Mandalay, Amarapura, Ava, Mingun – Andorreando Myanmar

Viaje a Myanmar la antigua Birmania en Asia.

Qué visitarver y hacer en las ciudades de Mandalay, Amarapura, Ava y Mingun. Aquí os dejamos nuestra visitas: el puente de U Bien, el monasterio Mahagandayon, el monasterio Maha Aungmye Bonzan, la torre del antiguo Palacio, el monasterio Bagaya Kyaung, la pagoda Swan Oo Pon Nya Shin, la pagoda incompleta, la campana de Mingun, la pagoda Hsinbyume, el monasterio Shwenandaw Kyaung, la universidad de Mandalay, la pagoda Kuthodaw, la pagoda Atulawaiyan, la pagoda de Su Taung. Está fue la segunda etapa del viaje por Myanmar.

Desayunamos muy temprano, para abandonar la ciudad de Bagan. Nos fuimos al aeropuerto Nyaung U, donde tomamos el vuelo operado por la compañía aérea Flying, con destino a Mandalay, con una duración de 1 h. y 30 minutos. Fue un vuelo visto y no visto, claro, si era corto y además nos lo pasamos durmiendoAterrizamos a las 8.05 h. recogimos el equipaje y pusimos rumbo hacia Amarapura, donde visitamos el puente de madera de teca de U Bien. Se encuentra a 11 km de la ciudad de Mandalay. Fue construido en el año 1850, para cruzar el lago Taungthaman, tiene una longitud de 1,2 km, es considerado el más largo de los puentes de teca. Cuenta con 1000 pilares de madera de tecaalgunos, con el paso del tiempo, han sido sustituidos por otros. Tiene zonas cubiertas donde la gente que lo cruza se resguarda unos segundos del sol. Aquí pudimos ver desde budas hasta birmanos caminando, pescadores que echaban sus cañas al lago para pescar tilapias, un pescado que habita en las aguas del lago.
Por la zona encontramos una gran cantidad de puestos de souvenirs, restaurantes, bares, etc. La entrada es gratuita.

Continuamos nuestro camino hasta llegar al monasterio Mahagandayon. Llegamos justos, para la visita, eran las 9.55 h. y a las 10.00 h. comienza cada día un desfile de monjes que habitan este monasterio, acuden a recibir la comida del día que es donada. Pudimos ver a los monjes con su cabeza rapada, vestidos con sus túnicas de color granate acompañados con su bol de metal pintado en negro, donde recogen la comida que más tarde comerán en el gran comedor, con los demás compañeros. Este monasterio cuenta con una gran cantidad de edificiosescuelas, salas de oración, comedores y habitaciones, donde los monjes llevan su vida a cabo.

En Amarapura nos dirigimos al río Myitnge, donde tomamos un barco que nos llevó a Ava. Es una pequeña isla entre el río Ayeyarwady y el Myitnge. El trayecto en barco nos costó 800 Kyats por persona ida+vuelta (0,58 € aproximadamente) Por Ava te puedes mover en bicicleta o moto, debes alquilarlo en Mandalay y embarcarla en el barco hasta Ava. Nosotros no alquilamos nada, allí ya decidimos ir en un carruaje de caballos, llevado por un chico de la zona. Era la forma más rápida cómoda para poder visitar los templos (el monasterio Maha Aungmye Bonzan, la torre del antiguo palacio y el monasterio Bagaya Kyaung). Nos costó 4000 Kyats por persona, (2,84 € aproximadamente) os podemos decir que el precio está fijado, no se puede regatear. Necesitas un medio de transporte, a pie es casi es imposible hacerlo en 1 día. Compramos un ticket por 10 dólares americanos por persona (8,95 € aproximadamente) que nos permitiría entrar en todos los templos.

Comenzamos visitando el monasterio Maha Aungmye Bonzan. Fue construido por orden de Nanmadaw Me Nu en el año 1818, fue dañado por un terremoto en el año 1838. Más tarde fue reparado, en el año 1873. Es un edificio que contiene decorados grabados en su fachada. En el interior se pueden ver estatuasbudas, decorados de mosaicos de cristal, etc; aunque por dentro ofrece un aspecto un poco descuidado.

Seguimos hasta llegar a la torre del antiguo Palacio. Fue edificada en el año 1822. Esta torre tiene una altura de 27 metros, sólo queda en pie la torre del palacio, debido al terremoto que sufrió, el cual le dio un aspecto de torre inclinada y se pueden observar una gran cantidad de grietas en su estructuraNo está permitido subir a la torre por seguridad.

