Lengua Arena.

Qué visitar, ver y hacer en Diego Suárez y Nosy Be, Madagascar

Qué visitar, ver y hacer en Diego Suárez y Nosy Be, (norte de Madagascar).

Madagascar es un país donde puedes disfrutar de la naturaleza con los 5 sentidos. Visitas imprescindibles en el norte: la ciudad Antsiranana, con sus tres bahías de Diego Suárez, la playa de Ramena, y el mar Esmeralda, los Tsingys Rojos de Irodo, el parque Nacional de Ankarana, el parque Nacional de la Montaña de Ambre, las islas de Nosy Be, Komba, Iranja y Iranja Kely, etc.

Madagascar es la segunda isla más grande de África. Llamada la isla roja, donde habitan más de 18 tribus. En ella hay 19 parque Naturales, 5 reservas naturales integrales y 21 reservas especiales. Es un país donde las infractuturas no están muy desarrolladascarreteras, aeropuertos, hasta sus viviendas, etc. Sufre un gran alto indice de deforestación, debido a la gran explotación de madera, a la quema de rastrojos, y prácticas agrícolas, así como asentamientos humanos y otros factores. Se están quedando sin bosques, siendo amenazadas algunas de sus especies de animales como los lémures y otras especies endémicas de camaleones, se están poniendo en peligro de extinción. Hoy en día sólo se pueden ver los lémures en parques Nacionales y reservas privadas.

¿Por qué decidimos ir a Madagascar? lo elegimos como destino de viaje por su naturaleza, donde hay un gran número de especies tanto de flora como de fauna que son endémicos, fuimos en busca de lémures, camaleones, parques nacionalesplayas paradisiacas, mercados, etc., y porque aún no es un destino muy turístico.
Os podemos decir que un viaje a Madagascar es ya en si toda una aventura.

Información Útil:

Es necesario obtener un visado para entrar al país, tramitándose a la llegada en el aeropuerto, para estancias inferiores a 1 mes cuesta 80.000 ariary malgache (21,18 € aproximadamente), de 1 a 2 meses es de 100.000 ariary malgache (26,48 € aproximadamente), de 2 a 3 meses es de 140.000 ariary malgache (37,06 € aprox.),  de 3 meses a 3 años
cuesta 150.000 ariary malgache (39,71 € aproximadamente) Para más información visitar la página web del ministerio de turismo de Madagascar. Es aconsejable pagar el visado en moneda local, aceptan euros y dólares americanos, pero el cambio lo redondea mucho hacia arriba, perderás dinero. El pasaporte tiene que tener un vigor mínimo de 6 meses de validez, un billete de salida del país.

Los idiomas oficiales son el malgache y el francés.

¿Hay que ponerse vacunas? la única vacuna obligatoria para entrar en Madagascar, es la de la fiebre Amarilla, si se viaja de países de África y Sudamérica. Se recomienda tener puestas las siguientes vacunas: tétanos, rabia, hepatitis A y B, fiebre tifoidea, cólera, tosferina, triple vírica (sarampión, rubeola).
Debes tomar el malarone o profilaxis, porque existe un alto riego de malaria en todo el país, ¡Recuerda! usar repelente de mosquitos y dormir con mosquitera. Para más información pedir cita en sanidad exterior. Allí os indicarán lo que debéis hacer. Aquí os dejamos la página web:www.lasaludtambienviaja.

Debes llevar un botiquín, con medicamentos como: pastillas para diarrea, algún analgésico, antibióticos, antihistamínicostiritas, etc.

Se aconseja siempre beber agua embotellada, evita tomar cubitos de hielo.

La moneda es el ariary malgache 1 € = 3.778,18 ariary malgache, su abreviatura es MGA.

Las tarjetas de crédito internacionales como: Visa, American Express, Master Card, etc., no suelen ser aceptadas en los establecimientos, algunos las aceptan, pero otros te cobran una comisión por hacer uso de ellas, o te fijaran un precio mínimo para que puedas usarla, debes siempre llevar dinero en metálico. A tu llegada al país en el aeropuerto internacional Ivato, en Antananarivo hay cajeros automáticos, o si lo prefieres puedes acercarte a una casa de cambio o ir a un banco en la capital.

¡Recuerda! el regateo está presente en el comercio malgache, ellos al principio te pedirán como 7 veces más el valor real del producto.

La electricidad es de 200V/50 Hz. Las clavijas y enchufes son de tipo C/ D/ E/ J/ K/. Aunque algunos hoteles cuenta con adaptador, debes llevar tú, uno, puedes obtenerlo en el aeropuerto o en cualquier tienda de recuerdos.

El clima: Madagascar cuenta con 2 estaciones bien diferenciadas, la estación seca y la húmeda. De mayo a septiembre es el invierno austral, es cuando más frío hace, aparecen lluvias esporádicas y la temperatura oscila entre 22ºC a 28ºC. De octubre a abril, es cuando hace más calor en la isla y a finales de noviembre comienzan las lluvias por las tardes. Siendo los meses más lluviosos enero y febrero.

¡Debes tener en cuenta! que desgraciadamente la delincuencia en las grandes ciudades, sobre todo atracan a los turistas y viajeros. Tened mucho cuidado en zonas con grandes aglomeraciones como mercados, cascos históricos, etc., evitad salir por la noche, pasear por zonas poco iluminadas, etc. Nosotros no tuvimos ninguna problema, con un poco de precaución es suficiente. Suele haber muchos accidentes de tráfico debido al mal estado de las carreteras y a la gran velocidad con que conducen los malgaches. Evita circular por las noches por la falta de iluminación en las carreteras y asaltos que se producen por parte de bandidos. ¡Ojo en los controles de policía! son muy corruptos e intentarán sacarte dinero haciéndote chantaje. No olvides, llevar siempre contigo el pasaporte te lo pedirán en los controles.

Las creencias animíticas o chamánicas se siguen practicando y creyendo en ellas.

¡Cuidado con los perros callejeros! hay muchos, pueden morderte por proteger su territorio y pegarte la rabia.

¿Cómo desplazarte por Madagascar? en autobús, taxi, alquilando un coche con conductor o sólo vehículo, en trasporte aéreocontratando alguna de las agencias locales un circuito por el país, etc.

