Qué visitar, ver y hacer en las Islas Galápagos, Ecuador.

Realizando un crucero en catamarán por las Islas Galápagos. Qué visitar, ver y hacer en la isla de Santa Cruz, FloreanaEspañolaSan Cristóbal en las Islas Galápagos, Ecuador.

Estas son las visitas imprescindibles: la Estación Científica Charles Darwin, la playa de la Estación, el mercado de artesanía, el museo Maprae, la Avenida Charles Darwin, la Punta Cormorant, la corona del Diablo, la bahía del Correo, la de Gardner, el soplador, el mirador de la Baronesa, la Galapaguera de Cerro Colorado, el Centro de Interpretación de San Cristóbal, la playa Baquerizo, y la de Punta Carola, el cerro Tijeretas, la playa Mann, la de Oro, el parque Ecológico Recreacional Playa del Oro, la catedral de la Inmaculada Concepción, el parque ecológico Artesanal
San Francisco, el busto de Charles Darwin, la playa la Lobería, etc.

La Islas Galápagos, es un archipiélago situado en el océano Pacífico, están a 972 km de la costa de Ecuador, por encima de la línea del ecuador. Compuesto por un grupo de islas volcánicas: trece islas grandes, seis pequeñas y varios islotes, la mayoría no tienen nombre. Tan sólo cinco islas están habitadas. Muchas de las especies de fauna y flora que habitan en las Islas Galápagos son únicas en el mundo. Este archipiélago de Ecuador, al principio fue llamado por los primeros exploradores españoles, Islas Encantadas. Como podéis ver el nombre ya no es el mismo, pero sigue siendo uno de los mejores sitios del planeta para observar desde cerca las especies que habitan en ellas, tanto bajo el mar como sobre la tierra. En mamíferos hay cetáceos como: leones marinos, delfines, ballenas, orcas, león marino de las Galápagos, lobo fino de las Galápagos, delfín molar, etc., en aves terrestres: el halcón de las Galápago; pinzones de Darwin; flamenco de las Galápagos; búho de las Galápagos; sinsontes, aves marinas alcatraz patiazul; albatros de las Galápagos; pingüino de las Galápagos, cormorán de las Galápagos; en reptiles tortuga gigante, iguana terrestre de las Galápagos, lagartija de lava, iguana marina, tortuga verde marina, en la vida marina peces tropicales, tiburón martillo, zapaya, manta raya, etc.
El 97% de la superficie de las islas está declarado Parque Nacional, al 90% del territorio sólo se puede acceder con guías. Está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el 1978.

Información Útil:

En el aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, en Quito o en el aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmeda, en Guayaquil hay que rellenar la tarjeta de control de transito (TCT) que tiene un precio para adultos extranjeros y nacionales de 20 dólares americanos por persona (16,07 € aproximadamente). La necesitas para poder subir en el avión y poder viajar hasta las Islas Galápagos.

A la llegada a las Islas Galápagos en cualquiera de los dos aeropuertos (aeropuerto Seymour, en la Isla de Baltra o el aeropuerto de San Cristóbal, en la Isla San Cristóbal) por el que accedas antes de abandonarlo hay que pagar una tasa de entrada al Parque Nacional de las Islas Galápagos para los extranjeros es de 100 dólares americanos por persona
(80,72 € aproximadamente) los niños de 2 12 años pagan la mitad de la entrada unos 50 dólares americanos por cada uno (40,16 € aprox.) los niños de 0 a 2 años tienen el acceso gratuito. Los nacionales es de
6 dólares americanos por persona (4,82 € aproximadamente).
¡Ojo! el pago se realiza en la moneda local (dólar americano) y en efectivo.

¡Recuerda! no todos los establecimientos de las islas aceptan pagos con tarjeta de crédito por lo que es aconsejable llevar dinero en metálico.

¿Cómo llegar a las Islas Galápagos?

En avión, hay tres aerolíneas que vuelan a las islas Galápagos: Avianca, Latam y Tame desde las ciudades ecuatorianas de Quito y Guayaquil llegando al aeropuerto Seymour, en la isla de Baltra y el aeropuerto de San Cristóbal, situado en la isla del mismo nombre. Los vuelos que salen desde Quito, hacen una escala en Guayaquil, no hay que bajarse del avión, en cambio desde Guayaquil el vuelo es directo ¡Recuerda! en todos los vuelos el equipaje es limitado a 20 kg por pasajero.

El aeropuerto Seymour, el primero que hemos nombrado, el de la isla Baltra, es el principal aeropuerto del archipiélago, el que realiza más vuelos, y tiene una situación más céntrica en el archipiélago.

Desde este hay autobuses colectivos, gratuitos, que hacen el traslado hasta el muelle, el trayecto es de 10 minutos, para ir a Santa Cruz, en el puerto se cogen embarcaciones para llegan a Santa Cruz, el viaje dura también unos 10 minutos y cuesta 1 dólar americano por persona 
(0,81 € aproximadamente). En Santa Cruz, se coge un autobús, el pasaje tiene un coste de 2 dólares americano por persona (1,62 € aprox.) o también se puede coger un taxi que suele costar entre 20 a 25 dólares americanos (16,12 ó 20,14 € aproximadamente) y que hace el trayecto hasta el Puerto Ayora, en la Isla Santa Cruz, es donde están la mayor parte de hoteles, pensiones, oficinas de venta de excursiones, restaurantes, bares, etc. Desde allí salen todas las lanchas y embarcaciones para el resto de las islas.

Desde el aeropuerto de San Cristóbal, en la Isla San Cristóbal se puede ir caminando, el trayecto no es muy largo, hasta el Puerto Baquerizo Moreno, es el principal poblado de la isla, o la otra opción es ir en taxi.

La mayor concentración de hospedajes se localizan en estas tres islas: en la Isla de Santa Cruz, siendo la más preparada para el turismo, seguida de la isla San Cristóbal y por último en isla Isabela.

Las islas más grandes como: Santa Cruz o San Cristóbal podrás alquilar bicicletas o taxis, en las más pequeñas los recorridos se hacen a pie.

Para moverte de una isla a otra hay lanchas rápidas, embarcaciones que salen de los principales puertos más importantes, cruceros que ofrecen viajes por las diferentes islas por varios días o el servicio de avioneta privada.

Te puedes alojar en un hotel, pensión en una de las cuatro islas pobladas y desde ese punto desplazarte por la propia isla o con una agencia de viajes, contratando actividades, en barco, haciendo un crucero con vida abordo. Está última es la forma más cara pero podrás ver más lugares en menos tiempo ¡Ojo! no olvides que está totalmente prohibido dentro del parque Nacional moverse sin guías oficiales.

¿Cuál es la mejor época para visitar las Islas Galápagos?

Cualquier momento es bueno para viajar a las Islas Galápagos, cuenta con dos estaciones la húmeda y la seca.

La estación húmeda va de enero a mayo las temperaturas son de 27ºC y 32ºC, también se producen lluvias, ligeros aguaceros, las aguas del mar están más cálidas, es la mejor época para practicar deportes acuáticos, para el avistamiento de aves, y es cuando se comienza la reproducción de la vida marina.

