Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Jordania

Viaje a Jordania.

Qué visitar, ver y hacer en Amman, Jerash, Ajlun, Castillos del Desierto, Mar Muerto, Madaba, Monte Nebo, Kerak, Petra, Wadi Rum y Aqaba.
¿Es seguro viajar a Jordania? ¿Es necesario vacunares? ¿Hace falta obtener un visado para la entrada en el país? Aquí os damos toda la información útil para viajar a Jordania.

Jordania es un país de Asia, ubicado en la región de Oriente Medio. Tiene una superficie de 92.300 km². Su capital y ciudad más poblada es Amman. El turismo es un sector importante para el país, la ciudad de Petra forma parte de una de las 7 Maravillas del Mundo Moderno. Esto hace que cada año sean miles los turistas y viajeros que viajen a este país.

La pregunta que todo turista y viajero se hace ¿Es seguro viajar a Jordania? Nosotros os podemos decir que nos hemos sentido seguros. Seamos realistas, realmente hoy en día no hay ningún país seguro en el mundo. Ya, sabemos que Jordania está rodeado por países que están en guerra como: Siria, otros no muy seguros para viajar son Egipto, Irak, Arabia Saudi, etc. Es cierto que Jordania se está viendo afectado, disminuyendo la llegada del turismo al país, por los conflictos en los países vecinos.

Información Útil:

Todo turista extranjero necesita tener un visado para entrar en Jordania (Reinado Hachemita de Jordania) se tramita a la llegada en el aeropuerto o en la frontera. A nosotros que tenemos nacionalidad española nos costó 40 dinares jordanos por persona (53,23 € aproximadamente).

La moneda es el dinar jordano, puedes cambiar el dinero en bancos, casas de cambio, en cajeros automáticos, etc. Las tarjetas de créditos normalmente las aceptan, aunque en algunos establecimientos cobran una comisión adicional por aceptarlas.

Siempre hay que beber agua embotellada.

¿Es necesario vacunarse? No es necesario, pero si has estado visitando algún país en el que la fiebre amarilla sea frecuente, tendrás que estar vacunado, ante está enfermedad para que te permitan la entrada en el país.

¿Cuando es la mejor época para visitar Jordania? En otoño y primavera, ya que en verano las temperaturas suben mucho y hace mucho calor, en invierno es muy frío con vientos y lluvias incluso con algunas nevadas.

¿Cómo moverte por el país? Jordania es un país no muy grande, además las distancias en Jordania son cortas, las atracciones turísticas suelen estar de camino una de otras.

Alquilando un taxi, eso si hay que regatear y fijar un precio con el conductor. Pueden llegar a pedirte 3 veces más de su valor real.

Alquilando un coche en la ciudad de Amman o en Aqaba. ¡Tranquilos!, se conduce por la derecha y las señales de tráfico están escritas en árabe e inglés. No tendrás ningún problema.

Se puede utilizar el transporte público de autobuses, va bastante bien y es económico para moverte por la ciudad Amman.

El idioma oficial del país es el árabe, aunque en la zonas turistas se habla un inglés básico.

¡Os damos un consejo! No todos los jordanos hablan inglés. Le podéis pedir a la recepcionistas de los hoteles en los que os hospedéis, que os escriban en árabe en un papel el lugar a donde queréis ir. Así se lo podrás enseñar al conductor de autobús o taxista. Es una forma de asegurarte de que vas en dirección correcta y al lugar deseado.

Jordania es un país musulmán donde el alcohol está prohibido.

La corriente eléctrica es de 230 V, pero sí es necesario un adaptador de enchufe con clavija plana.

Nuestro cuaderno de Bitácoras:

Salimos de casa, cogimos el coche poniendo rumbo hacia el aeropuerto Internacional Adolfo Suárez Madrid-Barajas, fue un trayecto de casi 6 h. El viaje hacia Madrid, no fue muy confortable, en el camino, en algunos tramos tuvimos lluvias intensas, vamos el limpia parabrisas estaba puesto a la máxima velocidad y aún así había dificultad en la visibilidad de la carretera, hicimos algunas paradas para descansar. Una vez llegados dejamos estacionado el vehículo en el parking de larga estancia, que teníamos reservado mediante internet. Nos fuimos a la terminal 4, para facturar el equipaje, viajábamos con la compañía aérea Royal Jordanian, una vez que terminamos de facturar, pasamos el control de seguridad, tomamos el metro lanzadera que nos llevaría hasta la terminar 4s. Buscamos la puerta de embarque y a esperar.

Comenzó el embarque, nos acomodamos en los asientos que teníamos reservados y a dormir un rato. El viaje tuvo una duración de 4.00 h. y 40 minutos. Aterrizábamos en el aeropuerto Amman, Jordan. Tramitamos el visado en el aeropuerto nos costó 40 dinares jordanos por persona (53,23 € aproximadamente). Pasamos el control de aduana, salíamos del aeropuerto, tomamos un taxi, para dirigirnos al hotel Amman Inn, que teníamos reservado en la ciudad de Amman. Hicimos el check in, dejamos el equipaje, y nos fuimos al comedor del hotel donde probamos el Khubez el pan jordano, el que comeríamos los siguientes días. Tomamos una sopa de verduras, una ensalada y un pescado rebozado con especies jordanas. Nos subimos a la habitación, estábamos agotados del viaje, una ducha y a descansar.

Nos levantamos, bajamos a desayunar y aún no estaba abierto el comedor, le preguntamos a que hora abría y nos dijo que a las 7.30 h. Pensamos nos vamos sin desayunar y ya nos compramos algo porque íbamos a peder el día. El chico de recepción muy amable nos abrió el comedor a las 7.00 h. Nos dijo que no había problema que los siguientes días nos ofrecerían los desayunos a las 7.00 h. Una vez que desayunamos salimos de Amman para dirigirnos hacia la ciudad de Jerash, localizada al norte de Amman, a unos 45 km, 1 h. aproximadamente de distancia. Para visitar las ruinas de Jerash. La entrada nos costó 10 dinares jordanos por persona (13,38 € aproximadamente). Los locales tienen una tarifa más barata que los extranjeros. La entrada la compramos en el centro de visitantes, próximo a la puerta sur. En el centro de visitantes hay un tipo de mercado, llamémosles tiendas, donde vende desde refrescos hasta souvenirs. Los horarios de visitas a las ruinas cambian según la temporada. En invierno y otoño de 8.00 h. a 16.00 h. en primavera de 8.00 h. a 18.00 h. en verano de 8.00 h. a 20.00 h. Durante el periodo de Ramadán de 8.00 h. a 15.00h. Los viernes y festivos de 9.00 h. a 16.00 h. Para hacer la visita al completo al menos necesitaras 2 h. y 30 minutos. Aquí os mostramos los lugares más interesante, el lugar ofrece mucho más.

