaldas una cruz de madera.

Peregrinos realizando la Vía Dolorosa, Jerusalén.

La primera estación está dentro de la escuela islámica Al-Omariyeh, no siempre permiten el acceso, aconsejable visitarla fuera de horario escolar de 15.00 h. a 17.00 h. La segunda estación, se encuentra en la franciscana iglesia de la Condena. La tercera estación, en una pequeña capilla, ubicada a la izquierda de la entrada del Hospicio del Patriarcado Católico Armenio. La cuarta estación se ubica a la entrada de la capilla. La quinta estación, aquí esta marcada con unas placas junto a una puerta. La sexta estación, por la misma calle, que esta la quinta estación, hay una puerta de madera marrón al lado izquierdo, señalada. La séptima estación, en una pequeña capilla marcada con un letrero en la pared del zoco. La octava estación, señalada con una piedra y una cruz latina. La novena estación, esta marcada por los restos de una columna. En la Iglesia del Santo Sepulcro, están el resto de estaciones.

Tercera estación, de la Vía Dolorosa, Jerusalén.
Cuarta estación, de la Vía Dolorosa, Jerusalén.
Quinta estación, de la Vía Dolorosa, Jerusalén.
Sexta estación, de la Vía Dolorosa, Jerusalén.
Octava estación, de la Vía Dolorosa, Jerusalén.

Después de recorrer algunos tramos de la Vía Dolorosa accedimos a
la Iglesia del Santo Sepulcro también es llamada Iglesia de la Resurrección, el emperador Constantino el Grande y su madre Helena, emprendió un viaje a Tierra Santa, en el siglo III d.C. para encontrar los lugares Santos, para edificar una basílica como había indicado su hijo. Helena, manda la demolición de un templo, para cumplir la voluntad de su hijo, la edificación de la primera iglesia del sepulcro, estuvo en pie durante siete siglos, hasta que invasiones, guerras, conflictos políticos acabaran destruyéndola. En la Edad Media, durante la Primera Cruzada, se comenzó la reconstrucción del templo, la que hoy podemos ver data del siglo XII, a lo largo de la historia ha sido ampliada, reformada y restaurada. En 1555, llegaron los frailes franciscanos que se encargaron de mantener la iglesia. En 1809 fue incendiada, tuvo que ser restaurada por el arquitecto Nikolaos Ch. Komnenos, adquiriendo el estilo barroco otomano que actualmente conserva. Se encuentra según la fe cristiana en el lugar exacto donde fue la crucifixión de Cristo (enterramiento y resurrección).
La iglesia cuenta con varias capillas. El santuario religioso está bajo
la custodia de católicos, armenios ortodoxos y ortodoxos. Es la sede de Patriarca Ortodoxo de Jerusalén y es la catedral del Patriarcado Latino
de Jerusalén.

Iglesia del Santo Sepulcro, Jerusalén.

La Piedra de la Unción (no es la original, esta data de 1810) indica el lugar, donde Jesús fue elevado antes de ser sepultado. Considerado como el lugar más sagrado para la fe cristiana, convirtiéndose en lo más visitado de Jerusalén. Aquí pudimos ver como los peregrinos se arrodillan sobre ella, algunos de ellos, con lágrimas en su rostro, otros suplicando o agradeciendo.

Piedra de la Unción, en la Iglesia del Santo Sepulcro, Jerusalén.
Imagen de la Piedra de la Unción, en la Iglesia del Santo Sepulcro, Jerusalén.
Peregrinos en la Piedra de la Unción, en la Iglesia del Santo Sepulcro, Jerusalén.

La Capilla del Calvario, donde se sitúa la décima estación de la Vía Dolorosa (Vía Crucis), cuentan, que en este lugar Jesús fue despojado de sus ropas, actualmente en la primera capilla franciscana, y en ella se halla también la decimoprimera estación, donde se piensa que Jesús fue clavado en la cruz. En la segunda capilla griega ortodoxa, está el lugar de la crucifixión, encontrándose en el centro la Piedra del Calvario, aquí se ha erigido un altar (donde hay un agujero, el cual permite a los peregrinos y turistas tocar la roca original), para eso hay que hacer una larga cola.
La decimotercera estación, es donde se piensa que el cuerpo de Jesús fue bajado de la cruz para ser entregado a María, esta, está a la izquierda del altar. La decimocuarta estación de la Vía Crucis, situada en una rotonda de madera.

Decimoprimera estación de la Vía Dolorosa.
Capilla de Santa Elena, en la Iglesia del Santo Sepulcro.
Capilla en la Iglesia del Santo Sepulcro.
Capilla de Adán, en la Iglesia del Santo Sepulcro.

La Tumba del Santo Sepulcro, bajo la cúpula, aquí hay un pequeño espacio donde peregrinos y turistas hacen colas de varias horas para poder ingresar al interior, van accediendo en grupos de cuatro personas, es un pequeño espacio, donde según la fe cristiana, fue tendido el cuerpo de Cristo. Aquí pudimos permanecer unos pocos minutos, hasta que el sacerdote (hombre de pocos amigos) que lo custodia nos invitó a que abandonáramos la zona. ¡Ojo! en este lugar está totalmente prohibido tomar fotografías.