La estación seca es la comprendida entre junio y diciembre las temperaturas son algo más frescas con una media de 21ºC y 27ºC hay menos precipitaciones pero las aguas del mar son más frías, y es cuando se dejan ver los grandes mamíferos marinos como: delfines, ballenas jorobas, etc.
¡Recuerda! En las islas es una hora menos que en la península (de Ecuador).

Si te sueles marear en las embarcaciones, barcos o catamaranes no olvides llevar pastillas para el mareo.

¡Recuerda! hay que dejar una distancia de 2 metros tanto con la fauna y flora que hay en la Islas Galápagos. Las fotografías se realizan sin flash, para usar drones se necesita una autorización con antelación. Sólo se puede acampar en los sitios asignados con una autorización previa, hay que caminar dentro de los senderos, es obligatorio utilizar servicios turísticos autorizados, está prohibido: fumar; beber alcohol; y tomar drogas en el Parque Nacional, etc.

Es cierto que un viaje a las Islas Galápagos es un destino que no es económico además los precios en las islas son muy desorbitados. Aunque hay un número máximo de visitas al año en las islas, el lugar está llenísimo de turistas y viajeros.

Nuestro cuaderno de Bitácoras:

En ese día abandonábamos la ciudad de Guayaquil para ir hasta el aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmeda, para coger el vuelo que nos llevaría a las Islas Galápagos ¡Recuerda! es aconsejable estar 3 h., antes de la salida del vuelo. Hay que ir a registrarse en la oficina del Consejo de Gobierno de Galápagos, (situada dentro del aeropuerto) donde se obtiene la tarjeta de control de tránsito (TCT) que te la rellenan en el momento, tiene un valor de 20 dólares americanos por persona
(16,07 € aproximadamente) y una validez para 2 meses de estancia, ¡Ojo! no puedes perderla, debes guardarla hasta la salida del archipiélago.

El equipaje pasa tanto el de mano como el de facturación por un control de seguridad, (donde no puede haber ningún tipo de alimento como: frutas, verduras, semillas, etc. La maleta o equipaje que es facturado en bodega es sellado con un precinto que sólo se podrá quitar ya en las islas Galápagos. Con todo este proceso realizado fuimos hasta los mostradores de la compañía aérea Latam, para facturar el equipaje con destino a la isla Baltrar. En equipaje de mano permiten en clase económica una maleta de 8 kg con las siguientes dimensiones 55cmx35cmx25cm y un artículo personal que se pueda colocar bajo el asiento delantero como: bolso, cartera, maletín portátil de 45cmx35cmx20cm, en bodega una maleta de 20 kg tamaño permitido 158 cm.

Avión aerolínea Latam.

Ya con las maletas facturadas, nos fuimos a pasar el control de seguridad, que por cierto había cola, una vez pasado, decidimos tomar un café en Juan Valdez Café, pedimos dos cafés con leche, un sandwich de pavo y un croissant de jamón york. Pagamos un total de 16,70 dólares americanos
(14,34 € aproximadamente).

Desayuno Juan Valdez Café.

Terminamos de desayunar y tuvimos que esperar unos minutos a que comenzara el embarque. Se inició, subimos a la aeronave y tomamos asiento, durante el vuelo, las azafatas nos dieron un impreso que teníamos que rellenar antes de llegar a la islas, además ofrecieron la venta de comida y bebidas. El viaje tuvo una duración de 1 h. y 50 minutos. El billete de avión nos costó 140 € por persona. Cuando estábamos llegando al destino la aeronave fue fumigada, es una forma de evitar la introducción de algún insecto en el ecosistema.

Aterrizamos en el aeropuerto Seymour, (es el principal aeropuerto del archipiélago) bajamos del avión, y antes de acceder al interior del aeropuerto, tuvimos que pisar unas alfombras mojadas, que tenían un líquido desinfectante, para poder adentrarnos en el aeropuerto.

Para pasar inmigración, tuvimos que pagar una tasa de entrada al Parque Nacional de las Islas Galápagos, que es de 100 dólares americanos por persona (80,72 € aproximadamente) para nacionales es de 6 dólares americanos por cada uno (4,82 € aprox.) los residentes en las Islas Galápagos no pagan. ¡Recuerda! el pago es en metálico y en el aeropuerto en el momento de llegar, no se puede salir de él si no se abona dicha tasa. Las maletas nuevamente aquí son revisadas y comprueban que el precinto no haya sido abierto y que no contengan ningún organismo vivo que pueda alterar al ecosistema del archipiélago.

Una vez con el equipaje se puede coger el autobús público, el que indica “muelle” es gratuito y en 10 minutos te lleva hasta el ferry, a la Isla Santa Cruz, hay que cruzar el canal de Itabaca en unos 10 minutos, el ticket cuesta 1 dólar americano por persona (0,81 € aproximadamente) luego un autobús de CITTEG, te lleva hasta el Puerto Ayora (Isla de Santa Cruz) entre 45 minutos y 1 h., cuesta 2 dólares americanos por persona 
(1,62 € aprox.) Los viajeros y turistas que tengan circuitos reservados, en nuestro caso un crucero, en el aeropuerto te esperará un representante de la empresa para hacer el traslado.

Vino a recogernos la guía del barco, más bien a decirnos que teníamos que esperar en el aeropuerto 3 h., más hasta que llegasen el grupo de franceses con los que compartiríamos el viaje del catamarán. Teníamos que esperarnos porque nada más llegar nos iríamos directamente a visitar la Estación Científica Charles Darwin. ¡Pillamos un cabreo! con lo que habíamos pagado y 3 h., de nuestro tiempo tirado en un pequeño aeropuerto sin internet y con una pequeña cafetería que había en la calle. ¡Nosotros alucinando!, para apaciguar un poco el cabreo fuimos a tomarnos un jugo de guanábana a la cafetería de dicho aeropuerto. Pagamos un total de 8 dólares americanos(6,87 € aproximadamente). 

Jugo de guanábana.

¡Al fin! llegaron los franceses, subimos al autobús público hasta llegar al muelle, allí cogimos el ferry, no tuvimos que pagar porque estaba incluido en el crucero, al cruzar el canal de Itabaca, nos esperaba un pequeña furgoneta que nos llevaría hasta la Estación Científica Charles Darwin. El almuerzo de ese día fue durante el trayecto en el coche, nos dieron a cada uno un bocadillo de pollo con aguacate, un zumo de naranja, una magdalena y una manzana ¡estas vacaciones prometían!

Bajamos de la furgoneta y nos esperaba el que sería nuestro guía. Ivan. Nos organizaron en grupos, a nosotros nos tocó junto a tres viajeros estadounidenses, y dos españolas (no entendemos mucho la forma de organización del barco) ya que la guía francesa se iba con los siete franceses, a los que habíamos estado esperando en el aeropuerto.

Pasamos por la calle de entrada al Parque Nacional de Galápagos, en la Fundación de Charles Darwin, hay un arco y un busto en homenaje a Darwin. Donde hicimos esta fotografía.