La actual Jerash en el pasado conocida como Gérasa, fue habitada desde la edad del bronce, pero su esplendor lo alcanzo con el emperador Adriano, cuando visitó Jerash entre los años 129 y 130 d.C., y mando construir el gran Arco de Adriano. Entre los siglos II y III d.C., se convirtió en un importante centro romano, formando parte de una de las ciudades de Decápolis. La ciudad se vió destruida por el terremoto que se produjo en el 749 d.C.
Estuvo enterrada por la arena del desierto hasta el año 1920, cuando Ulrich Jasper Seetzen, un explorador alemán, la descubrió. Desde entonces y hasta hoy en día se continúan con la tareas de excavación.

¿Sabias qué fue una de las 10 ciudades más importantes del Imperio Romano? Eso sí de Oriente Próximo. Os podemos decir que es una visita que realmente merece la pena hacerla, no es tan conocida como los siguientes lugares: Petra, Wadi Rum, el mar Muerto, pero a nosotros nos ha encantado esta ciudad.

Empezamos con la visita al arco de Triunfo o también llamado arco de Adriano, fue levantado para conmemorar la visita del emperador Adriano en el año 129 d.C. Compuesto por 3 arcos, el mayor de ellos es de 13 metros de altura, la corona del arco tuvo que ser restaurada en el siglo pasado, por presentar un mal estado de conservación. Es la puerta de acceso a todo el recinto.

En el lado izquierdo pudimos ver el Hipódromo construido entre los siglos I y III, su suelo en  arena de 245 metros de longitud y 52 metros de ancho. Llegó a tener un aforo para 15000 personas. Este lugar era donde se realizaban las carreras de caballos, batallas de gladiadores, y utilizado en el siglo VII, para jugar al polo, etc. Antes en este lugar se hacían representaciones durante la visita de Jerash. Actualmente se han dejado de hacer por la bajada del turismo.

Salimos del hipódromo y en el lado derecho a pocos metros nos encontramos un mosaico que se conserva en muy buen estado.

La Plaza Ovalada es una enorme plaza con forma de óvalo, está rodeada por 56 columnas de mármol que datan del siglo I d.C. Este lugar pudo ser en el pasado un mercado, no se sabe exactamente la función que desempeño. En el centro de la plaza hay una base cuadrada de un monumento que fue transformado en fuente. Para poder obtener una buena fotografía del lugar, tienes que ir a lo alto del Teatro Sur, que se localiza justo en el extremo sur de la plaza.

El Cardo Maximus fue levantado en el siglo I d.C., siendo la principal vía de la ciudad. A sus lados estaban porticados, de los que hoy en día quedan más de 500 columnas. Esta vía tiene unos 800 metros de longitud, aún pude verse el sistema de alcantarillado y la red de saneamiento, que data de la época romana.

El Teatro Sur edificado entre los años 90 y 92 d.C., durante el reinado de Domiciano. Tiene una capacidad para 3000 personas. En ocasiones, sobre todo en época de verano acoge conciertos al aire libre. Se encuentra junto al templo de Zeus.

El Templo de Zeus fue construido entre los años 162163 d.C., sobre los restos de un templo romano del siglo I. Hoy sólo quedan unos restos.

La Puerta Sur se edificó en el siglo I d.C., tuvo que ser restaurada en la época de la construcción del arco Triunfal.

La Antigua Catedral de la ciudad fue levantada en la segunda mitad del siglo IV, sobre la zona del templo de Dionisio, utilizando materiales del mismo templo. Hoy en día sólo quedan restos de la planta basílica de 3 naves.

El Propylaeum es un pórtico tallado, justo al lado por columnas corintias, hoy en día está bastante destruido.

El Nymphaeum Nifeo este templo estuvo dedicado a las ninfas, justo delante de él hay una fuente, la más importante de la ciudad.

El Templo de Artemisa actualmente se puede apreciar que sólo quedan 11 columnas de las 12 que lo formaban, dedicado a la diosa de la guerra y de la fertilidad, se encuentra al norte de la ciudad.

El Teatro Norte levantado durante el mandato de Marco Aurelio entre los años 161 y 180 d.C., con el objetivo de ser la Cámara de consejo de la ciudad, en el 235 d.C. Tenia capacidad para 800 personas. Fue ampliado para albergar también actuaciones teatrales y eventos, pudiendo acoger a unos 1600 espectadores. Sus dimensiones son más pequeñas y se conserva peor que el Teatro Sur.

El Templo de Afrodita, este edificio romano que fue construido en el lugar más alto de todo el recinto. Dedicado a Afrodita Urania la diosa patrona de la ciudad.

Disfrutamos un montón de las ruinas de la ciudad de Jerash, subimos, bajamos, saltamos, grabaciones, fotografías, etc. En fin tocaba la hora de despedirnos del lugar.

Poníamos rumbo hacia el castillo de Ajlun o castillo de Qalaat ar-Rabad, que se sitúa a unos 15 km de Jerash. Desde lejos ya podíamos apreciarlo por la ventanilla del vehículo.
Es una fortaleza árabe construida en 1185 y reconstruido más tarde en el siglo XIII. Se edificó por varios motivos: para defender la región de los ataques de Al Karak y Beisan, para proteger las comunicaciones entre el sur de Jordania y Siria, para defender las minas de hierro de la región, etc. Se encuentra en lo alto de la montaña, desde el castillo se pueden obtener unas increíbles vistas. La visita nos llevó 1 h. aproximadamente. La entrada nos costó 3 dinares jordanos por persona (4,02 € aproximadamente).

En el interior del castillo hay una sala museo donde se pueden ver diferentes tipos de vasijas, utensilios, etc., de la época.

