Parque Nacional Maasai Mara-Andorreando por el Mundo

Qué ver en Masái Mara, Kenia.

Qué visitar, ver y hacer en un safari por Kenia, África: los distintos parques de Kenia: el Parque Nacional del Lago Naivasha y la Reserva Nacional Masái Mara. Os vamos a dar toda la información necesaria para visitar a una tribu Masái y mostrar todos los animales que pudimos llegar a ver en la etapa final del safari por Kenia. ¿Quieres acompañarnos? Quédate un rato con nosotros y te lo contamos todo.

Kenia, es un país situado en África Oriental, con una superficie de
580367 km². Su capital es la ciudad de Nairobi. El turismo es su principal fuente de ingresos, ya que Kenia es el mejor destino de África para hacer safaris.

Nuestro cuaderno de bitácoras:

Hoy tocaba madrugar para dirigirnos a vía Narok, hacia la Reserva Nacional Masái Mara, pero antes decidimos desplazarnos para visitar el Parque Nacional Lago Naivasha. Fue nombrado por los propios keniatas en el año 1999 Patrimonio de la Humanidad. Es un lago de agua dulce, localizado en la región del valle del Gran Rift. Tiene una superficie de
139 km² con una longitud de 16 km y una anchura máxima de 13 km, se encuentra rodeado por un pantano, acoge una gran cantidad de animales. La entrada nos costó 30 dólares americanos por persona (26,92 € aprox.)

Nos subimos en una lancha de motor con un guía, con quien pudimos navegar por el Lago Naivasha durante 1 h. Lo que nuestros ojos pudieron ver primero fue una manada de hipopótamos. ¡Guay!, estuvimos muy cerca de ellos. Pudimos contemplar como respiraban, abrían la boca, nos miraban con esos ojos tan saltones que tienen, era increíble. No éramos conscientes del peligro, ¡vamos!, un movimiento brusco de la barca y éramos comida para los hipopótamos, aunque son herbívoros pueden atacar por sentirse acorralados, estos mamíferos pueden pasar hasta
16 h. sumergidos en lagos y ríos. Esto se debe a la piel tan débil que tienen, es la manera más cómoda de protegerse del sol. Al atardecer suelen salir del agua en busca de pasto. Se dice que pueden caminar hasta 10 km y consumir 35 kilos de hierba. Estos animales pueden llegar a pesar entre 2.000 y 3.600 kg. Su promedio de vida suele pasar de 40 años.

Vimos como algunos pescadores echaban sus redes para pescar peces. Intercambiamos algunas palabras con ellos, vamos, nos querían vender la pesca que había capturado uno de ellos. Contemplamos una gran variedad de aves, se dice que hay 400 especies. Nosotros pudimos ver la cigüeña marabú, patos, ibis, garzas, tejedores, etc.

Abandonamos por unos minutos la lancha para adentrarnos en el bosque de acacias, donde vimos búfalos, jirafas, cebras y antílopes acuáticos.

Fue maravilloso. Volvimos a la lancha para regresar a la entrada del parque. Terminamos la visita y ya sí poníamos rumbo hacia la Reserva Nacional Masái Mara.

Tuvimos un largo trayecto por carretera de 5 h. y 46 minutos hasta llegar al parque. Por la ventanilla del 4×4 pudimos ir observando y sacando fotografías de diferentes poblados, su gente caminando por las calles, mercados locales, mujeres lavando ropa, etc. Hasta nos dimos una cabezadita de sueño.

Una vez llegados a la puerta de la Reserva Nacional Masái Mara, Gatia, nuestro guía chofer, se bajó para sacar los permisos de entrada al recinto. Teníamos dos días para visitarlo, había que exprimirlo al máximo. Aquí empezaba nuestro auténtico safari. Habíamos oído decir que era el parque nacional donde más variedad de especies animales se puede contemplar en Kenia. Vamos, que lo llaman el “Corte Inglés” de los animales. Cada año en los meses de verano tiene lugar la gran migración, donde los animales luchan por la supervivencia.

Por la tarde comenzamos un safari por la sabana. El primer animal que nos dio la bienvenida al parque fueron las Gacelas Thomson, son mamíferos pertenecientes a la familia de los antílopes, herbívoros, suelen vivir en manadas. Pesan entre 12 y 75 kg. Son muy vistosos, elegantes y muy ágiles, es el segundo animal más veloz detrás del guepardo.

