Tribu Himba

Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Namibia.

Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Namibia.

Si viajas a Namibia no puedes dejar de visitar su capita Windhoek, el Parque Nacional Etosha, una tribu Himba, el bosque Petrificado, los grabados rupestres de Twyfelfontein, la ciudad de Swakopmund, el desierto Namib, las dunas Sossusvlei, Deadvlei y la 45, el cañón Sesriem, visitar una tribu de bosquimanos, el desierto Kalahari, hacer un crucero por la Bahía Walvis, etc.

Namibia es un país situado en el sudeste del continente africano, tiene una superficie de 824,292 km², su capital es Windhoek siendo la puerta de entrada para viajeros, turistas. La mayor ciudad portuaria que tiene es Walvis Bay. Es uno de los países más seguros de África Austral y también más desconocido. Ofrece desiertos, sabanas, tribus himba y bosquimanas, parques nacionales, etc.

Información Útil:

Para entrar en el país de Namibia, los ciudadanos que pertenecen a la UE, no necesitan un visado, siempre que sean estancias inferiores a 90 días. Es necesario un pasaporte con una validez mínima a 6 meses y un billete de salida del país. El pasaporte debe de tener algunas páginas en blanco suficientes para un visado.

Los idiomas oficiales en Namibia son el inglés, el afrikáans y el alemán, además gran parte de la población utilizan como lengua materna el oshiwambo.

¿Es obligatorio vacunarse? la única vacuna obligatoria para entrar en Namibia es la de la fiebre Amarilla, si se viaja de países africanos y sudamericanos que estén afectados. Son recomendables las vacunas de la Hepatitis A y B, fiebre tifoidea, tétano y rabia. Para más información pedir cita en sanidad exterior. Allí os indicarán lo que debéis hacer.
Aquí os dejamos la página web:www.lasaludtambienviaja.

¿Es necesario llevar un botiquín? , es aconsejable llevar medicamentos como: pastillas para diarrea, algún analgésico, antibiótico, antihistamínico, etc. No existe riego de malaria en Namibia, pero si se viaja a la zona norte, en la región de Caprivi es recomendable tomar las pastillas de la malaria, ponerse repelente de mosquitos, crema para las picaduras y dormir con mosquitera.

¡Recuerda! siempre beber agua embotellada y evitad los cubitos de hielo.

La moneda local es el dólar namibio, aunque también aceptan los rands sudafricanos, como moneda de curso legal. Las tarjetas de crédito suelen ser aceptadas en hoteles, campamentos, centros comerciales, etc. Pero no son aceptadas la American express y Dinners Club.

Las propinas no están incluidas en los restaurantes como norma general, se calcula un 10% del valor total de la cuenta.

La corriente eléctrica es de 220-230 voltios. Debes llevar tu propio adaptador internacional, no todos los lodges, campamentos, hoteles, etc., tienen adaptadores internacionales. Puedes comprarlo en los aeropuertos, tiendas de recuerdos, etc.

La mejor época para visitar Namibia son los meses entre mayo y octubre, que se corresponde con la época seca, con temperaturas de 18ºC a 25ºC, son más moderadas, las noches son más frescas y los días son más soleados y cálidos. Es cuando más animales se pueden ver porque se concentran en lugares donde hay charcas en busca de agua. La temporada de lluvias comienza a finales de noviembre y suele durar de tres a cuatro meses.

¿Es seguro viajar a Namibia? nuestra respuesta es , totalmente.
¿Se puede ir por libre o es necesario ir organizado? sí se puede ir por libre.
Namibia
es un país de gran extensión, pero no hay muchas carreteras, algunos tramos son totalmente de ripio
(piedras pequeñas). Los únicos problemas que pueden surgir es que si alquilas un vehículo tenga un problema mecánico y te deje tirado, si la oficina de alquiler es oficial en menos de 24 h., te repararán el vehículo o te lo cambiarán. Otro factor a sumar es que los GPS no funcionan muy bien y te puedes perder por las carreteras, debes guiarte mejor por un mapa de papel, los de toda la vida, y prestar atención a la señalización.

Por seguridad evitad tomar fotografías a instituciones militares, edificios gubernamentales y a policías que vistan de uniforme ¡Recuerda! preguntar antes de hacer una fotografía a miembros de grupos étnicos, mujeres y niños.

Nuestro cuaderno de Bitácoras:

Aterrizamos en el aeropuerto Internacional de Hosea Kutako, de nuestro vuelo procedente de Johannesburgo, pasamos el control de adunas, recogimos el equipaje y a nuestra salida nos esperaba un chico de la empresa Kobo Safaris, que nos haría el traslado hasta la Villa Vista Guest House, donde pasaríamos 1 noche.
La dirección es Cnr of Luther and Liliencron Street.
En este viaje por Namibia nos gastamos un total de 1.820 € por persona. Incluye los vuelos, entradas a los parques, alojamiento y comidas.

Llegamos, nos registramos, nos dieron la llave de la habitación, subimos dejamos el equipaje y decidimos ir a dar una vuelta por la ciudad. Salimos caminando, la primera impresión que nos dió Windhoek, es de una capital desarrollada, eso si, ¡recuerda qué estamos en África!, ¡no la vallas a comparar con un Nueva York! En su núcleo central, formado por varias calles, sus edificios no tienen mucha altura, excepto algún que otro hotel, oficinas y dan la impresión de rascacielos, sus calles están alquitranadas, el resto de la ciudad podríamos decir que son chalet amurallados con vigilancia. No es una ciudad muy turística ni tiene muchos puntos atractivos para visitar, pero puedes pasear libremente por ella, encontrarás población blanca y negra, se dice que las familias de Namibia son una macedonia, hay negros, mulatos, blancos, albinos, etc.

Llegamos hasta la iglesia de Cristo, es una basílica que fue edificada entre 1907 y 1910, en conmemoración de las guerras entre alemanes e indígenas. Diseñada en estilo neogótico con detalles modernistas, el emperador Guillermo II, donó las vidrieras al templo. Se abrió al culto el 16 de octubre del 1910. La entrada es gratuita.
Situado en el centro de Windhoek en la Avenida Robert Mugabe.

Contemplamos desde el exterior el edificio de Tintenpalast “palacio de tinta” su nombre se debe a toda la cantidad de tinta que se gastó en el papeleo burocrático para su construcción. Fue edificado entre 1912 y 1913, diseñado por el arquitecto alemán Gottlieb Dedecker. Al principio fue un edificio administrativo del gobierno alemán, porque en aquella época Namibia era una colonia alemana. Actualmente es donde están las dos cámaras legislativas de Namibia, la Asamblea General y el Consejo Nacional. La dirección es Love Street.

Nos adentramos en los jardines del parlamento de Windhoek, situado enfrente de Tintenpalast, es un pequeño parque público ajardinado, visitado tanto por residentes como turistas, viajeros, ideal para pasear o pasar un rato en el lugar.

Visitamos el interior del Alte Feste, edificado en 1890 fue un antiguo fuerte alemán hasta el periodo que fue tomado por Sudáfrica en 1915. Hoy en día es un museo Nacional, mostrando el pasado colonial, en el patio interior del Alte Feste, pudimos ver el monumento Reiterdenkmal” estatua que representa a un caballero alemán de la época colonial. Creado en Berlin y transportado en barco hasta Namibia en el año 1911. Antes se encontraba expuesta frente al Alte Feste, fue remplazado por la estatua del presidente fundador, siendo en 2013 retirado y colocado donde hoy la podemos ver.