Terminada la visita nos volvimos hasta Amman, donde almorzamos en un restaurante local, que nos encontramos por el camino. Donde tuvimos el primer contacto con la gastronomía jordana, probamos diferentes cremas como: el Hummus es una salsa hecha con garbanzos, aceite de oliva y zumo de limón, el Khubez, el pan jordano, Sish Kabab es un plato que lleva diferentes carnes como: cordero, pollo, ternera con salsa picante, acompañado de cebolla, tomate, como bebida pedimos una coca-cola, y una botella de agua. Pagamos 34 dinares jordanos en total (45,26 € aproximadamente).

Una vez terminada la comida, nos fuimos a visitar la Ciudadela desde este lugar se obtienen unas vistas increíbles de la ciudad de Amman pudiendo ver la mezquita de Abu Darwish, la mezquita del rey Hussein, viviendas, etc. La entrada nos costó 2 dinares jordanos por persona (2,67 € aproximadamente).

Nos quedamos con las ganas de visitar el museo Arqueológico, cuando llegamos ya estaba cerrado. Este museo abrió al público en 1951 muestra al visitante colecciones desde la época prehistórica hasta el siglo XVelementos de la vida cotidiana, joyas, estatuas, objetos de cerámica, los manuscritos del Mar Muerto, etc. Horario de visitas todos los días de 8.00 h. a 16.00 h. excepto los viernes que el horario es de 9.00 h. a 17.00 h. La entrada tiene un coste de 3 dinares jordanos por persona (4,02 € aproximadamente) La dirección es Museum Street.

Acabamos las visitas y regresamos al hotel, nos dimos una ducha y bajamos a cenar al comedor del hotel. La cena no estuvo nada mal, sopa de verduras, ensalada y pescado rebozado. Una vez acabada la comida, nos subimos a la habitación había que descansar, mañana nos esperaba un día lleno de visitas.

Antes de que sonara el despertador ya teníamos los ojos abiertos, nos arreglamos y empezamos el día con un buen desayuno que nos tomamos en el hotel. Hoy íbamos a visitar los Castillos del Desierto. Desde Amman tardamos una 1.h y 50 minutos en llegar. Por la ventanilla del coche podíamos ver paisajes totalmente desérticos.

Los Castillos del Desierto fueron levantados en los siglos VII y XI, por el califa Omeya Walid I. Unos fueron utilizados como pabellones de descanso, fuertes militares, etc. Fue descubierto en el año 1898 por Alois Musil. Han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985.

Llegamos al primer castillo Qusayr Amra, en pleno desierto jordano. La fortificación hecha en caliza roja y feldespato. Posee unos impresionantes frescos que muestran figuras humanas, animales y zodiacales. Aunque por fuera se ve un simple castillo, a nosotros nos ha impresionado mucho su interior, presenta un estado de ruinas, se han llevado acabó ya tareas de restauración en el lugar, pero queda trabajo por hacer. Está compuesto por 3 bóvedas y una pequeña cúpula. Hoy en día sólo queda en pie unos baños tipo romanos. Sus dimensiones son: la sala principal tiene una longitud de 13 metros y un ancho de 10,4 metros, la sala fría y templada con una longitud de 7 metros y un ancho de 3,67 metros, la sala caliente tiene un largo de 5 metros y un ancho de 3 metros, la sala de calefacción tiene una extensión de 7,74 metros y un ancho de 5,16 metros, el  sistema hidráulico tiene una longitud de 9,10 metros y un ancho de 4,4 metros.

La visita nos llevo alrededor de 1 h. aproximadamente. El horario de visitas es de lunes a domingo. La entrada nos costó 1 dinar jordano por persona (1,34 € aproximadamente). La compramos en el centro de visitantes que está a unos pocos metros del castillo. Al lado también hay una jaima donde se puede tomar un café, te, etc.

La siguiente fortificación que visitamos fue el castillo de Qasr al Kharana se cree que fue edificado en 2 fases, la primera correspondiente a los años 661 y 684 y la segunda parte al año 710. Nos adentramos en él incluso pudimos subir a la planta de arriba y a su terraza. Aunque hay zona de su estructura que están demasiado destruidas. El ticket de ingreso lo compramos en el centro de visitantes que está a unos pocos metros antes de llegar al castillo. La entrada nos costó 1 dinar jordano por persona (1,34 € aproximadamente).

Hoy el almuerzo fue unos bocadillos que nos preparamos, la noche de antes; pasamos por el centro comercial que se encontraba a escasos metros de nuestro hotel, donde compramos unos embutidos, pan, refrescos, frutas, etc.

Abandonábamos el lugar para dirigirnos al mar Muerto verdaderamente es un lago salado  ¿Sabias que es el punto más bajo de la tierra, situado a 400 metros bajo el nivel del mar? Se encuentra entre Jordania, Israel y Palestina. Posee un alto nivel de salificación, algo curioso, es que es 8 veces más salado que la media de cualquier océano de la Tierra. Tiene 67 km de longitud, en el lugar no hay vida submarina, por su salinidad tan densa, provoca que floten las personas, objetos en sus aguas. Tiene cualidades terapéuticas.

Llegó el momento de quitarnos la ropa y colocarnos el traje de baño, para experimentar en primera persona la sensación de flotar en el mar Muerto. Fue ¡Increíble! adentrarnos en sus aguas y estar flotando. Allí cada loco con su tema, algunos intentaban  hundirse no lo lograban, otros leían un libro, tomaban fotografías, se cubrían el cuerpo con el barro, etc. Todos compartimos un mismo sentimiento, ¡la felicidad!

La verdad es que nos hubiéramos pasado todos el día en el lugar. Salimos con una piel mucho más nutrida y con una textura increíble.

En los alrededores del mar Muerto hay una gran cantidad de hoteles desde normales hasta de cinco estrellas, con spa, de super lujo, etc. Algunos ofrecen a sus clientes playas privadas que dan al mar Muerto. Para todos los gustos y bolsillos, encontraras en el lugar.

¿Cómo visitar el mar Muerto?

Alojándote en un complejo hotelero de los que están situados a las orillas.

Accediendo a una playa privada pagando 20 dinares jordanos por persona (26,62 € aproximadamente).

Ir por tu cuenta, aparcar el vehículo y darte un baño en las playas públicas que se encuentran a los lados. No es muy recomendable porque después de bañarte, necesitas darte una ducha para quitarte la sal. En esta zona no disponen de estos servicios.