Lo siguiente que contemplamos fue una manada de elefantes, en ella iban crías. Cámara en mano, grabación de gorpo, hasta incluso hubo tiempo para hacer un selfie móvil, je je. El elefante es el mamífero más grande del mundo al nacer, ya que suele llegar a pesar 130 kg y cuando son adultos hasta 10000 kg. Su alimentación se basa en hierba, plantas y corteza de árbol. Pueden llegar a consumir hasta 250 kg en un día. Algo curioso: es el animal con la gestación más larga de todos, 23 meses. Es muy llamativo por poseer unas orejas tan grandes, trompa y colmillos. Tienen una esperanza de vida entre 60 y 75 años.

Continuamos para seguir buscado animales mientras íbamos contemplando el magnífico paisaje que ofrece el parque.

Los siguientes que nos encontramos fueron jirafas, son animales mamíferos pertenecientes a la familia jiráfidos. Es el animal terrestre más alto, esto hace que no pasen desapercibidos. Al ser tan grandes su movimiento es muy lento, suelen ser depredados por leopardos, leones y cazadores furtivos. Su pelaje es de color amarillo con manchas grandes e irregulares de color pardo oscuro o claro. La parte inferior de las patas y del vientre es blanco. Los machos pueden llegar a pesar entre 750 y 1600 kg, las hembras pesan unos 100 kg, menos que ellos.

¿Qué os ha parecido la tarde? A nosotros genial, hemos visto una gran cantidad de animales, regresamos al campamento muy contentos. Por la noche no dejábamos de hablar de los animales que habíamos visto durante el día. Bueno, tocaba el momento de echarle el cierre a la tienda de campaña y a dormir.

De nuevo madrugábamos, continuábamos el safari por la Reserva Nacional Masái Mara. Salimos al amanecer, es el mejor momento para observar animales, y fotografiarlos, se dice que es cuando más activos están. Nos montamos en el 4×4, levantamos el techo del vehículo y no llevábamos ni 2 minutos montados cuando avisan a Gatia por emisora de que hay una familia de leones, eran cuatro. Pues fuimos en busca de los leones. Cuando llegamos había dos todoterrenos en la zona, los leones se encontraban un poco alejados y no podíamos acercarnos mucho más, esta fue la fotografía que pudimos sacar, el zoom de la cámara no daba más. Esperamos durante 30 minutos a ver si se movían, pero nada, ellos seguían en el lugar y cada vez había más concentración de 4×4. Decidimos ir a explorar a otro lugar. Los leones son unos mamíferos carnívoros y depredadores, pueden llegar a pesar hasta 300 kilos, son llamativos por poseer una melena, esta varía según el tamaño y el color que tiene. Es muestra de identificación, cuanto mayor sea y el color más oscuro, se dice que el animal es más viejo. Normalmente suelen cazar a las leonas, acompañados de los leones. Sus principales presas son los búfalos, ñus, jabalíes, ciervos, cebras, impalas y gacelas.

Estábamos de suerte, Sergio, divisó por los prismáticos dos leones que estaban camuflados entre las hierbas. Gatia puso dirección al lugar. Era increíble poder observar a estos animales tan salvajes y el todoterreno tan cerca de ellos. Solo se escuchaba la respiración de los leones, no hablamos ni una palabra, había un total silencio que a veces era interrumpido por el disparador de la cámara. Ellos sabían que estábamos ahí, pero seguían a su bola, era mejor verlos tranquilos que no enfadados.

La mañana prometía, ¿cuál sería el siguiente animal que veríamos?
El avestruz es un ave perteneciente a la familia struthionidae, su talla puede llegar a los 3 metros de altura y pesar hasta 180 kg. Es la más grande y pesada de las aves, no vuela, corre. Es un animal herbívoro, capaz de ingerir artrópodos y pequeños animales. El huevo de avestruz puede llegar a pesar entre 1 y 2 kg. ¡Imaginaros!, cuantas tortillas pueden hacerse con un huevo. ¿Cuál es la diferencia entre un avestruz macho y una hembra? El macho tiene las plumas de color negro y los bordes de las alas y cola blancas. La hembra posee las plumas de color gris con menos cantidad de plumas blancas en las alas.

