Castillo Eilean Donan

Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Escocia.

Qué visitar, ver y hacer en un viaje de una semana por Escocia.

No te puedes perder conocer en Escocia: la ciudad de Glasgow, en ella no debes dejar de visitar: la catedral de San Kentigern, la Necrópolis, la George Square, las calles de Buchanan, Sauchiehall y Argyle, la galería de arte moderno, el parque Glasgow Green, el museo de historia social de Glasgow, etc. En la capital de Escocia Edimburgo: el castillo de Edimburgo, el cementerio de Old Calton, la catedral de St Giles, el Calton Hill, la escultura del Greyfriars Bobby, The Elephant House, la librería Nacional de Escocia, el museo Nacional de Escocia, la Galería Nacional de Escocia, el palacio de Holyroodhouse, los jardines de Princess, las calles George Street y Princess Street y el monumento a Scott. En St. Andrews: la catedral de St. Andrews, el castillo de San Andrews, la iglesia católica de James, la playa de West, el campo de golf el Old Course, el monumento a los Mártires y el museo de la Universidad de San Andrews. En las Tierras Altas (Highlands): su capital es Inverness, visitar el castillo de Inverness, la calle High, la catedral de Inverness. También fuimos hasta el castillo de Eilean Donan, el lago Ness, el castillo de Urquhart, el Fort de William, etc.

El Reino Unido está formado por Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Nosotros en este viaje nos hemos centrado en conocer Escocia durante un recorrido de una semana.

Información Útil:

Viajar al Reino Unido es muy económico gracias al gran número de compañías aéreas de bajo coste como: Easyjet, Ryanair, jet 2, etc., que vuelan diariamente al país.

Para entrar en Escocia todos los ciudadanos de los países que forman la U.E, pueden acceder al país sin necesidad de un visado. En nuestro caso como somos ciudadanos españoles no es necesario llevar el pasaporte, con el documento de identidad es suficiente para la entrada a Escocia.

El idioma oficial en Escocia es el inglés.

La moneda en Escocia es la libra esterlina, ¡Recuerda! 1 € equivale a 0,88 libras esterlinas.

Os recomendamos que la mejor manera de pagar en los restaurantes, bares, tiendas, transporte, etc., es haciendo uso de la tarjeta de crédito, las comisiones suelen ser más bajas, que si cambias dinero en las casas de cambio o sacar efectivo del cajero automático, etc., ¡Recuerda! siempre es bueno llevar un poco de dinero en efectivo para pequeñas compras, propinas, etc.
¿Es necesario vacunarse o llevar un botiquín? No, es un país sin enfermedades y epidemias por lo que no hay que tomar ninguna precaución en especial. Llevar los medicamentos que creas que puedas utilizar como: pastillas para diarrea, algún analgésico, etc.

El voltaje en Escocia es de 240 Voltios, los enchufes son de tres clavijas planas. Si necesitas un adaptador puedes comprarlo en el aeropuerto, en cualquier tienda de recuerdos, ferretería, etc.

El clima en Escocia es muy variado en un mismo día, te puede salir el sol, llover, soplar el viento fuerte, etc. La mejor época para visitar es de mayo a agosto, es cuando la temperatura es más cálida.
¡No quiere decir que no te valla a llover o haga un día de frío! En cambio en los meses de invierno la temperatura oscilan entre 0ºC y 8ºC. Por lo que debe llevar un chubasquero, paraguas, calzado adecuado que no resbale, preferentemente cerrado por el tema de la lluvia.

Para visitar Escocia entre las ciudades se puede utilizar el transporte público: autobuses, tranvía, el taxi, etc., pero si quieres recorrerte Escocia nosotros recomendamos recorrerlo alquilando un coche.

Para conducir en Escocia si perteneces a la Unión Europea no necesitas nada más que tú carnet de conducir que este en vigor. Para países extracomunitarios es necesario el permiso Internacional además de tener que llevar el carnet de conducir del país de origen.

Algunos de los platos típicos de la gastronomía del Reino Unido son:

El fish-chips (pescado frito con patatas) el típico desayuno inglés (huevos, bacon, salchichas, pudín negro, champiñones, tomate, judías y pan tostado) los Haggis (mezcla de trozos de carnes asada de cordero mezclados con cebolla, especias, hierbas, todo esto dentro de una tripa), etc.

Nuestro cuaderno de Bitácoras:

Salimos desde el aeropuerto de Alicante-Elche con el grupo de empresa de socios Hortofrutícola Mabe S.A.T, con destino a Edimburgo, donde pasaríamos una semana recorriéndonos Escocia. El viaje tuvo un coste de 1.530 € por persona. Incluía transporte, vuelos, entradas castillos, museos, comidas en régimen pensión completa y alojamiento.
Llegamos hasta los mostradores de la compañía aérea vueling, facturamos el equipaje y obtuvimos las tarjetas de embarque. Pasamos el control de seguridad y a esperar a embarcar, subimos al avión y el vuelo tuvo una duración de
3 h. y 15 minutos.

Aterrizamos en el aeropuerto de Edimburgo, bajamos del avión, cogimos el equipaje y nos fuimos hasta el parking de autobuses, allí nos esperaban de la empresa Special Tour, una guía Rosario (Chari) y el conductor. Subimos al autobús e hicimos un recorrido de 1 h., aproximadamente hasta llegar a la ciudad de Glasgow, nuestro primer punto de visita en este viaje. Llegamos al hotel Mercure Glasgow, hicimos el check in, aquí pasaríamos 1 noche. Es un alojamiento de tres estrellas, situado en el centro de la ciudad, a unos 5 minutos caminando de la estación central y la estación de Queen Street. Las habitaciones no son muy grandes, pero están bien equipadas, ofrece wifi gratis en sus instalaciones, etc.

Dejamos el equipaje en la habitación y bajamos para dirigirnos hasta el hotel Browns, donde nos sirvieron la cena, un menú, de primero una sopa de maíz y pollo, de segundo plato un filete de lomo de cerdo en salsa acompañado con patatas y de postre una porción de tarta, de bebida nos incluía una jarra de agua. Terminada la comida regresamos al hotel para descansar.

Glasgow es la ciudad más grande de Escocia y la segunda más importante, situada a las orillas del río Clyde, conocida como una ciudad industrial, gris y desfavorable, son los adjetivos que mucha gente utiliza para describirla. Es comparada con la ciudad de Edimburgo. Pero no es así, a nosotros nos pareció una ciudad que ofrece visitas a museos, edificios históricos, parques, jardines, etc. Tiene su encantó, ¡Vamos a descubrirla!, ¡Nos acompañas!

¿Cómo desplazarte en la ciudad de Glasgow?

Para recorrer la ciudad es posible visitarla a pie, se puede utilizar el metro de Glasgow hace un trayecto circular a lo largo de 10 km, creemos recordar que tiene un total de 15 paradas. Los billetes podrás comprarlos en todas las estaciones de metro, en las taquillas, máquinas expendedoras y en los SPT travel centres. Se puede adquirir un billete sencillo, de ida+vuelta, ticket de 10 viajes, ticket semanal, el discovery, el day tripper, etc.

Los autobuses First Group, es la principal compañía de línea de autobuses de Glasgow, pudiendo viajar por la ciudad y alrededores. Se puede obtener billete sencillo, billete de dos viajes, el first day plus, first week, first card y tarjeta para estudiantes, etc.

En la ciudad hay un gran número de taxis siendo la principal empresa Glasgow Taxis, es el transporte más caro y rápido que ofrece la ciudad. ¡Recuerda! pedir que ponga el taxímetro o fijar con antelación un precio. Se puede pagar en efectivo o con tarjeta de crédito.

El autobús turístico ofrece un recorrido por los principales puntos turísticos dando una pequeña explicación mediante unos auriculares impartida en diferentes idiomas (inglés, español, francés, alemán, italiano, chino, noruego y portugués).
Se puede adquirir el ticket de 24 h., que tiene un coste para adulto de 15 libras esterlinas por persona
(17 € aproximadamente) para estudiantes es de 14 libras esterlinas cada uno (15,87 € aproximadamente) para niños
es de 8 libras esterlinas por cada uno (9,07 € aproximadamente).
El ticket para 48 h, vale para adulto es de 16 libras esterlinas por persona (18,13 € aproximadamente) para estudiantes es de 15 libras esterlinas cada uno (17 € aproximadamente) para niños es de 9 libras esterlinas por cada uno
(10,20 € aproximadamente).

Al día siguiente, nos levantamos a las 7.00 h., de la mañana bajamos a desayunar, el desayuno fue tipo buffet, tuvimos la oportunidad de comernos un desayuno inglés en toda regla, ¡eso si un coctel de caloría!