Los taxi-brouse, son furgonetas grandes o medianas que tienen colocadas filas de asientos, hacen trayectos por diferentes ciudades del país. Estos vehículos cuenta con un letrero en la parte delantera del vehículo, tiene un cartel donde indican el lugar de partida, mostrando las paradas que realizan y el destino final. Suelen hacer tres paradas por trayecto una para ir al baño, en pleno campo al aire libre, otra para comer y una última para estirar un poco las piernas, bueno, si el conductor se encuentra por el trayecto a algún amíguete, parará para charlar un rato ¡Irás como sardinas en lata!, no será de extrañar que las gallinas, gallos, perros, puedan ser compañeros de viaje.

También están los autobuses que van cargados de gente, os podemos decir que aprovechan al máximo el espacio, no cabe un alfiler en ellos. En algunos hemos visto gente subida en la baca.

Los pousse-pousse, son carros tirados por personas, bici, o moto. Es uno de los transporte que menos nos gusta utilizar. Suelen utilizarlo mucho los malgaches para desplazarse por la ciudad, vamos para ellos es como un taxi.

El tren conocido como “el de la selva”, hasta el día que nosotros visitamos Madagascar, era el único tren de pasajeros activo en el país. Uniendo Fianarantsoa con Manakara, atravesando la selva del Corredor del Este de Madagascar. Suele durar el trayecto unas 18 horas. Normalmente no suele salir con puntualidad, debido a que es un tren muy viejo y suele tener muchas averías, nos comentaron que siempre suelen ir dos mecánicos en el trayecto. Hay veces que es cancelado y no vuelve a salir hasta el día siguiente ¡Vamos cogedlo es toda una aventura!

El avión es el transporte más cómodo, la única compañía aérea que opera en el país es Air Madagascar, pero no funciona muy bien, porque los horarios no son muy respetados, hay retrasos sin previo aviso realizan cancelaciones, te añaden escalas, y no todas las ciudades están comunicadas con vuelos.

Nuestro cuaderno de Bitácoras:

Aterrizamos en el aeropuerto internacional Ivato, en Antananarivo en el país de Madagascar. Bajamos del avión y fuimos caminando unos metros hasta llegar a la puerta de entrada del aeropuerto. Tuvimos que hacer cola y pasar por unas ventanillas de policía, donde entregamos el pasaporte y el papel de emigración, que por cierto se componía de 3 pequeñas páginas. Nos cogieron una página de esas y en una de las otras le colocaron un sello, andamos unos pocos metros y estaba la ventanilla para poder pagar y obtener el visado. El visado nos costó 25 € por persona. Por lo visto aceptan la moneda local, dólares americanos y euros. Volvimos andar por una fila unos metros hacia otra ventanilla, antes de llegar a ella había un policía que miraba los datos del pasaporte, pasado este policía nos colocamos delante de la ventanilla y dimos el pasaporte a otro policía donde nos hizo una fotografía, el pasaporte fue pasado a otro policía para que escribiera encima del visado. Esto nos recordaba a nuestro viaje por Camboya, el pasaporte pasaba de una mano a otra y los minutos pasaban. Después de este policía volvía a pasar a manos de otro, el cual ponía una firma en el visado.
¡Ya al fin! teníamos el pasaporte en nuestras manos, recogimos el equipaje, que era de imaginar que estuviera fuera de la cinta, efectivamente se encontraba fuera de la cinta. Nos dirigíamos a salir del aeropuerto y tuvimos que pasar por una fila donde todo el mundo tenía que mostrar el pasaporte y a algunos pasajeros les era inspeccionado el equipaje. Esta vez nosotros nos libramos de este control, que por cierto no nos parece mal que haya un poco de control de seguridad, nunca viene mal.

Sacamos dinero en el cajero automático del aeropuerto ¡Recuerda! no aceptan en casi ningún lugar las tarjetas de crédito, debes llevar dinero efectivo.

A nuestra salida nos esperaba una chica de la empresa IndigoBe Madagascar, con la que habíamos contratado un paquete turístico por Madagascar. Ofrece viajes en pequeños grupos, con diferentes itinerarios, salidas por la isla, también se pueden hacer personalizados, privados, etc. Nosotros escogimos norte+sur+playas, pasamos unos 16 días, el precio del paquete nos costó 1.590 € por persona. Aquí no están incluidos los vuelos, y algunas comidas. Como hemos comentado antes, también ofrecen paquetes preparados con vuelos, comidas, actividades, alojamiento, traslados, etc.
Los precios son diferentes dependiendo del servio que escojas.
Para más información os dejamos la página web:www.indigobe.com, el correo electrónico:info@indigobe.com, el teléfono
de contacto (+261)20-22-439-09. Para nosotros es una de las mejores agencias tours operadoras del país.

Lo primero que hicimos tras dejar el aeropuerto fue visitar el mercado de La Digue, se encuentra a las afueras de Antananarivo a unos 12 km. Es un gran mercado lleno de pequeños puestos donde venden figuras talladas en madera, cristales, minerales, fósiles, cerámicas, en fin un largo etc. Es ideal para hacer compras, si quieres llevarte un recuerdo del país, encontrarás todo lo que puedas imaginar.

Terminada la visita nos trasladaron hasta el hotel Accor Ibis Ankorondrano, alojamiento de tres estrellas, situado cerca del aeropuerto y alejado del centro de la ciudad. Ya que al día siguiente cogeríamos un vuelo para irnos al norte del país. No hay nada interesante cerca de él. Las habitaciones son grandes, bien equipadas y el baño es algo pequeño, hay wifi gratis. El desayuno lo ofrecen tipo buffet.

Llegamos hicimos el check in, aquí fue donde pasamos una noche. Subimos a la habitación que nos habían asignado. Estábamos agotados del viaje, decidimos darnos una ducha, descansar un poco y más tarde bajar a cenar en el comedor de dicho hotel, donde pedimos una pizza napolitana, un plato de macarrones con frutos del mar y de bebida una botella de agua mineral. Pagamos un total de 55.500 ariary malgache (14,75 € aproximadamente).