Cola de acceso a la Tumba del Santo Sepulcro, Jerusalén.

El acceso a la iglesia es gratuito, permiten tomar fotos en su interior excepto en la Tumba del Santo Sepulcro, allí queda totalmente prohibido. Abierta desde las 5.00 h. hasta las 21.00 h. desde Semana Santa hasta septiembre de 4.00 h. a 19.00 h. Para el acceso al templo no hay ninguna medida de seguridad. La Iglesia del Santo Sepulcro, está dentro de la Ciudad Vieja de Jerusalén, ubicada al final de la Vía Dolorosa.
Se encuentra entre el límite de los barrios musulmán y judío.

Abandonamos la iglesia del Santo Sepulcro para ir caminando hasta
el Muro de las Lamentaciones, o también llamado Muro de los Lamentos, su nombre en hebreo significa “Muro Occidental” el lugar se ha convertido en la zona más sagrada del judaísmo. Son restos del muro occidental de contención del segundo Templo de Jerusalén, el templo estaba sobre el monte Moriah o Moriá, se vio destruido en el año 70 d.C. por los romanos, durante la gran revuelta judía. Hoy tan solo se ve un tramo de 57 metros de longitud y 19 metros de altura, ya que el resto de muro, está oculto por los edificios residenciales construidos en la zona. Cada día para la oración llegan al lugar judíos siendo mayoritariamente judíos ortodoxos.
Los viernes a la puesta del sol, es cuando mayor concentración hay para festejar la llegada del sabbat (es el séptimo día de la semana, siendo el día sagrado de la semana judía, va desde el atardecer del viernes hasta la noche del sábado). Los hombres oran en la parte izquierda y las mujeres al lado derecho (espacio más pequeño). Durante la oración permiten el acceso de turistas, pero no dejan tomar fotografías, tan solo desde los miradores, desde estos, se pueden obtener unas vistas panorámicas del lugar y de los alrededores, así como de la Cúpula de la Roca. ¡Ojo! no olvides respetar el lugar, ya que es un lugar sagrado para los judíos.

Muro de las Lamentaciones, Jerusalén.
judíos en el Muro de las Lamentaciones, Jerusalén.
Imagen del Muro de las Lamentaciones, Jerusalén.
Vistas de la Cúpula de la Roca, Jerusalén.
kipás, Jerusalén.

Para poder acceder, antes tienes que pasar un control de seguridad y escáner, a un lado los hombres y al otro las mujeres. ¡Ojo! debes llevar una vestimenta discreta, nada de pantalones, faldas o vestidos cortos, hombros descubiertos o escotes. Los hombres tienen que colocarse en la cabeza la Kipá (gorra ritual) esto, lo utilizan los judíos en lugares sagrados como: sinagogas, cementerios o lugares sagrados. Puedes comprar una kipá de papel, no es necesario que sea de tela, ¡Ojo! antes de acceder, hay un hombre de seguridad comprobando que la lleves puesta. El acceso es gratuito. El muro está abierto todo el día, y durante todo el año.

Dejamos a un lado el Muro de las Lamentaciones, para almorzar, nuestro guía nos llevó a Ramat Rachel Hotel, la comida es tipo buffet, escogimos ensaladas y platos calientes, bebida y postre. La verdad, fue el mejor día que comimos durante nuestro viaje por Israel. Pagamos un total
de 114,86 ILS (29,93 € aproximadamente). El teléfono es: 026702555.
La dirección es Kibbutz Ramat Rachel D.N Tzfon Yehuda.

Buffet en el Ramat Rachel Hotel.

Acabado el almuerzo, nuestro siguiente punto de visita fue el Monte Sión, es una colina, a una altitud de 765 metros sobre el nivel del mar, considerada como la colina más alta de Jerusalén. Visitamos una sala, que formó parte de la iglesia de Nuestra Señora de Sión, accedimos por un tramo de escaleras a la planta superior, aquí fue el lugar donde Jesús y sus discípulos festejaron la Última Cena, también hay un pequeño oratorio, que indica el sitio donde según la fe judía está enterrado el rey David. El monte se localiza fuera de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, al suroeste de esta.

La Sala de la Última Cena, lugar sagrado para la fe cristiana, esta zona era parte de la iglesia de Nuestra Señora de Sión, edificada en el año 390. En el siglo XIV, fue sustituida la iglesia original, convertida en mezquita durante el periodo otomano. Aquí se reunió por última vez Jesús de Nazaret, con sus discípulos, los doce apóstoles, donde celebraron la última cena. Se hizo la primera Eucaristía y los Apóstoles como primeros sacerdotes de la Nueva Alianza, el anuncio de la traición de Judas, el lavatorio de pies, recibieron al espíritu Santo y Jesús pronunció su sermón de despedida.

Sala de la Última Cena, Jerusalén.
Detalles de la Sala de la Última Cena, Jerusalén.

