Fiyi

Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Islas Fiji / Fiyi

Viaje a las Islas Fiyi.
Es un destino exótico, lleno de islas paradisiacas, elegido principalmente por parejas para pasar su luna de miel, ofrece relax, disfrutar de sus increíbles playas de aguas cristalinas, rayos de sol en un ambiente de máximo confort, localizado en un paraíso natural.

Isla Fiji es un archipiélago de más de 3000 islas y atolones. Situado en medio del océano Pacífico. Es un paraíso tropical. Cada año visitan estas islas turistas de todo el mundo, siendo los australianos y neozelandeses los que más van, ¡Claro!, teniendo tan cerca de casa este paraíso, ¡Es una tentación a tiro! Estas islas cuentan con hoteles que ofrecen vacaciones en pareja, familia, solitarios, etc. con todo incluido. Hay de todo desde lo más baratos hasta el glamur y el lujo, para todos los bolsillos.

Información Útil.

¿Cual es la mejor época para visitar las islas Fiyi?
La mejor temporada es entre mayo y septiembre. De noviembre a abril es la estación lluviosa y de diciembre a marzo temporada de ciclones.

En la Isla de Viti Levu los vuelos llegan al aeropuerto internacional de Nadi y Suva, desde allí te puedes trasladar a las pequeñas islas en helicóptero, hidroavión, también está la opción más económica y más lenta que es ir en ferry saliendo del puerto de Nadi.

Su moneda es dólar Fiyiano.
El idioma oficial es el inglés y el fiyiano.
Siempre beber agua embotellada.
No olvidar crema solar, gafas de sol.

Una vez que llegamos aterrizamos en el aeropuerto internacional de Nadi. Era el sexto país y el tercer continente que visitábamos en está vuelta al mundo en 100 días que estábamos realizando. Cogimos el equipaje, pasamos el control de aduana. Al salir del aeropuerto pudimos comprobar un calor sofocante, nos sobraban las chaquetas, jeje.

Nos trasladamos al hotel Sofitel en el que pasaríamos una noche, situado en Beachfront. Dejamos el equipaje en la habitación y nos fuimos para bañarnos en la playa del hotel, teníamos ganas de probar el agua del océano Pacífico.

Al día siguiente nos levantamos recogimos todo para ir al embarcadero del puerto Denarau, donde tomamos el ferry South Sea Cruise 9.00 h. que nos llevó hasta la isla Malolo, llegamos a las 11.00 h. El ticket del ferry (ida y vuelta) nos costó 112 € por persona. Se puede comprar a través de la página web: wwwssc.comfj o en el mismo embarcadero. Pudimos ver como la gente iba llena de comida y refresco para tomar el ferry, aunque habíamos leído que no se podía llevar más de 1 maleta por persona y no permitían pasar alimentos, allí nadie decía nada, se hacían los tontos, pues nada nosotros fuimos a comprar agua y un poco de comida para estos días en la isla. El ferry iba lleno, la gente se iba bajando y nosotros contemplando la belleza del lugar. Bueno, fuimos los últimos en bajarnos. 

A poca distancia del atolón en el que nos hospedaríamos, nos recogió una pequeña lancha personal del hotel para recogernos y trasladarnos al lugar. Nos miraban con una cara extraña, creemos que decían en su idioma ¡Vaya tela! Para tres días… y ¡Cuanto equipaje traen estos! Nosotros le sonreíamos. Ellos nos sabían que estábamos dando la vuelta al mundo.

A la llegada, desembarcamos en un pequeño embarcadero donde nos recibieron dándonos la bienvenida con una canción. ¡Qué lugar más acogedor! el hotel Tropica Island Resort, que escogimos era muy sencillo, pero os podemos decir que la dirección del hotel y el personal que trabajan en el lugar nos hicieron pasar unos días increíbles.

Nada dejamos el equipaje nos colocamos el bañador y a tirarnos al agua del océano Pacífico. Hay que bien se estaba, fresquitos en el agua. Estuvimos como peces en el agua. Es cierto que nos sentó genial estos días de relax en esta aventura.

Llegó la hora de almorzar, el hotel que nosotros escogimos no ofrecía el todo incluido. Nos tomamos unos pinchos y unos platos de pasta, todo delicioso en las hamacas de la piscina, ¡Qué a gusto estábamos!

Por la noche asistimos a un espectáculo de danzas, que hicieron y nos tomamos unos cocteles bajo las estrellas.

¡Hoy no sonó el despertador! Nos levantamos tranquilamente, desayunamos y cogimos una kaya y nos fuimos a un islote que se encontraba a h. haciendo kaya desde el hotel ¡Pobre Sergio! fue el que se pasó todo el rato remando para llegar al lugar, bueno alguien tenía que hacer las grabaciones con la Gopro jaja. Llegamos, estábamos solos, nos bañamos, tomamos fotografías. Totalmente solos en el paraíso.

Retomamos de nuevo el kaya hasta llegar al hotel, cogimos el equipo y nos pusimos hacer snorkel, disfrutamos como peces.

Almorzamos, una vez terminada la comida por la tarde nos quedamos en la piscina Infiniti tomándonos unos refrescos y bañándonos, incluso estuvimos haciendo trabajos con el ordenador, teníamos ¡Internet gratis! Aunque no iba demasiado bien.