Al día siguiente nos levantamos, desayunamos y abandonábamos el hotel, para trasladarnos hasta el aeropuerto internacional Ivato y coger un vuelo doméstico con dirección a Antsiranna. Entramos en el aeropuerto nos acercamos hasta la ventanilla de la compañía aérea Air Madagascar, para facturar el equipaje, nos comentó la azafata, que el vuelo que nosotros habíamos comprado Antananarivo a Antsiranna, no iba a ser directo que le habían añadido una escala técnica en Sambava, porque tenían que reubicar a pasajeros. Que no había problema que no nos tendríamos que bajar del avión. Como siempre sorpresas en estos países pocos desarrollados, y cruzando lo dedos para que nos nos cancelaran el vuelo
¡Qué aquí todo puede pasar! El equipaje lo facturamos sin problema, pero con el de mano íbamos pasados. Antes de pasar el control de seguridad había un policía con una báscula pesando el equipaje de mano, se permite 5 kg por persona
y nosotros llevábamos 8 kg por persona. Sergio, al mostrarle el pasaporte le introdujo un billete de 1 dólar americano,(0,86 € aproximadamente) ¡haber si colaba, la mordida! y no teníamos que facturarlo, porque en esas maletas llevábamos todo el material fotográfico, ordenador, etc. No hubo problema cogió el billete y se lo introdujo en el bolsillo, a mí Elisabeth, no me peso la maleta, muy sonriente medio el paso.

Pasamos el control de seguridad, que por cierto es muy estricto, no lleves alimentos, sean sólidos o líquidos te los tiraran, paraguas de punta, etc. Nos acomodamos en la sala de espera a esperar la llamada de embarque, el avión tenía prevista la salida a las 11.00 h., de la mañana y salió a las 13.10 h. El viaje tuvo una duración de 45 minutosaterrizábamos en Sambava, nos habían dicho que no era necesario desembarcar, pero al final tuvimos que bajar del avión, entrar en la sala del aeropuerto, esperar a que limpiaran el avión y volviera a empezar el embarque, esto tuvo una demora de 47 minutos. Pasado este tiempo volvíamos a embarcar en el mismo avión con destino Antsiranana.
El vuelo tuvo una duración de 1 h. y 15 minutos. El billete de avión nos costó 139 € por persona.

Al fin aterrizamos en el aeropuerto de Antsiranana, bajamos del avión, fuimos a recoger el equipaje, la cinta daba vueltas y vueltas, nuestro equipaje no salía, tardó más de 20 minutos en salir, porque el avión era pequeño y de hélice.
¡No os contamos si hubiera sido uno grande! Nos recogieron en la puerta del aeropuerto, nos esperaba un chico de la empresa IndigoBe Madagascar, que nos llevó hasta el hotel Grand Hotel Diego, alojamiento de tres estrellas situado en el centro de la ciudad, habitaciones amplias, con wifi gratis. La dirección 46 Rue Colbert BP 317-201 Antsiranana.

Hicimos el check in, aquí pasaríamos dos noches. Subimos a la habitación nos dimos una ducha, que nos vino bien y fuimos al supermercado Score Antsiranana, se encontraba a unos metros del hotel en el que nos hospedábamos, donde compramos fruta como: manzanas, plátanos, mangos, una bolsa de pan de molde, unos paquetes de jamón cocido, algún producto lácteo, y frutos secos. Pagamos un total de 135.032 ariary malgache (35,88 € aproximadamente).
Pudimos pagar con tarjeta de crédito, no hubo problema. Nos pareció un robó los precios que tenía el establecimiento.

Nos fuimos hasta el hotel y cenamos en el restaurante de dicho alojamiento, donde pedimos un plato de pescado capitán, un calamar en salsa, una botella de agua mineral y una coca cola.
Pagamos un total de 65.500 ariary malgache (17,41 € aproximadamente).
¡Recuerda! No permiten pagar con tarjeta de crédito, si el importe no es superior a 30€ o dólares americanos.
Esto fue todo por eses día, tocaba ir a la cama.

Antsiranana, es una ciudad que antiguamente fue llamada Diego Suárez, porque dos navegantes portugueses, fueron los primeros europeos en desembarcar en el lugar, el capitán Diego Diaz y el almirante Fernando Suárez, que llegaron a la zona en 1543, fue llamada así hasta la independencia en 1975, cuando pasó a llamarse Antsiranana, es la capital del norte de la isla. Hoy en día es el segundo puerto pesquero de Madagascar. Está ciudad es mestiza donde conviven diferentes razas como: árabes, africanos, franceses, indios, chinos, etc. Donde hay mezquitas, templos hindúes e iglesias.

Al día siguiente sonó el despertador, nos despertamos nos vestimos y bajamos a tomar el desayuno, lo ofrecen tipo buffet, una vez terminado, al las 7.30 h., de la mañana vino a recogernos Mapi, el que sería nuestro guía en los próximos días. Salimos con dirección hasta la playa de Ramena, con palmeras, aguas transparentes y arena dorada.

Situada a unos 20 km de Diego Suárez, allí es donde subimos en una goleta tradicional compuesta por una vela y un mástil, para navegar por el mar Esmeralda hasta la isla de Nosy Suárez, como su nombre indica sus aguas son de color esmeralda y posee unos increíbles fondos marinos. En unos 45 minutos de navegación estábamos en el paraíso ¡Recuerda! en la embarcación suele entrar bastante agua, debes llevar una bolsa hermética para guardar cámara fotográfica, y objetos que no se puedan mojar. ¡No olvides llevar! crema solar y tohalla. A la llegada hay que pagar una tasa por el circuito del mar esmeralda, en una taquilla que hay, para nacionales tiene un coste de 2.000 ariary malgache por cada uno (0,54 € aprox.) y para extranjeros es de 10.000 ariary malgache por persona (2,67 € aproximadamente).

Disfrutamos bañándonos en la increíbles aguas cristalinas, hicimos snorking, tomamos el sol, en fin pasamos un día genial. La tripulación de nuestra embarcación era de las etnias sakalava y antakarana, fueron a pescar el pescado y mariscos, que más tarde nos cocinarían para que almorzáramos en una casita de madera, que hay en el lugar.
A las 16.00 h., de la tarde, emprendimos la vuelta a la playa Ramena.