Seguimos el camino, hasta parar para contemplar el antílope acuático. Viene de la familia de bovidae, viven en pequeñas manadas cerca del agua de los ríos y lagos, son buenos nadadores, aunque también habitan en bosques, cañaverales y entre las hierbas. El pelaje que poseen es grisáceo, rojizo. El pelo en el cuello y la garganta es más largo, sus orejas son redondas, cortas, blancas en su interior y sus puntas negras. Los machos son los únicos que poseen cuernos largos, grandes y curvados.

Hicimos una parada en el safari para almorzar, se nos había pasado la mañana muy rápido con tanto animal. De este viaje íbamos a salir unos auténticos biólogos, je je…

Retomábamos el safari y nada más continuar pudimos observar a esta tortuga a un lado del camino, pobrecita, nadie se paraba para sacarle fotografías, pasaba desapercibida. Bueno, nosotros la contemplamos unos segundos.

Continuábamos el safari, llevábamos un rato y no veíamos nada. Gatia, nos miraba a la cara y se reía. Nos dijo: ¿Pero qué pasa con mis paparachis? “Os veo tranquilos, andorreros”. Cambió de dirección, nos llevó hasta un charco donde pudimos admirar una gran cantidad de hipopótamos sumergidos en el agua, tomamos unas fotografías e incluso nos permitió bajar del vehículo.

Retomamos el camino, íbamos contemplando un paisaje con algo más de vegetación, diferente al de la mañana, pero no por mucho tiempo.

Estuvimos andando caminos por el parque hasta encontrar un león solitario, estaba camuflado entre la hierba. Se le veían restos de sangre por su boca y nariz, y poseía unas cuantas moscas. Seguro que había participado en una caza hacía unas horas, aunque en la fotografía no se puede apreciar tanto como nosotros pudimos ver.

Tuvimos la oportunidad de ver a un serval africano. Es un mamífero carnívoro nocturno, suele cazar por las noches. Pertenece a la familia de los felinos. Su pelaje es amarillo con marcas negras, su estructura es cabeza pequeña con orejas y cuerpo grande, pero su cola no es muy larga.

Regresamos al campamento para descansar, fue un día lleno de aventuras, donde tuvimos la oportunidad de ver una gran variedad de animales. Ahora sí tocaba una ducha, cena y a la tienda de campaña.

Hoy de nuevo salíamos al amanecer para continuar el safari. Nos montamos en el 4×4 rumbo a la búsqueda de animales. ¿Qué nos depararía el día? ¿Veríamos en nuestra última expedición por Kenia guepardos, o solo, nos quedaría la opción de verlos en Tanzania? El día estaba algo frío, tuvimos que coger una chaqueta, los animales no nos daban la bienvenida, vimos algunas gacelas, búfalos, nada más. Mirábamos a ambos lados y nada, hicimos kilómetros y aún nada. De repente pudimos ver una leona tumbada sobre la hierba con sus cachorros. Tomamos fotografías, grabamos y permanecimos un buen rato en la zona observándolos.

Retomamos la ruta, a ver qué era lo siguiente que nos tocaba ver. Fuimos por diferentes caminos, pero las horas pasaban y no veíamos guepardos, también llamados chitas. Pero ahora sí, al lado derecho tuvimos la oportunidad de ver a uno de ellos. Nos quedamos fascinados, el animalito se hizo de rogar. Este animal viene de la familia de los félidos y es el mamífero más rápido del mundo. Su pelaje es de fondo amarillo con manchas oscuras. Su cabeza es pequeña, redonda y tiene unas líneas oscuras trazadas desde los ojos hasta la boca, este es el rasgo más marcado que lo diferencia del leopardo.

Abandonábamos Masái Mara con los deberes hechos, habíamos visto leones, guepardos, elefantes, jirafas, avestruces, antílopes de agua, gacelas, hipopótamos, etc.