A las 8.00 h., de la mañana, el día se presentaba gris y un poco frío, algunas gotas de lluvia caían, cogimos chaquetas y paraguas, comenzamos una visita panorámica por la ciudad. Donde pudimos tener un primer contacto. Bajamos en la puerta de la Catedral de Glasgow también conocida como catedral de San Kentigern y High Kirkconstruida durante los siglos XIII y XV. Se vió varias veces destruida a causa de incendios. Fue la única catedral medieval católica en Escocia que pervivió a las reformas protestantes llevadas acabo a finales del siglo XVI en 1560. El templo está dedicado a St. Kentigern (Mungo) el primer obispo del antiguo reinado de Strathclyde, siendo enterrado en el lugar en el año 612. A mitad del siglo XII se construye una cripta para aguardar sus restos.
La iglesia es de estilo gótico medieval, conserva colecciones de vidrieras muchas son contemporáneas. Tanto el coro como el púlpito son de piedra.
La entrada al templo es gratuita, aunque hay una urna donde aceptan donaciones. También hay visitas guiadas en diferentes idiomas bajo coste. Horario de visitas de abril a septiembre de lunes a sábados de 9.30 h. a 17.30 h., domingos
de 13.00 h. a 17.00 h., de octubre a marzo de lunes a sábados de 9.30 h. a 16.30 h., domingos de 13.00 h. a 16.30 h.
Situada en el antiguo centro de la ciudad de Glasgow. La dirección es Cathedral Sq. Glasgow.

Justo al lado del templo está la Necrópolis, es un cementerio Victoriano edificado en 1831, acoge más de 50.000 sepulcros y hay unas 3.500 estatuas. El acceso al interior es gratuito. Como veréis los cementerios tiene un papel muy importante en Escocia, cuando lleguemos a la ciudad de Edimburgo, tenemos una visita nocturna a un cementerio.
¡Esto suena a película de terror!  a más de uno no nos gusta mucho visitar los cementerios ¡Verdad, Sergio!
Abierto todos los días desde las 8.00 h. hasta las 16.30 h.

Contemplamos la escultura de David Livingstone nació el 1 de marzo de 1813 en Blantyre (Glasgow) fue un doctor, conocido mundialmente por sus exploraciones realizadas en África como misionero británico, haciendo un plan contra la esclavitud y por la lucha contra enfermedades tropicales. Falleció el 1 de mayo de 1873 en Chitambo (Zambia). Su cuerpo fue trasladado hasta Inglaterra. Se dice que en África le sacaron el corazón los africanos y lo enterraron bajo un árbol, decían que su corazón estaba en África.
Detrás de la escultura pudimos ver un edificio donde había una placa colocada que decía “este edificio fue construido para conmemorar los 63 años de reinado ilustre de la reina Victoria. Comenzando las obras en 1905 y siendo acabadas en 1915”.

La Proband’s Lordship, es la vivienda más antigua de la ciudad. Construida en 1471 siendo parte de un hospital, actualmente acoge a una colección de mobiliario escocés correspondiente al siglo XVII. La entrada a su interior es gratuita.

Contemplamos el edificio desde el exterior de la Universidad de Glasgow, creada en 1451 es una de las más importantes del Reino Unido. Por ella han pasado alumnos como: Lord Kelvin, Adam Smith, etc.
Se sitúa en la Avenida Universitaria, área Metropolitana de Glasgow.

El puente Clyde Arc, es un emblemático puente que cruza el río Clyde, inaugurado el 18 de septiembre de 2006, tiene un arco de 96 metros, por las noche es iluminado.

Vimos Titan Clydebank, es una antigua grúa que fue creada en 1907 por el ingeniero Adam Hunter (escocés) tiene más de 100 años, situada a las orillas del río, localizada dentro del antiguo astillero John Brown y Co. Siendo utilizada en varias construcciones de grandes embarcaciones durante el siglo XX, con más de 150 pies de altura. Pasó a ser abandonada en 2004, la restauraron y abrió al público en 2007 como mirador, se puede subir en ascensor y obtener unas increíbles  vistas panorámicas de parte de Glasgow y también es posible en este lugar, practicar puenting.

Terminamos la mañana en George Square, es la principal plaza de la ciudad de Glasgow, centro neurálgico de la ciudad, su nombre se debe al rey George III (inglés). La plaza fue creada en 1781, allí pudimos ver que está rodeada de importantes edificios, el ayuntamiento de Glasgow creado en 1888, es posible visitarlo en su interior en visitas guiadas gratuitas dos veces al día. La antigua oficina postal de 1878, un edificios de oficinas que data de 1924 y el edificio de la oficina principal de turismo de Glasgow. También vimos esculturas la de la Reina Victoria, Robert Burns, James Walt y Sir Walter Scott. En invierno en está plaza se instala una pista de patinaje sobre hielo.

Almorzamos en el restaurante Barolo Grill, donde nos sirvieron un menú, como entrantes una tostada de verduras, plato principal un filete de pollo empanado acompañado con una salsa de tomate, cebolla, y postre una porción de tarta de manzana, bebida agua. La dirección es 92 Mitchell Street.

Terminada la comida, teníamos la tarde libre paseamos por las Calle Buchanan, Sauchiehall y Argyle son las calles comerciales más famosas de toda la ciudad, llenas de centros comerciales, tiendas, bares, restaurantes, cafetería, vendedores ambulantes, artistas callejeros, etc., encontraras en estas calles todo lo que puedas imaginar.

Decidimos ir a visitar la galería de arte moderno, se acoge en un edificio neoclásico del siglo XVIII, presidido justo delante por la estatua a caballo del duque de Wellington, en la cabeza del duque tiene colocado un cono de tráfico. Algunas personas lo ven como una ofensa y otros lo miran como un icono de la ciudad. Este museo abrió al público en 1996 muestra obras del siglo XX, exposiciones temporales de artistas internacionales, nacionales y locales. La entrada es gratuita, aunque a la entrada hay una urna para depositar un donativo.
Horario de visitas de lunes a miércoles y los sábados de 10.00 h. a 17.00 h., los jueves de 10.00 h. a 20.00 h., los viernes
y domingos de 11.00 h. a 17.00 h. La dirección es Plaza Royal Exchange Square.

Caminando, llegamos hasta encontrarnos con la escultura de La Pasionaria, situada en el muelle de Custom House en la orilla del río Clyde. La escultura de Dolores Ibárburi, con los brazos alzados, creada por el escultor Arthur Duoley inaugurada en 1980. La escultura al irse deteriorando por el paso del tiempo en 2010 fue restaurada.

El parque Glasgow Green, es un parque que tiene una superficie de 56 hectáreas, es el espacio verde más antiguo de la ciudad. En el pasado fue utilizado como zona de pastoreo, para lavar ropa por la proximidad del río Clyde, hoy en días es utilizado para conciertos, festivales, eventos locales, etc.

Dentro del parque Glasgow Green, está el museo y un invernadero de plantas. El museo abrió al público a finales del siglo XIX, siendo un centro cultural dedicado a los habitantes más desfavorecidos de la parte este de Glasgow. Al principio tuvo una sala de lectura y juegos en la planta baja. El museo en la primera planta y una galería de cuadros en la segunda planta. En 1940 pasó a ser un museo de historia social de Glasgow, mostrando la historia de la ciudad desde 1750 hasta hoy en día, mediante proyecciones, pantallas interactivas, objetos y fotografías. Al lado del museo está el invernadero “Winter Gardens” donde vimos plantas exóticas, palmeras, arbustos, árboles, etc., allí también hay una cafetería. El acceso es gratuito. El horario de visitas de lunes a sábados de 10.00 h. a 16.45 h.

Estas fueron todas nuestra visitas por la ciudad de Glasgow, hay muchos más lugares para visitar.
Fuimos a cenar al restaurante Gusto Glasgow, donde nos sirvieron un menú, como entrante una tostada de verduras y plato principal un arroz con setas y bacon, de postre una porción de tarta, de bebida agua. Regresamos al hotel para descansar.

Sonó el despertador, bajamos a desayunar, parece que nos habíamos puesto todos de acuerdo para desayunar, tuvimos que esperar unos minutos hasta que se quedara una mesa libre, desayunamos y una vez terminada la comida hicimos el check out, a las 8.00 h., de la mañana subimos todos al autobús saliendo hacia St. Andrews, ese día sí que llovía, aquí tuvimos tiempo libre. Es un pueblo situado en las Tierra bajas y en la costa este de Escocia. Es ideal para recorrerla a pie, es una ciudad medieval. Conocida por su catedral de St. Andrews, cuna del golf y por ser una ciudad universitaria.