La Tumba del Rey David, fue construida por los cruzados 2000 años después de la muerte del rey. Es un lugar sagrado para la comunidad judía. Está en una iglesia bizantina que en el año 1551 pasó a ser una mezquita dedicada al rey David. La sala de oración, se encuentra dividida en dos,
una sección dedicada para hombres y otra para mujeres, ambas llegan hasta la tumba, esta, permanece cubierta por un manto de terciopelo. Aunque el lugar no es muy auténtico, ya que arqueólogos e historiadores piensan, que los restos del Rey David, están enterrados en el Monte Sión.
El acceso es gratuito. Está totalmente prohibido hacer fotografías ya sea con flash o sin flash, el lugar está vigilado por cámaras. ¡Ojo! las mujeres acceden por una zona y los hombres por otra. Los hombres para poder entrar tienen que colocarse en la cabeza la Kipá. Abierto de domingo a jueves de 8.00 h. a 16.00 h. los viernes hasta las 14.00 h.

Entrada a la Tumba del Rey David, Jerusalén.
Acceso a la Tumba del Rey David, Jerusalén.

La Abadía de Hagía María, también se la conoce como la Iglesia de los Alemanes o Abadía de la Dormición, el nombre del templo en latín significa adormecimiento de Santa María, este santuario ocupa el lugar donde se cree que murió la Virgen María. Este templo fue levantado sobre los restos de una primitiva sinagoga judeo cristiana, luego pasó a ser la Iglesia de los Apóstoles, en los años 70 d.C. se vio destruida por las tropas romanas. Se reconstruyó en el siglo V por el obispo de Jerusalén, Juan II, como la Basílica Bizantina de Hagía Sión, aquí se enterraron los restos de
San Esteban. En el año 614, el templo quedó destruido, esta vez por
la invasión de los persas. En el siglo XII se edifica un tercer templo llamándose Santa María del Montensión, hoy solo quedan restos, pudiendo observarse la sala sacramental y son los cimientos del actual monasterio benedictino, construido en el siglo XIX. El templo actual se comenzó a levantar el 7 de octubre de 1900, bajo la supervisión del arquitecto del Kaiser, Theodor Sandel, realizada en piedra, de planta circular, coronada por una cúpula de forma cónica, flanqueada por cuatro torres y un camarín, se encuentra separado del cuerpo principal de la iglesia, alrededor del cual se abren distintas capillas. Cuenta con dos escaleras de caracol que conducen a la cripta de la dormición, se hallan bajo el pabellón principal de la abadía, situada según la fe cristiana, en la casa donde sucedió el sueño eterno y subida al cielo de la Virgen María, en el centro de la capilla se ve la representación a tamaño real de la Virgen María durmiendo en su lecho, es una escultura tallada en madera con las manos y rostro en marfil, obra del hermano Radbod Commandeur OSB. El templo de la cúpula está decorado con un mosaico mostrando a Jesús con los brazos abiertos, llamándola al cielo, rodeada por imágenes de dicha Virgen, de todo el mundo. Es un templo católico, alberga la diócesis del Patriarcado latino de Jerusalén. Actualmente la iglesia y el monasterio es propiedad de la orden benedictina alemana, el lugar fue consagrado en 1906.

La Abadía de Hagía María, Jerusalén.
Altar principal en la Abadía de Hagía María, Jerusalén.
Detalles de la Abadía de Hagía María, Jerusalén.
La Virgen María en la Abadía de Hagía María, Jerusalén.
Imagen de la Virgen María en la Abadía de Hagía María, Jerusalén.
Mosaico en la Abadía de Hagía María, Jerusalén.

El acceso es gratuito. Permiten tomar fotografías. Abierto de lunes a sábado de 9.00 h. a 17.30 h. los domingos de 10.00 h. a 17.00 h.
La página web: http://www.dormitio.net
Se encuentra en el monte Sión.

El Monte de los Olivos, es un lugar importante para las tres religiones: cristianos, judíos y musulmanes. En la zona está la Iglesia de la Ascensión, Capilla rusa de la Ascensión, la Mezquita de la Ascensión, la Iglesia del Pater Noster, las Tumbas de los Profetas, la Iglesia de María Magdalena, la Iglesia de Todas las Naciones, el Jardín de Getsemaní y la Tumba de la Virgen María.

En el Monte de los Olivos, según la fe cristiana, Jesús oraba y hablaba con sus discípulos, se dice que allí fue arrestado por las autoridades romanas de Judea (para luego ser juzgado y morir en la cruz) y también el lugar donde ascendió al cielo. Es considerado como uno de los lugares más sagrados de Tierra Santa. En el libro de Zacarías, el lugar aparece identificado como zona donde Dios inició la redención de los muertos, por ello, la ladera de este monte la usan como cementerio para los judíos de Jerusalén con más de 150.000 tumbas. Convirtiéndose en el cementerio más antiguo del mundo en uso.

Vistas panorámicas de la ciudad vieja de Jerusalén.
Cementerio judío en Jerusalén.
Tumbas del cementerio judío de Jerusalén.