Nosotros no nos alojamos en el lugar, los precios son elevados y decidimos prescindir de este servicio. Accedimos a una playa privada la Amman Beach, que posee unos 20 metros de longitud. Dispone de vestuarios, duchas, sombrillas, tumbonas, piscina, restaurante, tiendas, etc. Horario de acceso todos los días de 8.00 h. a 00.00 h. La actividad nos llevo unas 3 h. de tiempo. Pagamos 20 dinares jordanos por persona (26,62 € aproximadamente).

Puedes llevar tu propia toalla o alquilar allí una, tiene que dejar un deposito por cada una de ellas que utilices de 5 dinares jordanos, cuando la devuelves sólo te cobran 1,50 dinares jordanos (2,02 € aproximadamente).

Cubrirte el cuerpo con barro tiene un coste de 3 dinares jordanos por persona (4,02 € aproximadamente).

¡Consejos!
No abras los ojos bajo el agua del mar Muerto, porque te escocerán de la sal, y resulta desagradable.

El sexo masculino no os afeitéis, las mujeres no os depiléis, “tranquilos”sólo el día de antes, porque cualquier herida o corte por muy pequeño que sea, no es agradable la sensación de escozor que podréis experimentar con la sal del agua.

No entrar con nada de metal puesto como: reloj, pendientes, pulseras, collares, etc., si no queréis que se ponga negro y que se estropee.

En el mar Muerto hay muchos controles militares debido a la cercanía con Palestina. Puede que te paren y tengas que identificarte ante la policía.

Nos marchábamos del lugar para volver nuevamente hasta la ciudad de Amman. Cenamos en un restaurante donde comimos el Khubez el pan jordano, crema de baba Ghanouj es una salsa que está hecha con berenjena, un pescado con salsa jordana y como bebida unas pepsis y zumo de naranja. Pagamos un total de 28 dinares jordanos (37,27 € aproximadamente). Una vez acabada la comida, nos fuimos a la habitación del hotel para descansar.

Nos despertamos nos arreglamos bajamos a desayunar al comedor del hotel, una vez terminado el desayuno, subimos a la habitación para recoger el equipaje, hicimos el check out. Abandonábamos Amman para llegar a nuestro destino final del día que sería la ciudad de Petra.

Salimos de Amman, hicimos unos 30 km en coche, hasta llegar a Madaba es la quinta ciudad más poblada de Jordania. Es la capital de la GobernaciónMadaba, en el país es llamada y conocida como “la ciudad de los mosaicos”.

Fuimos a visitar la iglesia ortodoxa de San Jorge, donde está el mapa mosaico de Madaba, que se extiende por todo el suelo de la iglesia. Este templo fue levantado en 1896, sobre los restos de una antigua iglesia bizantina, anterior al siglo VI d.C. El panel de mosaicos data del siglo VI, es la representación cartográfica más antigua de Jerusalén, Tierra Santa y el Delta del Nilo, que aún se conserva. Tenia unas dimensiones de 15,6 metros por 6 metros. Actualmente sólo se conserva una cuarta parte del mosaico original. Horario de visitas en invierno de lunes a jueves y sábado de 8.00 h. a 17.00 h. los viernes de 9.30 h. y los domingos de 10.30 h. en verano de lunes a jueves y sábado de 8.00 h. a 18.00 h. La entrada nos costó 1 dinar jordano por persona (1,34 € aproximadamente). La visita nos llevó unos 40 minutos de tiempo aproximadamente. La dirección es King Talal Street.

Una vez acaba la visita, retomábamos la carretera hasta llegar al Monte Nebo es un pico con 817 metros de altura.

Llegamos hasta la zona de los miradores donde pudimos obtener unas vistas de toda la Tierra Prometida. En los días que no hay niebla se ve el mar Muerto o el valle de Jericó, Jerusalén, Belem, el monte de los Olivos. Nosotros no tuvimos tanta suerte, había niebla y no pudimos apreciar mucho. Lo importante de este lugar se encuentra en la Biblia en el antiguo testamento, en el libro del Deuteronomio en el capitulo 32. La Biblia dice que aquí fue donde el profeta Moises divisó la Tierra Prometida, a la que nunca llegaría. Hay un monumento dedicado a Moises. Algunos dicen que el profeta está enterrado aquí, pero bueno en fin esto es una hipótesis, ya que no hay pruebas que lo demuestren.

La primera iglesia del Monte Nebo fue levantada a finales del siglo IV, para homenajear el lugar donde murió Moises. Después de visitar está zona el Papa Juan Pablo II, en el año 2001, se ha convertido desde entonces en una importante zona de peregrinación para los cristianos. Hay un olivo sembrado que conmemora el acontecimiento.
Dentro del templo pudimos ver una gran cantidad de mosaicos.

También vimos unos mosaicos situados en una carpa museo y en un edificio al lado del él, de pequeñas dimensiones, que en ocasiones es una sala de exposiciones.

Hay un monumento a la serpiente enroscada en la cruz, que simboliza a este reptil que Moises llevó por el desierto y la cruz en la que Jesús fue crucificado.

La Abu Badal es una gran piedra circular que daba acceso de entrada al antiguo monasterio. El horario de visitas en invierno de lunes a domingo de 7.00 h. a 17.00 h. en verano de lunes a domingo de 7.00 h. a 19.00 h. La visita nos llevó unos 50 minutos aproximadamente. La entrada al recinto nos costó 1 dinar jordano por persona (1,34 € aproximadamente).

Retomamos el camino hasta llegar a Kerak o Karak como se quiera decir, tuvimos un trayecto en coche de 1 h. y 44 minutos. Es la capital de la Gobernación de Al Karak. Está ciudad es conocida por los castillos de los Cruzados. Visitamos la fortaleza de los cruzados, es considera la más importante la Qal’at al Karak, en la zona después de Crac de los Caballos y de Qal’at Salah, que se encuentran en Siria.