Nuestra siguiente parada fue el monasterio Bagaya Kyaung. Se construyó durante el reinado del rey Bagdyidaw en el año 1834 en madera de teca, tiene 267 postes. Hoy en día este monasterio es un museo donde se pueden ver imágenes de budas, detalles tallados en las paredes de madera de la mitología keinayi, etc. Una zona del santuario está habilitada como escuela para los niños de las aldeas cercanas al lugar. Nos llamó mucho la atención encontrar una gran cantidad de bolas del mundo colgadas del techo de la escuela. Saldrá algún gran viajero de entre esos niños. Os podemos decir que nosotros ya de pequeños apuntábamos maneras, nos encantaba observar durante horas los mapas del mundo.

Hicimos una parada para almorzar en un restaurante que nos encontramos en el camino, nos gustó el lugar, el ambiente.

Abandonábamos Ava, tomando el barco que nos llevaría nuevamente a Amarapura. Una vez allí pusimos rumbo hacia la pagoda Swan Oo Pon Nya Shin, fuimos por una carretera llena de curvas que nos conduciría hasta lo alto de la colina. La entrada tiene un coste de 300 kyats por persona (0,21 € aproximadamente) La pagoda Swan Oo Pon Nya Shin fue mandada construir en el año 1312, por orden del ministro Pon Nya, se encuentra sobre Nga-Phe Hill una de las cimas de la colina Sagaing Hill. En el interior pudimos contemplar una gran cantidad de budas, santuarios stupas, además de disfrutar de unas magníficas vistas al río Irrawaddy y a los templos de alrededor desde su terraza exterior.

A la salida del templo nos dirigimos al hotel Shwe Inn Gyin, que teníamos reservado en la ciudad de Mandaly para descansar.

Hoy sonaba el despertador, más temprano de lo normal, nos fuimos a desayunar, una vez que terminamos nos desplazamos al río Ayeyarwaddy para tomar el barco que nos llevaría hasta Mingun. Hay varias compañías de barcos. El trayecto suele durar unos 40 minutos. Operan desde las 9.00 h. a las 13.00 h. El precio del billete de ida+vuelta suele constar 5000 Kyats por persona (3,55 € aproximadamente) Una vez allí fuimos junto al monumento de Mingun. Hay una taquilla donde podrás comprar el ticket que te dará acceso a los templos de la zona, tiene un coste de 300 kyats por persona (0,21 € aproximadamente) El horario de los templos va desde las 8.00 h. a las 16.30 h.

Comenzamos a recorrer la pagoda Incompleta empezada a construirse en el año 1790. Hoy en día el monumento se encuentra sin acabar, tiene unas dimensiones de 50 metros de altura por 72 metros de ancho. En su fachada se puede ver una gran grieta que se ocasionó por un terremoto en el año 1839. Subimos por unas escaleras que se se encuentra en el lado derecho del templo, desde donde pudimos ver unas magníficas vistas del río Ayeyarwady y de los templos de la zona. ¡Eso sí!, había comenzado el día y los pies los teníamos achicharrados, ¡Cómo pegaba el sol! Nos encontramos unas ramitas en el suelo y nos colocamos en ellas para tomar la fotografía. Había más de uno con los pies quemados, no éramos los únicos por lo visto, jeje.

A pocos metros estaba la campana de Mingun, la más grande de Asia en funcionamiento. Se empezó a construir en el año 1808, tardó 2 años en finalizarse. Tiene 3,7 metros de altura y pesa 90 toneladas, está hecha de bronce.

También visitamos la pagoda Hsinbyume, edificada en el año 1816, por orden del rey Bagyidaw. Se vio afectada su estructura por el terremoto del año 1839, por lo que fue restaurada en el mandato del rey Mindon Min, en el año 1874. Llamativa por el color blanco que presenta su fachada, está formada por 7 terrazas con forma de ola. Se dice que representa las 7 cordilleras que rodean el monte Meru.

Ya sí, terminamos las visitas por Mingun, nos fuimos al río Ayeyarwady, donde cogimos el barco que regresaría hasta Mandalay.

Una vez llegados a Mandalay, decidimos hacer una parada para almorzar, el estómago ya nos pedía comida y queríamos seguir probando más comida birmana. ¡Mirad! que pinta tienen los platos, todo delicioso. Esta vez éramos 3 para comer, al lado nuestro se encontraba un pequeño gato que no dejaba de maullar, presentaba un aspecto hambriento. No dudamos en echarle un poco de comida. Os podemos decir que tenía los ojos pequeños y se le pusieron enormes al comer.