Arco y busto haciendo homenaje a Darwin.

Ahora sí, nos adentrábamos para ir a visitar la Estación Científica Charles Darwin, está fundación trabaja en Galápagos dede el año 1959, es una organización científica internacional sin fines de lucro, que trabaja en un acuerdo de cooperación con el gobierno de Ecuador, en él hay más de
200 científicos de todo el mundo trabajando en la conservación e investigación de las islas. En los senderos vimos una gran cantidad de iguanas, que al pasar nosotros al lado de ellas se mantenían quietas, pero eso sí no se asuntaban de la presencia humana.

Parque Nacional Galápagos Ecuador.
Iguana.
Sendero.

En la zona hay un centro de recuperación de tortugas donde hay incubadoras, tortugas de 3 a 5 años e incluso algunas más grandes, varios recintos con diferentes tamaños de tortugas, pequeños recintos donde hay iguanas terrestres, una sala donde pudimos ver el solitario George, esta tortuga con más de 275 años, intentaron que se apareara con otras tortugas pero no lo consiguieron, murió en 2012 sin dejar ningún descendiente.

Tortugas.
Tortuga.
Tortuga.
Iguana.
solitario George.

Hay un centro de visitantes donde hay una exposición didáctica relacionada con las Islas Galápagos: origen, geología, clima, conservación, etc.

También vimos la escultura de Charles Robert Darwin, fue un naturalista británico, biólogo, geólogo, escritor de viajes, explorador, etólogo y entomólogo.

Escultura Charles Darwin.

Aquí no se paga entrada debido a que está dentro del ticket al Parque Nacional Islas Galápagos, ¡recuerdas! la tasas que tuvimos que pagar en el aeropuerto de 100 dólares americanos por persona (80,72 € aprox.) Aunque te dicen que si compras algún recuerdo de la tienda ayudas en la investigación, os podemos decir que los precios son muy exagerados.

¡No olvides! en la visita ponerte crema solar, llevar gafas de sol, sombrero o gorra y echarte repelente para los mosquitos, aquí yo Elisabeth, que no me suelen picar mucho, mis piernas acabaron hechas un mapa de picaduras de estos insectos. El horario de visitas es de lunes a domingos desde las 6.00 h. hasta las 18.00 h. Situada en la Avenida Charles Darwin s/n. Puerto Ayora, Galápagos. Para más información aquí os dejamos la página web:http://darwinfoundation.org

Una vez terminada la visita, tuvimos tiempo libre en la playa de la Estación, es una pequeña playa de arena blanca de roca volcánica, ideal para practicara snorkel o buceo. Aquí pudimos darnos un baño que no nos vino nada mal con el calor que hacía.

playa de la Estación.
Imagen Playa de la Estación.

En las rocas volcánicas vimos el zayapa, es una especie de cangrejo de la familia grapsidae, es semiterrestre, se alimenta de algas marinasinvertebradoscrías de tortugas marinasalcatraces, etc. Su caparazón puede llegar a tener 7,9 cm, es de forma trapezoidal, tiene cinco pares de patas, cuando son jóvenes, su color es marrón, de adultos tienen el caparazón de color rojo y marrón con tonalidades naranjas, la parte inferior de tono azul claro. Viven en grupos de varios individuos de diferentes tamaños. Los depredadores que tiene son: atunes, pulpos y garzas pequeñas. Su esperanza de vida es de 10 años.

Zayapa.

Puerto Ayora, es la población mayor de las Islas Galápagos, tanto en extensión como en número de habitantes. En la Avenida Charles Darwin, encontrarás casi todos los hoteles, alojamientos, restaurantes, bares, cafeterías, oficina de venta de excursiones, actividades, tiendas, etc., siempre hay ambiente en la zona.

Pasamos por el Mercado de Artesanía, ya eran pocos los puestos que estaban abiertos, aquí se puede encontrar artesanía, textil, cerámica, joyas, recuerdos, etc.

Mercado de Artesanía.

Si dispones de tiempo resulta interesante visitar el museo histórico Maprae, es de arte precolombino de realidad aumentada del mundo, (RA) es una experiencia virtual. La entrada cuesta 8 dólares americanos por persona (6,87 € aproximadamente). El teléfono de contacto es: +593988435277. Para más información aquí os dejamos la página web:www.maprae.com
La dirección es Avenida Charles Darwin y Charles Winford, Puerto Ayora.

Museo Maprae.

Caminando llegamos al puerto de Ayora, en la Isla de San Cruz. En el muelle vimos pelícanos, lobos marinos, fregata, gacela y tijeretas.

Ave fregata.
Ave gacela.

Aquí subimos en una lancha, donde tuvimos que colocarnos un chaleco salvavidas, esta nos trasladó hasta el catamarán, nuestro alojamiento en Islas Galápagos, sería un crucero, también te puedes hospedar en un hotel o pensión y realizar tour de un día por diferentes islas.

Nosotros escogimos un crucero en primera clase, en el catamaran el 
Eco-Galaxy II, donde nos alojaríamos por 4 días y 3 noches, pagamos un total de 1.320 dólares americanos por persona (1.065,9 € aprox.) Los niños menores de 12 años que compartan cabina con sus padres abonarán un 10% menos de la tarifa total. El precio incluía todas las comidas, bebidas no gaseosas como: agua, café y , guía naturalista bilingüe, equipo de snorkel (aletas, tubo, máscara) visitas y excursiones, kayak, hospedaje en cabina doble, traslado a la isla. Es un catamarán de lujo, tiene un total de 8 cabinas, cuatro en la cubierta superior y otras cuatro en la cubierta inferior, nosotros la teníamos en la cubierta inferior el camarote número tres, cada cabina tiene un baño privado, secador de pelo, teléfono para comunicarse en el interior del barco, caja fuerteaire acondicionado, ¡Ojo! no hay televisión ni conexión a internet. Este catamarán tiene una capacidad total para 16 personas. El precio no incluye la entrada al parque Nacional Galápagos que es de 100 dólares americanos por persona (80,72 € aproximadamente) la tarjeta de control migratorio de Galápagos vale 20 dólares americanos por cada uno (16,15 € aprox.) bebidas gaseosas y alcohólicas, billete de avión y propinas. Nosotros lo compramos a través de la página web:naturegalapagos.com
Las salidas son martes, jueves y sábados, pueden cambiar a lo largo del año.

Imagen catamarán Galaxy II.
Catamarán Galaxy II.
Camarote catamarán Galaxy II.
Catamarán.

Accedimos a él, nos pidieron que siempre dejáramos los zapatos fuera en la cubierta del barco, y que en el interior estuviéramos descalzos (vamos una auténtica porquería) entramos en el camarote nos dimos una ducha y a las 19.00 h., fuimos al comedor donde nos sirvieron la cena, una ensalada al centro de zanahoria, patatas y habichuelas, de plato principal un pescado blanco acompañado de patata y calabacín, de postre un pudín, (la comida estaba muy buena, pero poca cantidad).

Pescado.
Pudín.