En el año 742 la zona estaba aún habitada por los pictos (tribus que habitaban el centro y norte de Escocia desde el imperio Romano hasta el siglo X). Hay una leyenda que cuenta que Régulo en el siglo IV, iba transportando los restos del apóstol San Andrés desde el Mediterráneo hasta el norte, naufragó justo donde hoy se encuentra la ciudad de St. Andrews, se construyó la iglesia de St. Mary On the Rock para guardar las reliquias de San Andrés estuvieron varios siglos en la zona, con el paso del tiempo se fueron edificando distintas iglesias. El pueblo tomó el nombre del Santo en el año 1140, San Andrews iba creciendo, en 1160 el obispo de la ciudad mandó la construcción de una catedral, pero por un motivo o por otro el templo tardó mucho en ser acabado, fue consagrado en 1318, en una ceremonia en la que estuvo presente el rey Roberto I. A partir de ese momento la ciudad fue una de las más importantes de Escocia y se convirtió en aquella época en la mayor catedral de Escocia y como lugar de peregrinación de los creyentes que se acercaban hasta el lugar para orar ante las reliquias del Santo. Tras las reformas protestantes fue saqueada en 1559 y destruida siglos más tarde. Hoy en día sólo podemos ver unas ruinas de ella, restos arqueológicos.
Bajamos del autobús y visitamos la catedral de St. Andrews, ya os daréis cuenta que en esta ciudad todo es llamado
St Andrews. Nos adentramos al recinto, visitamos lo poco que queda del templo, pero por sus dimensiones nos indica que tuvo que ser grandiosa por el tamaño que aún presenta. Pudiendo ver alguna pared lateral, torre, muros y el claustro.
La entrada es gratuita para visitar la catedral y el cementerio, para subir a la torre de la iglesia de StRule y para adentrarse al museo hay que pagar un ticket que cuesta por adulto 5 libras esterlinas por persona
(5,67 € aprox.) se puede combinar el ticket torre+castillo cuesta para adulto 9 libras esterlinas por cada uno
(10,20 € aproximadamente) entrada para jubilados, 4 libras esterlinas por cada uno (4,54 € aproximadamente) en combinación tiene un coste de 7 libras esterlinas por persona (7,94 € aprox.) billete para niños entre 5-15 años
vale 3 libras esterlinas por cada uno (3,41 € aproximadamente) en combinación  es de 5,40 libras esterlinas por cada persona (6,13 € aproximadamente).
El horario de visitas abierto todos los días de abril a septiembre es de 9.30 h. a 17.30 h., el último acceso del día es las 17.00 h. De octubre a marzo es de las 10.00 h. a las 16.00 h., el último pase es a las 15.30 h. Prohibido el acceso con animales.

El castillo de San Andrews, se comenzó a levantar a principios del siglo XIII, es un pequeño castillo de arquitectura medieval fue un palacio episcopal, fortaleza y cárcel, actualmente está en ruinas. Lo más llamativo que posee el castillo es la red de túneles subterráneos que tiene. La entrada tiene un coste por adulto de 6 libras esterlinas por persona
(6,81 € aproximadamente) se puede combinar el ticket castillo+torre cuesta para adulto 9 libras esterlinas por cada uno (10,20 € aproximadamente) entrada para jubilados, 4,80 libras esterlinas por cada uno (5,45 € aproximadamente) en combinación tiene un coste de 7 libras esterlinas por persona (€ aproximadamente) el billete para niños entre 5-15 años vale 3,60 libras esterlinas por cada uno (4,09 € aprox.) en combinación cuesta por cada uno 5,40 libras esterlinas
por persona (6,13 € aproximadamente).
El horario de visitas es de abril a septiembre es de 9.30 h. a 17.30 h., el último acceso del día es las 17.00 h. De octubre a marzo es de las 10.00 h. a las 16.00 h., el último pase es a las 15.30 h. Prohibido el acceso con animales.

Fuimos caminando hasta llegar a la iglesia católica de James, es un pequeño templo de nave rectangular, posee una torre cuadrada en uno de su laterales, se cree que pudo ser edificada en el solar de un antiguo templo ya existente. La edificación de la iglesia posiblemente sea de principios del siglo XX. Si tenéis la oportunidad de pasar y encontrarla abierta, merece la pena contemplarla.

La playa de West, está playa fue escenario de rodaje de la escena de la película “Carros de Fuegos” aunque verdaderamente es más conocida por la música de griego Vangelis. Playa de arena blanca y aguas azules, eso sí sus aguas son frías, hay que ser valiente para bañarse en el lugar. Cuando nosotros la visitamos el mar estaba algo revuelto, había una olas enormes, soplaba un viento fuerte y todo esto acompañado de una lluvia ligera.
¡Vamos, qué el baño no era lo más ideal!

Junto a la playa de West hay un campo de golf el Old Course, uno de los más antiguos del mundo. San Andrews acoge a la sede de Royal and Ancient Golf Club fundado en 1754.
¿Sabías qué esta ciudad cuenta con un total de 10 campos de golf?
¡Unos cuantos verdad! En la ciudad podréis ver una gran cantidad de tiendas especializadas en material para golfistas.

También pudimos ver el monumento a los Mártires, situado junto al club de golf Royal. El monumento fue creado en honor a todos los protestantes que fueron martirizados entre 1520-1560 en San Andrews.

En el siglo XV se crea la primera universidad en Escocia y la tercera en Reino Unido, detrás de Oxford y Cambridge. Está universidad no es sólo un edificio son varios edificios que acogen las facultades distribuidas por la ciudad.
¿Sabías qué aquí estudiaron y se conocieron el Principe Guillermo y Kate Middleton? Los actuales Duques de Cambridge.

Por último visitamos el museo de la Universidad de San Andrews, tiene más de 112.000 objetos, tiene cuatro galerías donde se pueden ver desde mazas, objetos medievales hasta material del golf. La entrada es gratuita.

Con el frío que hacía y lo mojados que estábamos entramos en el Starbucks, pedimos dos cafés con leche. Pagamos un total de 5,40 libras esterlinas (6,13 € aproximadamente). No lo fuimos tomando por el camino, nuestros compañeros, estaban ya en el autobús, ellos todos secos, se habían pasado todo el tiempo dentro de una cafetería.

Hicimos una parada para almorzar en Pitlochry, en The Pitlochry Hydro hotel, donde nos sirvieron un menú a base de una ensalada y plato principal fue fish-chips (pescado frito con patatas) plato típico, de postre una porción de tarta, de bebida agua.

Terminada la comida, teníamos previsto visitar la destilería de Blair Athol, localizada en la localidad de Pitlochry, es una de las más famosas destilería de whisky. Pero el autobús se había estropeado, la puerta de emergencia se abría sola. La habían sellado con cinta aislante pero continuaba dando problemas, a espera de que llegase un mecánico.
¡Se lío un revuelo entre nuestros compañeros de empresa!, unos apostaban por ir caminando hasta el lugar con la lluvia que estaba cayendo y otro optaban por suspender la actividad. Al final se pudo solucionar el problema entre uno de nuestro compañero hizo un apaño y todos subimos en el transporte para ir hasta la destilería.

Llegamos a la destilería nos dividieron en dos grupos de 14 personas, a nosotros nos tocó el segundo turno. Tuvimos que apagar los teléfonos móvil por seguridad, está totalmente prohibido hacer uso de cámaras fotografías, vídeos, etc. Nos adentramos en el corazón de la destilería con una chica que trabaja en el lugar y nos dió una explicación donde pudimos ver desde la maceración, fermentación, destilación, alambiques, depósito de aguardiente, maduración y por último tuvimos la oportunidad de tomar un trago de whisky al estilo escocés, sin hielo.
¿Sabías que cada destilería produce un malta individual? Hay 4 regiones distintas en Escocia de fabricación de Whisky.
La actividad tiene un coste por adulto con degustación es de 7,50 libras esterlinas por persona
(8,51 € aproximadamente), visitas guiadas para menores de 18 años acompañados de los padres es gratuita. Para grupos de estudiantes de 18 años es de 6 libras esterlinas por persona (6,81 € aproximadamente) La entrada sólo a la tienda de exposiciones es gratuita. Por razones de seguridad y salud no está permitido la entrada a niños menores de 8 años en el tour. Al comprar la entrada se adquiere un cupón de descuento aplicable en la tienda de la destilería, donde obtendrás un descuento comprando una botella de whisky de 70 cl. de Malta.