Está fortificación fue levantada en el año 1140, sobre los restos de una antigua ciudad moabita, en una montaña a 930 metros de altitud. Este castillo tiene una dimensiones de 220 metros de longitud y 125 metros de ancho por la parte norte, en el lado sur se estrecha llegando a tener 40 metros de ancho. Controlaba las rutas de comercio que unían Damasco, Egipto y la Meca. Aparece mencionado en la Biblia. Fue un importante fuerte entre las ciudades de Jerusalén y Aqaba. Sufrió varios ataques durante siglos, teniendo que ser remodelado en varias ocasiones. Desde el lugar se puede ver el mar Muerto. Cruzamos el puente, una vez que bajamos el primer tramo de escaleras nos adentramos en los inicios de pasadizos, galerías y salones. Aquí comenzábamos un recorrido sin mapa, ni direcciones que indicasen a donde debías dirigirte, nos dejamos guiar por el instinto de explorador, mejor dicho por Sergio, porque yo, soy un desastre para orientarme. Aconsejamos llevar una linterna, en algunas zonas apenas hay luz. Una vez acabado el recorrido. En la cara oeste del castillo hay un museo, aunque cuando nosotros lo visitamos estaba cerrado. Horario de visitas en invierno de 8.00 h. a 16.00 h. en verano de 8.00 h. a 19.00 h. La visita nos llevó 1 h. aproximadamente. La entrada nos costó 2 dinares jordanos por persona (2,68 € aproximadamente).

Almorzamos en el restaurante que hay en el mismo castillo, donde ofrecen comida tipo buffet, típica jordana. Donde tu mismo te sirves. El menú cuesta 12 dinares jordanos por persona (15,98 € aproximadamente), y la bebida va aparte, nosotros cogimos 1 botella de agua pagamos 2 dinares jordanos (2,67 € aproximadamente). Probamos el Mansaf es un plato que lleva carne de cordero cocinado con salsa de yogur. Eso si el postre que ofrecían eran pasteles, no tenían nada de fruta.

Comenzaba a anochecer abandonamos el lugar para seguir el camino hasta llegar al hotel La Mansión en Petra, donde nos alojaríamos. Llegamos hicimos el check in, nos dimos una ducha, cenamos unas frutas. Nos fuimos al centro de visitantes para comprar la entrada para visitar Petra de Noche. El ticket nos costó 17 dinares jordanos por persona (22,74 € aproximadamente). Está actividad sólo se realiza los lunes, miércoles y jueves. Tiene una duración de 2 h., aproximadamente. El recorrido comienza en el centro de visitantes se va acompañado con un guía beduino de la zona, donde va dando una pequeña explicación en inglés adentrándonos por el desfiladero hasta llegar a la puerta del Tesoro, donde nos sentamos en unas alfombras que había colocada y pudimos contemplar Al Khazna (el tesoro) iluminado por velas que había colocadas en el suelo. Acompañado de una actuación de música local. Nos sirvieron un te. Fue increíble pode contemplar el lugar a la luz de las velas. Si tenéis la posibilidad de visitarlo os lo recomendamos a nosotros nos encantó. Una vez acabado, comenzamos el camino de regreso, estábamos agotados, había que reponer fuerzas, mañana era un gran día visitaríamos Petra de día.

Sonó el despertador a las 6.00 h. de la madrugada, dimos un salto de la cama y lo primero que hicimos fue asomarnos a la ventana de la habitación, para ver como se presentaba el día, aún no había amanecido. Bajamos al comedor del hotel donde desayunamos un exquisito desayuno continental. Una vez acabado nos íbamos a visitar la ciudad rosa, la capital de los Nabateos Petra.
Bueno seamos sinceros, llevábamos uno nervios en el estómago, íbamos a visitar la única Maravilla del Mundo Moderno que nos quedaba por descubrir. Cumplíamos un sueño, ¿Cuantos años llevábamos soñando con esto? Pues unos cuantos…

Petra fue tallada por el pueblo nabateo en el siglo VII a.C., es una ciudad que está excava en piedra arenisca, en una sola pieza. Si sitúa en el valle de Angosto, se extiende desde el mar Muerto hasta el Golfo de Aqaba. Su mayor esplendor lo consiguió en el siglo I d.C., siendo un importante lugar de comercio, fue el camino que unía las rutas de seda, especies e incienso con el sur de Arabia, China y la India con Egipto, Siria, Grecia y Roma. Pero quedó en el olvido para Occidente, cuando desapareció la civilización nabatea. En el año 1812, era encontrada por Johann Burkhardt, un explorador aventurero, sueco. En el año 1985, fue Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y en 2007  nombrada como una de las 7 Maravillas del Mundo Moderno.
Al forma parte de una de las 7 Maravillas, pensábamos encontrarnos una gran cantidad de gente y aglomeraciones en el lugar. Para sorpresa nuestra, no había casi nadie. Esto es debido por la cercanía con los conflictos de Medio Oriente. Hay un gran problema en el Estado Islámico y también por la situación en Siria e Irak, países vecinos de frontera con Jordania. Nosotros nos lo hemos pensado mucho para hacer este viaje, por este tema. Pero bueno, aquí estamos disfrutando de un país increíble y cumpliendo un sueño. Os podemos decir que es un país seguro, hay mucha policía y el ejercito militar están por todas las calles controlando las zonas.

Petra es mucho más que el Tesoro, Al Khazna esa fachada que muestra “Indiana Jones y la última Cruzada” donde se podrá ver el monasterio de Ad-Deir, tumbas reales, un anfiteatro, la calle de las Columnas, el templo de Qasr al-Bint, el museo arqueológico de Petra y otros lugares menos visitados.

Se puede recorrer y visitar Petra a pie, es como nosotros lo hicimos.
En caballo, carros, burros y camellos, esto lo recomendamos para personas con movilidad reducida, o que tenga dificultad para caminar tanto tiempo. El viaje comienza en un punto y vuelve al lugar de partida. Por lo que perderás bastante tiempo en tu visita por Petra.

Cuando se compra la entrada te incluye un paseo en camello, pero hay que dar una propina al propietario del animal, es evidente que pagas el paseo.

Si queréis hacer uso de algún medio de transporte (caballo, carros, burros, camellos, etc., para poder desplazaros por la zona os recomendamos que fijes el precio antes, pagar al final del servicio y dar el dinero exacto. Para no tener sorpresas.

Durante la visita hay que hidratarse, beber agua, ingerir incluso algún alimento, llevar protector solar, gafas de sol, gorra o sombrero, etc. Evitar las horas puntas donde el sol es más fuerte. Para evitar golpes de calor, insolaciones, quemaduras solares en la piel, etc. En nuestro caso no nos influyo ya que lo visitamos en la estación de otoño y el tiempo es mucho más frío.

