Cueva Pindaya-Andorreando por el Mundo

Viaje a Myanmar – Heho – Pindaya – Lago Inle – Andorreando

Viaje a Myanmar la antigua Birmania.

Qué visitar, ver y hacer en Heho, Pindaya, Lago Inle.
Esta es la tercera y última etapa de nuestra aventura por Myanmar, la antigua Birmania. Aquí os contamos las excursiones y actividades que debes realizar, sí vas a viajar a Myanmar.

Madrugábamos para abandonar la ciudad de Mandalay y dirigirnos hacia el aeropuerto Internacional de Mandalay donde tomamos el vuelo operado por la compañía aérea Flying Beyond, con destino a Heho. El vuelo tuvo una duración de 40 minutos, nada, en un abrir y cerrar de ojos estábamos en Heho. Una vez que aterrizamos nos dirigimos a recoger el equipaje y tomamos la carretera que nos llevaría hasta Pindaya. Bueno, hicimos una parada en el camino para visitar el mercado local de Heho. ¡Nos encanta visitar estos mercados! encontramos a los birmanos haciendo sus compras, donde apenas te encuentras turistas y donde puedes obtener unas magníficas fotos de la gente del lugar. Los birmanos son una población muy amable, serviciales y atentos. Pudimos saborear una gran cantidad de frutas que ni siquiera conocíamos. Compramos alguna que otra, para luego comérnosla en la cena. También pudimos ver los vestidos tradicionales de las diferentes etnias que bajan al mercado a vender sus productos.

Le tomamos esta fotografía a una chica que vendía cebolletas, la joven era muy alegre. Creo que no os hemos hablado antes de los polvos que las mujereschicas y niños pequeños llevan sobre sus pómulos. Es una forma de protegerse la cara del sol. La belleza en este país se mide por la blancura de la piel. Y los europeos deseando de broncearnos, somos increíbles.

Continuamos unos pocos metros hasta encontrarnos un mercado de animales donde vendían bueyes y vacas. No dudamos en bajar a tomar unas fotografías y observar cómo los ganaderos intentaban vender su ganado.

Volvimos a tomar el vehículo, hicimos unos cuantos kilómetros por una carretera poco ancha, con baches y mal asfaltada. En ocasiones nos teníamos que salir de la carretera para dar paso a los vehículos que bajaban. Fuimos contemplando un paisaje lleno de campos de arroz, campesinos arando sus tierras con sus bestiastractores cargados de birmanos, etc.

Llegamos a Pindaya. A la entrada del área se encuentra una caseta donde tienes que pagar 2 dólares americanos por persona (1,79 € aproximadamente)

Comenzamos visitando el monasterio de Xlan Thace, donde viven mojes. Cuenta con una escuela, comedor, santurarios, templos, pagododas y stupas. Pudimos ver cómo los monjes estudiaban en la parte que tienen asignada a la escuela, recorrimos sus santuarios.

Frente al monasterio tomamos unas fotografías del lago Pone Taloke, donde había unas chicas birmanas lavando su ropa y unos niños bañándose en el río. ¡Qué injusto es el mundo! Nosotros en casa, con lavadoras, cuarto de baños y estos pobres birmanos sin nada de esto y tan felices.

Pindaya es visitada por viajeros y turistas por su famosa cueva de Shwe Oo Min. Es el principal atractivo de la ciudad. Para subir desde el pueblo se puede ir andando haciendo una caminata, subiendo unas largas escaleras cubiertas. O si lo prefieres puedes subir en moto, bicicleta o coche hasta la puerta de entrada a la cueva. Nosotros lo hicimos en coche, una vez llegados a la puerta estacionamos el vehículo. Pagamos la entrada al interior de 3000 kyat por persona (2,13 € aproximadamente) Por hacer uso de la cámara de fotos te obligan a pagar 300 kyat (0,21 € aproximadamente) Al pagar la tasa te dan un papel (justificante de pago) que debes colgar en la cámara.

La entrada al interior se hace a través de una escalera con unos cuantos peldaños. También está la opción de subir en ascensor sin coste ninguno. Nosotros utilizamos las escaleras, había cola para subir por el ascensor. Para la bajada sí hicimos uso de él. En la entrada tomamos unas fotografías donde vimos la imagen de un arquero y un araña gigante. De esta araña se cuenta una leyenda: Siete princesas que estaban bañándose en el Lago Pone se fueron a la cueva para reguardarse durante una tormenta, donde una araña negra gigante las encarceló.