Estaba comenzado a oscurecer, decidimos regresar al alojamiento, por el camino compramos en un puesto una botella de agua mineral y una pequeña rama de plátanos. Pagamos un total de 35 dólares namibios (2,17 € aproximadamente).
Nos dimos una ducha y a la cama a descansar.

Al día siguiente nos levantamos, bajamos a desayunar y una vez acabada la comida, fuimos a por el equipaje, hicimos el check out. A las 8.40 h., de la mañana, subimos en una furgoneta de la empresa Kobo safaris, para salir por carretera hacía el parque Nacional Etosha. Por el camino hicimos una parada en Okahandja, para visitar el mercado de artesanía de Mbangura, es una calle llena de pequeños establecimientos donde encontrarás una gran variedad en productos artesanales del país. ¡Recuerda! el regateo esta presente, te pedirán como cinco veces más el valor del producto.

Aprovechamos para hacer uso del baño público, tuvimos que pagar 2 dólares namibios (0,13 € aprox.) Retomamos la carretera hasta llegar al resort Toshari Lodge, donde pasaríamos 2 noches. A nuestra llegada nos dieron un coctel de té verde, e hicimos el check in, nos asignaron una villa, dejamos el equipaje y fuimos hasta el comedor para almorzar. Está comida no la teníamos incluida. Pedimos un plato para cada uno de carne de impalas, acompañado de verduras y patatas fritas, de bebida una botella de agua mineral y postre dos cafés con leche.
Pagamos un total de 240 dólares namibios (14,95 € aproximadamente).

Acabamos la comida, retomamos el vehículo, para irnos a hacer un safari por el Parque Nacional de Etosha, tiene una superficie de 22.270  km². Es la segunda reserva de animales más grande de África, justo detrás de Serengeti en Tanzania. Formado por dos ecosistemas la sabana y la depresiones o lagunas saladas. Cuenta con cuatro puertas de entrada, las dos entradas más principales son la puerta al este Lindquist y la puerta al sur Anderson.
En él habitan una gran cantidad de mamíferos, aves, reptiles y anfibios; como leones, rinocerontes, elefantes, búfalosgacelas springbok, ñus, kudus, chacales, avestruces, perro salvaje, y como no el animal emblemático del país los oryx. En él hay varias charcas tanto naturales como creadas artificialmente, desde donde podremos observar a los animales que van en busca de agua. Es conocido el parque por la gran cantidad de carbonato que conforma el salar o pan principal. Se puede apreciar en muchas partes del parque. Este fue nombrado en 1907 por el gobierno de aquella época como la primera zona de conservación de Namibia. También en el lugar hay la oportunidad de alojarse en uno de los campamentos, el Okaukuejo, el Halali, el Namutoni y si quieres algo más exclusivo en el Dolomita y el Onkoshi. También hay un restaurante y tienda de recuerdos. En el mismo parque se pueden contratar para realizar un safari. Abierto a partir del amanecer hasta el atardecer. Los horas de apertura y cierre van cambiado a lo largo de la temporada.
Hay que pagar una entrada para acceder, más otro ticket por el acceso del vehículo. Si piensas visitarlo en varios días puedes obtener un bono, te saldrá más económico que comprar una entrada por día, consultarlo en la taquilla de entrada en el parque.
El ticket por 1 día para extranjeros adultos tiene un coste de 80 dólares namibios por persona (4,99 € aprox.) Para nacionales la entrada cuesta 30 dólares namibios por cada uno (1,88 € aproximadamente) menores de 16 años el acceso es gratuito.
La tasa de ingreso de vehículo para menos de 10 asientos es de 10 dólares namibios (0,63 € aprox.) de 11-25 plazas en el vehículo es de 40 dólares namibios (2,50 € aprox.) y de 26-50 plazas es de 300 dólares namibios (18,68 € aprox.).
En el parque las distancias son bastantes grandes, además la velocidad máxima es de 30 km/h. ¡Recuerda! debes llevar el pasaporte o un documento de identificación para poder acceder al parque, te lo pidieran a la entrada.
Para más información os dejamos la página web:etoshanationalpork.org

Los primeros animales que nuestros ojos pudieron ver a la entrada del parque fueron las gacelas saltarinas o springbok, es un mamífero de la familia bovidae su tamaño es medio, su altura en adulto es de 70 cm a 90 cm, los machos adultos pueden pesar de 33 a 48 kg, en cambio las hembras pesan menos de 30 kg a 44 kg. Pueden llegar alcanzar una velocidad de 88 km/h, realiza una serie de saltos llegando alcanzar 2 metros de altura. Se dicen que son tan rápidos debido a que tienen a unos depredadores veloces, los leones, los leopardos, las hienas, los perros salvajes y las águilas. Viven en grupos de entre 30 y 100 individuos. Las hembras tienen una gestación de 168 días, dando a luz como norma general a una sola cría.

A unos metros más adelante vimos a unas cebras, son de la familia de los équidos, hay tres subespecies diferentes, son herbívoros. Llegan a medir hasta 2,5 metros y 1,5 metros de altura, pudiendo pesar hasta 400 kg. Este animal se distingue de otros por sus rayas de color blancas y negras, dicen que no hay dos exactamente iguales, cada una tiene su propio trazado. Los científicos piensan y basan su teoría en que sus rayas tienen la utilidad de camuflaje, despistar a sus depredadores leones, hienas, etc., porque no pueden llegar a apreciar la distancia a la que se encuentran, sobre todo al amanecer y al atardecer, momento cuando sus depredadores realizan la caza. Para las cebras las rayas les ayudan a reconocerse entre ellas. Viven en grupos, algunas veces se unen con otros animales como los ñus. Las hembras tienen una gestación que dura 12 meses, suelen dar a luz una sola cría por parto. Sus depredadores son los felinos y el
ser humano, este último las caza para obtener su piel y  su carne, debido a que es utilizada para uso alimenticio.

El impala, pertenecen a la familia de los bóvidosherbívoros se alimentan de arbustos, hiervas, hojas de acacias, frutos. Pueden pesar 80 kg y tienen una longitud de entre 1,3 y 1,8 metros. El macho posee cuernos rectos y anillados, la hembra no tiene, sus depredadores son leones, leopardo, guepardos, hienas y cocodrilos. Estos animales cuando están en peligro emiten señales acústicas, olfativas y visuales. Su gestación tiene una duración de entre
180 y 200 días, y sólo nace una cría por parto.

Al fin vimos a los oryx, el animal emblema del país, es un mamífero de la familia de los bóvidos, son herbívoros y se alimentan de hojas, hiervas, etc., es un antílope de grandes dimensiones pueden tener una longitud de hasta
2 metros más de 0,40 cm de cola, pudiendo pesar hasta 200 kg. Estos tienen una cornamenta de mayor tamaño con una longitud de 1 metro, algo curioso es que las hembras son un poco más grandes, se defienden de los ataques de sus depredadores con sus cuernos. El periodo de gestación suele durar unos 240 días, teniendo una única cría por parto.

Helder, nuestro chofer-guía puso dirección hacia una de las lagunas del parque, ¡qué nos encontraríamos!, no había ningún animal en la zona, permanecimos unos minutos, haber si se dejaba ver alguna especie animal. ¡Pues nada! aburridos de esperar decidimos irnos.