Cuando llegamos a la playa de Ramena, subimos en un 4×4 para ir a visitar las 3 bahías de Diego Suárez: Bahía de los Sakalava, de las Palomas y de las Dunas. Está bahía tiene un perímetro de 156 km, en ella podemos ver el islote de Pan de Azúcar, está considerada como la segunda bahía más grande del mundo, detrás de la de Río de Janeiro. Las playas de estas bahías son de arena blanca y fina, posee unos increíbles fondos marinos. Los amantes de los deportes acuáticos vienen hasta el lugar para practicar windsurf, kitesurf, etc., gracias a los vientos alisios que durante 9 meses al año golpean las tres bahías. También vimos las ruinas de una antigua fortificación, viejos cañones de la época colonial, faros, etc. Además vimos el primer árbol baobab.

En el lugar nos encontramos con unas chicas de la tribu sakalava, que tenían la cara pintada, yo Elisabeth, me hice una fotografías con ellas, tuve quedarles una propina de 5.000 ariary malgache (1,33 € aproximadamente).

Para acceder al lugar hay que pagar una tasa para extranjeros es de 10.000 ariary malgache por persona
(2,67 € aproximadamente) y para nacionales tiene un coste de 2.000 ariary malgache por cada uno
(0,54 € aprox.) niños menores de 7 años, acceso gratuito. Horario de visitas abierto a partir de las 7.00 h., hasta las 18.00 h.

Pasamos por donde se encuentra la montaña de los Franceses, es un macizo calcáreo, se encuentra frente del Pan de Azúcar, nosotros la contemplamos desde abajo, si tienes la oportunidad y dispones de tiempo es interesante es subir a ella, son unos 500 metros, se necesita 1 h., para la subida y otra 1 h., para la bajada. Podrás ver restos de la antigua fortificación del ejercito francés, que hubo en el lugar, así como los árboles baobabs de la especie Adansonia Suarezensis.
¡Qué se nos olvida lo más importante!, podrás obtener unas increíbles vistas de la Bahía de Diego, el Pan de Azúcar, la costa este y oeste de la isla, y a lo lejos el cabo de Ambre.

Esto fue todo por ese día, regresamos al hotel, nos fuimos hasta la habitación y cenamos lo que nos habíamos comprado el día anterior en el supermercado.
Al día siguiente sonó el despertador a las 6.00 h., de la madrugada, bajamos a desayunar al comedor y una vez listos, vino Mapi a las 7.00 h., para salir en el 4×4 hasta los Tsingys Rojos de Irodo. Se encuentran a 70 km de Diego Suárez. Para llegar a lugar ¡es un verdadero rally!, como nos decía Mapi. Se debe acceder con un vehículo 4×4, es una pista de arena totalmente llena de baches, hay que cruzar bosques, valles llenos de vegetación. Pudimos observar desde tres puntos diferentes los Tsingys. La primera vista desde lo alto del cañón, desde la cima de la colina tuvimo unas vistas panorámicas del mar y la reserva de Analamera.

Seguimos el camino y volvimos a parar para obtener unas vistas del cañón esculpido en piedra arenisca. Permanecimos unos minutos contemplado el lugar, y como sabéis, tomando alguna que otra fotografía y grabaciones.

En la última parada bajamos del 4×4 y comenzamos a pie un pequeño descenso por el cañón, caminamos atravesando un pequeño río, hasta llegar donde están los Tsingys. Llamada “Chimeneas de hadas” son formaciones sedimentarias formadas por gres, de laterita y material calcáreo con tonalidades rosas y rojos. Se han erosionado con el paso del tiempo debido a las aguas de los torrentes y de las lluvias, y la erosión creada por los vientos alisios. Las fuertes lluvias o inundaciones pueden ocasionar un cambio en el paisaje de los Tsingys rojos cada año, deteriorando o rompiendo algunas partes y creando otras nuevas. Mapi, nos mostró fotografías de los Tsingys de un año para otro, y os podemos decir que cambian mucho. Están protegidos por la Unesco, porque se encuentran en peligro de desaparición. Es considerado como un paisaje sobrenatural y único en el mundo.
Permanecimos un rato contemplando el lugar, tomando fotografías, grabaciones, etc. La entrada para extranjeros es de 10.000 ariary malgache por persona (2,67 € aproximadamente).

De nuevo subimos en el 4×4 para poner dirección hasta el parque Nacional de la Montaña de Ámbar, este parque fue creado el 28 de octubre de 1958 siendo el primer parque Nacional de Madagascar, es una de las 7 áreas protegidas más visitadas del país. Se encuentra a 42 km de Diego Suárez y a 3 km de la ciudad Joffreville. Tiene un ecosistema húmedo y un microclima creando un bosque subtropical, este macizo volcánico de 1.475 metros de altura, estando cubierto por un denso bosque húmedo de 23.000 hectáreas, tan sólo están abiertas a las visitas 18.200 hectáreas, el resto de la reserva sólo es accesible para expediciones científicas. Se pueden ver una gran cantidad de especies tanto en flora como fauna. El parque cuenta con una zona de acampada, sólo abierta en temporada alta de turismo.

Comenzamos un trekking por el parque en buscas de lémures y camaleones, nos acompañaba un guía del parque. Por el camino nos encontramos a un chico que iba con sus cebúes por medio del parque. ¡Nos quedamos mirando, un poco asombrados! El guía nos dijo que tienen que dejarle paso a las tribus de la zona.

Empezamos a ver la vegetación del parque helechos, palmeras, ficus, orquídeas, etc., íbamos silenciosamente observando aún lado y al otro del camino, teníamos muchas ganas de ver los lémures y camaleones que habitan el lugar.

¡Hay estaba!, nos encontramos al primer camaleón, el de nariz larga. Los camaleones pertenecen a la familia de los pequeños reptiles saurópsidos, existen en total 161 especies en todo el mundo. Es muy curioso ver a estos animales caminando, un paso adelante, casi, casi, un paso atrás, vamos podemos decir que caminan a cámara lenta con retrocesos, pero se convierte en veloz en busca de su presa, y saca su lengua a una velocidad de vértigo, impulsada con fuerza.
¿Sabías que la lengua de un camaleón es el doble de larga que su cuerpo? por lo que tiene que permanecer enrollada en el interior de la boca. Se dice que la mucosidad de su lengua es 4 veces más pastosa que la del ser humano. Sus ojos pueden moverlos independientes uno del otro, cuenta con un campo de visión de 360ºC. Se camuflan con mucha facilidad entre ramas, hojas, troncos, etc. Si algo caracteriza a estos animales es su piel escamosa, larga lengua y su adaptación al lugar debido al camuflaje.