Volvimos a subir al autobús para continuar nuestro viaje hacia Highlands, llegamos al hotel Craiglynne, de tres estrellas situado en una finca privada, a unos metros del centro de la localidad, aquí pasaríamos 2 noches+desayuno+cena. Hicimos el check int. Salimos a dar una vuelta por Grantown-on-spey, el lugar no es muy grandes tiene una calle principal y varias secundarias, bares, restaurantes, cafetería, tiendas, supermercados, hoteles, hostales, etc., todo esto podrás encontrar en el lugar. Contemplamos desde fuera la fachada de la iglesia de Scotland, cuando pasamos por la zona estaba cerrada.
Abierta en horario de culto. El acceso al templo es gratuito.

Bajamos al comedor del hotel donde nos sirvieron un menú, nos dieron la opción de elegir entre tres platos diferentes de entrantes y plato principal, como primero nos pedimos una sopa de verduras, plato principal bacalao con tomate acompañado de verduras y patatas, de bebida agua mineral, de postre un helado de vainilla.

Al día siguiente bajamos a desayunar y una vez listos, a las 8.00 h., de la mañana salimos dirección a las orillas del lago Ness, donde están las ruinas del castillo Urquhart. Bajamos del vehículo y fuimos al centro de visitantes accedimos bajando unas escaleras subterráneas que nos llevó hasta el centro de visitantes donde hay una sala de proyecciones nos pusieron un vídeo de 10 minutos que cuenta la historia del castillo de Urquhart, también hay una tienda de recuerdos y una cafetería. Para llegar a él hay que cruzar una pasarela de madera y bajar unos escalones cruzando el foso, llegamos hasta la puerta principal al pasarla nos adentramos en el castillo.
En el pasado está fortificación fue una de las mayores de Escocia. Los primeros datos que se tienen de este castillo datan de finales del siglo XVII. Antes de este castillo ya existía una fortificación de la Edad de Hierro, a finales del siglo XII fue destruido. A mediados del siglo XIII fue construido por Alan Durward. En 1296 paso a ser de Inglaterra por la conquista de Eduardo I de Inglaterra, siendo recuperado en 1329 por Sir Robert Lauder, pero más tarde volvería a los ingleses a mediados del siglo XV por el conde de Ross. Fue conquistado en diferentes batallas entre escoceses e ingleses, siendo destruido por los ingleses en 1692 para evitar que fuera tomado por los jacobitas. El lugar quedó abandonado con el paso de los siglos. En 1913 el lugar paso a manos del Estado y lo remodeló para abrirlo a las visitas turísticas. En 2011 en el lugar donde se encuentra el castillo se construye un centro de interpretación, el que hemos nombrado anteriormente. Es propiedad del Patrimonio Nacional escocés.
La entrada por adulto tiene un coste de 9 libras esterlinas por persona (10,15 € aproximadamente) para jubilados es de 7,20 libras esterlinas por cada uno (8,12 € aprox.) billete para niños entre 5-15 años vale 5,40 libras esterlinas por cada uno (6,09 € aproximadamente) El horario de visitas abierto todos los días de abril a septiembre de 9.30 h. a 18.00 h., en octubre de 9.30 h. a 17.00 h., de noviembre a marzo de 9.30 h. a 16.30 h.
¡Recuerda! la taquilla cierra 45 minutos antes del cierre del horario del castillo.

¿Quién no ha escuchado hablar del lago Ness y de su monstruo Nessie? El lago se encuentra al suroeste de Inverness, este lago se extiende desde Fort Augustus en el sur hasta el Faro Bona, casi en 36,4 kilómetros, tiene una superficie
de 56,4 km².
¿Sabías qué es la segunda extensión de agua dulce de Gran Bretaña?, pero su profundidad lo convierte en el mayor, teniendo 230 metros y con menos de 3 km de ancho. Se sitúa a 15,8 metros sobre el nivel del mar, es de aguas profundas, oscuras y frías, su temperatura es de 6º C, llegando hasta los 15ºC, cerca de la superficie. Aunque sus aguas poseen pocos nutrientes, en ella habitan especies como: la trucha alpina, el salmón del Atlántico, trucha marrón, pequeños peces y la sobrevuelan aves como zarapitos comunes, grises golondrinas, lavanderas, etc., ¡y cómo no! el mítico monstruo Nessie. Es un gran misterio sin aún resolver. Noticias de él se tienen del siglo VI, cuando San Columbano visitó estas costas. En el siglo XX, en 1933 la directora del hotel Drumnadrochit, Alice Mackay dijo; haber visto un animal con cuerpo de ballena en las aguas del lago. Se dice que en ese mismo año hubo 50 avistamientos del monstruo. Daily Mail organiza una búsqueda del animal contratando al cazador Duke Wetherell para encontrar a Nessie, pero no lo logró. Fue uno de los autores de la fotografía “Fotografía del Cirujano” en un modelo de 8 pulgadas, muchos dicen que fue un montaje. Esté o no esté el monstruo en el lago Ness, el lugar sigue siendo un reclamó turístico. Cada año se acerca hasta el lugar, turistas, viajeros, en busca del animal. Nosotros os podemos decir que no tuvimos la oportunidad de ver a la criatura, quizás sería por el mal día que hacía, el día estaba muy gris, frío y cayendo unas gotas de agua, todo esto se suma a la timidez del animal. Bueno nos tomamos una fotografía con la escultura de él.

Realizamos un paseo en barco con la empresa Lochness By Jacobite, desde 1975 esta empresa realiza navegaciones por el lago. Cuenta con 5 barcos diferentes para hacer la travesía, nosotros teníamos asignado Jacobite Warrior, es un catamaran que fue construido en Cannes, al principio hizo recorridos por el mediterráneo antes de llegar al lago Ness en 2011. Tiene una capacidad para 250 personas, tiene una planta cubierta y la parte superior es descubierta, sale desde el puerto que hay al lado del castillo de Urquhart hasta llegar al puerto de Clasman, tuvimos una travesía de 1 h., aproximadamente por el lago.
El ticket de adulto cuesta 14 libras esterlinas por persona (15,76 € aproximadamente) Hay diferentes tarifas de precios dependiendo de la duración del recorrido, el barco escogido, etc. Para más información visitar la página: LochnessbyJacobite.

Terminada la actividad, subimos en el vehículo para ir almorzar al pueblo Gairloch, donde comimos en el hotel Myrtle Bank, donde nos pusieron un menú como entrante una sopa de verduras y de plato principal carne de ternera en sala de tomate, de bebida agua mineral, de postre crema catalana.

Terminamos de comer, salimos a hacer unas fotografías del lago Gairloch, y alrededores, ¡Aunque estábamos un poco congelados con el frío que hacía en la zona!

Nos desplazamos hasta llegar a jardín de Inverewe, situado junto al lago Ewe en la década de 1860, Osgood Mackenzie adquirió los terrenos donde hoy está el jardín, hizo un parque en este cabo, trayendo plantas de todo el mundo y posteriormente su hija Mairi, se haría cargo de él, antes de morir ella lo dejó en manos de National Trust For Scotland, el que se hizo cargo de él. Tiene una superficie de 20 hectáreas con bosque de pinos, estos tienen la función de proteger a las plantas del jardín. Hay unas 50.000 plantas de 4.000 especies diferentes traídas de todo el mundo. Cada planta posee un letrero que da información de procedencia, especie, etc. Os recomendamos antes de visitarlo ponerse repelente para mosquitos, en el lugar hay muchos. Si no llevas, en la tienda del jardín puedes adquirir uno.
La entrada para adulto cuesta 10,50 libras esterlinas por persona (11,84 € aproximadamente) para familias
es de 18 libras esterlinas (20,30 € aproximadamente) para jubilados cuesta 7,50 libras esterlinas por cada uno
(8,46 € aproximadamente).
Horario de visitas para el jardín todo el año de 10.30 h. a 16.00 h., para visitar el centro de visitantes+jardín el horario es del 1 de abril al 31 de abril de 10.30 h. a 17.00 h., del 1 de mayo al 31 de agosto de 9.30 h. a 17.30 h., del 1 de septiembre al 30 de septiembre de 10.30 h. a 17.00 h., del 1 de octubre al 30 de octubre de 10.30 h. a 16.00 h., cerrado el 31 de octubre. La visita te puede llevar entre 1 a 2 horas. La dirección es Pollee, Archnasheen.

Nuestro siguiente punto de visita fue la cascada de Measach, paramos en la carretera donde nos indicaba un letrero, que la cascada se encontraba allí, bajamos por un pequeño sendero, hasta llegar a un puente colgante, ¡Recuerda! sólo permiten un total de 6 personas a la vez en el puente, es por seguridad. Desde aquí vimos la cascada. Por medio de un estrecha garganta Corrieshalloch cae el agua de esta cascada, que tiene una caída de 45 metros. Al cruzar el puente a mano izquierda hay un corto sendero que nos llevó a una plataforma de metal donde pudimos obtener más vistas de la cascada. Es cierto que a nosotros nos nos impresionó para nada, hemos visto mejores cascadas que está. Pero una vez allí había que verla.