El último animal que vimos esa tarde fue una jirafa, es un mamífero artiodáctilo, perteneciente a la familia giraffidae. Su pelaje es de color amarillo teniendo irregulares manchas de color pardo, en cada jirafa sus manchas las hace diferentes de las otras. La lengua es de color negro siendo de 50 cm de longitud. Tienen cuatro estómagos y su digestión es mucho más lenta que la de otros animales. Llegando a comer en 1 día hasta 65 kg de alimento.
De las jirafas dicen, que la forma más bonita es verlas es cuando están bebiendo agua, porque extienden su extremidades delanteras que son más cortas que su cuello. Nosotros aún no hemos tenido ocasión de verlas beber agua. Al ser tan altas, pueden ver desde larga distancia las llegadas de sus depredadores, son capaces de correr 60 km/h, pero en cortas distancias, debido a que se cansan pronto, no tienen mucha resistencia. La gestación tiene una duración de
14 y 18 meses, siendo una sola cría por parto. Dan a luz de pie, la cría nace con una altura de 1,80 metros.

Tocaba hora de abandonar el parque y regresar al campamento. Llegamos a lodges, nos fuimos hasta la habitación para darnos una ducha, y conectarnos al wifi, a las 19.00 h., fuimos hasta el comedor del campamento para cenar, la comida fue tipo buffet donde había verduras, una gran variedad de diferentes carnes de caza como: impala, cebra, springbok y muy poco pescado, fruta y pasteles.

Terminada la comida, regresamos al bungalow, para descansar, ¡Buenas noches!, esperamos está noche no tener la visita de ningún elefante u otro animal.

Nos despertamos con el sonido del despertador, ¡Qué bien habíamos dormido!, aunque por la zona estuvo alguna que otra gacela saltarina.
La mañana estaba fresca, con una carrera para llegar al comedor y el polar, solucionamos el frío. Los desayunos, en estos días por el continente africano, nos iban a pasar factura, nos íbamos a ir con unos kilos de más, ¡estábamos comiendo demasiado!

Una vez listos, a las 7.00 h. de la mañana, salimos dirección nuevamente al parque Nacional Etosha, pasaríamos el día entero en él. El mejor momento para poder ver a los animales activos, es a primera hora de la mañana y al atardecer.

Nos adentramos en él, ¿Qué nos depararía el día? ¿Qué animales veríamos? Empezamos la mañana bien, viendo a un zorro, es el animal más pequeño de la familia canina. Tiene unos 70 cm de longitud, con la cola hay que sumarle entre 30 y 35 cm. Son omnívoros, nocturnos, activos durante la noche, tienen el olfato muy desarrollado. Su hocico es fino, la cabeza es ancha, orejas grandes y triangulares, el pelaje es abundante, y tiene una cola espesa. Viven en agujeros que él mismo cava en la tierra, a veces utiliza madrigueras de otros animales, acomodándolas a sus necesidades. La gestación tiene una duración de 50 días, dando a luz una camada entre 3 a 8 cachorros. Es un animal muy inteligente y ágil.

Nos acercamos hasta una laguna donde vimos una manada de elefantes, son mamíferos que tienen hasta 4 metros de altura, su peso pude oscilar entre 2.200 y los 6.350 kg. Consumen unos 135 kg de alimento por día. Los elefantes pierden los dientes por desgaste, y son incapaces sin ellos de alimentarse, por lo que mueren, pueden llegan a vivir hasta 70 años. Tiene una piel muy sensible al sol, con su trompa se tiran arena y barro sobre su lomo, para protegerse de quemaduras del sol y de picaduras de insectos. La gestación de estos animales es la más larga registrada en los animales, dura unos 22 meses. Al nacer sus crías pesan unos 90 kg y miden de 1 metro de altura.

Permanecimos un rato observando a está manada, reanudamos el camino y nuestros ojos vieron a una cebra herida, tenía un zarpazo en su pata traseraHelder, nos dijo; que creía que había sido atacada por una hiena, y que próximamente este animal sería atacado nuevamente por algún depredador, acabando con su vida. Es cierto que daba mucha pena verla en la situación en que se encontraba, pero la vida de supervivencia y alimentación en la sabana es así.

A un metros más adelante estaba un ñu tumbado, creíamos que estaba descansando, pero Helder, nos comentó que tenía la enfermedad de la fiebre catarral maligna, que en unas horas o como mucho en un día moriría.

¡Vaya mañana que llevábamos!, no queríamos ver más animales heridos o con enfermedades. Cambiamos el rumbo y llegamos a otro lago donde encontramos a una tímida gacela saltarina o springbok. ¡Recordáis!, fue la primera especie animal que nos dió la bienvenida en el parque Nacional de Etosha, el día anterior.

A lo lejos al otro lado de la carretera venían avestruces, hacia nosotros, bueno, hacia nosotros no, iban en busca de la laguna de agua. La avestruz es un ave siendo la más grande y pesada, no vuela, pero puede llegar alcanzar una velocidad de
90 km/h, en tramos hasta 30 minutos. Sus alas al abrirlas y agitarlas espantan a sus posibles depredadores. Los machos tienen las plumas de color negro en cambio las hembras son de color gris. Su cabeza es pequeña, los ojos son relativamente grandes de 5 cm de diámetro, teniendo una vista increíble, el cuello es largo y sin plumas, este animal pesa unos 180 kg y mide unos 3 metros de altura. La avestruz se alimenta de hierva, fibra, artrópodos, pequeños animales e incluso de restos de carroña, no mastica al carecer de diente, ingiere los alimentos. Permanece en manadas de
5
a 50 individuos, viven entre 30 y 40 años. La incubación de un huevo dura entre 39 a 42 días, se turnan para el cuidado la hembra por el día y por la noche el macho. Un huevo de avestruz puede alcanzar los 25 cm de largo y pesar entre 1 a 2 kg. Los recién nacidos miden entre 25 a 20 cm y pesan 900 gramos. Lo gracioso es cuando quiere pasar desapercibida porque abajo su cabeza hasta el ras del suelo.

Continuamos unos metros conduciendo hasta detenernos, Sergio avisó que había visto por los prismáticos a un león, nos detuvimos. ¡Era cierto!, desde los lejos se podía divisar. No estaba sólo había una leona con él. Como todos sabemos…
el “rey de la selva es el león”, el rey no se había dejado ver por el lugar. Este animal mamífero carnívoro y depredador, es el felino más grande detrás del tigre, pesando hasta 300 kg. Los machos poseen una melena que varía dependiendo del tamaño y color que tenga, siendo el color más claro y de menos pelaje cuanto más joven es el animal, se oscurece y tiene más pelaje cuando el león envejece. La leona no desarrollan melena, su rugido no es tan potente como el que realiza el león. Bueno, vamos a decir algo bueno de ellas son las que cazan, raras veces es ayudada por el león en ocasiones cuando la presa es muy grande. Se alimentan de impalas, cebras, ñus, búfalos, ciervos, gacelas, etc., y pocas veces cazan a hipopótamos, jirafas o elefantes, si lo hacen es porque están heridos o son crías. La gestación de este animal dura unos 110 días, dando a luz entre 1 a 4 crías. Quién no ha escuchado la frase “Está madre defiende a su hijo como una leona” estos animales tienen un comportamiento muy protector con sus crías.
Permanecimos más de 40 minutos, para ver si conseguíamos que cambiaran la postura y se aproximaran más hacia nosotros, el tiempo mereció la pena. Aquí os dejamos las fotografías, eso sí, de la leona, el león pasó de nosotros.

