Casco Historico San Luís

Qué visitar, ver y hacer en San Luís – Brasil

Viaje a Brasil.

Qué visitar, ver y hacer en la ciudad de San Luís. Visitas imprescindibles: su casco histórico, las casas coloniales, el palacio de los Leones, el centro cultura popular Domingos Vieira Filho, la playa Do Calhau, etc.

Llamada São Luís o San Luís, como se quiera decir, es una ciudad capital del estado brasileño de Maranhão. Fue nombrada ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en el año 1997. Sí, algo la diferencia y la engrandece del resto de las ciudades es que posee una arquitectura colonial, con más de 3.500 edificios dentro del centro histórico de la ciudad, sus edificios en las fachadas poseen azulejos portugueses, también alemanes y franceses.

Aterrizábamos en el aeropuerto internacional de Cunha Machado de San Luís. De un vuelo procedente de Manaos, hicimos escala en Brasilia, donde tomamos otro avión para llegar a San Luís. Recogimos el equipaje y nos fuimos a visitar el casco histórico de la ciudad. Apenas eran las 9.00 h., de la mañana.

¡Vaya sorpresa que nos encontramos!, la ciudad estaba en fiesta llegaba la antorcha olímpica esa mañana. En las calles la alegría y el colorido se podía ver, bailes, canciones, vamos como sí en carnaval estuviéramos. Sí, esto hemos visto ¿Imaginaos como será el carnaval? Nos mezclamos con los lugareños reímos y bailamos al son de su ritmo.

Bueno, bueno venga vamos, que tenemos que seguir visitando la ciudad, que nos despistamos. Teníamos pensado visitar el palacio de los Leones, pero estaba cerrado a las visitas nos tuvimos que conformar con contemplarlo desde el exterior. Es donde se encuentra la Sede del gobierno del estado de Maranhão. Construido en honor al rey Luís XIII de Francia en el año 1612, como fuerte. Con el paso de los años ha sido restaurado, lo que ha provocado cambios en su estructura original. Abierto de martes a domingo de 9.00 h. a 12.00 h. y de 14.00 h. a 17.00 h. Los lunes y días festivos permanece cerrado. Se sitúa en la Avenida Dom Pedro II, S/N.

Continuamos, hasta llegar a la iglesia de San Luís. Está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Fue edificada en el año 1677. Cuenta con una gran cantidad de altares, imágenes religiosas, es más sorprendente por dentro que su fachada. El acceso es gratuito. Se encuentra en la Avenida Pedro II, S/N.

A pocos metros de la iglesia de San Luís, se encuentra la estatua de Benedicto Leite en bronce, homenaje a este señor que fue político, diputado, senador y gobernador del estado de Maranhão. Se localiza en una plaza llena de árboles, bancos, en la Avenida San Vitorino Freire.

Andorreamos por su casco antiguo donde descubrimos calles con mucho encanto llenas de edificios coloniales que nos hacía trasladarnos al pasado.

El centro histórico de San Luís fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1997. Fue la única ciudad fundada de Brasil por franceses, ocupada por holandeses y construida por portugueses. Podemos destacar sus fachadas de azulejos acompañada de grandes ventanales, con balcones de forja, en algunas de sus viviendas en la parte de arriba poseen tejas. Con el paso de los años han ido conservando y restaurando mucho de sus edificios históricos del siglo XVII, trazados en calle rectangular. Lamentablemente hoy en día aún quedan muchos que hay que restaurar.

Y como no pasar por la puerta del teatro Arthur Azevedo. Comenzado a construir en el año 1816 y terminado en 1817, tiene una capacidad para 800 personas, su estilo arquitectónico es neoclásico. La dirección es R. do Sol, S/N.

Anduvimos hasta llegar al centro cultural Domingos Vieira Filho. Abrió sus puertas al público en el año 1982, el nombre del museo hace mención a un importante escritor de la región. Es un museo que contiene una exposición permanente de trajes, objetos utilizados en las fiestas, folklore, accesorios, material para ritos de la cultura de Maranhão. Es una visita interesante, si tenéis tiempo en la ciudad merece la pena dedicar unos minutos al lugar. La entrada nos costó de 5 reales por persona (1,40 € aproximadamente).
El horario: lunes cerrado, de martes a domingo de 9.00 h. a 18.00 h. Se sitúa en la Calle de la Tiza, 221.