Seguimos con la caminata hasta ver el lémur coronatus (lémur coronado) es una especie de primate, en los lémures es el que menor tamaño tiene unos 40 cm de longitud, y 2 kg de peso. Su nombre se debe a la corona que tiene en la frente y a los lados de los ojos. La corona nos indica el género que tiene, el macho es de color naranja con unos tonos en negros o gris, su pelaje es de color marrón castaño, siendo más pálido en la parte inferior. La hembra el color de su corona es de color marrón y en forma de v, el pelaje es gris, en la parte inferior es de color blanco tirando a pálido. Son diurnos y terrestres viven en grupos de entre 5 y 15 miembros. Se alimentas de hojas, flores, frutas, huevo y vertebrados. Practican grooming y vocalizaciones para comunicarse entre ellos. La hembra tiene una gestación de 125 días, dando a luz 1 o 2 crías de 60 gramos de peso. En 2014 fue catalogado como especie en peligro de extinción. Este animal es un lémur endémico, sólo se puede ver en la zona norte de la isla. Sobra decir que son muy ágiles y rápidos moviéndose por los árboles, resulta complicado poder tomarle una fotografía.

¡Al fin vimos al esperado camaleón!, el camaleón más pequeño, encontrado en el norte de Madagascar, su nombre científico es Brookesia micra, tiene una longitud total de 26 mm. Para que te hagas una idea, tiene el tamaño de una uña de un humano, es el vertebrado más pequeño, de color pardo con tonalidades verdes, no cambia de color, al no poseer mimetizarse porque vive en el suelo entre las hojarascas de pequeños bosques. Por la noche trepa a lo alto a unos 10 ó 15 cm del suelo. Este camaleón está en peligro de extinción debido a la deforestación.

El camaleón pantera, está especie de camaleón, originario de Madagascar, aunque el ser humano lo ha ido introduciendo en otros países del mundo. Es uno de los más grandes, tiene una longitud total incluyendo la cola de 55 cm los machos, en cambio las hembras es de 35 cm, ellas viven 3 años, en cambio ellos 6 años. Son diurnos, se alimentan de insectos, son animales ovíparos. Las hembras tienen un color más apagado que los machos, tiene una puesta entre 15 y 50 huevos. De color verde llamativo tiene bandas verticales rojas y una línea horizontal sobre cada costado de color blanca.

Hicimos una parada en una zona habilitada con mesas para hacer picnic, donde nos comimos la comida que llevamos en la mochila, un sandwiches de jamón cocido, unas manzanas, un zumo y un nestea. Terminada la comida, guardamos los restos de basura en la mochila, aunque en el lugar hay papeleras, los animales pueden acercase hasta el lugar. Debemos hacer un turismo responsable y sostenible.

Retomamos el camino hasta llegar a la cascada sagrada, donde discurren los rituales de Tromba, tradición de las etnias antakarana y sakalava y donde van hacer ofrendas. Un lugar lleno de tranquilidad que es interrumpido por el sonido de la caída del agua.

Volvimos a ver a los lémures coronatus, está vez fue imposible tomarle una fotografías, ¡son tan rápidos y no paran de moverse! Permanecimos un rato observándolos. Unos metros más adelante vimos al camaleón pantera, entre las las ramas de un árbol, seguimos el camino hasta llegar a una laguna verde de agua, nos encontramos algunos pájaros. Era hora de deshacer el camino y abandonar el parque. Lo pasamos genial tuvimos el primer contacto con los lémures, y camaleones.

¡Recuerda! debes llevar un calzado a apropiado para trekking, botas o tenis, poner repelente para mosquitos, llevar una chaqueta impermeable, porque suele llover en la zona, alguna bebida en la mochila, no hay nada dentro del parque para comprar.
La entrada al parque para extranjeros tiene un coste de 55.000 ariary malgache por persona (14,57 € aprox.) La tasa del guía del parque Nacional es de 10.000 ariary malgache por persona (2,66 € aproximadamente).

Volvimos a tomar la carretera para llegar a Joffreville, a Nature Lodge, donde nos hospedaríamos por una noche, se encuentra a los pies del Parque Nacional Montaña de Ambre, las habitaciones son bungalows. El lugar tiene mucho encantó, aunque el personal que trabaja en el lugar no es muy amable, hay wifi y sólo lo conectan en el comedor a las horas de las comidas, para que la gente vaya a consumir, a los pagos con tarjeta de crédito les añaden un 2,5% de comisión por hacer uso del servicio. Cenamos en él porque por los alrededores no había nada, escogimos un menú de entrante una ensalada de pulpo, planto principal un filete de capitán, y postre fruta, de bebida una botella de agua mineral.
Pagamos un total de 120.000 ariary malgache (31,77 € aproximadamente).
¡Ojo! debes ponerte repelente de mosquitos, si no quieres acabar lleno de picaduras.

Al día siguiente muy temprano a las 7.00 h., de la mañana abandonábamos el Lodge, para ir a visitar el parque Nacional de Ankarana. De camino hicimos una parada en un mercado que habían puesto en la carretera, donde compramos plátanos, mangos, manzanas y frutos secos. Nos gastamos un total de 7.000 ariary malgache (1,86 € aproximadamente).

Pudimos ver como las mujeres malgaches se untan la cara con una pasta amarilla, llamada tabac, la utilizan como mascarilla para protegerse de los rayos del sol y dicen que tiene propiedades para blanquear  la piel.