Dentro pudimos ir observando una gran cantidad de imágenes de budas de todos los tamaños y diferentes posturas, dicen que hay unas 8000 figuras. Muchas zonas de la cueva son muy oscuras, estrechas y hay humedad. En cambio, en otras zonas, dispone de luz artificial. Os podemos decir que nos sorprendió el lugar, merece la pena ir a visitarlo.

A la salida de la cueva nos bajamos al pueblo de Pindaya, donde comimos en un restaurante y seguimos probando la comida birmana de las tribus. No sé, el lugar a mí no me gustó demasiado, la comida estaba rara, y el sabor… No quise comer más. Sergio se comió mi parte y la suya, está hecho un campeón. Él odia que sobre comida en los platos.

Esa tarde Sergio se puso malísimo, no paraba de vomitar y tener diarrea. Se tomó la pastillas salvacolina que traíamos para el viaje y nada, no le valió de nada. Se pasó toda la tarde y noche en la cama de la habitación, mejor dicho cada 15 minutos en el baño. Todo lo vomitaba.

La mañana siguiente nos levantamos temprano, estábamos cansados, bueno Sergio peor, el pobre estaba fatal. No habíamos descansado bien, había que recoger el equipaje para salir por carretera hacia el Lago Inle. Sergio seguía sintiéndose mal. Decidió desayunar algo y parece que le había sentado bien. Pusimos rumbo hacia Lago Inle, hicimos un largo trayecto de carretera hasta llegar a Nyaunglshew. Fuimos apreciando unos paisajes de campos de arroz y a los campesinos trabajando las tierras.

Bueno, a medio camino tuvimos que parar, Sergio volvía a vomitar. Compré en un puesto de carretera una bebida energética y se la tomó. Una vez allí, en Nyaunglshew, nos desplazamos hasta el embarcadero donde negociamos el precio de la barca que nos llevaría al monasterio Ngaphechaung, y más tarde, al hotel.

La entrada a la zona del Lago Inle tiene un coste de 12500 Kyat por persona (8,90 € aproximadamente) es válido por 1 semana. Es un impuesto para el mantenimiento y conservación del lugar.

Lago Inle es considerado como uno de los lugares más bonitos de Myanmar. Este lago es de agua dulce, contiene más de 22 km de largo y 11 km de ancho. Está rodeado de montañas a una altitud de 900 metros sobre el nivel del mar. El lugar está habitado por etnias Intha en más de 200 aldeas. Este lugar también es famoso por sus pescadores, mercados flotantes, mercados, templos, pagodas y stupas.

El monasterio Ngaphechaung es famoso por su show de los gatos saltarines, hay miles en el lugar. Los monjes de este monasterio han amaestrado y enseñado a los gatos a saltar dentro de los aros. También hay una gran cantidad de imágenes de budas. Es un templo edificado en el año 1850 en madera de teca sobre pilares de madera sobre el lago.

En la barca pudimos presenciar a los pescadores del Lago Inle, son característicos por su forma de pescar. Se mueven en canoas remando con el pie en la barca, apoyados sobre una sola pierna. Colocan el remo sujeto bajo su brazo y lo mueven con la pierna libre. Son unos auténticos acróbatas. Aquí os dejamos una fotografía de un pescador. También pudimos observar a otras barcas con chicos que recogían las algas del fondo del lago.

Ya, sí nos fuimos al hotel. Sergio se puso aún peor, llegamos al hotel Amata Garden Resort, en el que nos hospedaríamos por 2 noches y no introduje la llave en la puerta, cuando ya él tenía ganas de vomitar. Entró y vomitó, le dieron escalofríos, se tomó una ducha. Yo mientras baje al bar y le traje un zumo de piña, no había otra cosa sin gas. Se lo tomó y se quedó dormido. Estaba perdiendo mucho peso, no quería ir al hospital, se estaba ya deshidratando. La tarde la dedique a realizar trabajos que tenía pendientes con el ordenador.

Pasó una noche horrible, no dejó de vomitar e ir al baño. El agua la vomitaba, todo lo que se tomaba le sentaba mal. Se levantó a las 3:00 h. en la habitación disponíamos de unos sobres de leche en polvo. Decidió mezclar la leche con agua y tomarla. Os podemos decir que fue lo único que le corto el vómito y la diarrea. Fue lo único que no vomito. ¿Increíble, verdad?