Acabada la cena, tuvimos la reunión para realizar el simulacro de seguridad abordo del catamarán, nos dieron los pasos a seguir en caso de emergencia. Ahora sí, era el momento de regresar a la cabina había que descansar.

Al día siguiente sonaba el despertador había que levantarse, el desayuno lo ofrecieron a las 6.00 h., de la mañana tipo buffet, había huevos revueltos, bacon, tomate, lechuga, plátanos, kiwi, uvas, pan tostado, mantequilla, mermeladas, pasteles, zumo, café e infusiones.

Desayuno.

A las 7.00 h., de la mañana subimos en un pequeño bote motorizado donde tuvimos que colocarnos el chaleco salvavidas para ir a visitar la isla Floreana, también conocida como Santa María o Charles, su nombre fue puesto en honor al primer presidente de Ecuador Juan José Flores, durante su administración tomó posesión del archipiélago. Es la cuarta de las islas habitadas del archipiélago de Galápagos y la sexta en tamaño, tiene una superficie de 173 km², su punto más alto es el cerro Paja con 640 metros. Desde el siglo XVII fue refugio de navegantes, balleneros y piratas que surcaban las aguas del Pacífico, siendo la primera de las islas en tener un núcleo de población estable. En 1819 la isla fue incendiada por un marinero de Nantucket que viajaba en la embarcación ballenero Essex, y que un año más tarde se hundiría. Desde principios del siglo XIX Floreana, es un lugar de reintroducción de tortugas marinas.

El pequeño pueblo de Puerto Velasco Ibarra, tiene 150 habitantes es la única población de la isla, que ofrece hoteles, pensiones, restaurantes y bares a sus visitantes. Se pueden pasar unos días hospedándose en el lugar o también hay la opción de hacer excursiones que salen desde el Puerto Ayora en barco hasta esta isla, la travesía tiene una duración de
2 h. y 30 minutos, cada trayecto, saliendo a las 7.00 h., de la mañana y regresando a las 15.00 h. Estos tour rondan los 40 dólares americanos por persona (34,33 € aproximadamente).

Tuvimos desembarque con agua (esto quiere decir que no hay muelle o embarcadero), Punta Cormorant, se localiza entre dos tobas volcánicas, es una playa de color verdosoarena fina, en ella hay leones marinos de las Galápagos, son mamíferos marinos y pueden llegar a pesar entre los
50
a 250 kg, tienen una longitud de 1,5 a 2,5 metros, el color de la piel de los machos es más oscura, en cambio las hembras son más claras. Se alimentan de peces, crustáceos y pulpos. Sus depredadores son el tiburón, la orca y el hombre. Pueden vivir en grupos de hasta
30 individuos. Las hembras tienen un periodo de gestación de 11 meses, pudiendo llegar a pasar la cría al nacer 6 kg.
¿Sabes qué hay un total de 50.000 de ellos por todo el archipiélago? seguro que los verás, e incluso compartirás baño con ellos en la playa.

León marino.

Hay un sendero que sube unos 400 metros y conduce a otra playa de arena blanca, es donde las tortugas van a poner sus huevos.

Sendero.
Playa.

Entre las dos playa, hay una de las lagunas más grandes de flamencos de Galápagos, esta especie de flamencos es la más grande de las cinco especies que hay en el mundo, pueden llegar a medir 1,5 metros de altura y pesar 3 kg, su tono de plumas va desde el blanco pasando por diferentes tonalidades de rosa. En las Islas Galápagos viven alrededor 500, siendo la población más pequeña del mundo, viven en pequeños grupos en las lagunas de agua salada cerca del mar. Se alimentan principalmente de crustáceos. Las hembras ponen un huevo, tanto como la hembra como el macho incuban el huevo de 28 a 32 días.

Laguna.
Flamencos.

Aquí se puede practicar buceo, ver: piqueros de patas azules, tortugas marinas, estas entierran aquí sus huevos, rayas piconas, en flora: tribulus terrestris, palo santo, manglares, erigeron compositus, margaritas, mimosas, además nuestro guía nos mostró dos especies de plantas que son endémicas del lugar el Scalesia Villosa y el Lecocarpus Pinnatifidus.

¡Al fin! vimos al piquero de patas azules, es un ave marina que tiene una longitud de 80 a 90 cm, pesa 1,6 kg, tiene un pico alargado, sus alas son alargadas, puntiagudas, el plumaje es de color café con rayas blancas en la cabeza y en el cuello, la base del cuello y el pecho tiene plumas de color blanco, la patas son de color azul. Se alimentan de calamares, sardinas, caballas y anchoas. Las hembras ponen de 2 a 3 huevos, la incubación es llevaba tanto por la hembra como por el macho. Anidan cerca de la costa. Cuando son crías sus mayores depredadores son el halcón y búho. Tienen un promedio de vida de unos 17 años.

La Scalesia Villosa, es una especie de planta con flor, proveniente de la familia Asteraceae, sólo hay en Ecuador, se encuentra amenazada por la perdida de su hábitat.

Dejábamos a un lado la cámara fotográfica y las tomas de vídeo para darnos un baño en la playa y disfrutar del ambiente que teníamos alrededor.

Nos llamaba Ivan, había que volver a subir al bote, colocarnos el chaleco salvavidas para ir hasta la Corona del Diablo, ¿Sabías qué es el lugar más visitado de la Isla Floreana? es un cono volcánico con forma de semicírculo rocoso donde se pueden ver formaciones coralinas, realizar buceo profundo, snorkel. Donde se verán peces tropicales, cardúmenes, leones marinos, tiburones, tortugas marinas, fragatas, piqueros, pelícanos, etc., al oeste está la bahía del Correo.

Aquí cogimos máscara, tubo, aleta, gopro y ¡salto al agua!, en ese día había bastantes corrientes y resultaba difícil poder disfrutar de el lugar, teníamos que estar pendientes de que el agua nos nos llevara contra las rocas, aquí se han producido muchas muertes de turistas y viajeros, debido a la emoción de ver los animales marinos se despistan y terminan golpeados con las formaciones rocosas.

Corona del Diablo.

Aquí Sergio, tuvo la oportunidad de ver la tortuga verde marina, este reptil cuando son adultos pueden llegar a pesar hasta los 150 kg, tienen una longitud de hasta 1 metro. Es una de las siete especies de tortugas marinas que hay en el mundo. Tienen un caparazón de color marrón oscuro, poseen cuatro aletas, se alimentan de algas, pasto marino, pequeños peces y cangrejos. Sus depredadores son los tiburones y el ser humano. Anidan cada 2-3 años, por temporada de 3 a 5  puestas en un intervalo de dos semanas cada una, en la playa, cavan un nido en la arena donde depositan entre 100 y 200 huevos, luego los tapan con arena y vuelven al mar. Pasados entre 48 y 72 días, las crías saldrán de los huevos, muchas de estas crías mueren antes de pisar por primera vez el mar, siendo sus depredares en el camino las gaviotas y cangrejos. Tienen una esperanza de vida de unos 80 años.