Regresamos hasta el hotel Craiglynne, subimos a darnos una ducha y sobre las 20.00 h., bajamos al comedor donde nos ofrecieron la cena había tres platos para elegir, esta vez nos pedimos como entrante un coctel de gambas, de plato principal un filete de salmón acompañado de patatas y de postre un cuenco de frutas. Terminada la comida, era el momento de regresar a la habitación, había que descansar.

Sonó el despertador, recogimos el equipaje, bajamos a desayunar, en el comedor había un caos, entramos y estaba el buffet vacío, conseguimos echarnos un zumo de naranja. El lugar estaba lleno de un grupo de alemanes. Esperamos como un cuarto de hora hasta que volvieron a reponer todo. Tranquilos, que no nos quedamos sin comer, desayunamos fruta, yogures con cereales, zumo y un café. Una vez acabada la comida, hicimos el check out, nos sentamos un rato en el lobby, a las 9.00 h., de la mañana  salimos para ir a visitar el campo de Culloden, lugar donde se celebró la última batalla entre los jacobitas y Hanover en la mañana del 16 de abril de 1746. La derrota se produjo en tan sólo una hora, siendo derrotados los jacobitas, murieron 1.200 soldados y 300 resultaron heridos. En las tropas británicas sólo murieron 50 personas y 259 fueron heridos. Desde ese momento se prohibió todo lo relacionado con la cultura highlander. En el campo se puede ver donde se colocaron las líneas de cada ejercito, con las banderas de color azul y rojo que hay colocadas en el lugar. Vimos una gran cantidad de lápidas con el nombre de los que cayeron en ese día. Abajo os dejamos la fotografía de un cottage
(vivienda de piedra) del siglo XVII, se cree que fue usado como hospital de campaña en la batalla. En el lugar hay un centro de Interpretación proyectando un vídeo de 360 grados, mostrando lo que ocurrió en el campo de batalla, tiene una duración de 4 minutos, también hay armasobjetos, instrumentos, utensilios, etc., de la época.
El campo Culloden se puede visitar de forma gratuita, pero para acceder al centro de visitantes hay que comprar una entrada que tiene un coste por adulto de 11 libras esterlinas por persona (12,40 € aproximadamente) para familias es de 26 libras esterlinas (29,30 € aproximadamente).
Horario de visitas abierto todos los días del 1 de febrero al 31 de marzo de 10.00 h. a 16.00 h., del 1 de abril al 31 de mayo
y 1 de septiembre al 31 de octubre de 9.00 h. a 17.30 h., del 1 de junio al 31 de junio de 9.00 h. a 18.00 h. Cerrado el 24 de diciembre y el 1 de febrero. Se encuentra en Culloden Moor, Inverness.

Retomamos el viaje hasta llegar al castillo de Cawdor, se encuentra entre las localidades de Inverness y Nairn al norte de Escocia. Fue construido como fortaleza privada en el siglo XIV por el conde Cawdor, construyó allí su castillo alrededor de un pequeño árbol de acebo. Este árbol desapreció por falta de luz en 1372. En siglos posteriores fue ampliado el castillo. En el siglo XVI paso a ser de los Campbell. Es una de las fortificaciones que mejor se conserva de las Tierras Altas, tiene tres jardines: el jardín amurallado data de 1600, el jardín de las flores fue diseñado en 1700, el último que fue construido siendo el jardín silvestre, también hay un campo de golf de 9 hoyos. El dormitorio Tapiz posee unos hermosos tapices, el salón data del siglo XVI, llamativo por poseer una chimenea de piedra, la cocina del siglo XIX, estuvo activa entre 1640 y 1938. Este castillo es famoso por haber aparecido en la obra literaria de William Shakespeare de Macbeth, la historia se narra mucho antes de la edificación del castillo, que fue construido mucho más tarde.
El quinto conde de Cawdor es citado diciendo: “Me gustaría que el Bard nunca hubiera escrito su maldita obra”.
Actualmente sigue siendo la vivienda de la condesa de Cawdor, madrastra de Colin Campbell, el séptimo conde de Cawdor. Alberga una tienda de recuerdos y una cafetería.
La entrada para adulto tiene un coste de 11,20 libras esterlinas por persona (12,63 € aproximadamente) el ticket familiar compuesto de 2 adultos y como máximo 5 niños entre 5-15 años cuesta 32 libras esterlinas
(36,05 € aproximadamente) Para niños entre 5-15 años vale 7 libras esterlinas por cada uno (7,89 € aproximadamente). para jubilados y estudiantes nacionales es de 10,20 libras esterlinas por persona (11,50 € aprox).
El horario de visitas abierto todos los días desde mayo a octubre. Se sitúa en B9090, Cawdor, Nairn.

Acabada la visita, poníamos dirección a Inverness, es la ciudad y capital de las Tierras Altas de Escocia, siendo la que más importancia tiene. Ha experimentado en las últimas décadas un crecimiento económico importante. Es una de las ciudades más pequeñas de Escocia.

Almorzamos en el restaurante del hotel Nicky Tam’s, donde sirvieron un menú como entrante una porción de paté y plato principal un filete de cerdo en salsa, de bebida agua mineral, de postre fue una porción de pastel.

Mientras nuestros compañeros se tomaban tranquilamente un café decidimos ir a andorrear por Inverness, fuimos hasta el castillo de Inverness, se encuentra en lo alto de una colina, situado junto a la desembocadura del río Ness. Está fortificación fue edificada en el siglo XIX sobre las ruinas de un antiguo castillo medieval. Convirtiéndose en el castillo más moderno de Gran Bretaña. Acoge algunas oficinas del gobierno local, no se puede visitar en su interior. Tan sólo se puede pasear por sus jardines.

Paseamos por la calle High, es una calle llena de tiendas, bares, restaurantes, cafetería, etc. Cuando nosotros la visitamos no había mucha gente, ¡Claro! era hora de comer, suele ser un lugar muy transitado tanto por residentes como viajeros, turistas, etc.

Llegamos hasta una plaza donde nos encontramos con la escultura del unicornio, cuadrado del halcón Inverness, es un animal mitológico símbolo de Escocia. Tomamos una fotografía y nos volvimos corriendo hasta el restaurante,
¡los compañeros nos esperaban!

Por el camino pudimos contemplar la catedral de Inverness, también llamada iglesia de St. Andrews, la catedral a principio en 1853 estaba en el lado opuesto del río, en 1862 el obispo Robert Edén decide comenzar la edificación de la nueva catedral, diseñada por Alexander Ross. Fue abierta para el culto en 1864. Es la iglesia episcopal de Inverness, sede del obispado de la diócesis de Moray, Ross y Caithness. Con el paso de los años ha ido sufriendo alguna que otra restauración. Se parece mucho su fachada a la catedral de Notre Dame de Paris. Abierta todos los días.
La dirección es 15 Ardross Street.

Subimos al autobús para ir a visitar el castillo de Eilean Donan, situado junto a la isla de Skye. El primer castillo se construyó en la iglesia en 1220, MacRae transformó el castillo en su residencia. Construido a principios del siglo XIII, entre los siglos XIII y XVII sufrió diferentes reformas, pasando a ser más grande o incluso pasó a ser más pequeño según las necesidades. Los jacobitas pidieron ayuda a Luis XIV rey de Francia pero no les ayudó, entonces solicitó ayuda del rey Felipe V, él le mando 300 soldados de la infantería marina española, y más tarde 7.000 soldados. En 1719 fue ocupado por el destacamento de españoles ayudó al rey Jacobo VII de Escocia. El primer destacamento llegó pero el resto de fuerzas nunca llegaron. Las noticias fueron oídas por los británicos. Estos se trasladaron hasta el castillo con tres fragatas invadiendo el lugar. La fortificación acabó siendo un puñado de ruinas, quedando abandonado casi dos siglos. Fue adquirido por John Mac-Rae Gilstrap en 1911 comenzando una completa restauración del lugar que duró más de
30 años
, siendo finalizado en 1932. Hoy en día se puede visitar, permitiendo al visitante poder ver el interior del castillo medieval con decoraciones de mobiliario medieval, objetos y elementos de la época. Ha sido escenario de varias películas como: “Los inmortales” en 1986, “Rob Roy” en 1995, “El mundo nunca es suficiente” y “La trampa” en 1999, etc.