Observamos como se estaban desplazando una manada de ñus, pertenecen a la familia de bóvidos tienen cuernos lisos, afilados, curvados, tanto machos como hembras. Tienen el pelaje gris, su rostro es barbudo, el hocico es ancho. Un adulto llega alcanzar una medida entre 1,10 a 1,5o metros de altura y pesar entre 180 y 250 kg. Son animales migratorios participan cada año en la gran emigración entre mayo y junio desplazándose de las zonas secas hacia el norte de África. Son herbívoros se alimentan de pasto, hierba, etc. Tienen un periodo de gestación de 250-260 días. Sus grandes depredadores son leones, leopardos, hienas y los cocodrilos cuando cruzan ríos.

Hicimos una parada, en una zona habilitada del parque para tomar un refresco y hacer uso del baño, no penséis que era un baño en toda regla, era una caseta hecha de madera y chapa, te adentrabas en ella y había un tubo puesto con un agujero, en pocas palabras una letrina. Permanecimos unos 20 minutos en un recinto cercado, había más 4×4 también realizando la parada.

Retomamos la actividad, pasó al lado nuestra un 4×4 que avisó a nuestro guía Helder, que había a unos metros de nosotros la presencia de un rinoceronte. ¡Qué emoción!, cambiamos el rumbo para ir en busca del animal. El rinoceronte hay 5 especies en el mundo, aunque cada vez quedan menos, por dos motivos, uno es porque aún se sigue cazando por el valor de su cuerno para vender en el mercado negro, aunque está prohibido y cuando se pillan a los cazadores se les imponen grandes multas hasta cárcel, pero desgraciadamente se sigue practicando y porque el ser humano está destruyendo su entorno. Son herbívoros se alimentan al amanecer y al atardecer, bebe diariamente agua, permanece cerca de donde hay agua, no puede pasar más de cinco días sin beber, puede provocarle la muerte. Son de gran tamaño, un adulto puede llegar a pesar
1 tonelada. Es un animal que no tiene depredadores, pero tiene al ser humano, que no sabemos nosotros qué es peor. El promedio de vida es de 60 años. No tiene muy buena visión, llamativo por el cuerno que tiene, dispone de dientes a los lados de la mandíbula, la piel de su cuerpo es gruesa, se la protege del sol y de picaduras de insectos poniéndose barro. La gestación tiene una duración de entre 14 a 18 meses, sus crías al nacer llegan a pesar entre 88 a 140 kg.

Seguimos cruzando el parque, los caminos son algo polvorientos y mucho más cuando pasa un 4×4 y nos adelanta. Tuvimos que detenernos para dar pasó a una manada de ñus, aquí los animales son los que mandan y marcan el ritmo. ¡Son los reyes de la carretera!, ¡Os lo podemos asegurar!

Llegó el momento de hacer una parada para almorzar, ¡No nos habíamos dado cuenta y se nos había ido la mañana!, fuimos hasta una zona habilitada para comer un picnic. Comimos unos trozos de carne de ternera, unas pequeñas ensaimadas saladas, y un huevo envuelto con salchichón y una porción de pastel, de bebida agua y.

Terminamos la comida, continuamos realizando el safari, ¡Mirad! que elefante solitario nos encontramos, Helder, apagó el motor del 4×4, para quedarnos un rato observándolo. Les molesta mucho el ruido de los motores y pueden cabrearse y atacar, es uno de los animales que más ataca a los turistas cuando se realizan safaris fotográficos.
¡No queríamos que nuestro 4×4 acabara con las ruedas patas arriba!

¡Miramos al suelo! y nos encontramos un pájaro el sisón negro aliclaro, es un ave de la familia de los sisones otididae, hay cinco subespecies. Habitan en zonas de matorrales y pastizales abiertos, en países como: Namibia, Sudáfrica, Botswana, Lesoto y Angola.

Tocó ver a la ave más elegante de África el secretario, el sagittarius serpentarius, aunque nosotros la conocíamos del safari que hicimos el año pasado, este año aún no la habíamos visto. Ave de la familia sagittariidae, puede llegar a medir
1,50 metros de longitud, se alimenta de anfibios, reptiles e incluso es capaz de matar a una serpiente. Llamativa por la cresta de largas plumas negras, sus plumas son de color gris en la parte superior, blanca en las inferiores y siendo negras en las plumas de las alas. Es la única ave de rapiña que tienen un par de patas tan largas. Sus puestas las colocan en los árboles poniendo de 2 a 3 huevos, la incubación dura unos 50 días, los huevos son de color blanco azulado. Como podéis ver, no quiso posar para la cámara, no dejó tomarle una instantánea del rostro, nos tuvimos que conformar tomándole una fotografías caminando.

Por el camino que tomamos ahora, llegamos hasta una laguna donde observamos a una manada de elefantes, estaban saciando su sed, más atrás aguardaban las gacelas saltarinasspringbok, esperaban a que los elefantes terminarán para que llegara su turno. Como podéis ver en la sabana hay leyes, cada animal se rige por el grado de poder.

Seguimos en busca de animales y nuevamente vimos más avestruces, oryx junto a gacelas saltarinasspringbok, continuamos y nuevamente llegamos hasta otra laguna aquí estaba ocupada por un grupo de cebras.

A escasos metros vimos a un madoqua de kirk, es un mamífero perteneciente a la especies de artiodáctilo bóvido. Tiene grandes ojos, orejas siempre tiesas, de pelaje marrón, patas delgadas, cola corta, no tiene cuernos posee una cresta de pelo en la frente. Es uno de los antílopes más pequeños que hay, tiene 70 cm de longitud.

Recorrimos unos kilometro y miramos hacia el suelo y nos sorprendió el ardeotis kori, es una especie de ave voladora de plumaje gris, alas pardas, cresta negra y patas de color amarillento. Se alimenta de hierbas e insectos. Pesa más de
18 kg con 130 centímetros de longitud. Incuban de 1 a 2 huevos, el macho no participa en la incubación.

Paramos unos segundos, no por encontrar un animal sino por contemplar ese árbol, no llamó la atención el nido que poseía en una de sus ramas, ¡era enorme! Los tejedores republicanos es una ave que crea nidos coloniales en las ramas de los árboles. Son enormes nidos donde pueden albergar a una gran cantidad de aves.
Tocaba el momento de decir adiós al Parque Nacional Etosha, en el hemos visto león, leona, cebras, jirafas, rinoceronte, impalas, gacelas saltarinas, oryx, elefantes, ñus, avestruces, zorro y diferentes aves.

Volvimos al campamento, para alojarnos, nos duchamos, estábamos llenos de polvo de todo el día, ademas habíamos sudado y olíamos un poco a tigre. Nos acercamos hasta el comedor para cenar, nuevamente buffet con una gran cantidad de carnes de caza. Había cumpleaños de un niño canadiense que cumplía 7 años, todos nos acercamos para cantarle el cumpleaños feliz, los camareros le cantaron diferentes canciones africanas, ¡vamos pasamos un rato genial!

Era el momento de regresar al bungalow, os podemos decir que estábamos agotados, cualquiera diría que habíamos andado un montón, no habíamos hecho desgaste físico, pero la tensión de mirar a los animales conseguir fotografías, grabaciones, etc.

Al día siguiente, una vez desayunados, abandonábamos el bungalow, para salir por carretera a la región de Damaraland, de camino hicimos una parada para visitar a una tribu Himba, quién no recuerda el reality show de “Perdidos en la tribu” del programa de televisión de cuatro, emitido en España en 2009.

Es una tribu de pastores nómadas que llegaron a la zona procedentes de Angola, asentándose en las tierras de Kaokoland, al norte del continente africano hace más de 400 años. Su aislamiento les hizo poder permanecer con sus costumbres ancestrales y estilo de vida. Viven básicamente de la ganadería, del pastoreo de vacas y cabras, siendo este aún para ellos su símbolo de estatus y de identidad. Cada varios meses se ven obligados a moverse en busca de agua y pasto para sus animales.