En el lugar encontraras varios puntos con baños, bares, restaurantes, puestos, vendedores ambulantes, etc. Nosotros decidimos llevarnos la comida preparada para no peder tiempo y poder visitar el lugar al completo.

Cuando llueve en el lugar, el agua quita el polvo del monumento, pasada la lluvia, cuando aparece el sol, sobre el monumento da un color muy brillante, debido a los minerales que tiene.

En la época de invierno cuando hay lluvias torrencialesnieve, etc., se cierran las visitas a la ciudad de Petra, se desplazan a la puerta de la entrada tanques del ejercito para prohibir la entrada.

Comenzamos en el centro de visitantes donde obtuvimos la entrada, es cierto que cuando llegas al lugar para entrar, parece la entrada de un parque de atracciones instalaciones modernas, una gran cantidad de tiendas, baños, etc. También hay una sala con exposiciones, pinturas, esculturas, etc.

Una vez con la entrada comprada iniciamos un paseo desde la puerta de entrada en el centro de visitantes hasta el Desfiladero el Siq, aquí encontramos la Tumba del Obelisco, fue hecha por la nabateos esculpiendo en piedra en el siglo I.d.C. Sobre estas tumbas se puede ver que hay 4 pirámides (nafesh) y un nicho con una estatua esculpida, que hace representación a la sepultura de 5 personas enterradas en el lugar. Debajo está el Triclinio, un salón de festejos de la época.

El túnel que fue excavado en la roca con una longitud de 88 metros por los nabateos, para que las aguas de las lluvias y las riadas del Wadi Musa desde el Siq hacia el cauce de Wadi Al Mudhlim y del Wadi Al Matah.

Hicimos una caminata de 20 minutos aproximadamente. Pasamos 1 km en el interior de Siq. Es un importante cañón de piedra arenisca, es un desfiladero estrecho que va abriendo camino en 1 km hasta la ruinas. Es una de las gargantas más importantes del mundo.

Nos lleva a través de un viaje al pasado por las escenas finales de Indiana Jones y la última Cruzada. El Desfiladero de El Siq, en la entrada antiguamente se podía apreciar un arco que se cayó por un terremoto que se produjo en el siglo VIII, en el lugar vimos restos de la calzada romana, que está muy bien conservada. Tardamos en cruzarlo unos 45 minutos, se puede hacer en menos tiempo, pero es que nosotros nos paramos mucho para hacer fotografías y grabaciones.

Llegamos hasta Al Khazna, la fachada tallada del Tesoro. El Tesoro de Petra con más de 2000 años de antigüedad, en el lugar se han realizado excavaciones encontrando tumbas correspondientes a los años 50-60 a.C., y monedas. Esto fue el mausoleo del rey Aretas IV, el rey más importante del pueblo Nabateo.

Las Tumbas Reales, esta formado por un grupo de 4 tumbas sobresalientes, que se encuentran unas junto a las otras, localizadas en el lado derecho del sendero.

La Tumba de la Urna se cree que fue construida alrededor del 70 d.C. Está edificación fue transformada y adaptada para hacer de iglesia bizantina en el año 446 d.C.

La Tumba de la Seda, llamativa por los diferentes colores que forman su fachada en las rocas.

La Tumba Corintia ofrece una mezcla de estilos como nabateo y clásico. Su estructura es muy parecida a la del Al Khazna o el Tesoro. Pero esta se encuentra en peor estado de conservación.

El monumento del Palacio es de principios del siglo II d.C., posee una fachada en 5 alturas, posiblemente fue utilizado como salón de festejos o para ceremonias funerarias.

El Qasr al-Bint, este templo corresponde a la primera mitad del siglo I d.C., estaba dedicado a Dushara. Con forma cuadrada, hoy en día parte del él aún se mantiene de pie, en un estado de ruinas.

El Triclinio del León lo encontramos de camino hacia Ad Deir, posee 2 leones tallados a los lados de la entrada. No nos adentramos en su interior pero posee dos bancadas y un nicho excavado en el lado izquierdo de la entrada.

El Ad-Deir es un monasterio, hay que subir 800 escalones aproximadamente con desniveles para llegar a él. Por el camino encontramos puestos, tiendas con venta de bebidas, refrescos, snack, etc. Desde este lugar ofrece unas espectaculares vistas al desierto. Es el segundo monasterio más famoso de Petra.

El Ad-Deir es uno de los monumentos más grandes tiene 47 metros de ancho y 48 metros de alto. No se puede acceder a su interior. Pero dentro posee bancadas a ambos lados y un altar que se encuentra sobre la pared posterior. Era utilizado para reuniones de orden religiosas. Está construcción corresponde al siglo II d.C., en la época del reinado del rey Rabel II. Con el paso del tiempo el vestíbulo fue utilizado como capilla cristiana incluso se dice que hay grabaciones en las paredes y por eso tomó el nombre de monasterio.

Anduvimos unos metros encontramos un camino que nos indicaba la subida a un mirador al lado derecho Best in Jordan y otro mirador al lado izquierdo Grand Canyon View.

Hicimos primero el mirador del lado derecho el Best in Jordan tiene menos dificultad para llegar a él. Pudimos obtener unas vistas al desierto.

Luego llegamos hasta el mirador de Grand Canyon View, para llegar el camino tiene más dificultad por encontrarse más elevado, ofrece unas vistas al Ad-Deir es un monasterio, y un cañón.

El Altar de Sacrificio en este lugar los nabateos sacrificaban a los animales hay hipótesis que también a personas. Desde aquí se puede llegar a la tumba, del soldado romano.

La Avenida de las Columnas, está calle principal une la ruta hasta la zona de restaurantes y el monasterio.

El Teatro de los Nabateos fue construido en el siglo I d.C., por los nabateos, aunque tiene estilo romano, es increíble ver como está esculpido en el desierto.

Abandonábamos la ciudad de Petra con una gran satisfacción aunque estábamos agotados, fue un día que lo disfrutamos mucho.

Abierto en invierno desde las 7.00 h. a 16.00 h. y en verano de 6.00 h. a 18.00 h. Nosotros pagamos por la entrada de 1 día en el lugar 50 dinares jordanos por persona (66,86 € aproximadamente).