El parque Nacional de Ankarana, localizado a 110 km de Diego Suárez. Fue creado en 1956, es un área protegida, es un bosque tropical seco, el macizo de Ankarana abarca una extensión de 18.255 hectáreas. Este macizo de formación calcárea tiene numerosas grutas de estalactitas y estalagmitas, cañones, ríos subterráneos de 120 km de recorrido, lagos y los famosas agujas calcarías “Tsingy” incluso puentes colgantes. Es la mayor reserva subterránea del continente africano. En su fauna podemos encontrar 96 especies identificadas de aves, 60 especies reptiles y anfibios, 50 especies de moluscos, 14 especies de murciélagos y 11 especies de lémures. En flora hay unas 330 especies de plantas, la gran mayoría de sus árboles son de hoja caduca se caen y suelen florecer en los meses de septiembre a noviembre. Comenzamos una caminata por el parque, el guía que nos tocó era algo mayor pero muy activo, llamado Kilay, hablaba malgache, francés, inglés e incluso chapurreaba alguna palabra en italiano. Empezó a darnos explicaciones de las hojas de diferentes árboles, la medicina natural que fabricaban ellos, vamos todo lo curaban, malaria, hemorroides, picaduras de mosquitos, dolor de estómago, etc. Ya nos estábamos empezando a cansar de escucharlo, nosotros queríamos ver lémures, camaleones y tsingy. ¡Para eso habíamos ido al lugar! El calor era abrasador, unos tragos de agua nos sentaban genial.
Miró al suelo Sergio, tenía al lado un milpiés, son miriápodos, su nombre es debido a que cada segmento de su cuerpo tiene dos pares de patas, de color negro, rojizo, ocre o gris, pueden tener como máximo una longitud de 30 cm, se alimentan de plantas, pequeños invertebrados. De reproducción ovípara, sus puestas pueden ser hasta de 700 huevos, en una incubación de un poco más de 1 mes.

Vimos a un lémur saltador de cola roja, este animal es nocturno, se alimenta de hojas y algunas frutas. Pesan unos
800 gramos, viven en parejas. No lo encontramos dentro de la madriguera de un árbol, dormido. Unos metros más adelante nos encontramos con otro, ese con los ojos bien abiertos.

¡Mirad! que lagarto nos encontramos el gecko, es una especie de lagarto pequeño, que hay nada más y nada menos que 1.500 subespecies diferentes. La mayoría tienen un color verde llamativo con tonalidades de manchas en tonos coloridos, su vientre es de color beige, con cola larga y delgada, ojos grandes, su longitud puede ser desde 60 cm
a 1,6 cm. Normalmente es nocturno y caza durante la noche, se alimenta de insectos, frutas, etc. Para comunicarse unos con otro emiten vocalizaciones. Es un animal ovíparo.

Seguimos caminando hasta ver en las ramas de un árbol a estos lémures, los coronatus, los que habíamos visto la tarde anterior. Algún pájaro que otro nos encontramos por el camino.

Sin darnos cuenta de repente nuestros ojos dejaron de ver un bosque tropical para encontrarse con el mirador Tsingy Rary, desde donde obtuvimos unas increíbles vistas de los Tsingys, rocas grises puntiagudas, afiladas que se han creado gracias a la erosión, caminamos por ellos, aunque resulta difícil y eso que hay un camino hecho por los visitante hasta llegarcruzar el puente colgante de acceso al tsingy de Benavony. Aquí debes tener cuidado una torcedura de pie o caída te puede provocar una lesión o fractura. Hicimos una parada para comernos las frutas que nos habíamos comprado en un mercado, unas horas antes. Terminada la comida emprendimos el regreso a la entrada del parque.

La entrada al parque para extranjeros tiene un coste de 55.000 ariary malgache por persona (14,57 € aprox.)
La tasa del guía del parque Nacional varia según la duración del trekking, 10.000 ariary malgache (2,66 € aprox.)

¡Recuerda! llevar agua o refrescos, el parque no hay nada donde puedas comprar, ponerte repelente para mosquitos, un calzado cerrado apropiado para realizar trekking, gafas de sol, crema solar.

Terminada la visita subimos al 4×4 para poner dirección hasta las playas de Ankify, donde nos alojaríamos por una noche en Baobab Ankify, en un bungalow, frente al mar. Llegamos hicimos el check in. Es un alojamiento sencillo, limpio y sin sin conexión a internet.

Corriendo nos pusimos el traje de baño para bañarnos en el mar. Comenzaba a atardecer nos adentramos en el bungalow, nos dimos una ducha y fuimos hasta el comedor del Lodge, donde nos ofrecieron una ensalada de patatas, huevo y habichuelas de plato principal unas gambas en salsa con verduras y arroz blanco. Terminada la comida, nos vimos obligados a salir corriendo, porque los mosquitos nos estaban picando. Aunque llevábamos puesto el repelente eran aviones.

¡No madrugamos! a las 8.30 h., de la mañana nos levantamos, desayunamos y recogimos el equipaje, nos despedimos de Mapi, subimos en una embarcación lancha motora, en la playa del mismo hotel para ir hasta la isla de Nosy Be. El trayecto fue de unos 45 minutos. Llegamos al puerto de Hell Ville, vino a recogernos el personal de hotel Vainilla, donde nos hospedaríamos por tres noches. Alojamiento de tres estrellas, wifi gratis en la zonas comunes, comedor, recepción, piscina. Aceptan pagos con la tarjeta de crédito. Se sitúa en la costa oeste de Nosy Be.

Nosy Be, llamada la isla de los perfumes, rodeada de isla de adyacentes. Es la zona más desarrolladas del país para el turismo, pero aún le queda mucho que mejorar, sus carreteras, infraestructuras, etc. Eso tiene también su lado positivo la hace más salvaje y natural. Sus playas son de agua turquesa, fondos marinos, donde se pueden practicar una gran cantidad de actividades relacionadas con el deporte acuático, etc.
¡Comenzaban unos días de vacaciones en el paraíso!, es cierto que a estas alturas de nuestra vuelta al mundo, no venía nada mal unos días de relax, eso si, ¡Muchos no!, que nos agobiamos, sabéis que somos muy inquietos y activos. Comimos en el propio hotel, disfrutamos del resto del día de la piscina y playa.

Al día siguiente nos levantamos fuimos hasta el comedor a desayunar y una vez acabado el desayuno, regresamos a la habitación para recoger la mochila, habíamos contratado la actividad de Nosy Komba-Tanikely, con la empresa Nosy Be Original, nos costó 179.834,92 ariary malgache por persona (50 € aproximadamente) Nos incluía traslado, embarcación, entrada al parque, comida, bebida agua, tohalla, material de snorking.