Normas y reglas a seguir durante la visita en Masái Mara: Cualquier cosa que hagas dentro de la reserva, siempre está bajo tu propia responsabilidad. No se pueden comenzar los safaris antes de las 6:00 h. de la mañana y se debe abandonar antes de las 18:30 h. eso sí, está permitido conducir dentro de Masai Mara hasta las 18:45 h. si el alojamiento está dentro del parque. Solo usar las salidas y entradas oficiales del parque. Hay que llevar en todo momento los tickets de acceso al parque, ya que pueden ser pedidos en cualquier momento por los rangers que controlan el parque. La velocidad máxima dentro del parque es de 50 km/h. No se puede conducir fuera de las pistas habilitadas para ello, ¡Recuerda!, está penalizado. ¡Ojo!, queda totalmente prohibido estar sentado encima del vehículo durante el safari. Hay que permanecer en el vehículo en todo momento, excepto en áreas habilitadas para hacer picnic o pasear. ¡Recuerda!, son animales salvajes y son impredecibles. En ningún momento se puede alimentar a los animales. Cuando hay más de cinco vehículos esperando a ver los animales de cerca, solo se puede permanecer en el lugar durante 10 minutos, y los vehículos que se encuentren esperando tienen que estar situado a 100 metros de distancia. No arrojar basura al parque. No se puede tomar fotografía de la gente local sin antes haber pedido su consentimiento, puede molestarle y ocasionarte problemas.

¿Qué es Mara Triangle? Masai Mara no se encuentra administrado por el servicio de parque de Kenia, (KWS, Kenya Wildlife Service) el cual administra la gran mayoría de parques nacionales del país, sino por las autoridades locales, por el gobierno del condado de Narok, donde se localiza la reserva, pero este no controla toda la reserva, sino solo hasta el río Mara, una extensión de dos tercios de todo el parque, el otro tercio es Trans Mara (Mara Triangle) al oeste del río, gestionada por Mara Conservancy. ¡Recuerda!, las tarifas de entrada a la reserva se pagan a una u otra autoridad local, esto dependerá del punto de acceso, ¡Ojo!, se debe abandonar el lugar por el mismo sector utilizado para la entrada. Solo se comunica ambos sectores por el puente sobre Mara, junto a la frontera tanzana.

Almorzamos y por la tarde nos fuimos a visitar una Tribu Masái. Llegamos a la aldea y nos recibió el jefe, acompañado de su hijo mayor. Él no hablaba nada de inglés y lo llevaba de intérprete y traductor. Para poder acceder a la aldea es obligatorio pagar 20 dólares americanos por persona (17,95 € aproximadamente) si no se enfadan y no te dejan tomar fotografías.

Nos enseñaron sus casas, la forma de construir, pudimos acceder al interior de una de ellas, nos enseñaron a hacer fuego, os podemos asegurar que no es una tarea nada fácil.

Estuvimos un rato con los niños de la aldea, le llevamos material escolar, chucherías. No os podéis hacer una idea la ilusión que les hicieron, nos abrazaban, daban besos, como si nos conocieran de toda la vida. Es cierto que el corazón se nos encogía de verlos con las ropas rotas, sin calzado, con esas caritas de inocencia.

Era hora de regresar al campamento, al día siguiente nos esperaba un día muy largo, teníamos que cruzar la frontera en coche. Bueno, chicos, en el próximo post continuaremos con nuestro safari por África, pero ya en Tanzania y os contaremos las anécdotas que nos surgieron cruzando la frontera de Kenia a Tanzania.
Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Qué ver en Masái Mara, Kenia.' tiene 4 comentarios

  1. agosto 3, 2016 @ 8:34 pm David

    Impresionantes imágenes y una gran publicación. Ha tenido que ser una experiencia impresionante. ¡Saludos amigos!

    Responder

    • agosto 3, 2016 @ 8:54 pm andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias David.
      Sí que ha sido una experiencia única jejee…
      No nos gusta repetir viajes, pero nos a impresionado tanto que un safari por África es algo que no descartamos volver a realizar.
      Saludos amigo ??

      Responder

  2. agosto 3, 2016 @ 9:30 pm Ignacio

    Buenísimo Safari, bellas imágenes y especialmente ilustrado, enhorabuena pareja por ese gran viaje.
    Cuando descanséis os invito a visitar nuestras ofertas felicesvacaciones.es
    Un cordial saludo.

    Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.