Contemplamos el atardecer desde la hamaca de la piscina, nos encontrábamos en un lugar increíble ¡Verdad!

Nos despertamos desayunamos y una vez ya, con energías repuestas, nos fuimos a visitar un poblado nativo de los alrededores, la actividad nos costó 89 dólares fiyiano por persona (38,85 € aproximadamente) Tomamos una embarcación durante casi 1 h. hasta llegar al poblado Fiyi. Al chico que nos llevó no le permitían permanecer en el lugar se marchó y las 12.00 h. regresaría a por nosotros. Lo único que nos dijo, que teníamos que bebernos el champán, era muy importante. Salieron 2 jefes de las tribus para recibirnos, estábamos solos, éramos los únicos blancos guiris en la isla, nos adentramos en una nave, nos dijeron que nos sentáramos en el suelo y comenzó el espectáculo ¡Acción!
Estos 2 hombres que la verdad no tenía cara de muchos amigos eran muy gordos, con falda hawaiana, no llevaban camiseta puesta, sudaban un montón (a 40 grados que estábamos).

Comenzó el rito en su idioma, uno de ellos cogió un cuenco hecho un liquidó de color un poco beis (amarillento). Tomó un trozo de trapo con un poco de polvo, lo mojó en el liquidó escurrió, lo que salió lo hecho en unas peladuras de coco. Nos dijeron tomar os damos la bienvenida, Sergio se lo tomo entero y yo realmente no sabía que hacer si salir corriendo o quedarme. Yo dije no me lo bebo, no me siento bien del estómago, no puedo, no os podéis hacer una idea de la manera que me miraron los 2 jefes de la tribu, los ojos se le salían de las órbitas. Pues nada a respirar hondo y para dentro, os puedo decir qué fue una sensación un poco rara probar eso, y haber visto el proceso de fabricación, sinceramente no sé puede explicar el sabor que tenía, pero no nos gusto para nada. Nos pidieron que diéramos una propina, para contribuir al ecosistema. Le dejamos algo y nos fuimos a visitar la aldea.

Pudimos comprobar en las condiciones en que viven, algunos realmente en una absoluta pobreza, llenos de basura y contaminación ¡Una verdadera pena!

Lo que más no gusto del lugar fueron los niños que amables y alegres son. Le llevamos material escolar y se pusieron muy contentos.

Eran las 12.00 h. y el chico que tenía que venir a recogernos no volvía, nosotros allí esperando y esperando al fin llegó, eran ya las 14.00 h. Este se había olvidado de nosotros.

Regresamos al hotel almorzamos y a seguir disfrutando del aguas del océano Pacífico.

Hoy era nuestra última mañana en la isla aprovechamos para darnos el último baño en este paraíso, recogimos el equipaje y a esperar que pasaran las horas.

Llegó la hora de que nos trasladaran, el personal del hotel nos volvió a cantar una canción esta vez era la despedida, que amables fueron, llegamos al punto donde nos recogería el ferry a las 16.00 h. Después de 2 h. de trayecto llegamos al puerto marítimo de Nadi recogimos el equipaje y nos dirigimos a al aeropuerto internacional de Nadi donde cogimos un vuelo a las 21.40 h. con la compañía aérea Fiji Airways, con destino a Los Ángeles, el vuelo tuvo una duración de 10 h. y 45 minutos. Fue un poco largo, una vez llegados a Los Ángeles teníamos una escala de 10 h. y 55 minutos. Aunque el aeropuerto de Los Ángeles es grande os podemos decir que se nos quedo pequeño. Llegaba la hora de embarcar y nos cambiaron la puerta de embarque y el vuelo salió con 1 h. de retraso. Volamos con la compañía aérea American Airlines, con destino Lima, el viaje tuvo una duración de 8 h. y 40 minutos.

En el próximo post os contaremos nuestro paso esta vez ya, en el continente americano visitando Lima la capital de Perú.

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Qué visitar, ver y hacer en un viaje a Islas Fiji / Fiyi' tiene 8 comentarios

  1. Diciembre 10, 2016 @ 12:52 pm Estefanía Lopez

    ¡Increíbles fotos! ¿Habéis viajado a otros destinos tropicales? ¿Cuál dirías que es vuestro preferido?

    Responder

    • Diciembre 10, 2016 @ 1:09 pm andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Estefanía.
      Si, conocemos islas Maldivas, Riviera Maya, Cuba, República Dominicana, Costa Rica…
      Todos los destinos tienen su encanto y a todos nos gustaría volver pero si tenemos que elegir nos quedamos con Costa Rica.
      Saludos amiga. 😉👍

      Responder

  2. Diciembre 11, 2016 @ 5:13 pm Rubén

    Seguir así me gusta leer vuestras publicaciones.

    Responder

  3. Diciembre 13, 2016 @ 10:42 pm Marta Pinhao

    ¡Bello, bello y más bello! Me alegra que disfruten tanto. Abrazo grande.

    Responder

  4. Diciembre 15, 2016 @ 7:58 pm Patricia

    Increíble, un lugar que está en mi lista de pendientes. Gracias por compartir.

    Saludos, Patricia

    Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.