Tortuga verde marina.
Imagen tortuga verde marina.

En el lugar también se dejaron ver algunos peces de colores, y poco más vimos.

Pez.
Coral Corna del Diablo.

A las 11.30 h., volvimos a subir en el bote para ir hasta el catamarán, ya en él, corriendo nos dimos una ducha para quitarnos la sal del mar. Sergio, se había quemado toda la espalda, la tenía roja como un tomate, se hecho after sun, pero seguro que mudaría la piel.

A las 12.00 h., sirvieron el almuerzo tipo buffet, de entrante tuvimos una sopa de espárragos, de comida principal, era buffet, donde había lasaña de verduras, carne de ternera en salsa, arroz blanco cocido, vegetales, de postre había una porción de tarta, pedimos que nos pusieran algo de fruta, estábamos cansados de comer pasteles.

Sopa de espárragos.
Almuerzo.
Plato de fruta.

Llegadas las 14.00 h., tocaba montarse en la embarcación (desembarque en agua) para ir hasta el mirador de la Baronesa, situado en la parte norte de la Isla Floreana, en la bahía de La Olla. Bajamos de la lancha y emprendimos una caminata por un sendero señalizado, en la parte final hay una pendiente empinada, donde hay gradas en ese sector, (para personas con movilidad reducida puede resultarle un poco difícil), el sendero tiene un recorrido de 1 km, se puede hacer en unos 5 minutos aproximadamente. Llegamos a lo alto del mirador desde donde pudimos ver el mangle rojo, el plumbago scandens, la cordia leucophlyctis, la lantana peduncularis y como telón de fondo el Océano Pacífico.

Sendero subida al mirador de la Baronesa.
Mirador de la Baronesa.
Vistas desde el mirador de la Baronesa.

Abandonábamos la zona par subir en la embarcación (embarque en agua) para ir hasta la Bahía del Correo (Post Office Bay), se encuentra en la costa norte de la Isla Floreana, aquí hay un barril de correos que fue colocado a mediados del siglo XVIII, por alguna tripulación siendo utilizado por los pescadores americanos y británicos de ballenas para poder enviar cartas a sus familias y poder mantener una comunicación, hasta principios del siglo XX, ha estado funcionando. Hoy en día se ha convertido en una atracción turística, donde los turistas y viajeros depositan sus postales esperando que lleguen a destino, ¡vamos como si fuese un mensaje en una botella! Tomamos la típica fotografía en el barril y pasamos la tarde disfrutando de un baño en el mar.

Bahía del Correo (Post Office Bay).
Playa.

A las 17.00 h., regresamos de nuevo al catamarán, esa noche teníamos el coctel y la cena del capitán. Llegada las 19.00 h., tuvimos que ir al salón de reuniones donde nos sirvieron un coctel de frutas (con alcohol) y presentaron a toda la tripulación del barco. Terminada la presentación teníamos la cena (en la hora del almuerzo siempre nos daban la opción de poder elegir carne o pescado para la cena) pensábamos que nos iban a poner una langosta o algunas gambas, al ser la cena más especial, pues nada hubo un filete de atún en salsa acompañado de arroz y vegetales, de postre una porción de bizcocho. Acabada la cena, regresamos al camarote para descansar.

Coctel y presentación de la tripulación.
Filete de atún.

Es cierto que después de la cena poco había que hacer en el barco, no había nada de animación, al lado del comedor se encuentra un pequeño salón donde hay un televisor donde van poniendo documentales de animales, aves, reptiles, que habitan en las Islas Galápagos, una estantería con libros y una pequeña barra de bar donde sirven copas y refrescos.

Comedor del catamarán.
Bar del catamarán.

Al día siguiente, sonaba el despertador a la 5.30 h., había que arreglarse y preparar las mochilas, a las 6.00 h., sirvieron el desayuno tipo buffet había tortilla de huevo, mermelada, mantequilla, pan, pasteles, kiwi, piña, manzana, uvas, zumo de naranja, café e infusiones.

A las 7.00 h., de la mañana, subimos en el bote, en ese día visitamos la Isla Española, fue conocida en el pasado como isla Hood en honor al almirante británico, Samuel Hood. Es una de las islas más antiguas del archipiélago con 3.4 millones de años, esta isla se sitúa al sur, tiene una superficie de 61 km², a 206 metros sobre el nivel del mar y a 90 km al suroeste de Santa Cruz, no se encuentra habitada debido a su aridez y a la falta de fuentes de agua dulce. En cambio es el lugar es perfecto para el avistamiento de aves, cuenta con un gran número de especies endémicas que habitan en ella.
El piquero de patas azules, el albatro, el pinzón Darwin, la española sinsonte, la paloma de Galápagos, la gaviota de cola bifurcada, el halcón de Galápagos, la iguana marina, la lagartija de lava, los leones marinos. En flora hay el palo verde, el acacia, la costilla de vaca (atriplex canescens) etc.

Llegamos a Punta Suárez, (desembarque seco). Se localiza en el lado occidental, tiene una playa de arena blanca y aguas tranquilas donde hay lobos marinos, nada más bajar de la embarcación ya los podíamos ver una gran cantidad de ellos.

Punta Suárez.
Leones marinos.

Aquí hay un sendero de 1.670 metros, el recorrido se puede hacer en unas 2 h., aproximadamente, es aconsejable hacerlo a primera hora de la mañana, porque luego hace mucho calor y la gran parte del recorrido del sendero es al aire libre, y el sol se deja caer con gran intensidad. Llevar calzado cómodo, cerrado y que no resbale, el traje de baño, la crema solar, algo de agua o algún refresco para hidratarse, (allí no hay nada para comprar) la gorra o sombrero, las gafas de sol, y la ropa que sea ligera.

Punta Suárez.

Vimos un pequeño faro, en el camino nos encontramos con una gran cantidad de iguanas terrestres en las rocas volcánicas, este reptil tiene un tamaño de hasta 1 metro de longitud, pudiendo pesar hasta los 12,5 kg, su piel es escamosa de color turquesa cambiando a rojo en la época de apareamiento, tiene una larga cresta dorsal que va desde la cabeza hasta le principio de la cola, las garras son grandes. Es herbívoro se alimenta de flores, hojas de cactus, espinas y frutos. Sus depredadores son las garzas, los halcones, los buzos, las serpientes y los animales introducidos como: el perro, el gato o el cerdo. Tiene una esperanza de vida de unos 55 años. Vive en el interior árido de la isla. Son ovíparos las hembra ponen de 2 a 20 huevos.

Faro.
Iguana terrestres.

La lagartija de lava, es un reptil, son las más grandes, tienen un tamaño de 15 a 30 cm de longitud. En el archipiélago hay 7 especies distintas, siendo todas endémicas de Galápagos. Los machos son oscuros teniendo manchas amarillas verdosas, las hembras son de color marrón rojizo, sólo los machos tienen largas escamas. Son omnívoros se alimenta de insectos, hojas y semillas. Sus depredadores son la serpiente, el escorpión, la garza y el halcón. Tiene una esperanza de vida de 10 años. La incubación de los huevos es de unos 3 meses.

