Qué visitar, ver y hacer en Ica – Oasis de Huacachina – Perú

Viaje a Perú.
Qué visitar, ver y hacer en Ica y sus alrededores. Visitamos la ciudad de Ica, el pueblo de Cachiche y el oasis de Huacachina.

Ica es una ciudad menos turística, en su centro hay varias calles largas llenas de gente donde hay una gran cantidad de tiendas, bares, restaurantes, cafeterías, etc., a todo esto se suma su tráfico en la vía que es caótico y con el poco espacio que dispone de aceras, resulta difícil andar por sus calles principales. En el verano del año 2007 se produjo un terremoto en Perú con una magnitud de 8, produciendo muertes, heridos, destruyendo viviendas e inmuebles en Ica. 9 años después os podemos decir que el lugar presenta un estado de destrucción, sólo se ha reconstruido el 35 % de lo dañado. Es una verdadera pena ver el lugar. Su gente vive de la agricultura donde cultivan uva, palmeras datileras, nueces de pecán, espárragos, algodón.

Nos bajamos del autobús y comenzamos a explorar Ica pudimos ver desde fuera el templo del señor de Luren. Es un templo que data del siglo XVI, con planta de cruz latina de arquitectura neoclásica donde acogía la imagen del señor de Luren patrón de la ciudad de Ica. Hoy en día la iglesia esta destruida a causa del terremoto del 2007, aún no ha sido restaurada, no se puede acceder al lugar. Se localiza en la calle Ayacucho cuadra 10.

La plaza de Armas de Ica fue creada en el año 1563 llena de árboles, plantas, flores en el centro esta presidida por un obelisco de dos agujas.

Es verdad que lo pasamos muy mal viendo tantos edificios destruidos, y algunos presenta un estado que parece que se van a caer cuando pasas por el lado.

Visitamos el pueblo de Cachiche fue en el pasado para muchos peruanos lugar de hechicería. Había varias brujas en el pueblo, la bruja más conocida fue Julia Hernández Pecho viuda de Diaz, murió a los 106 años, era una arregla corazones.

En este pueblo hay una misteriosa palmera de las siete cabezas. Es una palmera que no crece recta, sus troncos han crecido por el suelo. Esta planta posee diferentes cabezas, pero todos tienen la misma raíz. Su nombre dice que tiene siete cabezas, pero realmente se pueden contar seis, la gente que vive en Cachiche piensa que si dejan crecer la cabeza que sea la número siete, creen que podría provocar una inundación que afectaría a toda la ciudad de Ica. Esto se debe por la maldición de una bruja del pueblo llamada Julia Hernández antes de morir. En el año 1998, el río se desbordo y provoco daños en el pueblo, ese año la cabeza de la palmera no fue cortada. Desde entonces no dejan que crezca, por ese temor.

Nos desplazamos hasta el oasis de Huacachina que se localiza a 5 km de Ica. Almorzamos en unos de los restaurantes del pueblo donde probamos un delicioso filete ternera acompañado de guarnición.

La laguna de Huacachina es un oasis que contiene aguas de color verde, se formó debido a que esta zona en la superficie hay estratos geológicos, hubo un movimiento de corrientes subterráneas. Esta laguna esta rodeada de una gran vegetación formada por palmeras, eucaliptos, etc.

Por la tarde teníamos contrastado el tour en buggy por las dunas del desierto de Huacachina y atardecer en el oasis. Faltaba más de 1 h. para que comenzara nuestro tour, nos fuimos bordeando la laguna de Huacachina, y desde un extremo decidimos subir andando por las dunas para obtener unas magníficas vistas del oasis de Huacachina, subimos por esta zona, que no esta controlada y no tuvimos que pagar el impuesto de entrada al parque, ¡Somos unos piratas! ¡Mirad! que vistas panorámicas obtuvimos del lugar. Aunque cansa un poco la subida por la pendiente que tiene, y la arena que dificultad andar, pero mereció la pena, se nos pasó el tiempo tomando fotografías, haciendo grabaciones con la Gopro, del lugar. La subida nos costó, no tardamos ni 3 segundos en estar abajo, nos metieron mucha prisa, ¡Casi no llegamos al punto donde teníamos que coger los buggy!

El tour nos costó 85 soles por persona (22,54 € aproximadamente) Hicimos un recorrido de 20 km por el desierto. Aquí os dejamos la página web de la empresa que nosotros contratamos el servicio:wwwperuviajesyturismo.com. Nos subimos al buggy. Comenzó nuestra aventura por el desierto como sí en una montaña rusa nos encontráramos el buggy subía y bajaba a toda velocidad por las dunas del desierto de Huacachina, ¡Pudimos sentir la adrenalina! Hicimos varias paradas donde tuvimos la oportunidad de tirarnos tumbados sobre las tablas experimentando las dunas del desierto, tomar fotografías del lugar, eso sí arena, nos llevamos por todo el cuerpo.

Por último, contemplamos el atardecer en el desierto. Fue maravillo observar el lugar, os podemos decir que disfrutamos mucho el tour en buggy.

Regresamos a Ica, a la estación de Cruz del Sur donde tomamos el autobús nocturno que nos llevaría a Nasca. Llevábamos comprados los ticket a través de internet, nos acercamos al mostrador, presentamos el impreso que teníamos y nos dieron los billetes del autobús, dejamos el equipaje que fue pesado y etiquetado, recogimos el resguardo del equipaje y a esperar. A las 18.30 h. comenzamos a subirnos al bus, con boleto en la mano, pasaporte abierto por la página de la foto y siendo grabados por una cámara de vídeo (se hace por normas de seguridad). Nos acomodamos en los asientos que teníamos asignados hicimos uso del wifi que llevábamos a bordo, era gratis y nada, nos quedamos dormidos. Los billetes nos costaron 35 soles por persona (9,28 € aproximadamente) para más información aquí os dejamos la página web: wwwcruzdelsur.com.pe.

Llegamos a la estación de autobuses de Nasca cogimos nuestro equipaje y nos fuimos al hotel Casa Andina Nasca, donde teníamos reservado la habitación.

En el próximo post os contaremos nuestro paso por Nasca, lo que visitamos e hicimos en la zona.

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Qué visitar, ver y hacer en Ica – Oasis de Huacachina – Perú' has no comments

Sé el primero en comentar en esta publicación

Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.