Al llegar a una de estas aldeas, es cierto que no viven en un poblado en si, porque en cada recinto vive una sola familia o como máximo dos. Eso si, de 30 a 50 miembros e incluso muchos más, la cuenta la perdimos. Pudimos apreciar sus condiciones y forma de vida visitamos el colegio, sus viviendas en el interior, etc. La aldea principal es llamada Onganda, sus viviendas tienen forma circular, edificadas con ramas, paja y una mezcla solida de barro y excrementos de vaca. El jefe siempre es el hombre. Por la mañana los hombre y jóvenes adolescentes varones, están trabajando realizando el pastoreo con las vacas, y no se encuentra en la aldea.

Las mujeres cuidan de los niños, del ganado, cultivan, recolectan, cocinan y confeccionan la poca ropa que utiliza.
Visten con una falda corta, en la espalda llevan un capa de piel de vaca, sus senos los llevan desnudos, algo muy normal entre ellas, eso si, collares, brazaletes y pendientes eso no falta, ¡coquetas son! En las piernas llevan unos aros metálicos, dependiendo de la cantidad que tengan, indica su estado civil; esto quiere decir que si están solteras, casadas o viudas. En su cabeza llevan largas trenzas que caen sobre sus hombros, en lo alto llevan como una especie de peineta hecha con piel de vaca, los cabellos y su piel, cada día la untan con una pintura el “otjize” es una mezcla de arcilla hecha con grasa de vaca y polvos que obtienen de unas piedras. Nos comentaron que les servían como aseo diario, para protegerse de los rayos del sol y de picaduras de insectos. No se duchan diariamente sólo el día de su boda, y los días que llueve las gotas de agua que le caen, como pudimos ver la higiene es muy escasa y los olores que sus cuerpos desprende dejan mucho que desear. Aunque se fabrican su propio perfume, no penséis que es el “Chanel 5”, se perfuman con el humo que crean al quemar las hojas de un árbol.

Los niños de la tribu, a unos pocos a 4 ó 5 les dan la oportunidad de que puedan estudiar en el colegio con niños no pertenecientes a tribus. Algunos de ellos consiguen llegar a estudiar una carrera.

Cuando los niños,  llegan a la pubertad, siempre de género varón, se celebra una fiesta en la que le extraen de cuajo los dos dientes incisivos inferiores, aquí no existe anestesia ¡Pobres niños! creemos que ese dolor lo recordaran toda su vida.

Las niñas cuando desarrollan y tienen su primera menstruación, pueden casarse, no son ellas las que eligen a quien quiere como marido, ni los varones tampoco, es el padre de ellas quien les elige el marido.

Terminada la visita las mujeres y niñas de la tribu colocan unas mantas en el suelo donde exponen un mercado artesanal, intentaran vender gran cantidad de pulseras, collares, brazaletes, pendientes, etc., que ellas mismas fabrican. Los poblados tienen que ser visitados con guía para que pueda hacerte la función de interprete y te permitan el acceso. A la tribu no les deis dinero, llevad productos de primera necesidad, alimentos básicos, material escolar para los niños, etc.

Cuando nosotros lo visitamos había dos matrimonios de ingleses en el lugar, y una chica de la tribu creo mucha amistad con una de las mujeres y le pidió a cambio de una pulsera que le diera el sujetador que llevaba puesto, la inglesa no dudo e hizo el trueque. La chica se lo colocó y volvió al puesto para ver lo que podía vender de bisutería. Aquí os dejamos una fotografía de la chica himba con el sujetador, hay que decir que le quedaba un poco pequeño, pero estaba más contenta.
Yo, Elisabeth, también participe en el trueque con otra chica, les llamó la atención mi barra de labios roja, pues nada se las regale. Lo pasamos genial, nos tomamos algunas fotografías con ellos, eso si había que mostrárselas, les encantaba verse en la pantalla de la cámara, e intercambiamos palabras.
¡Recuerda! no llevar ropa de color blanco o colores claros, los niños se aceraran y la pintura que llevan untada puede macharte tú ropa.

Retomamos de nuevo la carretera hasta llegar al bosque Petrificado, estos árboles crecieron en otras zonas y fueron arrastrados hace millones de años, hasta el lugar, debido a la crecida de un río, eran recubiertos de sedimentos y con el paso del tiempo fueron descubiertos por la erosión. El proceso de fosilización transcurre muy lentamente, petrificando las partes internas de los troncos de los árboles. Estos trozos de troncos están dispersos por el suelo, que se han convertido en piedra, no pienses que permanecen en pie. Tiene una antigüedad de más de 260 millones de años, vimos unos troncos petrificados con una longitud de 34 metros y 6 metros de diámetro. El lugar fue declarado Patrimonio Nacional el 1 de marzo de 1950.

En la zona encontramos la planta welwitschia mirabilis, este vegetal milenario, su floración se produce cada
100 años. Sergio, se encontró en la rama de un árbol un insecto, ese saltamontes.
La entrada al parque tiene un coste 40 dólares namibios por persona (2,47 € aproximadamente).
Abierto todos los días del año.

Terminamos la visita en el lugar, y nos dirigimos hasta al Lodge Twyfelfontein country, donde pasaríamos 1 noche. Hicimos el check in, y fuimos hasta el comedor para almorzar, ofrecen comida tipo buffet, es cierto que no había mucha gran variedad para elegir, la comida no era tan buena como en el anterior Lodge, pero había que pensar que estábamos muy alejados de la civilización, había que disfrutar del lugar.

Por la tarde salimos en un vehículo 4×4, pero no era muy normal, tenía unos cuantos de años, sólo contaba con una palanca marcha a adelante y hacia atrás, el motor tenía un ruido infernal. Pusimos dirección a los bancales secos de los Ríos de Damaraland, para ir a ver el elefante del desierto. No sabíamos si íbamos a tener la oportunidad de verlos. Es una especie de elefante africano, son capaces de sobrevivir en zonas desérticas muy extremas, soportando caminar durante días sin ingerir agua y caminando al día hasta unos 70 km. Llegan momentos en los que se ponen muy agresivos y violentos por la necesidad de beber. Nosotros os podemos decir que es cierto, vimos como llegó una manada a un poblado y les destrozo el corral donde estaban las cabras, los pobres tuvieron que salir corriendo, fue verdaderamente violento. Nuestro vehículo tuvo que buscar una zona segura, porque incluso podíamos ser atacados. Vimos como un hombre del poblado mando a un varón para que avisara al siguiente poblado, de que los elefantes estaban por la zona.

Pasó la manada de elefantes y fuimos a buscar un lugar tranquilo para tomar un refresco y observar el atardecer, esos tan característicos del continente africano, bueno antes tuvimos la oportunidad de ver dos jirafas, a ellas no las esperábamos por la zona, pero nos encantó verlas.

Volvimos al Lodge, teníamos cena, bajamos al comer y terminamos la comida, nuevamente volvimos a la habitación estábamos cansados.
Al día siguiente, desayunamos y acabada la comida, hicimos el check out, abandonábamos el Lodge, íbamos hasta los grabados rupestres de Twyfelfontein, una vez allí nos adentramos en el edificio, por cierto esta hecho con materiales reciclados, hay una pequeña exposición de fauna y flora del lugar, tienda de recuerdos, bar, baños, etc.