Por la noche es increíble visitar y caminar por el Siq, a la luz de 1800 velas, para llegar hasta Al Khazna el Tesoro de Petra. Está visita comienza a las 20.30 h. y acaba a las 22.00 h. se realiza todos los lunes, miércoles y jueves. La actividad tiene un coste de 17 dinares jordanos por persona (22,74 € aproximadamente).

Regresamos al hotel nos dimos una ducha y bajamos a cenar a la calle de los restaurantes. Entramos en el restaurante Red Cave Restaurant, donde nos comimos una ensalada de entrante, un plato de pasta, de bebida una coca-cola y zumo de naranja. Pagamos un total de 20 dinares jordanos (26,62 € aproximadamente).

Al día siguiente bajamos a desayunar al comedor del hotel, una vez acabada la comida, hicimos el check out y nos fuimos a visitar “La Pequeña Petra” se localiza a 15 km al norte de Petra. Al visitar el día de antes Petra, este lugar no nos impresionó mucho, pero el lugar tiene su encanto. Este desfiladero tiene unos 2 metros de ancho, es una ciudad tallada en roca por los nabateos. Donde pudimos ver la puerta falsa, el siq de la pequeña Petra, palacios tallados en piedra, el descanso de las caravanas, vendedores ambulantes, etc. La entrada es gratuita.

Continuamos el camino hasta llegar a Wadi Rum es un valle desértico, situado en una región montañosa formada por granito y arenisca, a 1600 metros sobre el nivel del mar. Desde el año 2011 forma parte de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en la categoría de naturaleza y cultura.

La entrada al desierto nos costó 5 dinares jordanos por persona (6,66 € aproximadamente)., en el centro de visitantes a la entrada se puede contratar actividades bajo pago, para desarrollar en el lugar, desde alquilar un 4×4 con conductor-guía, durante 2 a 3 h., paseos en camello con guía, subir a un globo aerostático, alojarse en un campamento beduino, almorzar o cenar en el desierto, etc.

El paseo en globo aerostático tiene una duración de 45 minutos, 1 h., 2 h. Las cestas son para 3 personas como mínimo y máximo 5, o en cestas de mínimo 6 personas y como máximo un total de 16. Donde podrás descubrir el desierto desde el aire, a forma de vista de pájaro. Hay diferentes precios van desde 130 dinares jordanos por persona (173,81 € aproximadamente).

Nosotros realizamos la actividad de alquilar un 4×4 con conductor-guía, (un beduino) durante 2 h. Fue un recorrido donde vimos rocas esculpidas por el viento, el agua, durante miles de años, formando arcos naturales, cañones con diferentes formaciones, etc. La actividad nos costó 30 dinares jordanos por persona (39,93 € aproximadamente).

También dimos un paseo en camello está actividad tiene una duración de 30 minutos, donde se va montado a lomos de un camello acompañado de un beduino, que ira contigo durante el recorrido. Se disfruta observando cañones, dunas del desierto de Wadi Rum. La actividad tiene un coste de 17 dinares jordanos por persona (22,74 € aproximadamente).

Se pueden hacer rutas de trekking por Wadi Rum si se dispone de suficientes días en el lugar, aconsejamos hacer caminatas, hay varias: desde las que duran horas, hasta días, con niveles fáciles y hasta de alto nivele de aprendizaje. Pueden ser en grupoindividuales acompañado de un beduino. Obviamente los precios varían. Para más información preguntar en el centro de visitantes. Allí os darán una información más precisa.

El recorrido en Hijaz el famoso ferrocarril de vapor que recorre el centro del desierto, donde tuvo lugar la rebelión de árabes contra los Otomanos. Es un viaje que te traslada al año 1916. Actualmente está actividad no se realiza, por la bajada de turismo en Jordania.
Esperamos que pronto vuelva a retomar está actividad y que Jordania sea de nuevo un destino de moda, porque es un país increíble, a nosotros nos ha enamorado por completo.

También hay la posibilidad de alojarse en un campamento, eligiendo la opción de pasar la estancia de forma tradicional beduina o experimentar la vivencia en un lujoso resort. Disfrutando de una comida típica jordanaespectáculos de música y danzas tradicionales, etc.

Como podéis ver hay actividades de todo tipo y para todos los bolsillos.

Almorzamos en el desierto en una jaima donde ofrecían almuerzos tipos buffet por 12 dinares jordanos por persona (11,35 € aproximadamente) y la bebida aparte una botella de agua 2 dinares jordanos (2,67 € aproximadamente). El buffet era un poco reducido, había diferentes salsas, verduras, y arroz con pollo. El postre era pastel y no había nada de fruta. La verdad es que no mereció la pena la comida, teníamos que habernos llevado la comida preparada.

Tomamos un te en una jaima, acompañado de música tradicional jordana.

Abandonábamos el lugar para poner rumbo hacia Aqaba, el mar Rojo. Es una de las pocas localidades costeras de Jordania, se encuentra en el extremo sudoeste del país. Es conocida por sus balnearios, hoteles de lujo, playas con fondos marinos, donde se practican una gran cantidad de deportes acuáticos, etc., es muy visitada por ser también puerto franco.

Nos alojamos en el hotel Captain, para pasar una noche. Llegamos a él hicimos el check in, nos dimos una ducha para quitarnos la arena del desierto y salimos a dar una vuelta, paseamos por el paseo marítimo, compramos fruta en un supermercado que nos encontramos y regresamos al hotel para descansar.

Al día siguiente nos levantamos salimos del hotel y en una cafetería Coffee Shope, nos paramos a desayunar donde nos comimos un sandwich de atún, y un café con leche. Pagamos un total de 12 dinares jordanos (15,98 € aproximadamente).

Nos dirigimos para visitar el fuerte de Aqaba, es un pequeño castillo que fue construido como una fortaleza cruzada, tuvo que ser restaurado por el sultán Al-Ashraf Qansuh al-Ghawri, en el siglo XVI. Está abierto todos los días, de mayo a octubre de 9.00 h. a 18.00 h. de noviembre a abril de 9.00 h. a 17.00 h. La entrada al interior tiene un coste de 1 dinar jordano por persona (1,34 € aproximadamente).