A la falda del monte están los Jardines de Getsemaní, tiene una superficie de 1200 m², se encuentra junto a la iglesia de Todas las Naciones. Según
el Nuevo Testamento, fue donde Jesús oró la última noche antes de ser arrestado. En la zona se ven algunos de los olivos más antiguos del mundo.

Jardines de Getsemaní, Jerusalén.

La Basílica de las Naciones, también llamada Basílica de Getsemaní
o de la Agonía, este templo católico, esta sobre los cimientos de dos anteriores templos, el primero era un templo bizantino del siglo IV, destruido por un terremoto en el año 746, el segundo fue una capilla cruzada del siglo XII, y abandonado en 1345, se desconocen las razones.
La iglesia actual es obra del arquitecto Antonio Barluzzi, su fachada es de estilo neobizantino posee un llamativo mosaico dorado de Jesús, tiene varios pilares, en su interior alberga la porción de la roca en la que según la fe cristiana Jesús oró la noche del arresto, después de haber festejado la Última Cena. La basílica fue consagrada en el año 1924.

Basílica de las Naciones, Jerusalén.
Cúpula de la Basílica de las Naciones, Jerusalén.
Mosaico dorado de Jesús en la fachada de la Basílica de las Naciones, Jerusalén.
Detalles de la fachada de la Basílica de las Naciones, Jerusalén.

El acceso es gratuito. Abierta en invierno de octubre a marzo de 8.00 h.
a 17.00 h. En verano de abril a septiembre de 8.00 h. a 18.00 h.

El Monte de los Olivos, es mejor visitarlo a primera hora del día, ya que la luz es mejor, y obtendrás unas increíbles vistas panorámicas de la Ciudad Vieja, las montañas de Moab, el desierto de Judea y el valle de Jordán. Localizado en el Valle de Kidron, situado al este de Jerusalén.

Vistas panorámicas de la Ciudad Vieja, Jerusalén.

El Museo de Israel, fue creado en 1965, abriendo al público en ese mismo año. Es una de las más grandes instituciones culturales en el Estado de Israel, está considerado entre los principales museos de arte arqueológico del mundo. Este, alberga una colección de más de 500.000 objetos. Allí está el Santuario del Libro, Ala de Arqueología, de Arte y Vida Judía, de Bellas Artes y Jardín de Esculturas. Os podemos decir que las horas del reloj se pasan muy rápido en este museo, al menos para poder visitarlo al completo tendrás que pasar en él 3 h. Cuenta con dos cafeterías y un restaurante. Para realizar la visita, a la entrada hay que pasar un detector de metales, en unas taquillas hay que dejar las mochilas y bolsos. ¡Ojo! está totalmente prohibido hacer fotografías en el museo tanto con flash como sin flash, solo podrás tomar instantáneas de los jardines.

La Gran Maqueta de Jerusalén, esta, muestra la ciudad de Jerusalén en la época del Segundo Templo, a escala de 1:50, esta, en el año 2006 fue desmontada en piezas para ser trasladada, a su ubicación actual, el museo de Israel.

Imagen de la maqueta de la ciudad vieja de Jerusalén durante el periodo del Segundo Templo, en el Museo de Israel.
Maqueta de la ciudad vieja de Jerusalén durante el periodo del Segundo Templo.

El Santuario del Libro, este inmueble ha sido diseñado su tejado con forma de tapa, simbolizando una vasija, elementos que se usaron en el pasado para conservar los primeros manuscritos del Mar Muerto. El edificio lo diseñaron dos arquitectos norteamericanos judíos (Armand Phillip Bartos y Frederick John Kiesler) en el año 1965. Los primeros manuscritos se hallaron en 1947 y estos, se remontan a la época de la rebelión de Bar Kochba.

Santuario del Libro, Jerusalén.

El Ala de Arqueología, alberga la colección de arqueología bíblica y de Tierra Santa, más grande del mundo, va desde la prehistoria hasta el Imperio otomano.

El Jardín de Esculturas, fue diseñado por el estadounidense-japonés
Isamu Noguchi (arquitecto paisajista, escultor y diseñador). Es un extenso jardín donde se pueden ver obras de diferentes artistas de los siglos XIX, XX, y XXI.

Sarcófago en el Museo de Israel.
Restos de una antigua sinagoga de Galilea, en el Museo de Israel.

La entrada para adulto tiene un coste de 54 ILS por persona
(13,68 € aproximadamente), los estudiantes tienen que pagar 39 ILS
por cada uno (9,89 € aproximadamente) los niños (de 5 a 17 años)
los discapacitados y personas de la tercera edad, tendrán que abonar
27 ILS por cada uno (6,85 € aproximadamente). La entrada para el museo son válidas por dos años a partir de la fecha de la compra, un ticket es solo válido para una admisión y una reentrada el día de la visita. El museo es accesible para la visita de personas con movilidad reducida. Abierto domingos, lunes, miércoles y jueves de 10.00 h. a 17.00 h. martes de 16.00 h. a 21.00 h. los sábados de 10.30 h. a 16.00 h. La web: https://www.imj.org.il/en
Email: [email protected] El teléfono de contacto es: 026708811.
La dirección es Derech Ruppin nº 11.