Nos acompañó en la visita una guía del parque, iniciamos una caminata a pie para llegar hasta ellos, hay que tener cuidado el suelo es muy irregular, hay muchos agujeros, piedras, etc. La guía nos hizo una pequeña introducción del lugar. El nombre fue puesto por la familia de afrikáner que se asentó en el lugar, antes era llamado Ui-aes “manantial saltarín” por los pastores nómadas khoi-khoi. Entre las rocas de la colina existía un manantial por donde corría agua unas dos o tres veces cada año. El lugar es muy árido, hay una gama de diferentes colores ocres. Subimos por unas pasarelas metálicas con barandilla que ascienden por la ladera rocosa de la colina, donde nos volvieron a dar otra explicación de los grabados rupestres de la zona. Hay más de 2.000 figuras con más de 6000 años, estas tallas y pinturas sobre las rocas fueron hechas por las tribus bosquimanas a lo largo de miles de años. Era la forma de enseñar a los jóvenes de la tribu sus formas de caza y dejarlo como indicación para la siguiente llegada de nómadas. Muchas de ellas se encuentran hoy en día en muy buen estado de conservación, otras no, debido al paso de los años e incluso por actos vandálicos. En estos grabados o petroglifos se pueden ver animales como: rinocerontes, elefantes, jirafas, avestruces, etc. Es donde se encuentra la mayor colección de grabados de piedra o petroglifos de toda África. Actualmente están muy vigilados y hay un programa de restauración. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007.
¡Recuerda! llevar agua o algún refresco, en el lugar hace un calor abrasador. Calzado cerrado apropiado para hacer trekking.
La entrada tiene un coste de 60 dólares namibios por persona (3,71 € aproximadamente) con visita guiada y por el estacionamiento del vehículo hay que pagar una tasa de 20 dólares namibios (1,24 € aproximadamente).

Acabada la visita, salimos por carretera hacia Swakopmund, es una ciudad situada en la costa Atlántica de Namibia. Es la segunda ciudad más importante detrás de Windhoek, así como el puerto más importante del país. Destaca por su arquitectura de estilo colonial alemán. Hay una gran población alemana que regentea casi todos los negocios de la ciudad como: restaurantes, bares, hoteles, hoteles, actividades turísticas, etc. No tiene mucho que visitar, es más bien una zona vacacional para pasar unos días de relax. Habíamos leído que la ciudad no era muy segura y menos para pasear por ella de noche.
Llegamos hasta el hotel Eberwein, alojamiento de 3 estrellas, situado en un edificio histórico de 1909, tiene decoraciones victorianas, ubicado a 15 minutos caminando de Palm Beach. Hicimos el check in, aquí pasaríamos 1 noche. Nos dieron la llave de la habitación y una pequeña llave de la puerta cancela del exterior, para poder entrar y salir de la propiedad. Nos comentó que siempre tenía que estar cerrada la puerta exterior. Son estos los detalles que nos hacen pensar; ¿Es seguro este lugar? o es que aquí se toman demasiadas medidas de seguridad. La dirección es Cnr Sam Nujoma and Otavi Street.

El tiempo  había cambiado por completo, el calor abrasador lo habíamos dejado aún lado, ahora teníamos bruma, humedad y hacía frío, tuvimos que sacar de la maleta una chaqueta. Dejamos el equipaje en la habitación y nos fuimos corriendo a buscar algún restaurante para almorzar eran ya las 15.30 h., y aún no habíamos comido. Era el momento de ir a un restaurante a comer pescado, estábamos ya cansados de comer tanta carne de caza, ¡Nos salía por las orejas!
Almorzamos en el restaurante Ocean Basket Swakopmund, donde probamos una fritura de pescado y marisco, de bebida una botella de agua. Pagamos unos 717,00 dólares namibios (44,19 € aproximadamente) a este precio tuvimos que añadirle un 10% la propina que hay que dejarle al los camareros.
El total la cuenta fue 788,71 dólares namibios (48,14 € aproximadamente).
La dirección es Strand Hotel, Mole, Swakopmund.

Terminada la comida, con mapa en mano nos fuimos a descubrir Swakopmund, visitamos Woermann Tower, este edificio acoge una exposición de cuadros con fotografías antiguas de los edificios más importantes del lugar, algunos paneles con datos históricos y en la planta más alta se obtienen vistas panorámicas de 360º de Swakopmund, además del desierto de Namib. La cristalera de las ventanas se pueden abrir y podrás obtener mejores fotografías. El acceso se hace por un tramo de escaleras algo empinadas, hay una barandilla para sujetarse, cualquier persona con un poco de tranquilidad puede subir.

La entrada nos costó 20 dólares namibios por persona (1,24 € aproximadamente) para niños entre 6-12 años cuesta
10 dólares namibios por cada uno (0,63 € aproximadamente) El ticket se adquiere en la oficina de África, en un local situado en los bajos de dicho edificio. Abierto todos los días del año desde las 7.00 h., hasta el atardecer.

Pensábamos visitar el museo de Swakopmund, pero cuando llegamos hasta él estaba cerrado. Horario de visitas abierto todos los días de 10.00 h. a 17.00 h. Nos acercamos hasta el muelle Swakopmund y disfrutamos observando el mar.

Cenamos en el restaurante The Tug, está considerado como uno de los mejores de la zona, sirven desde pescados, carnes, pastas, etc. Como entrante para cada uno elegimos un plato de salmón ahumado y plato para compartir de ensalada de frutos del mar, de bebida una botella de agua mineral y una coca cola.
Pagamos
unos 406 dólares namibios (25,03 € aproximadamente) a este precio tuvimos que añadirle un 10% la propina que hay que dejarle al los camareros. El total la cuenta fue 446,61 dólares namibios (27,54 € aproximadamente).
Situado en A. Schad Promenade, Molen Road, Jetty Area.
Regresamos caminando hacia el hotel, os podemos decir que es totalmente seguro caminar y pasear por la ciudad, nosotros no nos sentimos ni observados e inseguros en ningún momento.

Nos despertamos con la melodía de Mozart, nuestros vecinos lo tenían como tono del despertador. Nos nos podíamos quedar dormidos y decidimos levantarnos, conectarnos a internet y hacer algunos trabajos con el ordenador.
¡Hasta nos vino bien! Bajamos a desayunar e hicimos el check out, Helder nos llevó hasta la bahía de Walvis, hay que estar 30 minutos antes del embarque, subimos al catamaran a las 9.00 h., de la mañana. Hay diferentes compañías que cada día realizan esta travesía, nosotros lo hicimos con la compañía Catamaran Charters, escogimos el tour de Dolphins y Seal Cruise.

Una vez acomodados en la embarcación nos ofrecieron una taza de café o té caliente ¡Nos vino genial!, hacia bastante viento y un frío que pelaba. Comenzó la navegación y los pelicanos, leones marinos, no dejan de venir a la embarcación en busca de alimento, ¡claro! la tripulación les daban pescado fresco, ¡los animales no son tontos!

Nos acercamos hasta el Pelican Point, con su faro de la señal, donde vimos una gran colonial de focas marinas tomando el sol, bañándose en las aguas etc. Vimos aves marinas, colonia de leones marinos, la gaviotakelp y la de Hartlaub, pelicanos, el cabo Cormorán, pasamos por donde había buques y plataformas petrolíferas, etc. Hasta se nos coló en nuestra fotografía un león marino.

¡Tocaba hora de comer! mientras regresábamos hasta el embarcadero, nos sirvieron unos aperitivos salados, ostras, pescados fritos, refrescos, agua mineral, vino de Sudáfrica, y de postres unos platos con pasteles.