La niebla nos esperaba en el lugar y algunas gotas de agua comenzaban a caer.
¡Con el día tan expendido que habíamos tenido!, era demasiado sol, en Escocia. En el centro de visitantes se obtiene los ticket del castillo para adulto tiene un coste de 7,50 libras esterlinas por persona (8,51 € aproximadamente) para mayores de 60 años es de 6,50 libras esterlinas por cada uno (7,37 € aproximadamente) familias (formadas por 2 adulto y niños entre 6 a 15 años) cuesta un total de 20 libras esterlinas (22,66 € aproximadamente) niños entre 6 a 15 años es de
4 libras esterlinas por cada uno (4,54 € aproximadamente) niños menores de 5 años tienen acceso gratuito. Allí hay una tienda de recuerdos y una cafetería.
Tuvimos que esperar una hora para poder acceder al lugar, había demasiada gente en él y no nos daban paso en el control de seguridad, aunque teníamos ya adquiridas las entradas. Para nuestro gustó nos pareció que está demasiado explotado turísticamente. Tomamos fotografías desde el exterior y decidimos entrar mientras en la cafetería y tomamos dos cafés con lechePagamos un total de 5,70 libras esterlinas (6,47 € aproximadamente).

¡Accedimos al fin al lugar!, cruzando un puente que nos llevó hasta el islote de Donan, nos adentramos por un patio central. Pudimos ver el salón de banquetes, dormitorios, habitaciones y la cocina. Al ser hoy en día una residencia privada algunas estancias no están abiertas al público, no está permitido entrar con mochilas y están totalmente prohibido hacer fotografías en el interior del castillo. Cada sala está controlada por un guardia y hay colocadas cámaras de vídeo.

Esto fue todo lo que visitamos en ese día, ahora tocaba subir al autobús y poner dirección hasta Fort William, donde pasaríamos un noche en el hotel The Ballachulish, alojamiento de tres estrellas. Hicimos el check in y nos fuimos hasta el comedor porque cerraban, cenamos un menú donde pudimos escoger entre tres platos, de entrante pedimos unos mejillones al vapor, y de plato principal un filete de bacalao acompañado de verduras y patatas, de bebida agua mineral, de postre un cuenco de frutas.

Nos levantamos, nos arreglamos y tocaba bajar el equipaje, estábamos en la segunda planta y el hotel no tiene ascensor, tuvimos que cargar con el equipaje. Desayunamos al terminar el desayuno, sobre las 8.15 h., de la mañana, abandonábamos el lugar para dirigirnos hasta el castillo de Stirling, bueno antes hicimos una parada en el camino para hacer uso del baño y tomar un café en Trossachs Woollen Mill, aquí tuvimos la oportunidad de ver la típica vaca de las Tierras Altas, es una raza bovina autóctona de las Tierras Altas, llamadas en inglés “Highland Cow” su pelaje es largo rojizo, tostado o incluso negro, sus patas son cortas. Hicimos algunas fotografías de una vaca y un ternero.
Compramos dos cafés con leche, pagamos un total de 5,20 libras esterlinas (5,90 € aproximadamente).

Volvimos a coger la carretera para dirigirnos hasta el castillo de Stirling, situado sobre una colina junto al río Forth, está declarado Monumento Nacional y es gestionado por Historic Scotland. La mayor parte de los edificios principales que podemos ver se remontan a los siglos XV y XVI, bueno hay algunos que son incluso anteriores a estas fechas correspondientes al siglo XIV. Justo enfrente al castillo nos da la bienvenida la estatua de Robert Bruce rey de Escocia en 1306, y si miramos al cerro está la torre victoriana del monumento a Wallace.

Nos adentramos en él cruzamos la puerta y a mano izquierda están los jardines Kings Park, desde este lugar pudimos obtener unas vistas panorámicas del antiguo palacio Real, el pueblo de Stirling, la iglesia Holy Rude, el cementerio colindante al templo, etc.

Pasamos por la puerta Forework, nos hizo acceder al primer patio interior de la fortificación. A la derecha al lado de la muralla vimos una gran batería de cañones que datan de 1708. Desde este punto se puede divisar en la ladera de la colina el monumento a Wallace (fue un líder escocés que luchó contra Inglaterra por la independencia de Escocia).

Hay un semisótano junto a uno de los accesos a la muralla, nos adentramos en él, este acoge la recreación de una cocina medieval. Hicimos algunas fotografías del lugar y salimos de él.

Caminamos por un pasaje haciéndonos adentrar a un segundo patio de está fortificación, donde detrás nuestra teníamos el antiguo Palacio Real, siendo edificado en 1560 de estilo renacentista. Al lado izquierdo del patio central hay un edificio que hoy en día tiene la función de museo alberga un regimiento británico, el Argyll and Sutherland Highlanders ¿Sabías qué este regimiento fue la sede del castillo de Stirling entre 1881 y 1964? El último año que hemos citado el castillo dejó de ser un emplazamiento militar.

A la derecha vimos el gran salón de este inmueble construido en 1503 por orden de Jaime IV, para festejar las celebraciones de banquetes y bailes del rey. Este fue el mayor salón edificado durante la Edad Media en Escocia. En el siglo XIX fue usado para barrancones de soldados hasta el 1964, cuando acabó la actividad en el castillo de destacamento militar. Desde ese momento y durante 35 años ha sido el tiempo que se ha necesitado para la remodelación del salón, pudiendo ser recreado como era en la época medieval. Llegado el año 1999 la reina Isabel II, inaugura la restauración.

La capilla real, fue la última edificación realizada en la fortaleza mientras fue residencia real. Edificada en 1594 remplazó a una anterior capilla. En 1603 dejó de ser capilla real y pasó a ser, salón comedor, escuela, etc.

La entrada tiene un coste para adulto de 15 libras esterlinas por persona (17 € aprox.) para mayores de 60 años
es de 12 libras esterlinas por cada uno (13,60 € aproximadamente) niños entre 6 a 15 años es de 9 libras esterlinas por cada uno (10,20 € aproximadamente) niños menores de 5 años tienen acceso gratuito. Con el precio de la entrada permiten la posibilidad de hacer una visita guiada en inglés de forma gratuita. Estos tours comienzan a las 10.00 h., y hay con una frecuencia de cada hora, el último del día es a las 15.00 h. También se puede contratar bajo coste el uso de audioguías para adultos 3 libras esterlinas por cada uno (3,41 € aprox.) mayores de 60 años vale 2 libras esterlinas
por cada uno (2,28 € aproximadamente) niños entre 6 a 15 años es de 1 libras esterlinas por cada uno (1,14 € aprox.) impartido en inglés, alemán, francés, español, italiano y japonés.
Horario de visitas abierto todos los días en horario de invierno es del 1 de octubre al 31 de marzo de 9.30 h. a 17.00 h., en horario de verano del 1 de abril al 30 de septiembre de 9.30 h. a 18.00 h. ¡Recuerda! el último acceso al día se realiza 45 minutos antes el cierre del castillo. La dirección es Castle Esplanade Stirling FK81EJ.

¡Tocaba hora de abandonar el lugar! e ir almorzar al restaurante King Robert Hotel, donde nos sirvieron un menú de entrante sopa de tomate y de plato principal ternera envuelta en hojaldre con salsa y patatas, de bebida agua mineral, de postre una porción de tarta de chocolate.

Terminada la comida, emprendimos un viaje que nos llevaría hasta la ciudad de Edimburgo, nuestro último punto de visitas por Escocia.

Llegamos a la ciudad, y bajamos a las puertas del hotel Hilton Edinburgh Grosvenor, alojamiento de cuatro estrellas, situado a 800 metros del centro de la ciudad. Hicimos el check in, aquí pasaríamos 2 noches con alojamiento+desayuno+cena. Cogimos la tarjeta y subimos a la segunda plana donde teníamos asignado la habitación, dejamos el equipaje y comenzamos a andorrear por Edimburgo.

Edimburgo es la capital de Escocia, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. Es uno de los centros medievales que mejor se conservan del mundo. Es una ciudad sí o sí que tienes que visitar si viajas a Escocia.

Salimos dirección al barrio New Town o ciudad Nueva, construido entre los siglos XVIII y XIX, se extiende al norte de la ciudad. La calle principal podemos decir que es Princess Street, es una calle comercial llena de establecimientos, también esta George Street, es también una zona comercial pero más exclusiva, aquí encontramos las tiendas de marcas y firmas más exclusivas de la ciudad, además de pub y restaurantes.