Luego, subimos en el autobús para ir a visitar el Barrio de Ein Karem, hoy en día es un barrio pintoresco dentro del distrito de Jerusalén, en el pasado era un antiguo pueblo entre colinas a 6 km al suroeste de Jerusalén. Según la fe cristiana, aquí fue el lugar de nacimiento de San Juan de Bautista.
En el barrio encontrarás iglesias, monasterios, restaurantes, cafés, etc.

En nuestro programa teníamos incluida la visita a la iglesia de la Visitación, esta, se nos fue cambiada por la Iglesia de San Juan de Bautista, esta última que hemos nombrado, para colmo nos la encontramos llena de andamios, yo Elisabeth, hay cosas que no entiendo, pero en fin.

La Iglesia de la Visitación, templo católico, construido entre 1938 y 1955 sobre las ruinas bizantinas y de los cruzados, edificado en dos plantas, superior e inferior, por el arquitecto Antonio Barluzzi. En la fachada de la iglesia hay un mosaico donde se ve a María, subida en un burro, custodiada por ángeles en su camino a Nazaret. Dentro de la capilla inferior se ven los muros, que están decorados con escenas bíblicas. El templo honra la visita que hizo María, la madre de Jesús, a su prima Isabel, madre de San Juan de Bautista, lugar donde María recitó el Magníficat (es una oración y cántico, católico, del evangelio de Lucas 1, 46-56). En el jardín interior se ven placas de cerámica con el Magníficat, escrito en más de 50 idiomas diferentes. Actualmente el templo es parte de la Custodia de Tierra Santa.
La iglesia se encuentra en una ladera rocosa, estando rodeada de cipreses. Abierta de 8.00 h. a 11.45 h. por la tarde de 14.30 h. a 17.00 h. y en los meses de abril hasta septiembre permanece abierta hasta las 18.00 h. A la entrada antes de acceder a la iglesia de la Visitación, se ve una escultura que representa el encuentro entre la Virgen María y su prima Isabel.

Bueno, vamos a dar información de la Iglesia de San Juan Bautista, templo católico que fue financiado por la Corona española en el año 1674,
es propiedad de la orden franciscana. En un lateral de la iglesia hay una gruta, donde se cree que nació San Juan Bautista, en ese punto pudimos ver un pequeño círculo de mármol que indica el lugar.

Entrada al recinto de la Iglesia de San Juan Bautista.
Iglesia de San Juan Bautista, Ein Kerem.
Interior de la gruta de la iglesia de San Juan Bautista, Ein Kerem.
Círculo de mármol donde se cree que nació San Juan Bautista.
Obras en la iglesia de San Juan Bautista, Ein Kerem.

La calle que lleva a este templo está repleta de tiendas de recuerdos, aconsejamos que no compréis en ellas, sus vendedores tienen fama de ser estafadores, no devolver la vuelta a los clientes, entregar billetes falsos, etc.

Tienda de recuerdo, Ein Kerem.

El acceso es gratuito. Abierta en invierno de 8.00 h. a 12.00 h. por la tarde de 14.30 h. a 16.45 h. en verano de 8.00 h. a 12.00 h. y de 14.30 h. a 17.45 h. La dirección es Ha-Tzukim Ln nº 81.

El Yad Vashem, escrito en hebreo significa “Un Monumento y Un Hombre” este lugar hace memoria a las víctimas del Holocausto, a los seis millones de judíos que perdieron sus vidas a manos de los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque está prohibido hacer fotografías, aquí os dejamos una.

Las víctimas del Holocausto, Jerusalén.

El Museo de la Historia del Holocausto, el nuevo museo abrió en el año 2005, tiene forma de prisma, cuenta con nueve galerías, donde narra la historia vivida por los judíos víctimas de Holocausto a través de fotografías, artículos personales, documentos encontrados, cartas, películas, obras de arte, testimonios personales grabados, etc.

Museo de la Historia del Holocausto, Jerusalén.
Sala del Museo de la Historia del Holocausto.
Sinagoga en el Museo de la Historia del Holocausto.
Patio del Museo de la Historia del Holocausto, Jerusalén.

En la zona está el Museo de Arte del Holocausto, Pabellón de Exposiciones, Sala del Recuerdo, Memorial del Vagón de Ganado, Jardín de los Justos de las Naciones y el Monumento a los Niños.

Monumento a los Niños, Jerusalén.

El acceso es gratuito. Se pueden hacer visitas guiadas al Campus de Yad Vashem y al Museo de la Historia del Holocausto, pero antes es necesario haber realizado una reserva previa a través de la página web: https://www.yadvashem.org Abierto de domingo a miércoles de 8.30 h.
a 18.00 h. los jueves de 8.30 h. a 20.00 h. los viernes y vísperas de festivos
de 8.30 h. a 14.00 h. Permanece cerrado todos los sábados y días festivos judíos. Ubicado en Hazikaron Street.