El ticket para adulto tiene un coste de 720 dólares namibios por cada uno (44,38 € aproximadamente) para niños entre
6-12 años cuesta 400 dólares namibios por persona (24,66 € aprox.) Si tienes algún problema y necesitas ayuda física,
o alguna intolerancia o alergia de algún alimento. Debes comunicarlo al hacer la reserva.
La actividad tiene una duración de 3,5 horas, salida a las 9.00 h., y regreso a las 12.15 h. Es recomendable llevar una chaqueta, porque cambia mucho la temperatura, no olvides llevar protector solar, un calzado cerrado y que no resbale, porque en la cubierta del catamaran siempre hay agua. Para más información os dejamos la página web:namibianchantour.com
La dirección es Atlantic Street, Unit A Walvis Bay Waterfront.

Abandonábamos la zona para tomar la carretera y dirigirnos al desierto de Namib, por el camino paramos en la línea imaginaria del Trópico de Capricornio, bajamos e hicimos la típica fotografía, volvimos a subir al vehículo, continuando el trayecto.

Volvimos a bajar, está vez el vehículo necesitaba gasolina, nos acercamos hasta el Solitario, un lugar en medio de la nada, donde hay una gasolinera, una tienda, bar, un correo postal y para de contar. El lugar está decorado con coches abandonados.

Ya no hubo más paradas, íbamos observando los diferentes paisajes que nos ofrecía la carretera, nos volvimos a encontrar con una manada do oryx ¿Recordáis a este animal? es el símbolo del país. Continuamos hasta llegar al aérea de Sossusvlei donde nos alojaríamos. ¡Al fin! llegamos a Namib Desert Lodge, donde pasaríamos 2 noches. Hicimos el check in, dejamos todo en la habitación y nos fuimos hasta el comedor para cenar.

Tocaba el momento de irnos hasta la habitación, para descansar, porque a la mañana siguiente teníamos un gran madrugón.
Sonó el despertador a las 5.00 h., de la madrugada, nos arreglamos, pasamos por recepción para coger el picnic que nos habían preparado para el desayuno. A las 5.30 h., subimos en el 4×4. El camino era sin asfalto los coches pasaban a toda velocidad. El ruido es incesante hasta llegar a las dunas de Sossusvlei. Por el camino vimos springbok, oryx, avestruces, etc.

Bajamos en un tramo donde vimos los misteriosos círculos de las hadas, sobre esto hay muchas hipótesis, algunos dicen que fueron las marcas dejadas por las naves de extraterrestres, un dragón que ha hecho fuego, los cazadores himba creen que son los dioses de la naturaleza. La hipótesis más lógicas dicen que es una adaptación de las plantas para obtener agua, por una acción tóxica de la planta, o debido a la acción de las termitas en estos círculos, en fin aún siguen los científicos estudiando estos fenómenos. Pueden llegar a tener 15 metros de diámetro, son grandes claros entre la vegetación. Estos círculo también se han hallado en Australia, Europa y diferente países de África.

También tomamos las primeras fotografías de dunas, ¡Qué emoción! el lugar nos ofrecía un paisaje increíble pero os podemos decir que hacía un frío horroroso, íbamos con el polar abrochado y pegando tiritones.

Continuamos, pasamos por las duna 45, decidimos pasar de largo y dedicarle el tiempo a la vuelta. Había demasiada gente en el lugar para nuestro gustó. Seguimos el camino, el día nos estaba cambiando por completo, comenzó una terrible tormenta de arena, era imposible bajarse del vehículo, el viento no nos dejaba mantenernos en pie, la arena nos entraba por los oídos, ojos, y nariz. Helder se bajó  y comprobó que habían cerrado el acceso a Dead Vlei, se traduce como lago muerto, situado en la reserva del parque Namib Naukluft, rodeado de dunas muy altas, en este lugar existió un lago, hace millones de años se produjo una lluvia torrencial y creció vegetación, más tarde con el paso del tiempo el clima cambió y el lugar se volvió extremadamente seco. Los árboles (acacias milenarias) por la falta de agua han muerto, al no haber humedad no se pueden descomponer y pasaron a ser petrificados, pocas veces se producen lluvias en él.
Nos quedamos sin ver las acacias milenarias con sus troncos negros, el suelo blanco de fondo rodeado de dunas de color rojizo y el azul intenso del cielo.
¡Ese paisaje que tantas veces hemos soñado con visitar!, se nos desvanecía la visita, tantos kilómetros hechos para llegar a la zona ¡Mirad con lo que nos encontramos! En fin la madre naturaleza es muy caprichosa.
El desierto de Namibia es el desierto más antiguo del planeta.

Decidimos volver al vehículo e irnos hasta la duna 45, su nombre es porque se sitúa a 45 km del cañón Sesriem, cuando llegamos no había nadie, decidimos hacer la subida. Más tarde se llenó de gente que le ocurrió como a nosotros no pudieron acceder a Dead Vlei.
¡Una auténtica locura! nos vimos obligados a dejar las cámaras de fotografías en el 4×4. Ya nos la habíamos jugado con la fotografía que tomamos desde abajo de la duna 45, no queríamos quedarnos sin cámaras. Tomamos fotos y grabaciones con la gopro. El calor, el viento, la arena que nos golpeaba la cara y el cuerpo, nos entraba por la nariz, los oídos, los ojos, y también se colaba en las botas era muy incomodó, a esto había que añadirle como veíamos la caída de la arena por el costado de la cresta de la duna tras nuestros pasos, pero, ¡logramos mantenernos en pie! Os podemos decir que mereció la pena subir a la duna, desde allí pudimos ver lo enorme que es ese desierto. Las dunas van cambiado de tono de color según las horas del día desde colores amarillos, naranjas hasta rojos. No recomendados la subida a personas con movilidad reducida, con vértigo, etc.

Mientras poníamos dirección al cañón Sesriem, decidimos tomarnos el desayuno que nos habían preparado el Lodge. El cañón Sesriem es una grieta en la tierra hecha por el río Tsauchab a lo largo de millones de años, con casi 1 km de longitud y 30 metros de profundidad. Bajamos por una pendiente algo resbaladiza y peligrosa, llegando al suelo de dicho cañón, trazado como un laberinto, es un lugar solitario poco transitado no hay vigilancia en el lugar. Allí permanecimos un buen rato haciendo fotografías, grabaciones y un poco el loco.

La entrada al parque Nacional Namib Naukluft, tiene un precio de adulto extranjero por 1 día es de
80 dólares namibios por persona (4,94 € aproximadamente) el parking del vehículo es de 10 dólares namibios
(0,63 € aproximadamente) A los nacionales la entrada y el parking le cuesta menos.

Almorzamos en el hotel Sossusvlei Lodge, aquí no nos hospedábamos, nos dieron la comida, que fue tipo buffet, sólo pagamos la bebida una botella de agua mineral 23 dólares namibios (1,43 € aproximadamente).

Regresamos al Namib Desert Lodge, para descansar, esta vez nos saltamos la cena, estábamos con la comida en la boca. Al día siguiente, desayunamos y abandonábamos el lugar, con un mal sabor de boca nos íbamos sin haber visto
Dead Vlei, pero en fin, ¡Qué íbamos hacer! Cogimos la carretera para ir hacia el desierto de Kalahari nuestro último punto de visita en este viaje por Namibia.
El desierto de Kalahari, es una sábana semi árida que tiene un área de 500 km del norte al sur, donde hay manadas de antílopes, ñus, gacelas, jirafas, avestruces, suricatos, etc., llegamos Lodge el Suricate Kalahari tented camp, donde pasaríamos 2 noches ¡Ojo! en las estancia no aceptan pagos con tarjeta de crédito, y moneda que no sea de Namibia.
Hicimos el check in, y nos fuimos almorzar, donde nos sirvieron un plato de carne de impala acompañado de verduras.