Al día siguiente nos despertamos. Aunque Sergio se encontraba mejor decidió quedarse en el hotel. Yo me fui a las orillas del Lago Inle donde negocié el precio del alquiler de una barca para todo el día, por 25000 Kyat (17,80 € aproximadamente) aunque me fui pensado en cómo pasaría él el día.

Tomé la barca con dirección a la orilla este del Lago Inle para llegar y visitar el conjunto de pagodas Inn Thein. Se dice que tiene más de 500 años de antigüedad, parte de sus templos están cubiertos de arbustos y árboles. Bajé de la barca y llegué al templo, no había nadie, anduve unos metros cubiertos por un techo hasta llegar a la puerta del templo. En esta zona normalmente hay una gran cantidad de puestos con mercancías, pues os puedo decir que no había nadie. Era la fiesta del agua, una fiesta muy vivida en el país. Dejé mi calzado a la entrada del templo y entré, contemple una gran cantidad de santuarios, stupas, pagodas y budas. Sólo me encontré a un señor que estaba pasando la fregona por el suelo del templo. Bueno, a la salida vi varios cachorros de perros que habían estado jugando con mi calzado, las plantillas de los zapatos estaban fuera, tuve que cogerlas y colocarlas en los zapatos.

Me desplacé hasta la pagoda Phaung Daw Oo, se encuentra a orillas del Lago Inle. Construida con tejados en varios niveles, en su interior contiene 5 estatuas de budas. Al lado de esta pagoda cada día montan un mercado donde venden flores, fruta, artesanía, telas, etc.

En este mercado local pude ver cómo se reúnen las tribus de las colinas para intercambiarvender sus productos. Aquí compre unos plátanos, algo de fruta,, etc. Para llevarle a Sergio. No sabía cómo estaba, si estaría mejor o peor.

Salí del gran lago para entrar en unos pequeños brazos de agua, donde ví casas construidas encima del lago y jardines flotantes. Algunos eran de flores, en otros habían cultivado tomateras. Al no haber tierra firme en los brazos del lago los agricultores han ido poniendo ramas, tierra, algas, etc.

Visité Inle Heritage. Es una organización sin ánimo de lucro que intenta conservar la riqueza cultural de Lago Inle, además de la naturaleza del lugar. Tiene una zona habilitada donde cuidan gatos, otra sala de exposiciones de pinturas, restaurante y tienda de souvenirs. La entrada al interior tiene un horario de 10:30 h. a 14:30 h.

Hice una parada para almorzar algo rápido, me comí unos rollitos y un plato de fruta, no tenía demasiada hambre pensando en cómo estaría Sergio.

Por la tarde visité una fábrica de seda donde aprendí mucho. Pude contemplar el proceso que conlleva la elaboración de un pañuelo de seda. Verdaderamente esto parece trabajo de chinos, no de birmanos.

Regresé al hotel cargada con mi compra del mercado local. Me encontré a Sergio en la recepción del hotel. Lo abracé como si hubiera pasado una eternidad sin verlo. Me encantó escuchar que no había vomitado durante todo el día, que se encontraba algo mejor, pero estaba débil. Tomo un poco de fruta y fuimos a la habitación. Era nuestra última noche en Lago Inle y él no pudo ver nada de esta magnífica localidad.

Hoy de nuevo tocaba madrugar, desayunamos, recogimos todo y teníamos que tomar una barca que nos llevaría hasta Nyaunglshew.

Una vez allí tomamos el coche que nos trasladaría hasta el aeropuerto de Heho, donde tomamos el vuelo operado por la compañía aérea Flying Beyond, con destino a Yangón. En el aeropuerto compré una noche en un hotel Yangón Airport Hotel, teníamos muchas horas de espera para coger el vuelo a Hong Kong y Sergio no estaba para pasar todo el día en el aeropuerto.

Nos trasladamos al hotel, nos dimos una ducha y descansamos unas horas.

Este día, 13 de abril a las 19:18 h. Se produjo un terremoto con magnitud de 6,9. El epicentro se produjo a 74 kilómetros al suroeste de Mawlaik, se sintió también en  Bangladés e India. Aunque no hubo dañosvíctimas no nos gustó para nada la noticia. Esperábamos que no les llegara la noticia a nuestros familiares para no preocuparles.