Vino a recogernos a la recepción un guía llamado Gaillord, nos sorprendió que nos saludara en español, nos comentó que el lugar es muy visitado por turistas y viajeros italianos, decidió aprender español, por el parecido que tienen. Pero era una pena, porque no había en la zona turismo español, y estaba perdiendo la práctica, nos comentó que si no nos importaba que en de vez de hacernos la actividad con explicaciones en inglés si podía hacerla en español. A nosotros nos daba igual y aceptamos.

Subimos en Voir Hell-Ville, en una embarcación local con más gente, son de tamaño reducido, íbamos como sardinas en lata, posiblemente durante el trayecto te mojes con las olas del mar, como nos pasó a nosotros, pero como hace calor te secas enseguida. Llegamos a Nosy Komba, es la segunda isla más grande detrás de Nosy Be. Isla volcánica situada al noroeste de Madagascar, donde la vida urbana aún no ha llegado, sin coches, ni carreteras, un lugar aislado donde tuvimos una cita con la naturaleza, playas solitarias, fauna y flora nos esperaban. Por el camino nos encontramos algunas embarcaciones de pescadores.

Desembarcamos en un pequeño pueblo llamado Ampangorina, es la principal villa de Nosy Komba, llamada coloquialmente “isla de los lémures” también hay otras pequeñas poblaciones en la isla como: Andrekareka, Anjiabe o Antanamonpera. Llamativa porque nada más acceder a ella nos encontramos con cuerdas a ambos lados de las calles donde colgaban manteles bordados artesanalmente, hechos por mujeres del poblado, en sus encajes se pueden ver dibujos como: tortugas, peces, conchas, estrellas de mar, palmeras, etc. También hay pequeñas tiendas donde venden artesanía, recuerdos hechos en madera, pintados, etc.
¡Recuerda! debes llevar dinero en metálico, eso si, billetes pequeños, es una zona pobre, pueden que no tenga cambio, y te veas obligado a prescindir de comprar ese recuerdo que te gusta. Las tarjetas de crédito no las aceptan.

Atravesamos la calle principal del pueblo hasta llegar a la taquilla del parque de Nosy Komba. Aquí es donde se adquiere la entrada, para extranjeros tiene un coste de 4.000 ariary malgache (1,07 € aproximadamente), a este precio hay que añadirle la tasa del guía local que te acompaña en la visita, de 1.000 ariary malgache por persona (0,27 € aprox.)
En este punto te proporcionan gratuitamente ponerte repelente para mosquitos biodegradable.

Caminamos unos metros hacia delante hasta llegar a la puerta del parque donde vimos lémures salvajes, nos dió la bienvenida el lémur negro, especie endémica de la parte norte de Madagascar, tiene ojos de color marrón o naranja, tiene pelo en las orejas, cola larga, el macho tiene un pelaje de color negro en cambio la hembra es de color marrón. Se alimentan tanto en el suelo como en los árboles, su dieta se basa en frutos frescos, insectos e incluso cuando no encuentra lo anterior se alimenta de frutos secos u hojas. Viven en grupos de hasta 10 miembros.

Nos encontramos entre las ramas de un árbol el camaleón pantera, si, si, el que hemos visto días anteriores por Madagascar. Aunque a mí Elisabeth, personalmente no me gustan mucho los camaleones os digo que estos al ser tan llamativos de color, me llaman la atención.

Seguimos caminando hasta llegar a una zona donde vimos a una boa de Madagascar, también llamada boa arbórea, en cautividad. Pueden tener una longitud de 2 metros, es nocturna se alimenta de pequeños mamíferos y aves. Se está viendo en peligro de extinción, debido a la perdida de su hábitat a causa de la deforestación, práctica agrícola, asentamientos humanos, etc.

Nos acercamos a una zona donde hay unas tortugas terrestres que habitan en la isla, vimos a Carolina, una gran tortuga, más adelante también nos encontramos una pareja de tortuga, estas de menor tamaño.

Muy cerca en una palmera vimos de nuevo a gecko, una especie de pequeño lagarto, ¡recuerdas!, el que nos encontramos en el parque Nacional de Ankarana. Llamativo por su color verde intenso y lunares de color rojo.

Abandonábamos Ampangorina, subiendo en la embarcación para dirigirnos hasta la isla de Antsoha, un pequeño atolón en medio del mar, sin nada, donde bajamos unos dimos un baño en sus aguas y tomamos unas fotografías en su lengua de arena. ¡Un verdadero paraíso!

Subimos al catamarán para desplazarnos hasta la isla de Nosy Tanikely, su nombre significa “pequeña isla”. Está pequeña isla se encuentra al sur de Nosy Be. Bajamos, tomamos unas fotografías, nos colocamos las aletas, gafas y tubo, nos sumergimos en sus aguas, en ella pudimos disfrutar de su parque marino, donde observamos unos increíbles fondos marinos, coral, incluso Sergio, tuvo la oportunidad de encontrarse una enorme tortuga acuática, con la que se pudo tomar una fotografías.

¡Era hora de comer!, salimos del agua, teníamos preparar el almuerzo, una ensalada y una bandeja con diferentes pescados asados, un cuenco de arroz blanco. Al olor de la comida, se acerco hasta donde estábamos nosotros un lémur negro, hembra. ¡Recuerda! no debes de darle comida, a los animales que te encuentres en la zona.

Hacia un calor abrasador, nos compramos una lata de coca cola y una de te, pagamos un total de
10.000 ariary malgache (2,79 € aproximadamente) Emprendimos una pequeña caminata hasta llegar al faro de la isla, desde donde obtuvimos unas magnificas vistas panorámicas de la bahía donde se encuentra.

En los árboles nos encontramos un lémur pardo, existen varias variedades, los tamaños y pesos varían tiene una longitud total con cola entre 45 a 60 cm, los adultos pesan entre 1,9 hasta 4,2 kg. Se alimentan de frutos y hojas. Hay poblaciones diurnas y nocturnas, viven en grupos de 5 a 15 miembros. Las hembras tienen una gestación de 146 días, dando a luz entre una a dos crías.