Nuestra siguiente parada fue el mercado Das Tulhas. Abierto desde el siglo XIX, es un mercadillo que ofrece quioscos donde venden comida local, dulces, licores, plantas, especies, etc. Nosotros, cuando lo visitamos, muchos de sus quioscos estaban cerrados por la llegada de la antorcha olímpica a la ciudad. La entrada al interior es gratuita.
Está en Da Feira Praia Grande.

Hicimos una parada para almorzar en el centro histórico de la ciudad, donde probamos pescado cocinado. Por cierto, estaba delicioso. Aunque a Sergio, no le gusta mucho el pescado estos días le toco comer, a mí me encanta estaría todos los días comiendo pescado y verduras; y a él carne y pasteles. Somos dos polos opuestos, pero nos atraemos, menos mal que lo de los viajes nos gusta a ambos. ¡Sí no que desastre!

Ya nos marchábamos para ir hasta el hotel Pestana, donde nos hospedaríamos. Vimos un revuelo muy grande en la zona acababa de pasar la antorcha olímpica por la allí, donde se hizo el cambio de persona que la portaba. ¡Hay que cerca estuvimos de ella! bueno aquí tenéis una foto nosotros con la antorcha, eso sí apagada.

La última, foto que tomamos antes de llegar al hotel, fue la piedra de la memoria, es un obelisco, construido en el año 1841 en homenaje al emperador Pedro II,

Llegamos al hotel hicimos el check in de entrada nos dieron la habitación, subimos, dejamos el equipaje y nos pusimos el traje de baño, nos fuimos a bañar a la playa de Do Calhau con arena fina, gris, de oleaje moderado, posee un paseo marítimo lleno de bares, restaurantes, chiringuitos, etc.

Pasamos una tarde genial, para cenar fuimos a comprar a una pizzería que hacían pizzas al gusto para llevar a domicilio, le preguntamos si nos podía vender una, y la chica muy amable nos contesto, claro que sí. Bueno, ya una vez con la pizza nos dirigimos a las orillas de la playa para comérnosla, no pudimos obtener mejor vistas que la del mar. Fue una cena algo diferente.
Estábamos comiéndonos nuestra pizza cuando de repente se nos acercaron un grupo de chicos jóvenes que salieron de agua y nos rodearon, se pusieron hablar en portugués. No sabíamos lo que querían, le preguntamos que querían y nos dijeron una porción de pizza, no dudamos en darle un trozo a uno de ellos, él salió corriendo y los demás detrás del él, la porción acabó en el suelo llena de arena, se pelearon por el trozo. Al final se la comieron llena de tierra. Es una pena ver en pleno siglo XXI estos casos, de hambre.

Bueno, cuando ya nos íbamos hasta el hotel, vimos un gran despliegue de policías en la carretera, gente en la calle, ¡pasaba otra vez la antorcha olímpica! Esta vez si tuvimos la oportunidad de ver el traspasó de la antorcha de una persona a otra.

Fue un día increíble, ya si nos fuimos a la cama, los ojos se nos cerraban del cansancio, mañana abandonábamos la ciudad para dirigirnos hasta a Barreirinhas.

 

En el próximo post os contaremos lo que visitamos en la ciudad de Barreirinhas.

 

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.

 



'Qué visitar, ver y hacer en San Luís – Brasil' tiene 4 comentarios

  1. Mayo 12, 2017 @ 10:57 pm Marta Pinhao

    ¡Que belleza! Y que buena se ve la comida! Abrazo grande.

    Responder

  2. Mayo 14, 2017 @ 9:16 am Friki por Viajar

    Vaya viajazo, espectacular!
    La verdad es que Brasil es un país que me llama muchísimo la atención y descrubriendo estos pequeños rincones no tan conocidos pero con mucho encanto, me despiertan las ganas aún más.

    Responder

    • Mayo 14, 2017 @ 12:35 pm andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Friki.
      Si Brasil es espectacular un país lleno de alegría, simpatía y con muchos rincones que descubrir.
      Saludos amigo. 😉👍

      Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.