A las 00.00 h. nos fuimos al aeropuerto Internacional de Yangón. Llegamos y pudimos comprobar que se estaban cancelando muchos vuelos. El nuestro no aparecía como cancelado, un respiro. Facturamos el equipaje y a esperar para embarcar, cruzábamos los dedos para que no fuera cancelado en el último momento. El vuelo era operado por la compañía aérea Dragonair, con destinoHong Kong. Tuvo una duración de 3 h. y 5 minutos. Una vez que llegamos recogimos el equipaje, teníamos 9 h. de escala, una locura ¿Verdad? Desayunamos, almorzamos y hasta tuvimos tiempo para encontrar el palo de la Gopro que lo teníamos roto. Vamos, ya nos faltaba aeropuerto y de veras que es grande.

Esta vez volábamos con la compañía aérea Cathay Pacific, con destino a Perth. El vuelo tuvo una duración de 7 h. y 45 minutos. Bueno amigos, abandonábamos Asia para adentrarnos en Oceanía. Aunque los últimos días en Lago Inle no los disfrutamos tanto porque Sergio no se encontraba bien, os podemos decir que amamos Asia y creemos que para el próximo año tenemos una cita pendiente con este continente.
En el próximo post os hablaremos de Australia, concretamente de Perth, la primera ciudad que visitaremos en Oceanía.

 

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Viaje a Myanmar – Heho – Pindaya – Lago Inle – Andorreando' tiene 10 comentarios

  1. Septiembre 2, 2016 @ 9:51 pm Marta Pinhao

    Deslumbrante como siempre. ¿Para cuando las recopilaciones en un libro? ¿O nos van a sorprender con más viajes? ¡Ojalá no se les acabe nunca! abrazo gigante.

    Responder

    • Septiembre 3, 2016 @ 1:02 am andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Marta.
      El libro quizás en un futuro por ahora el blog y los viajes nos tienen todo el tiempo libre cogido.
      El próximo viaje será muy pronto jejeee lo estamos deseando.
      Saludos amiga 👍😉

      Responder

  2. Septiembre 3, 2016 @ 4:29 pm Marcos

    Menuda aventura!, una lastima lo de Sergio, pero si que es cierto que amigos que han visitado estas zonas raro es que no hayan acabado con sintomas similares aunque sea por algun dia, esperamos que no haya sido demasiado!

    Un saludo!

    Responder

    • Septiembre 3, 2016 @ 6:26 pm andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Marcos.
      Me vino bien, deje unos kilos de más que había cogido Jajaa…
      Desde ese momento mi estómago se hizo fuerte, no me he vuelto a poner malo aunque he comido en algunos sitios que uffff….
      Lástima no haber podido disfrutar del Lago Inle.
      Saludos amigo 😉👍

      Responder

  3. Septiembre 4, 2016 @ 6:41 am Orne y Diego

    Hola chicos!! Pasaba para agradecerles la visita que hicieron a nuestro blog “Ambos Mundos”, que recién estamos comenzando, pero me quedé colgada mirando mil cosas. Es genial su blog!! Son grandes viajeros y saben transmitirlo! Sin duda que comenzaremos a recurrir a uds para idear nuestro actual y futuros viajes. Gracias por compartir la aventura!!

    Responder

    • Septiembre 4, 2016 @ 6:46 am andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Orne y Diego.
      Contad con nosotros para lo que necesitéis.
      Saludos amigos 😉👍

      Responder

  4. Septiembre 4, 2016 @ 6:23 pm Bellas y estupendas

    Hola chicos!!!
    Me encanta vuestro post, es genial todas las recomendaciones que dan, de que hacer y que ver, porque a la hora de hacer un viaje cuanto más información mejor, aunque a veces es bueno ir un poco a la aventura. Se nota que ha sido un viaje estupendo, siento que Sergio se pusiera enfermo. Un saludo.

    Responder

    • Septiembre 4, 2016 @ 6:33 pm andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Feli.
      En el momento se pasa un poco mal, pero después se recuerdan como anécdotas del viaje jejee
      Saludos amiga 👍😉

      Responder

  5. Septiembre 15, 2016 @ 4:36 pm El Faro de la Jument

    Una de las razones por las que aún no me he atrevido a dar el paso de viajar con las niñas por esos lares es por lo que le pasó a Sergio. Me da pánico que se pongan enfermas tan lejos. Amigos me ha encantado la zona del Lago Inle. Muy buenas las recomendaciones y las fotos. Enhorabuena compañeros!

    Responder

    • Septiembre 15, 2016 @ 5:03 pm andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Teresa.
      La verdad es que la medicina en la mayoría de los países Asiáticos deja mucho que desear y viajar con niños puede ser complicado.
      Saludos cordiales compañera. 😉👍

      Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.