Por la tarde, salimos en un 4×4 para realizar un “drive game”(juego de conductor), nada más salir vimos los primeros suricatos también llamados suricate. Es una especie de mamífero perteneciente a la familia de los mangosta, suelen habitar en los países de África como: Angola, Mozambique, Sudáfrica y Zimbabwe. Es un pequeño animal considerado muy simpático y amigable, su pelaje es de color beige con rayas de color negro, tiene una longitud entre 25-35 cm, sin contar la cola, poseen 36 dientes, su dieta es carnívora comiendo serpientes, cualquier pequeño mamífero, aves, grillos, milpiés, huevos e hierba. Los depredadores que tienen son aves como: los halcones, águilas y de mamíferos los chacales. El promedio de vida que tienen es de 12 a 14 años. Los grupos están formados entre 10 hasta 30 miembros.

El siguiente animal que vimos fue el zorro orejudo u otoción, este carnívoro tiene 60 cm de longitud, unos 30 metros de altura y llega alcanzar los 5 kg de peso. Su característica principal son sus grandes orejas y largas patas, el color de su pelaje es pardo grisáceo en sus extremos de cola, patas, parte inferior de orejas y rostro es de color negro, siendo su pelaje corto a excepción de su cola. Habita en sabanas, estepas y semi desiertos. Viven en madrigueras que ellos construyen o incluso en madrigueras que otros animales han dejado abandonadas, debajo de arbustos, etc. Se alimentan de pequeños animales como invertebrados, debido a que no tienen mucha fuerza para realizar caza mayor. La esperanza de vida que tienen es de unos 14 años. La gestación tiene una duración de 2 meses, dando a luz entre 4 a 5 crías.

Nos encontramos en una rama de un árbol un búho africanus, es una ave de mediano tamaño, perteneciente a la familia strigidae. Son depredadores nocturnos, se alimentan de pequeñas aves y mamíferos, insectos y reptiles. Por el día se ocultan en las ramas de los árboles, formaciones rocosas, etc. Tiene unos 45 cm de medida y un peso entre
480 y 850 gramos. Su pluma es de color ocre pálido y sus ojos son amarillos. Anidan cada año, las hembras incuban de 2 ahuevos. Su esperanza de vida es de 10 años.

Fuimos a visitar a una leona, esta parte del safari tanto a Sergio, como a, no nos gustó para nada, está encerrada en un campo electrificado de 1.000 hectáreas. Vive solitaria, hace unos años viva con un león, pero hace unos años él murió. Este animal es bastante mayor, no caza le suministran la comida que necesita al día. Estuvimos unos minutos por la zona hasta localizarla, le tomamos unas fotografías y salimos del lugar.

Por el camino vimos unas jirafas y unos oryx, hasta llegar a una zona donde nos ofrecieron un aperitivo unos, snackrefrescos. Mientras tanto nosotros no perdimos la oportunidad para tomarnos unas fotografías y disfrutar del lugar. Por último como broche final pudimos contemplar un atardecer africano. Habíamos pasado una tarde genial, llegó el momento de regresar al Lodge, para darnos una ducha y cenar.

Al día siguiente nos levantamos, hacía un frío horrible, el agua del grifo salía congelada, nuevamente con el polar puesto fuimos a desayunar, terminamos la comida, volvimos a salir de safari ¡Sorpresa! el 4×4 estaba pinchado la rueda trasera, el chofer tuvo que cambiarla, una vez solucionado el problema, salimos, ese sería nuestro último safari por Namibia. Los primeros animales que se dejaron ver fueron una manada de ñus, unos pocos metros más adelante vimos un avestruz que iba a toda velocidad, unos metros más delante nos encontramos unos huevos de avestruz abandonados, pensamos que eran de avestruz, por el tamaño que tenían.

Al fin pudimos contemplar el gran kúdu, lo vimos camuflado entre los matorrales. Es un enorme antílope africano, este mamífero pertenece a la subfamilia bovina, habita en la sábana del sur y este de África. Este animal está en peligro de extinción debido a la caza deportiva por sus cuernos. Tiene una cornamenta enrevesada, sólo la poseen los machos, la altura que puede alcanzar es entre 135 y 150 cm. Puede pesar hasta 300kg, se alimenta de hierbas frescas, tubérculos,  y brotes. Sus depredadores son los leones, leopardos y licaones. Pudiendo saltar hasta 2 metros. El macho suele ser solitario. El pelaje es de color beige, en el lomo tiene unas rayas blancas y en sus costados cuenta con unas manchas blancas en cara y patas. Los machos viven en solitario sólo se unen a los grupos en los meses de reproducción de diciembre a febrero.

A uno metro de él había una hembra kúdu, son muy parecidas a los machos pero no posen cornamenta, su tamaño y peso es algo más inferior, tienen un periodo de gestación de 240 días, dando a luz una sola cría. Ellas suelen vivir en grupos de una docena de miembros.

Aparecieron los simpáticos suricatos, los que el día de antes habíamos visto en el primer safari, un grupo de oryx, más tarde otros oryx que iba a gran velocidad, el antílope pequeño dik dik, etc. En fin fue una buena mañana de animalitos.

Regresamos al campamento para el almuerzo, esta vez nos tenían preparado una lasaña de carne de impalas, acompañado de verduras y judías. Nos tomamos un café y disfrutamos del lugar.

Por la tarde salimos a visitar una aldea de bosquimanos, es una etnia que tiene una forma de vida nómadaviven de la caza, y recolección de plantas. Hablan una de las lenguas joisanas características porque incorporan sonidos de chiqueos y chasquidos. El jefe de la tribu es el mayor poder de la aldea. Aprendimos la forma de vida que desarrollan, nos mostraron su forma de caza, etc.

Terminamos la visita y volvimos al Lodge, disfrutamos de la última cena en el lugar, y pudimos contemplar un cielo lleno de estrellas con una luna llena. ¡Era hora de ir a la cama! Buenas noches.

Sonó el despertador, nos levantamos a las 6.00 h., de la mañana, desayunamos recogimos el equipaje, y subimos al 4×4 para dirigirnos hasta la ciudad de Windhoek, directamente hasta el aeropuerto Internacional de Hosea Kutako, donde cogimos un avión con la compañía aérea Air Namibia, con destino a Ciudad del Cabo, nuestro siguiente país en esta aventura. Nos dirigimos hasta los mostradores de la compañía para facturar el equipaje, pasamos el control de seguridad y más tarde el de adunas, nuevamente tuvimos que rellenar el formulario de emigración que habíamos rellenado a nuestra llegada al país, y a esperar al embarque, el vuelo se retraso 1 h., por problemas técnicos. Abordo ofrecieron comida, refrescos. El vuelo tuvo una duración de 2 h.

En el próximo post os contaremos nuestro paso por el país de Sudáfrica, en Ciudad del Cabo.

 

 

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.

 



'Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Namibia.' tiene 4 comentarios

  1. Mayo 4, 2018 @ 10:54 pm Marta Pinhao

    ¡Naturaleza maravillosa, que viaje hermoso chicos! Gracias. Abrazote.

    Responder

  2. Mayo 6, 2018 @ 1:23 pm haroldo lingua

    sera mi procimo viaje ,grasias por las informacion ,el año pasado ise la buelta al mundo ,despues de 70 paises me queda ver esa parte del mundo todabia ,,

    Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.