Terminada la visita volvimos al autobús o eso pensábamos nosotros
y el grupo, el guía nos comunicó que se había estropeado, que teníamos que esperar, los minutos pasaban y pasaban, el grupo comenzaba a enfadarse
y la lluvia apareció. Nos resguardamos bajo la sombrilla de una cafetería, pasó más de 1 h. y 30 minutos para solucionar el problema del autobús.
Al fin subimos todos a él y poníamos rumbo a Belén. Quieres saber que visitamos en esa tarde en la ciudad de Belén (Territorio Palestino) visita nuestro post: Qué visitar, ver y hacer en Belén.

Al día siguiente nos levantamos a las 7.00 h. de la mañana, había llovido toda la noche y el día amenazaba con lluvia. Acudimos al comedor del hotel, había variedad en donde elegir, eso sí, encontramos demasiada gente. Probamos atún, huevo, tomates, aceitunas, pimientos, melón, mandarinas y café.

Una vez acabado el desayuno, teníamos el día libre, cogimos un taxi para trasladarnos a la ciudad vieja de Jerusalén. Por el trayecto pagamos un total de 50 ILS (13,10 € aproximadamente). Es aconsejable pedir al taxista que ponga el taxímetro, también hay que decir que muchos de estos no disponen de él, por lo que debes negociar antes un precio.

Una vez ya en la ciudad vieja, comenzamos visitando la Explanada de
las Mezquitas, o el Monte del Templo, para los musulmanes es llamado Al-Haram ash-Sharif (Noble Santuario) por los judíos como Har HaBayit (Monte del Templo) tiene una superficie de 15 hectáreas, situado en el extremo suroeste de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Está considerado como el tercer lugar más santo en el islam después de la Meca y Medina, y también es sagrado para los judíos.
En este complejo se puede ver la Mezquita de Al-Aqsa, la Cúpula de la Roca,
la Fuente de Qaitbay y la Cúpula de la Cadena.

Explanada de las Mezquitas, Jerusalén.
En la Explanada de las Mezquitas.

La Cúpula de la Roca o el Domo de la Roca, construida entre los años 688 y 691 por el noveno califa, Abd al-Malik. Su cúpula contiene la piedra angular. Las formas octagonales de su diseño simbolizan la unión del cielo y la tierra. La cúpula está bañada en oro, a 30 metros por encima de la piedra sagrada. A lo largo de la historia ha sufrido remodelaciones y reconstrucciones. Para los musulmanes, es el lugar desde donde Mahoma ascendió a los cielos, en cambio para la fe judía, significa el centro de la tierra, donde Abraham iba a sacrificar a su hijo Isaac.

Cúpula de la Roca, Jerusalén.
Imagen de la Cúpula de la Roca.
Cúpula de la Roca, Jerusalén.
Detalles de la Cúpula de la Roca.

La Mezquita Al-Aqsa, su nombre significa “la mezquita más lejana” edificada por orden del califa Omeya Al Walid I, en el siglo VIII en el año 709 a 715 d.C. fue edificada sobre las ruinas del primer Templo. Ha sido reconstruida dos veces tras dos terremotos. Pasó a ser la residencia de los reyes de Jerusalén, cuando la ciudad fue tomada en 1099 por los cruzados, luego pasó a una orden de monjes soldados. Hoy es la mezquita más grande en Jerusalén, acoge hasta 5000 fieles dentro y alrededores de ella.

La Mezquita Al-Aqsa, Jerusalén.

La Cúpula de la Cadena, se usa como casa de oración, aunque no es un santuario o mezquita. Fue levantada por los omeyas, se usó como capilla cristiana bajo los cruzados, fue restaurada como casa de rezos por los aybíes. Los mamelucos durante el periodo otomano la renovaron y la última restauración ha sido por Waqf islámico de Jerusalén. Está considerado como uno de los monumentos más antiguos del Monte del Templo. Se encuentra al lado este de la Cúpula de la Roca, en la Explanada de las Mezquitas.

Cúpula de la Cadena, Jerusalén.

La Fuente de Qaitbay, también llamada Fuente Pública o de la Bahía de Qayt, edificada en el siglo XV, fue acabada durante el reinado de Qaitbay (un sultán de Egipto) de ahí su nombre. El diseño que hoy en día podemos ver es una restauración y ampliación de nuevos elementos llevada en 1833, ordenada por el sultán Abdul Hamid II. Es una fuente de tres elementos con una altura total de trece metros, muestra diferentes relieves tallados en piedra con diseños árabes, estando coronada por una gran cúpula, donde hay una media luna en bronce.
Localizada a pocos metros de la Cúpula de la Roca.

Fuente de Qaitbay, Jerusalén.