Comenzamos el descenso hasta llegar a la embarcación, para subir a ella y dirigirnos hasta la isla de Nosy Be. La actividad tuvo una duración de 8 horas ¡Recuerda! para está excursión debes llevar traje de baño, crema solar, gafas de sol, repelente para mosquitos, un calzado que no resbale.
Una vez en el hotel, nos fuimos hasta la piscina donde nos pedimos unos coctel y contemplamos el atardecer, está vez la cámara la dejamos a un lado y disfrutamos del lugar. Subimos a la habitación para darnos una ducha y bajamos a cenar, donde nos pedimos un plato para cada uno de pesado con arroz blanco, de postre fruta, de bebida una botella de agua mineral.

En ese día teníamos nuevamente una actividad, con la empresa Nosy Be Original, está vez la visita a la isla Nosy Iranja, nos costó 190.625 ariary malgache por persona (53 € aproximadamente).

Embarcamos en Voir Hell Ville, en una embarcación poniendo dirección a la isla de Nosy Iranja, tuvimos un trayecto de
1 h
. y 35 minutos. Las islas de Nosy Iranja y Nosy Iranja Kely, es un pequeño archipiélago formado por dos islas de 200 hectáreas y de 13 hectáreas que están unidas por una lengua de arena de 2 km de longitud, que se puede apreciar cuando baja la marea.

Desembarcamos en Nosy Iranja, como estaba algo baja la marea decidimos ir caminando por la lengua de arena, tomamos unas fotografías y disfrutamos del lugar, decidimos darnos un baño en esas aguas del mar, que ofrecen un color desde el azul profundo hasta el verde esmeralda. Donde poder practicar snorking, buceo, etc.
Sergio, tomó el tubo, gafas y aletasmar adentro en busca de tortugas, en menos de 30 minutos lo tenía de vuelta ¡Venía con un cabreo!, al pobre le habían picado una gran cantidad de medusas ¡Menos mal! que las marcas le desapreciaron en unas horas.

A este lugar vienen por las noches las tortugas a depositar sus huevos, en la isla más pequeña es donde hay Lodge donde te puedes hospedar, y así por la noche poder asistir y ver como estos animales dejan sus huevos enterrados a la orilla del mar. Está isla está reservada exclusivamente para los huéspedes.

Decidimos ir caminando hasta llegar al faro Gustave Eiffel, que hay en la isla grande, fue levantado en 1909 durante el periodo colonial, diseñado por el ingeniero francés Gustave Eiffel. Desde donde obtuvimos unas increíbles vistas panorámicas de las islas cercanas y el océano Índico.

Emprendimos el descenso, por el camino pudimos ver la vida de los habitantes, niños jugando con piedras y caracolas, mujeres bordando manteles, etc. Llegamos hasta una zona habilitada para comer donde nos sirvieron una comida que fue una bandeja de pescado asado, cangrejo en salsa, una brochetas de pescado y un cuenco de arroz.

Era el momento de subir nuevamente a la embarcación para regresar a Nosy Be, ese día decidimos saltarnos la cena estábamos muy llenos, compramos en un puesto callejero, una piña y dos mangos. Nos gastamos un total de
6.474 ariary malgache (1,81 € aproximadamente) esa sería nuestra cena.

Nos despertamos sobre las 8.00 h., de la mañana, nos dimos un festival en el desayuno, y una vez acabado, alquilamos un quad en el propio hotel, para recorrernos la isla. Nos costó de 179.834,91 ariary malgache (50 € aproximadamente). Fuimos hasta el monte Passot, donde obtuvimos unas vistas de 360ºC, está rodeado de los lagos de cráteres. Pasamos por plantaciones de mango, plátanos, piñas, etc.
También tuvimos un pequeño percance, Sergio, se despistó un poco en el camino, era una pista de tierra con piedras de punta, raíces de árboles, etc., acabamos por los suelos, estábamos solos y de repente nos vimos rodeados de un grupo de personas que intentaban ayudarnos y ver como estábamos. En fin, un poco arañados los brazos y rodillas, menos mal que nos íbamos a visitar la zona central y sur de Madagascar, en esa parte hacía frío tendríamos que utilizar chaquetas y mangas largas.

Regresamos al hotel nos dimos una ducha e hicimos el check out, pagamos un total de total de 287.000 ariary malgache (79,81 € aproximadamente) las comidas y bebidas que habíamos consumido en el hotel durante nuestra estancia. Nos trasladaron hasta el aeropuerto de Nosy Be, para coger un avión de la compañía aérea Air Madagascar, con destino a la capital Antananarivo. Facturamos el equipaje y a esperar la salida del vuelo, como es normal en estos lugares el vuelo salió con un retraso de 35 minutos. Subimos en el avión, el vuelo tuvo una duración de 1 h. y 35 minutos.
El billete de avión nos costó 96 € por persona.

A nuestra llegada en el aeropuerto nos esperaba Erick, un guía que estaría los siguientes días con nosotros mostrándonos el sur y centro de Madagascar, de la empresa IndigoBe, nos traslado hasta el hotel Le Louvre, donde pasaríamos una noche. Alojamiento de cuatro estrellas, localizado en el centro de Antananarivo, en el barrio de Isoraka, dispone de wifi gratis. Aceptan pagos con tarjeta de crédito. La dirección es Rue Philibert, Tsiranana, Antananarivo.

Este ha sido nuestro paso por el norte de este país, donde los hemos disfrutado mucho tanto en sus parques nacionales, islas y playas paradisiacas.

En el próximo post os contaremos nuestro paso por el centro y sur de Madagascar, toda una aventura.

 

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.

 



'Qué visitar, ver y hacer en Diego Suárez y Nosy Be, Madagascar' tiene 4 comentarios

  1. Enero 25, 2018 @ 8:41 pm Mery Chimo Grazzia

    Una experiencia maravillosa.
    Felicidades por ir y gracias por compartir.

    Responder

  2. Enero 25, 2018 @ 9:34 pm Nita Segui Abellan

    Que suerte tenéis!!
    Mi mayor deseo ha sido poder hacer lo que vosotros habéis hecho!!
    ENHORABUENA!

    Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.