Justo al lado de él está el museo de Arqueología de Aqaba. Cuando nosotros visitamos la zona estaba cerrado al público, porque estaban restaurándolo. Horario de visitas de domingo a jueves de 8.30 h. a 14.30 h.

Enfrente vimos una placa con una escultura construido en 1918 y un árbol, es un homenaje a Al-Assad, también conocido como AlSit.

Tomamos unas fotos del embarcadero de madera, hay que tener un poco de cuidado para andar por el lugar, porque faltan algunas tablas de madera y en algunos tramos tampoco había barandilla.

La Corniche es un paseo marítimo en uno de sus extremos pudimos ver una enorme bandera del país, que se encuentra en la Plaza de la Revuelta Árabe. La bandera tiene 20×40 metros y está a 137 metros de altura, conmemora la gran revuelta árabe. También tocamos con las manos el agua de la playa Corniche, estaba un poco fría, decidimos prescindir del baño, jeje.

Paseamos por la orilla de la playa urbana de Aqaba, junto al mar se pueden ver pequeñas huertas urbanas, donde se cultivan lechugas, cebollas, zanahorias, etc.

Desde este lugar, se puede divisar el país de Israel, aquí os dejamos una fotografía donde se puede apreciar un mural con la bandera del país. Tan sólo los separara el mar por unos pocos de kilómetros.

En la playa se pueden tomar pequeñas embarcaciones donde dan paseos mar adentro tienen una duración de 30 minutos y cuesta 25 dinares jordanos por persona (33,28 € aproximadamente). También hay paseo de 1 h., y tienen un coste de 45 dinares jordanos por persona (59,89 € aproximadamente).

Nos fuimos caminando hasta llegar a la mezquita Al-Sharif Al- Hussein bin Ali Mosque. Es la mayor mezquita de la ciudad de Aqaba, construida en 1975, durante el reinado del rey Hussein.
¡Recuerda! no debes entrar en la mezquita durante el tiempo de oración, tienes que descalzarte para entrar, las mujeres tienen que cubrir su pelo, hombro y rodillas tapadas. Está prohibido entrar comiendo, haciendo ruido, tomando fotografías, grabaciones, etc.

A pocos metros está la Plaza Al-Hussein Bin Ali Square. Es una glorieta circular donde hay una fuente, una placa haciendo homenaje al líder de la Gran Revuelta árabe. Alrededor hay una gran cantidad de restaurantes, bares, cafeterías, tiendas, etc.

Las ruinas de Ayala fue la primera ciudad islámica, construida fuera de la península árabe. Ayala fue puerto y casa para el Hejaz, como vecino de Palestina, lugar de parada para los peregrinos egipcios, en su camino hacia la Mecca. Hoy en día sólo quedan restos de murallas, puertas, edificios, etc., en el recinto encontraras paneles informativos. Nosotros cuando la visitamos no había nadie en la taquilla, la puerta estaba abierta. Creemos que la entrada es libre.

Paseamos por Al-Hammamat Al-Tunisyya street. Es una gran avenida que en el centro cuenta con una zona de jardines, árboles, fuentes, bancos, etc.

Continuamos caminando hasta llegar hasta The Late Roman Church fue construida alrededor del año 300 d.C., con estructura de ladrillo de barro, era una iglesia cristiana, se cree que fue una de las primeras construidas en el mundo. Se destruyó a finales del siglo IV, a causa de un terremoto en el año 363 d.C. Hoy en día sólo podemos ver unos restos de su estructura.

Hicimos una parada para almorzar esta vez elegimos el Mc Donald donde almorzamos una hamburguesa acompañada de bebida y patatas. Pagamos un total de 8 dinares jordanos (10,66 € aproximadamente).

Regresamos al hotel para hacer el check out, y abandonábamos Aqaba para dirigirnos a la ciudad de Amman, concretamente poniendo rumbo hasta el aeropuerto Amman Jordan. Hicimos un trayecto de casi 4 h. unos 304 km. Hicimos alguna parada para tomar un te y hacer uso del baño. Una vez llegados al aeropuerto cogimos un vuelo con la compañía aérea Royal Jordanian, con destino Madrid. Una vez que terminamos de facturar, pasamos el control de seguridad y aduana, buscamos la puerta de embarque, pasada 1 h. empezamos el embarque, nos acomodamos en los asientos que teníamos asignado y a descansar. El viaje tuvo una duración de 5 h. y 30 minutos. Aterrizábamos en el aeropuerto Internacional Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Recogimos el equipaje y fuimos hasta donde se encontraba nuestro vehículo estacionado. Poníamos dirección a casa, tuvimos un trayecto de casi 6 h. unos 557 km. Hicimos algunas paradas para descansar.

Este fue nuestro paso por el país de Jordania, nos ha encantado todo su cultura, patrimonio, gastronomía, su gente, etc. Que más podemos pedir, hemos cumplido también un sueño, ya podemos decir que hemos visitado las 7 Maravillas del Mundo Moderno ¿Cuantas conoces tú? http://andorreandoporelmundo.com/2016/12/viajar-a-las-7-maravillas-del-mundo-moderno/

En el próximo post seguiremos hablando de nuestra vuelta al mundo, os hablaremos de nuestro paso por la ciudad de Nasca.

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Jordania' tiene 7 comentarios

  1. Enero 21, 2017 @ 2:44 pm Antonio Martin

    Impresionante viaje.

    Responder

  2. Enero 26, 2017 @ 10:52 pm Siempre juntos por el mundo

    Pedazo de post pareja.
    No sabeis lo bien que nos esta viniendo para nuestro viaje por Jordania.
    Con vuestro permiso vamos a copiar algunas cosillas jajajaj
    Un abrazo
    Javier y Deborah

    Responder

    • Enero 27, 2017 @ 7:00 am andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias pareja.
      Vais a disfrutar un montón, Jordania es espectacular.
      Saludos amigos 😉👍

      Responder

  3. Febrero 3, 2017 @ 12:58 pm Rosa

    Me ha encantado!! Un post super completo 🙂

    Responder

  4. Mayo 4, 2017 @ 6:37 am Recopilatorio Andorreando por el Mundo 2016 y Planes de Viajes 2017 - ANDORREANDO POR EL MUNDO

    […] el año en Jordania, cumpliendo un sueño, hemos conseguido visitar las 7 Maravillas del Mundo […]

    Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.