Al lugar se debe llegar temprano, ya que la hora de visita del Monte del Templo son limitadas. Abre de domingo a jueves de 7.00 h. a 10.30 h. y de 12.30 h. a 13.30 h ¡Ojo! hay nueve accesos que conducen a la Explanada de las Mezquitas, pero a los no musulmanes solo se le permite entrar por la Bab al Maghariba/Sha’ar HaMugrabim (Puerta de los Moros) a esta se llega por una pasarela de madera en el extremo sur de la Plaza del Muro de las Lamentaciones, para salir puede salir por cualquiera. ¡Ojo! no olvides llevar el pasaporte, te lo pueden pedir en el control de seguridad ¡Recuerda! está prohibido el ingreso al interior de la Cúpula de la Roca y de la Mezquita de Al-Aqsa a los no musulmanes, por lo que solo podrás contemplarlos exteriormente. Debes llevar una vestimenta discreta tanto hombres como mujeres, nada de pantalón, falda o vestido cortos, hombros descubierto, espalda o escotes.

Mientras pasábamos por la pasarela de madera en el extremo sur de la Plaza del Muro de las Lamentaciones, pudimos contemplar desde arriba el Muro de las Lamentaciones, ¡lo recuerdas! lo visitamos el día anterior, aquí os dejamos algunas fotografías.

Muro de las Lamentaciones, Jerusalén.
Imagen de judíos en el Muro de las Lamentaciones.

Finalizada la visita en la Explanada de las Mezquitas, o el Monte
del Templo, abandonábamos el lugar para ir hasta el Parque Arqueológico
de Jerusalén-Centro Davidson, este, está a una corta distancia, unos cuatrocientos metros, unos cinco minutos caminando.

El Parque Arqueológico de Jerusalén-Centro Davidson, es un recinto arqueológico, en él pudimos ver restos de columnas, muros, plazas, calles, baños (mikvés) y puertas, han sido descubiertos en las excavaciones arqueológicas llevadas acabo en el año 1970. Pudimos ver los restos de un arco llamado arco de Robinson, (el nombre hace honor a un explorador americano del siglo XIX), este, sobresale del muro de Herodes.
En la zona han edificado un centro de visitantes, en él proyectan dos audiovisuales en hebreo e inglés, uno hace la recreación del lugar de como fue hace 2000 años era la zona y el otro sobre las excavaciones.

Arco de Robinson, Jerusalén.
Imagen del Parque Arqueológico de Jerusalén-Centro Davidson.
Trabajos de restauración en el Parque Arqueológico de Jerusalén-Centro Davidson.
Fotografía del Parque Arqueológico de Jerusalén-Centro Davidson.
Parque Arqueológico de Jerusalén-Centro Davidson.

La entrada para adulto tiene un coste de 30 ILS por persona
(7,93 € aproximadamente). Los adultos en grupos de más de 25 personas solo pagaran 21 ILS por cada uno (5,56 € aproximadamente), eso sí, necesitan antes una reserva. Los niños, soldados, estudiantes y jubilados tendrán que abonar 16 ILS por persona (4,24 € aproximadamente). También ofrecen el servicio de visitas guiadas en hebreo e inglés, tiene un valor de 160 ILS por cada uno (42,26 € aproximadamente). Abierto de domingo a jueves de 8.00 h. a 17.00 h. y viernes de 8.00 h. a 14.00 h. ¡Recuerda! el área está cerrada los sábados y festivos judíos.
La web: http://www.archpark.org.il/visiting_info.asp?id=6
Se encuentra cerca de la Puerta del Estiércol, en el barrio judío.

Dejamos atrás el Parque Arqueológico de Jerusalén-Centro Davidson, para ir hasta la Sinagoga Hurva, también llamada Hurvat Rabbi Yehudah
he-Hasid, durante siglos fue la principal sinagoga askenazí de Jerusalén. Edificada en 1700, en el año 1720 el templo quedó en ruinas, hasta su reconstrucción en 1864 por los Perushim (comunidad judía que existió hasta el siglo II), estos la convirtieron en la sinagoga más importante en la ciudad de Jerusalén, hasta que en 1948 de nuevo se ve destruida, esta vez por la legión árabe. La que hoy podemos ver ha sido edificada en el año 2000, quedando inaugurado el 29 de marzo de 2000. Templo de estilo bizantino renacentista, llamativa por su cúpula, la cual está sostenida por cuatro pilares, estos, la elevan veinticuatro metros de altura. En el interior está dividida en dos espacios, uno destinado para la oración de mujeres y
el otro para hombres.

Sinagoga Hurva, Jerusalén.

La entrada para adulto tiene un coste de 20 ILS por persona
(5,27 € aproximadamente) para solteros es de 17 ILS por cada uno
(4,48 € aprox.) los grupos de 20 personas, estudiantes, soldados, veteranos israelíes y discapacitados tendrán que abonar 10 ILS por persona (2,64 € aproximadamente) y los grupos de más de 20 personas solo tendrán que pagar 9 ILS por cada uno (2,38 € aproximadamente).
El horario de invierno de domingo a jueves de 9.00 h. a 17.00 h. en verano de 9.00 h. a 18.00 h. el último acceso 30 minutos antes del cierre. ¡Ojo! los viernes de 9.00 h. a 15.00 h. siendo el último ingreso de ese día a las 12.30 h. El teléfono de contacto es: 02-6265900.
La página web: https://www.rova-yehudi.org.il/sites/בית-הכנסת-החורבה/
Se encuentra en el barrio judío de la ciudad vieja de Jerusalén.
La dirección es Ha- Yehudim Street.