Nos adentramos en los jardines de Princess, fueron creados en 1820, es un de los espacios verdes más famosos de la zona, es un jardín de estilo inglés público. Es un lugar ideal para dar un paseo o descasar un rato contemplando la zona. En verano colocan una noria en él y en invierno instalan una pista de patinaje sobre hielo. En él podemos encontrar una gran cantidad de esculturas y monumentos conmemorativos a lo largo del parque, como la estatua de David Livingstone, fuente Ross, vimos el emblemático monumento de Scott, dedicado al escritor Sir Walter Scott fue inaugurado en 1846, construcción de estilo gótico, tiene 61 metros de altura. Se puede subir a lo más alto de él, a través de una escalera subiendo 287 escalones se llega a la cima, obteniendo unas magnificas vistas panorámicas de Edimburgo.
La entrada tiene un coste de 5 libras esterlinas por cada uno (5,67 € aproximadamente).
Horario de la subida al monumento de abril a septiembre de 10.00 h. a 19.00 h., el último acceso a las 18.30 h., de octubre
a marzo de 10.00 h. a 16.00 h., el último acceso es a las 15.30 h.

Regresamos al hotel para cenar, en el comedor de él, donde nos sirvieron una menú de entrante un plato de macarrones y de plato principal un plato de mero acompañado de verduras, de bebida agua mineral, de postre una porción de tarta queso.

 

Terminada la comida, teníamos una visita nocturna fantasma y cementerio por el casco antiguo de Edimburgo. Nos encontramos con el guía, donde está el monumento de piedra de ocho lados, situado en la calle Mile Real. Esta calle tiene una longitud de 1.814,2 metros, siendo la más conocida y famosa del lugar, comunica con el castillo de Edimburgo, en ella se encuentran una gran cantidad de callejones, patios, etc. Aquí comenzó a contarnos historias misteriosas de fantasmas y de brujería, mostrándonos los rincones más oscuros del casco histórico de la ciudad. Paramos en Mercat Croos en Parliament Square, era el lugar donde la historia y el terror se plasmaba en la época medieval, se traían hasta aquí a los criminales de clase social baja para que los ciudadanos le gritaran, golpearan, etc. Nos enseñó algunas de las calles más estrechas pudiendo ver las condiciones en las que tuvo que vivir el pueblo en el pasado. El último punto de visita fue ir hasta el cementerio de Old Calton, abrió en 1718 pero tuvo que ser modificado en 1819 por la construcción de la carretera Waterloo Place, lo dividió en dos partes. Es el lugar de descanso de importantes personajes como: David Hume, filosofo escocés, la famosa tumba del pintor David Allan, en la parte trasera de la lápida se puede ver el rostro de la muerte. También vimos el monumento a los caídos en la guerra civil Americana. Es cierto que algunas tumbas presentan un estado de abandono, deterioro e incluso algunas están arrancadas del suelo.
Horario de visitas abierto todos los días 24 h.
La dirección del cementerio es 27 Waterloo Place. Terminada la visita volvimos al hotel.
Nosotros nos visitamos ningún túnel subterráneo se puede ir al bar The Banshee Laberinto Scotland Most Haunted Pub, tomarte algo y poder ver los túneles que tiene.

 

Sonó el despertador, nos vestimos y bajamos a desayunar, una vez terminada la comida, subimos al autobús para ir hasta la capilla Rosslyn. Al llegar accedimos al centro de visitantes que abrió al público en 2012, muestra exposiciones interactivas. Aquí es donde se adquieren los ticket, hay una cafetería y una tienda de recuerdos.
La capilla Rosslyn fue comenzada a construir en 1446 por Sir William St. Clair, el III príncipe de Orcadas, con el nombre de capilla Colegial de San Mateo. Lo que hoy podemos ver es sólo una parte del proyecto. Tras la muerte en 1484 de Sir William St. Clair, nunca se llegó a terminar con las dimensiones que se había planificado al principio. La construcción duró 40 años. En 1950 se llevaron acabó trabajos de conservación en la capilla y los últimos trabajos importantes de conservación que se han realizado en 2007. Está totalmente prohibido hacer en el interior del templo fotografías y videos, hay cámaras y guardias en el lugar.
El horario de visitas es lunes a sábados de 9.30 h. a 15.45 h., los domingos de 12.00 h. a 16.45 h. La taquilla cierra 30 minutos antes del cierre del templo.
La entrada tiene un coste para adulto de 9 libras esterlinas por persona (10,20 € aproximadamente) para mayores de
60 años es de 7 libras esterlinas por cada uno (7,94 € aproximadamente) niños acompañados de un adulto el acceso es gratuito. Situada en el pueblo de Roslin. La dirección es Chapel Loan, Roslin EH25 9PU.

Subimos de nuevo al vehículo para hacer un recorrido por la ciudad hasta llegar a Calton Hill, es una colina localizada al este de la ciudad nueva de Edimburgo. En la cima vimos importantes monumentos como: Monumento Nacional es un monolito dedicado a los fallecidos que perdieron sus vidas en las guerras napoleónicas. Levantado en 1826 por William Henry Playfair en 1829 se quedan sin presupuesto y no pudo ser acabado. Hoy en día aún sigue este monumento sin estar terminado, quiso ser una réplica del famoso panteón de Atenas.

La torre monumento a Nelson, fue diseñado en honor tras su victoria y muerte en la batalla de Trafalgar. Fue terminado de edificar en 1815, es una torre circular de 32 metros de altura en su interior hay un museo que muestra la vida de él. Si se suben 143 escalones se llega al mirador. Horario de visitas abierto todos los días de julio y agosto de 14.30 h. a 15.30 h. La entrada tiene un coste de 5 libras esterlinas por persona (5,67 € aproximadamente).

El monumento a Dugald Stewart, dedicado al filosofo escocés Dugald Stewart, comenzado a edificar en 1830 y acabado en 1831 es un templo circular con ocho columnas corintias.

La catedral de St Giles, también conocida y llamada como High Kirk de Edimburgo, levantada en el siglo XIV sobre una antigua iglesia del siglo XII que fue demolida. El edificio ha ido sufriendo diferentes remodelaciones a lo largo de los siglos. La reforma más importante que se ha realizado fue después del incendio provocado por parte de los ingleses en 1385, en el siglo XV se reconstruyó en estilo gótico. Es llamativa por sus hermosas vidrieras, el órgano considerado uno de los mejores de toda Europa, tiene 4000 tubos, la capilla del Cardo.
Está prohibido hacer fotografías en sus interior, pero si se paga una tasa por cámara de 2 libras esterlinas
(2,28 € aproximadamente) si es posible. La entrada es gratuita al templo, aunque se pide dejar una donación voluntaria de 3 libras esterlinas (3,41 € aproximadamente).
Horario de visitas abierta todos los días de lunes a sábados de 9.00 h. a 17.00 h., y los domingos de 13.00 h. a 17.00 h.
Se encuentra en Parliament Square.

El castillo de Edimburgo al principio fue una fortificación militar, edificada para proteger la costa de llegada y avance de las trompas enemigas. El castillo data del siglo XVIII, fue cuando el rey David I, toma la decisión de convertir el castillo en una residencia de los monarcas escoceses. Levantado en lo alto de la colina de Castle Hill, para controlar la ciudad, el puerto, de la llegada de cualquier embarcación a la costa. Cuando nosotros lo visitamos a la entrada tuvimos la oportunidad de ver el cambio de guardia.

La puerta de Foog, es la principal abertura que da acceso al castillo de Edimburgo. Edificada en el siglo XVIII, siendo soldada a los muros de piedra, para hacerla más resistente, y evitar la entrada de invasiones enemigas.

El cañón de la Una en punto, situado a unos metros de la batería de Argyle, cada día cuando el reloj marca las 13.00 h., es encendido y dispara un cañón, esto se lleva haciendo desde 1861. Hoy en día la función que tiene, es reclamo turístico. A nosotros la verdad es que no nos gusto mucho, creemos que es algo innecesario y lo vemos como un gasto y una forma de contaminación. Se celebra todos los días excepto los domingos, el viernes Santo y el día de Navidad.

La batería y cañones vimos distintas tipos de cañones expuestos a lo largo de la muralla, en el pasado se utilizaban para defender el castillo de ataques. El cañón Mons Meg, diseñado en Bélgica en 1449 fue en aquella época una gran revolución, podía tirar más de una tonelada de pólvora. Se utilizó durante la guerra contra los ingleses.

El palacio Real comenzado a levantar a mediados de 1430 para ser residencia de los reyes de Escocia. Lo que hoy podemos ver es la reconstrucción que se hizo en el siglo XVII Jacobo VI.

El museo Nacional de la guerra se creó como monumento Nacional a los caídos de Escocia. Dentro de él está el mirador del castillo de Edimburgo. Desde aquí podrás obtener unas magníficas vistas de la ciudad.