Lagartija.

El pinzón de Darwin, hay 13 especies de este ave que habita en la Islas Galápagospesa hasta 25 gramos, la forma de pico es diferente en cada una de las especies, su plumaje es de color negro o marrón. Se alimentan de insectos y semillas. Viven en pequeños grupos. Tiene una esperanza de vida entre los 9 a 12 años.

Volvimos a ver el pinzón de patatas azules, ¡lo recuerdas!, lo vimos en días anterior en la Isla Floreana.

Pinzón de patas azules.

Al fin vimos el albatro de las Galápagos, es una ave marina, especie endémica de la Isla Española, esta se puede ver aquí desde abril hasta diciembre. Es el ave más grande del archipiélago, tienen un peso de 5 kg, con una longitud de 90 cm, tiene una envergadura de 240 cm de punta a punta de las alas. El plumaje de su cabeza es blanco en la coronilla, tiene tonos amarillos, la nuca y el dorso es marrón, el pecho de color blanco, tiene pico amarillo, las patas de color azul. Se alimenta de calamares, crustáceos y peces. ¿Sabías qué es la única especie de albatros que cría en el ecuador? anida en el sur de la Isla Española. La hembra pone un solo huevo, es empollado tanto por la hembra como por el macho, durante
80 días.

Albatro Galápagos.
Imagen de albatros Galápagos.

El piquero de Nazca, es un ave marina de plumaje blanco, en las cobijas de las alas y de la cola son negras, alrededor de sus ojos tiene el color negro (máscara) el pico es de color amarillo, las patas de color gris, los machos son más pequeños pesan 1,6 kg y las hembras 1,9 kg, habitan en los acantilados rocosos. La puesta es de dos huevos, encuban de
38 a 49 días la hembra es ayudada por el macho.

Piquero de Nazca.

Llegamos al soplador, está en un acantilado, es un túnel que está conectado con el mar, el agua sube entre 20 y 25 metros de altura, esto dependerá de la intensidad del oleaje.

Soplador.

El halcón de Galápagos, es una ave depredadora, nativa que habita en algunas de las Islas de las Galápagos. Los adultos pesan entre
700g y 1.000g, tienen 115 centímetros de longitud. Su plumaje es un blanco café, pasando por amarillo pálido negro. Se alimenta de crías de iguanas marinas y de aves marinas, además de lagartijas de lava, pequeños vertebrados y serpientes. Incuban durante 28 a 35 días una puesta de uno a tres huevos. Tienen una esperanza de vida de 22 años.

A las 11.00 h., de la mañana finalizamos la visita en la zona, subimos en el bote para ir al catamarán, a las 12.00 h., como todos los días sirvieron el almuerzo, en ese día teníamos como entrante sopa de coliflor, para servirnos había pollo en salsa, pasta, ensalada de patatas zanahoria y guisantes, lechuga, tomate, berenjena en salsa y de postre macedonia.

Sopa de coliflor.
Plato de comida.

Para las 14.00 h., teníamos que subir en el bote y en medio del océano pasamos a una piragua para hacer kayak. Está totalmente prohibido practicar este deporte en las orillas de las playas. ¡Qué bien lo pasamos!, en la zona estuvimos 1 h. y 30 minutos, volvimos de nuevo al catamarán para recoger a la pareja de estadounidenses que no hicieron kayak.

Piragua.

Una vez todos abordo fuimos hasta la Bahía Gardner, (desembarque mojado) se sitúa en el lado oriental, donde hay una playa de arena blanca y lugar ideal para bañarse, nadarpracticar el buceo o snorkel. Aquí se pueden ver grandes colonias de lobos marinos, gazapas, iguanas marinas, tortugas marinas, rayas, peces loro, tiburones martillo, estrellas de mar, etc. La playa está limitada a grupos de 80 personas por día, es una manera de que no afecte la vida natural de las especies que habitan en lugar, la medida fue impuesta por la dirección del Parque Nacional de Galápagos.

Lobos marinos.
Playa.

Aquí hicimos snorkel, Sergio tuvo la oportunidad de ver y tomar fotografía a esta mantarraya, pueden llegar alcanzar casi 8 metros de longitud y pesan 1,350 kg, siendo las hembras un poco más grandes que los machos. Tiene una piel seca, áspera y escamosa, no poseen un esqueleto de hueso. Se alimenta de plancton y pequeños peces, viven en solitario excepto en la época de apareamiento. La hembra tiene una gestación de
12 semanas, nacen 1 ó 2 crías. Su depredador es el tiburón y la orca. Pueden llegar a vivir hasta 25 años.

Mantarraya.

Era el momento de volver al bote para ir hasta el catamarán, a las 19.00 h., sirvieron la cena un plato de merluza en salsa acompañado de patatas, judías verdes y zanahoria, de postre pan de calatrava con manzana.

Merluza.
Pan de calatrava.

Al día siguiente, sonó el despertador recogimos todo y fuimos a desayunar a las 6.00 h., de la mañana, era nuestro último desayuno en el barco, había huevos fritos, bacon, queso, mermelada, mantequillas, pan de molde, pasteles, lechuga, tomate, pepino, sandía zumo, café e infusiones.

Desayuno.

A las 7.00 h., de la mañana abandonábamos el catamarán para hacer la últimas vistas, desembarcamos en el puerto Baquerizo Moreno.

A las 8.00 h., de la mañana el hotel Blue Marlín, mandaría a un trabajador para recoger nuestro equipaje del catamarán, (es un servicio gratuito) es un alojamiento sencillo donde pasaríamos una noche, estancia+desayuno nos costó 72 €. El wifi es gratis, aunque no va demasiado bien.
Situado en la isla de San Cristóbal, la dirección es Avenida Alsacia Northia y Española.

La isla San Cristóbal, llamada antiguamente Chatham, la capital del archipiélago es Puerto Baquerizo Moreno, es la sede administrativa de las Galápagos, tiene una superficie de 558 km², es la quinta isla en tamaño del archipiélago su punto más alto alcanza 730 metros sobre el nivel del mar. Es la segunda con mayor población y más turística justo detrás de Santa Cruz. Sus dos calles más principales son la Avenida Charles Darwin y la Avenida Alsacia Northia, aquí hay bares, restaurantes, cafeterías, agencias de tourtiendas de recuerdos, etc.

Puerto Baquerizo Moreno.
Embarcaciones en Puerto Baquerizo Moreno.

Le decíamos adiós a las vacaciones en catamarán para subir en un botedesembarcamos (desembarco seco) en el puerto Baquerizo Moreno, aquí subimos en un autobús junto con el guía Ivan y el grupo, para ir a la Galapaguera de Cerro Colorado, es una reserva natural que abrió al público en el año 2002, con la función de cuidar a la población de tortugas gigantes terrestres (Chelonoidis Chathamensis) de la isla por la situación de amenaza que viven. Hay una sala de interpretación, otra de conferencias, un centro de crianza donde están los corrales y el laboratorio herpetología, los senderos, una tienda de recuerdos, un bar, una oficina de administración y unos sanitarios.