Hicimos una parada para almorzar en מאפה נאמן (Pastelería Leal) donde compramos dos pan pizza de champiñones, de bebida una botella de agua mineral sin gas y un refresco. Pagamos un total de 54 ILS
(14,20 € aproximadamente). El teléfono es: +9722-627-1332.
Ubicado en Ha-Yehudim Street nº 134.

Almorzar en מאפה נאמן (Pastelería Leal) Jerusalén.

La Plaza Muristán, significa hospicio u hospital, es una palabra persa. Presidida en el centro por una fuente del siglo XIX, rodeada de bares, restaurantes, tiendas, y abriendo a dos zocos, uno de carne, otro a artesanía, recuerdos. Esta plazoleta se encuentra al sur de la Iglesia del Santo Sepulcro.

Plaza Muristán, Jerusalén.
Fuente de la Plaza Muristán, Jerusalén.

Comenzaba a llover intensamente, estábamos ya empapados de todo el día, decidimos regresar al hotel. Abandonamos la ciudad vieja de Jerusalén, por la puerta de Jaffa, allí cogimos un taxi, le preguntamos si tenía taxímetro, nos dijo que si, subimos en él, y el no lo encendió, le pedimos por favor que lo encendiera y nos dijo que no, que nos cobraría 100 ILS (26,26 € aproximadamente) por el trayecto, Sergio le dijo: para qué nos bajamos, el siguió y Sergio abrió la puerta, entonces se detuvo, bajamos de él, y le dijimos: ¡Eres un sin vergüenza, estafador!

Volvimos a subir en otro taxi, este contaba con taxímetro, pagamos por el trayecto un total de 52 ILS (13,68 € aproximadamente). Al abandonar el taxi, el taxista nos dijo perdonar a mi compañero.

Para cenar, nos comimos unas manzanas, naranjas y plátanos que compramos en esa mañana en la ciudad vieja de Jerusalén.

Al día siguiente sonó el despertador, bajamos a desayunar, hicimos el check-out, esperamos en la recepción a que llegara el corresponsal de PilGrim World, encargado de hacernos el traslado al Aeropuerto Internacional Ben Gurión (Israel). Abandonábamos la ciudad de Jerusalén, tuvimos un viaje de 53 km, unos 42 minutos. Llegamos a la puerta de él, antes de acceder a los mostradores de facturación de la compañía aérea Air Europa, tuvimos que pasar un control policial interrogativo:
¿Qué has visitado en Israel? ¿Dónde se han hospedado? ¿Tienen amigos en Israel? ¿Qué relación hay entre vosotros? hasta nos separaron para interrogarnos y comprobar que respondíamos lo mismo. Sergio, ya estaba bien harto, y le respondió al policía, tenemos un vuelo con destino a Madrid, regresamos a casa, si perdemos ese vuelo, tu te vas a hacer responsable. Al fin nos dio paso, acudimos a los mostradores de facturación, donde facturamos con destino a Madrid. Una vez sin equipaje, pasamos el control de seguridad, y más adelante otro control, este de pasaporte (máquina electrónica), donde nos dieron una visa de salida del país, buscamos la puerta de embarque y esperamos. Subimos al avión, y tomamos asiento, el viaje tuvo una duración de 4 h. y 30 minutos. Por estos pasajes pagamos un total de 290 € por persona. Durante el vuelo las azafatas ofrecieron venta de comida y bebidas.

Al fin aterrizamos en el Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez Madrid Barajas, bajamos de él, acudimos al control de pasaporte, los europeos los hacemos a través de máquinas electrónicas, una vez pasado, nos dirigimos hasta la cinta de equipaje, ¡allí pasamos una hora de espera!, si, sí, ¡cada día se superan! Una vez ya con las maletas abandonábamos el aeropuerto para subir en el autobús que pone a disposición el parking de larga estancia Aena T1, 2 y 3, a sus clientes. Ahora tocaba regresar a casa, tuvimos un viaje en coche de 5 h. y 30 minutos.

Este ha sido nuestro paso por el país de Israel, es cierto que ha sido un viaje que no lo hemos disfrutado tanto como otros, hemos podido comprobar que Israel, tiene un turismo en masa, tour de autobuses completos, masificaciones en los puntos turísticos, hoteles, restaurantes, al completo y porque nosotros lo hemos visitado en temporada baja, ¡Cómo será en temporada alta! Este viaje lo recomendamos a peregrinos, estos si van a disfrutar mucho de él. Pero si no practicas ninguna religión, no te gusta el turismo en masa, es mejor que no vayas.

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Qué visitar, ver y hacer en Jerusalén, Israel.' has no comments

Sé el primero en comentar en esta publicación

Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.