La capilla de Santa Margarita, es la parte más antigua conservada de la fortificación, data del año 1130, levantada como capilla Real para los reyes de Escocia, de esta manera podían acudir a los oficios sin necesidad de tener que salir del castillo de Edimburgo.

La prisión fue la primera cárcel para prisioneros de guerra, edificada en Edimburgo en 1758 durante la guerra entre Escocia y Francia, que tuvo una duración de 7 años., también acogió a prisioneros piratas del Caribe que navegaron por la costa de Argyll. Con esta recreación nos da una idea de como vivieron los presos en estos sótanos.

Para visitar el castillo al completo al menos necesitarás 2 h., ¿Cómo llegar al castillo? hay que coger la Calle Royal Mile o High Street y emprender un camino a pie hacia la colina de Castle Hill. No te preocupes, hay puestos letreros que van indicando el camino.
La entrada para adulto tiene un coste de 16,50 libras esterlinas por persona (18,70 € aproximadamente) para mayores de 60 años, es de 13,20 libras esterlinas por cada uno (14,96 € aproximadamente) niños entre 6 a 15 años cuesta un total de 9,90 libras esterlinas (11,22 € aproximadamente) niños menores de 5 años tienen acceso gratuito. Se puede alquilar una audioguía en los siguientes idiomas: alemán, francés, español, ingles, italiano y japonés.
Para adultos tiene un coste de 3,50 libras esterlinas por persona (3,97 € aproximadamente) para mayores de 60 años vale 2,50 libras esterlinas por cada uno (2,84 € aprox.) niños entre 6 a 15 años cuesta un total de 1,50 libras esterlinas
(171 € aproximadamente) Horario de visitas abierto todos los días de octubre a marzo de 9.30 h. a 17.00 h., en los meses de
abril a septiembre es de 9.30 h. a 18.00 h.

También se puede ir a visitar el palacio de Holyroodhouse, edificado en 1592 por el rey Jacobo V, convirtiéndose en la residencia de los reyes de Escocia, más tarde en la residencia oficial de la reina de Inglaterra. Actualmente la reina Isabel II, reside en el palacio cada año a principios de verano, durante una semana. En ese periodo el palacio está cerrado a las visitas turísticas. La entrada para adulto tiene un coste de 12 libras esterlinas por persona
(3,97 € aprox.) para mayores de 60 años vale 11 libras esterlinas por cada uno (2,84 € aproximadamente)
niños entre 6 a 15 años cuesta un total de 7,20 libras esterlinas (171 € aprox.) Horario de visitas del 1 de noviembre al 31 de marzo abierto todos los días de 9.30 h. a 16.30 h., del 1 de abril al 31 de octubre de 9.30 h. a 18.00 h.
Se localiza en 88 Holyrood Road.
Nosotros no pudimos visitarlo en el interior porque se encontraba en el lugar la reina Isabel II.

Almorzamos en el restaurante Mercantes, donde nos pusieron un menú de entrante una ensalada cesar, de plato principal salmón con verduras, de bebida agua mineral, y de postre una porción de tarta de chocolate.

Vistamos la Galería Nacional de Escocia, se encuentra en un edificio neoclásico construido en 1859. Este inmueble tiene una colección de arte de las más importantes de Europa y siendo la mejor colección de pinturas y esculturas del país, que va desde la Edad Media hasta nuestro días. Está galería fue diseñada a mediados del siglo XIX por el arquitecto William Henry Playfair. El acceso al interior es gratuito. Creemos que es un visita muy interesante.
El horario de visitas abierto todos los días de 10.00 h. a 17.00 h., los jueves permanece abierto hasta las 19.00 h.
Se encuentra en The Mound EH2 2EL.

Nos fuimos hasta el hotel, esa noche nos saltamos la cena, estábamos cansados queríamos descansar, además teníamos que hacer trabajos con el ordenador.

Al día siguiente nos levantamos, recogimos todo y bajamos las maletas, desayunamos e hicimos el check out, esa mañana teníamos unas horas libres antes del traslado al aeropuerto. Para no variar estaba lloviendo bastante decidimos dedicar a hacer visitas interiores.

Comenzamos visitando el museo Nacional de Escocia, el edificio fue diseñado por el estudio de arquitectura Benson y Forsyth, un diseño vanguardista que llama la atención por encontrarse en la zona de Old Town. La visita en este museo es un viaje en el tiempo tiene salas que muestran desde la época prehistórica hasta la actualidad. Cuenta con
6
plantas donde alberga más de 10.000 objetos. En la primera planta acoge a la prehistoria, en la segunda planta está la edad Media y edad Moderna. La tercera planta muestra la historia contemporánea escocesa y el proceso de unión con Inglaterra. En la planta cuarta y quinta nos enseñan exposiciones sobre la era industrial. En la sexta planta tiene exposiciones donde podemos ver desde la Primera Guerra Mundial hasta la actualidad. Este museo puede ser visitado por todo tipo de público esta totalmente equipado y adaptado a todas las necesidades. Tiene una tienda de recuerdos, una cafetería, un bar restaurante y una torre restaurante. Necesitaras al menos 1.30 h., para visitarlo al completo.
El acceso al interior es gratuito. Se pide dejar una donación para su conservación.
Horario de visitas abierto todos los días desde las 10.00 h., hasta las 17.00 h. Cerrado el día 25 de Navidad y el 1 de enero.
Se sitúa en Chambers Street.

La librería Nacional de Escocia, tiene uno de los archivos literarios más importantes del mundo. Posee una colección de más de 23 millones de objetos. Cuenta con un centro de visitantes, con varias salas de exposiciones, una cafetería y una tienda. El acceso al interior es gratuito.
Horario de apertura abierta todos los días, de lunes a viernes de 9.30 h. a 20.00 h., los sábados de 9.30 h. a 17.00 h., los domingos de 14.00 h. a 17.00 h. Se sitúa en George IV bridge.

Salimos de ella y fuimos hasta The Elephant House, teníamos pensado tomar un café en el lugar, pero al final decidimos de no tomarlo, porque había demasiada gente y la cola salía por la puerta.
¿Sabías que Harry Potter ha sido uno de los personajes más importantes que ha dado Escocia? Su creación fue dada por la autora J.K Rowling, pasó de ser una desempleada a convertirse en la persona más rica de Reino Unido.
J.K Rowling, cuenta que las aventuras de Harry Potter, se escriben en el centro de Edimburgo en los pub de alrededores de la universidad. El pub The Elephant House, se ha convertido en un lugar muy transitado por turistas. El edificio tiene una fachada de color roja, allí nació la narración de Harry Potter. Se ha convertido en unos de los cafés más visitados y fotografiados de la ciudad. En cambio la autora para terminar las aventura de Harry Potter, escogió para escribir una habitación la número 552 del hotel Balmoral, siendo el hotel más lujoso y caro de la ciudad. Situado en Pricess Street. Desde ese momento la habitación tiene el nombre de la autora.
¿Sabéis cuanto cuesta pasar una noche en esa habitación? Nada más y nada menos que 1.000 libras esterlinas
(1.129,54 € aproximadamente) Un café en The Elephant House, puede estar al alcanzase de cualquiera, pero lo de la habitación, como que va a ser que no.

A unos metros del lugar se encuentra la escultura del Greyfriars Bobby, creemos que todos habéis escuchado hablar del perro Bobby, este animal de raza Skye Terrier, que al morir su amo el policía John Gray, en 1858, el perro permaneció junto a la tumba de su amo durante 14 años, hasta que le llegó la muerte al pobre animal en 1872. Su cuerpo descansa en el cementerio greyfriars, en una tumba al lado de su amo.
Situado al sur del puente George IV, podemos ver una escultura en homenaje a el perro.

Fuimos a tomarnos un café en la cafetería Costa, donde nos pedimos un café con leche grande, un capuchino y un galleta. Pagamos un total de 6,65 libras esterlinas (7,58 € aproximadamente).

Regresamos al hotel nuestros compañeros estaban allí, subimos al autobús para irnos hasta el aeropuerto de Edimburgo donde cogimos un vuelo operado por la compañía aérea de Vueling, con destino Alicante.
El viaje tuvo una duración de 3 h. y 15 minutos. Aterrizamos en el aeropuerto de Alicante Elche, recogimos las maletas, tuvimos que esperar, haber si aparecían el equipaje de uno de nuestros compañeros, al final no apareció y tuvo que poner una reclamación.
Comenzamos el viaje de regreso hasta llegar a las instalaciones de la empresa, el trayecto fue de 3 h. y 40 minutos.
Este fue nuestro viaje por Escocia.

 

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Escocia.' has no comments

Sé el primero en comentar en esta publicación

Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.