Sala interpretación.

La tortuga gigante de Galápagos es la especie más grande de tortugas que existe en el mundo, pesan hasta 250 kg y tienen una longitud de
1,8 metros. Su esperanza de vida es de más de 100 años, en cautiverio llegan a más de 170 años.

Tortuga gigante de Galápagos.

La reserva tiene una superficie de 11 hectáreas de los que 1.415 m² están destinados a corrales, las tortugas son apareadas una vez al año, las hembras ponen entre 12 y 16 huevos. Los guardaparques recogen inmediatamente los huevos, poniéndolos en una caja oscura durante
30 días, son incubados por un periodo de 90 días a 110 días. Luego estos pequeños animales son llevados a los corrales de crecimiento donde pasarán alrededor de 4 a 5 años, luego son transportados a su habitat natural. En los senderos se pueden ver diferentes especies de plantas, muchas de ellas tienen letreros dando una pequeña explicación e información de cada una, otras no tienen letreros o los tienen pero sin información debido que se han borrado por el paso del tiempo. Para nuestro gustó los senderos presentaban un estado de abandono.
La entrada está incluida en ticket del Parque Nacional de Galápagos. El horario de visitas es de lunes a domingos de 6.00 h. a 18.00 h. Se encuentra a 22,40 kg de distancia del Puerto Baquerizo Moreno, el viaje en autobús tuvo una duración de 40 minutos, también se puede ir en taxi, el acceso se hace vía terrestre.

Tortugas gigantes de Galápagos.
Imagen tortugas gigantes de Galápagos.
Corrales de crecimiento.

Terminada la visita, subimos en el autobús para ir hasta el Centro de Interpretación de San Cristóbal, fue edificado en 1998, la obra del centro es una de las partes del proyecto “Plan de Interpretación y Educación Ambiental para las Islas Galápagos, fue financiado por el gobierno de España por medio de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el desarrollo (AECID) en coordinación con la dirección del Parque Nacional de Galápagos y con el apoyo de la Fundación Charles Darwin”, siendo inaugurado por el entonces Principe Felipe, hoy en día rey de España. Visitarlo merece la pena, explica la historia de las Islas Galápagos, hay exposiciones de biología, ecología, geología y la historia humana en la isla, un apartado dedicado a narrar la realidad de Galápagos y al problema al que se enfrenta, también hay un teatro al aire libre y una sala de proyecciones. Desde allí parten diferentes senderos que están algo señalizados, y que conducen al cerro de las Tijeretas. Aquí nos despedimos de el guía Ivan y del grupo, ellos se iban ya para el aeropuerto, nosotros pasaríamos un día más en la isla para visitarla.
Comenzamos en un pequeño sendero que nos llevó a la playa Punta Carola, también conocida como “playa del Amor”, de arena dorada y aguas cristalinas, tiene una extensión de 300 metros de longitud, posee un vegetación de manglares y bosque seco. Aquí vimos una gran colonia de lobos marinos, iguanas marinas sobre las rocas. Es un perfecto lugar para la practica de surf, el snorkel y la natación.
Situada al noroeste de Puerto Baquerizo Moreno.

Sala de exposición.
Huevos.
Letrero Cerro Tijeretas y Punta Carola.
Playa.
Sendero.

Volvimos a coger el sendero hasta llegar a otro mirador donde hay un cañón de fabricación norteamericana que data de la Segunda Guerra Mundial. Fue sacado por la marina ecuatoriana a principios de la década de 1970, para usarlo en las practicas militares.

Cañón de fabricación norteamericana.

Caminando por el sendero nos llevó a otro mirador donde pudimos ver la costa norte de la isla, apreciando la roca “León Dormido” el cerro Tijeretas y el cerro Mundo.

Roca del León dormido.

Hay otro mirador donde está la estatua de Charles Darwin (presenta un estado de suciedad y abandono) haciendo honor a su paso por la Isla de San Cristóbal. Fue el lugar donde desembarcó por primera vez en las Islas Galápagos durante el segundo viaje de HMS Beagle en el 1835.

Estatua de Charles Darwin.

Después de realizar una subida algo empinada por una pasarela de madera con escalones llegamos hasta el mirador superior, este se encuentra ubicado en el cerro Tijeretas, su nombre fue puesto, porque es la denominación común que se le dá a las fragatas, debido a la gran cantidad de tijeretas que anidan en la zona y habitan el lugar. Se pueden ver a dos especies de fragatas anidando en la misma colonia. El circuito tiene una distancia total 3,5 km pudiendo realizarse en 2 h., aproximadamente. En la zona había muy poca gente algún turista o viajero, eso sí, nos encontramos con varios lugareños que aprovechan estos senderos para practicar el footing.

Vimos volando por la zona a las fragatas, es una ave nativa de las Islas Galápagos, se alimentan de peces, calamares, crustáceos, medusas. Algunas veces no cazan suelen robar la comida a otras especies de aves, ¡a veces son un poco vagos! su plumaje es de color negro con alguna tonalidad en blanco, con cola de forma de tijera. Los machos tienen el pecho rojo que lo tienen inflamado en la temporada de apareamiento para atraer a la hembra. Tiene una longitud de 89 a 100 cm y pesan de 800 g a 1,6 kg. Su esperanza de vida de 15 y 25 años. Pone un sólo huevo que es incubado tanto por la hembra como por el macho entre 40 y 50 días. Vimos algunos machos volando la zona, tan sólo se les podía ver un poco el pecho rojo no lo tenían inflamado porque no era la época de apareamiento.

Fragata volando.

La playa Baquerizo, para llegar a ella hay 2 km de trayecto desde el mirador, hay que tener cuidado porque el último tramo tiene grandes rocas que pueden ocasionar una caída (puede resultar peligroso para personas con movilidad reducida). Es una playa de arena dorada donde hay lobos marinos, iguanas negras, tortugas marinas, etc.

Playa Baquerizo.

¡Recuerda! llevar un calzado cerrado que no resbale para caminar, crema solar, alguna gorra o sombrero para proteger la cabeza del sol, gafas de sol, traje de bañoagua o algún refresco para hidratarte, allí no hay donde comprar. La entrada es gratuita. El horario de visitas es de lunes a domingos desde las 6.30 h., hasta las 18.00 h. A la llegada hay que registrarse en un libro de visitas donde hay que rellenar nombre, nacionalidad, número de pasaporte, hora de entrada, ¡Recuerda! a la salida tienes que registrarte y firmar. Situado a las afueras del pueblo al norte de la ciudad, la dirección es Alsacia Northia, Puerto Baquerizo Moreno.

Era el momento de abandonar el lugar, a pocos metros de aquí esta la playa Mann, de arena blanca y aguas cristalinas de pequeñas dimensiones, algo rocosa, es un lugar ideal para la practica de buceo de superficie, snorkel, kayak, etc. Donde hay lobos marino, tortugas, fragatas volando la zona, pelícanos, etc. Aquí hay puestos de venta de comida, vestuarios, duchas y sanitarios. Situada frente a la Universidad San Francisco. Desde esta playa hay un sendero de madera con baranda llega hasta donde está el faro.