Por la tarde, comenzamos visitando el monasterio Shwenandaw Kyaung, construido en madera de teca en el siglo XIX. Posee tejados en 4 niveles, con figuras talladas en paredes, techos, ventanas y puertas. Fue un antiguo palacio real, donde el rey Mindon Min, vivió y murió. Su hijo decidió en el año 1880 retirarlo de su lugar de origen, y por ello lo desmonto y trasladó  hasta la zona actual. Es el único edificio que sobrevivió a los ataques de la Segunda Guerra Mundial.

A escasos metros se encuentra la entrada de la universidad de Mandalay, ocupa el segundo lugar de universidades más antiguas de la ciudad. Se imparten estudios de ciencias y derecho. Nos llamó la atención el arco de entrada al recinto.

La pagoda Kuthodaw. Este santuario fue construido durante el reinado del rey Mindon Min. Cuenta con una pagoda de color dorado, donde hay una gran cantidad de santuarios. En este lugar está el libro más grande del mundo, que cuenta con 729 placas de mármol escritas por ambos lados donde se recogen las enseñanzas budistas. Nos encantó el lugar.

La siguiente parada era en la pagoda Atulawaiyan. Es un monasterio budista que se levantó por el rey Mindon Min, en 1857. Este monumento se vio dañado a causa de un incendio que se produjo en la ciudad en el año 1890, afectando también a imágenes de budas. El departamento de arqueología birmano decidió restaurarlo en el año 1996. Dicen que que tras la restauración, no hay mucho parecido al monasterio original.

Nuestra última visita de este día fue a la pagoda de Su Taung. Subimos hasta la cima de la colina de Mandalay por una carretera llena de curvas donde pudimos contemplar la puesta de sol de la ciudad de Mandalay.
Para acceder al templo se sube por unas escaleras, un tramo se hace a pie y el otro en unas escaleras mecánicas, toda una pasada. Apenas tuvimos que hacer desgaste físico, ¡a estas horas del día se agradece!, los pies están achicharrados del sol y con un color chocolate. ¡Imaginaos! andar todo el día descalzos con ese calor. La bajada se hace a través de un ascensor. Había demasiada niebla, no fue muy impactante el atardecer. Nos quedamos con la pagoda, los santuarios, templos, stupas y decoraciones que hay allí. Es maravilloso contemplar cómo los birmanos suben a llevar sus ofrendas a los budas. Es y ha sido durante siglos lugar de peregrinación para los budistas.

Tuvimos la oportunidad de encontrarnos a un grupo de jóvenes monjes en el lugar, no dudamos en sacarles una fotografía. Además, mantuvimos una conversación entre palabras y gestos.

Este ha sido nuestro paso por Mandalay, Amarapura, Ava y Mingun. Hemos visitado una gran cantidad de templos, pagodas, santuarios, stupas, y saboreado la deliciosa comida birmana.

En el siguiente post os hablaremos de nuestra última parada en Myanmar, donde visitaremos las ciudades de Heho, Pindaya y Lago Inle.

 

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Mandalay, Amarapura, Ava, Mingun – Andorreando Myanmar' tiene 6 comentarios

  1. Agosto 26, 2016 @ 10:27 pm Marta Pinhao

    ¡Esto deja sin aliento! alguno de estos templos habrán sido alcanzados por el terremoto? Siempre espero sus entradas ¡Enormes abrazo chicos!

    Responder

    • Agosto 27, 2016 @ 11:47 am andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Marta.
      No sabemos con exactitud si estos templos han sido dañados por el terremoto, según las noticias ha sido más fuerte en la zona de Bagan.
      Saludos amiga 😉 👍

      Responder

  2. Septiembre 1, 2016 @ 12:38 am Marcos

    Hemos estado visitando vuestro blog, y nos ha gustado mucho chicos! ojala algun dia podamos visitar todos los lugares a los que habeis ido, especialmente nos llama la atencion lugares exoticos como es en este caso Myanmar teneis dos nuevos seguidores 😀
    Un saludo!!

    Responder

    • Septiembre 1, 2016 @ 8:23 am andorreandoporelmundo

      Muchísimas gracias Marcos.
      Tranquilos seguro que poco a poco vais sumado lugares.
      Saludos amigos 😉👍

      Responder

  3. Septiembre 7, 2016 @ 11:44 pm Melba

    Qué belleza!!! Me di cuenta de que me seguían y decidí venir a visitar y me encontré con esta sorpresa. El video, impresionante. Creo que me quedo. Gracias por leerme. Saludos!!!

    Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.