Playa Mann.
Faro.
Lobo marino.

La playa de Oro, es una pequeña playa situada al final del malecón, aquí hay grandes colonias de leones marinos, tortugas, iguanas, etc., se puede practicar snorkel, kayak, natación.

Playa de Oro.

El parque Ecológico Recreacional Playa del Oro, es un pequeño espacio verde donde hay toboganes, bancos, papeleras, etc.

Parque Ecológico Recreacional Playa de Oro.

Caminando llegamos hasta el restaurante el Descanso del Marinero, para almorzar, donde pedimos un arroz marinero y un plato de bacalao a la plancha acompañado de ensalada y arroz blanco, de bebida pedimos un jugo de maracuya y una coca cola. Pagamos un total de 42 dólares americanos (36,04 € aproximadamente). Abierto de martes a domingos de 8.00 h., a 21.00 h., ofrece comida latina, ecuatoriana, marisco, pescados y opciones de vegetarianos. El teléfono de contacto es +593-98-728-2863. Nos pareció algo caro para el servicio que presta. 
Se encuentra en la Avenida Alsacia Northia.

Restaurante el Descanso del Marinero, arroz marinero.
Restaurante el Descanso del Marinero, plato de bacalao.

Terminada la comida fuimos hasta el Midori Sushi & Pub, ofrece comida japonesa, internacional, mariscos y zona de pub. Pedimos un jugo de magno y otro mora. Pagamos un total de 7 dólares americanos
(6,02 € aproximadamente). Ofrece wifi gratis a sus clientes.
Situado en la Avenida Darwin.

Midori Sushi & Pub, jugo de magno y mora.

Accedimos a la Catedral de la Inmaculada Concepción, es un pequeño templo católico, sede del Vicariato Apostólico de Galápagos. El acceso es gratuito, abierto todo el día. Situada en la Avenida Alsacia Northia.

Fachada de la iglesia Inmaculada Concepción.
Interior iglesia de la Inmaculada Concepción.

Enfrente de ella está el parque ecológico Artesanal San Francisco, un pequeño espacio verde con bancos.

Parque Ecológico Artesanal de San Francisco.

Seguimos el recorrido hasta toparnos con un pequeño parque donde vimos una escultura en homenaje al presidente Constitucional del Ecuador, Abogado Jaime Roldós Aguilera, falleció trágicamente el 24 de mayo del 1981.

Homenaje al presidente Constitucional del Ecuador.

A pocos metros de aquí hay una especie de rotonda presidida por la fuente de la Vida, es un merlin o picudo, representa la exuberante vida submarina del las Islas Galápagos. Escultura hecha en piedra de mosaicos, realizada por Andrés y David Basantes.

Fuente de la Vida.

El busto de Charles Darwin fue puesto en 1935 en conmemoración de los 100 años de su visita a las Islas Galápagos. Situada en las instalaciones de la Segunda zona Naval de la Isla de San Cristóbal.

Busto de Charles Darwin.

La Plaza de los Lobos, aquí hay una estatua de Charles Darwin, en esa misma plaza están las letras de colores “Galápagos San Cristóbal”.

Estatua de Charles Darwin.
Letras Galápagos San Cristóbal.

La playa La Lobería, es una playa de arena coralina donde hay una gran colonia de lobos marinos, es increíble los berridos que emiten estos animales y el fuerte olor que desprenden, en las rocas hay iguanas marinas, fragatas sobrevolando la zona, gaviotas, etc.

Playa de la Lobería.

El paseo de los Algarrobos, es un espacio donde se pueden ver diferentes especies de árboles, con un pequeño cartel que indica su nombre.

Paseo de los Algarrobos.

Como habíamos almorzado tarde, esa noche decidimos volver a ir hasta el Midori Sushi & Pub, ofrecen comida japonesa, internacional, mariscos y zona de pub. Pedimos dos jugo de magno. Pagamos un total de 7 dólares americanos (6,02 € aproximadamente). Así aprovechamos el wifi gratis, que por cierto no va nada mal. Situado en la Avenida Darwin.

Entramos en una pequeña tienda donde compramos una rama de plátanos, una botella de agua mineral sin gas. Pagamos un total de
3 dólares americanos (2,58 € aprox.) Ahora sí, regresamos hasta el hotel hicimos el check-in, (que aún no habíamos ido hasta él), cenamos los plátanos y una ducha, a la cama, ¡buenas noches andorreros!

Habitación hotel Blue Marlín.

¡En ese día poco íbamos a hacer!, nos levantamos, fuimos al salón donde sirven el desayuno, lo ofrecen en la mesa, pusieron una tortilla, cuenco de frutas, zumo y café.

Hotel Blue Marlín, desayuno.
Desayuno hotel Blue Marlín.

Hicimos el check-out y una vez listos nos fuimos caminando hasta el aeropuerto de San Cristóbal, que se sitúa a unos 10 minutos del Puerto Baquerizo Moreno, se puede ir en autobús o taxi. Accedimos a él, fuimos hasta los mostradores de la compañía aérea Avianca, donde facturamos el equipaje con destino a la ciudad de Guayaquil. El vuelo tuvo una duración de 1 h. y 50 minutos. El billete de avión nos costó un total de 169 € por persona.

Avión aerolínea Avianca.

Durante el vuelo ofrecieron un snack y una bebida. El viaje transcurrió con normalidad, cuando comenzamos el descenso, el piloto tuvo que volver a tomar altura debido a que no le autorizaban el aterrizaje por motivos climatológicos (intensa niebla) permanecimos sobrevolando la ciudad de Guayaquil durante 25 minutos, pasado este tiempo al fin aterrizamos en el aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo.

Snack y bebida.

EBajamos del avión, recogimos el equipaje de la cinta, tuvimos que volver a facturarlo con la misma compañía aérea con destino a Bogotá (Colombia). Pasamos el control de inmigración donde nos pusieron el sello de salida del país, una vez pasado, accedimos a la zona de control de seguridad, aquí teníamos una escala de 3 h., buscamos la puerta de embarque. Mientras esperábamos la salida del vuelo, en la cafetería de Astoria, compramos dos cafés con leche y un yogurt de fresa. Pagamos un total de 10,69 dólares americanos (9,13 € aproximadamente). No lo recomendamos el café es muy malo y el precio lo vemos caro para lo que ofrecen.

Cafetería Astoria, cafés con leche, yogurt.

Embarcamos en el avión, el viaje tuvo una duración de 1 h. y 50 minutos. El billete de avión nos costó un total de 190 € por persona. Durante el viaje las azafatas sirvieron un snack y una bebida y entregaron el papel de inmigración.

Este fue nuestro paso por las Islas Galápagos, un destino al que le teníamos muchas ganas, aunque es cierto que los precios son muy elevados, sin duda ha merecido la pena ir hasta el lugar.

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Qué visitar, ver y hacer en las Islas Galápagos, Ecuador.' has no comments

Sé el primero en comentar en esta publicación

Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.