Mezquita Koutoubia

Andorreando por Fez/Marrakech

Qué visitar en Marruecos.

Nos fuimos 7 días a este país para pasar los últimos días del año y recibir el 2016.
¿Qué mejor manera de terminar y empezar el año que viajando? Ha sido un año genial, lleno de muchos viajes. Esperamos que este 2016 sea igual o mejor. Visitamos las ciudades de Fez, Marrakech, Casablanca, Rabat y Tánger.

Marruecos está situado al norte de África con costa en el mar Mediterráneo y océano Atlántico. Tiene una superficie de 712.550 km² y una población de 33.000.000 habitantes aproximadamente. Su capital es Rabat.

Información Útil:
El idioma oficial es el Árabe y lenguas bereberes, aunque una gran parte de su población hablan francés.
La moneda es el Dirham marroquí, aunque el euro en algunas zonas es aceptable.
No es necesario vacunarse.
Siempre beber agua embotellada.

Nuestro cuaderno de Bitácoras:

Llevábamos tiempo intentando hacer un viaje a Marruecos, en julio pensábamos, ir pero al final no pudo ser. Pero ahora en diciembre, no nos lo pensamos demasiado y decidimos ir a pasar el fin de año.

Salimos de casa con el coche poniendo rumbo hacia Tarifa, hicimos un trayecto de 332 km, con una duración aproximada de 3 h. y 30 minutos. Llegamos al puerto marítimo de Tarifa y pudimos apreciar que hacía un viento horrible, era difícil mantenerse de pie.
Entramos dentro de la terminalaún faltaban 3 h., para que saliese el barco. Nos dirigimos al mostrador de la naviera FRS, para comprobar horarios. La chica que se encontraba en el mostrador nos comunicó que el puerto estaba cerrado desde la tarde anterior, que el barco no iba a salir por motivos meteorológicos (viento intenso) No se sabía cuando volvería a abrir. Podéis imaginaros la cara que se nos quedóHablamos y le preguntamos, al final pudimos desplazarnos al puerto marítimo de Algeciras, que se encuentra a unos 30 minutos de distanciasaliendo con la misma compañía de barco 1 h., después y sin coste adicional, pero bueno, al final hubo un final feliz.

Embarcamos en el ferry operado por la compañía FRS y pasamos el control de seguridad.
Una vez dentro del barco habilitan unos mostradores donde tienes que dirigirte para que la policía marroquí te ponga el sello en el pasaporte y entregues el formulario de inmigración.

El barco de Algeciras salió con un retraso de 30 minutos, la duración de la travesía fue de 2 h. Es cierto que fue una travesía mala, el barco se movía mucho y la mar no nos acompañaba.
Una vez llegados a Tánger salimos hacia Fez, fue un trayecto de 399 Km, con una duración de casi 6 h. Hicimos una parada en el pueblo de Larache, donde almorzamos una deliciosa parrillada de pescado. Continuamos hasta llegar a nuestro destino final de este día, que era la ciudad de Fez. Llegamos muy tarde al hotel Menzeh Zalagh, cenamos porque cerraban el buffet y nos fuimos a descansar, estábamos agotados del viaje. Nuestro hotel se localizaba Rue Mohammed Diouri.

Nos levantamos, teníamos unas ganas increíbles de comenzar a conocer la ciudad de Fez. Fue fundada en el siglo VIII por Idriss II, está considerada como una de las 4 capitales imperiales de Marruecos, junto a Rabat, Meknés y Marrakech. Ese periodo dejó una riqueza que aún puede verse en los majestuosos palacios reales y las fortalezas de defensa que rodean la ciudad.

Fez está dividida en tres zonas:

Fez El-Bali, es la antigua medina y corazón del núcleo urbano.
Aquí era donde la Dinastía Idrisí fundó la villa en el siglo VIII d.C.
Más tarde, recibió las entradas inmigratorias desde la Córdoba musulmana (España) y otra árabe desde Kairuán (Túnez), dieron su forma a la ciudad.
Estas 2 culturas crearon 2 ciudades aquí, separadas por el río Fez. Ambas murallas fueron unidas en el siglo XI, pero hoy podemos distinguir diferencias entre estos 2 distritos.

Fez El-Jdid, fue fundada por la Dinastía Merínida, que impulsó a Fez durante su época dorada.
Está separada del resto de la medina por otras murallas y dividida a su vez en los barrios judío (Mellah) y árabe (El-Jdid) y el palacio Real.

La Ville Nouvelle es un barrio nuevo, creado por los franceses, con avenidas anchas y edificios modernos. Un distrito que no tiene interés turístico, excepto por la estación de tren Fès-Ville y 2 de las tres estaciones de bus Supratours.

Desayunamos en el hotel y nos fuimos al palacio Real de Fez, no se puede visitar su interior, pero pudimos contemplar sus 7 puertas. Éstas representan los 7 días de la semana y los 7 niveles de la monarquía, es increíble la arquitectura de su fachada y el buen estado de conservación que presenta. Fue construido en el siglo XIV, es considerado uno de los más grandes palacios y antiguos de Marruecos. Hicimos unas fotografías del lugar.

El barrio judío Mellah se encuentra a menos de 200 metros del palacio Real de Fez. Durante siglos fue la residencia de la comunidad judía, en la actualidad los judíos se han ido trasladando y mezclando con el resto de la ciudad y hoy en día los marroquíes se han hecho con los mercados de la zona. Este barrio fue característico por la construcción de sus edificios, con grandes balcones exteriores con rejas de hierro.

Cruzamos la puerta de Bab Bou Jeloud para poder acceder a la Medina Fez el-Bali, la zona más antigua de la ciudad. Esta puerta fue construida en el año 1913, contiene 3 arcos de herradura simétricos decorados con azulejos de color verde y azul. Está localizada en Rue Talaa Seghira, Fez. Esta Medina Fez el-Bali fue Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981. Está formada por más de 9.000 callejones y más de 300 barrios. Este lugar nos hizo trasladarnos al pasado, como si el tiempo no hubiera transcurrido. Pudimos ver talleres artesanales y experimentar una mezcla intensa de diferentes olores, una gran variedad de colores, ruidos de sus artesanos trabajando los materiales, saborear su deliciosa gastronomía marroquí, observar que el medio de transporte más utilizado es el burro y carretillas tiradas por hombres, etc. Todo esto y más encontramos en este lugar, además de los lugares más interesantes como: el zoco de los Curtidores, la plaza Nejjarine y el seffarine, el mausoleo de Mulay Idrís, las escuelas como Bou Inania y Attarine, etc.

El mausoleo de Mulay Idrís II, rey de Marruecos durante los años 807 y 828, fue uno de los fundadores de Fez. A este santuario sólo pueden acceder los musulmanes. Pero desde el exterior pudimos apreciar detalles. Aquí os dejamos una fotografía que tomamos.

La curtiduría Chouwara. Chuara es el barrio de los curtidores, están situadas a orillas del río Fez, desde la época de la edad media. Las Tenerías de Chouwara son las más antiguas e importantes de todo el norte de África. No pudimos acceder a la zona de las cubas, porque se encontraban en restauración. Para poder ver y tomar la fotografía del lugar tuvimos que entrar en una de la tiendas de esta zona y subir a su terraza. Dimos una propina a la salida porque no compramos nada en la tienda.

Vamos a explicar el proceso:

Las pieles de vaca, oveja, cabra, dromedario, etc. Se lavan en agua y se quita cualquier resto de carne o pelo que tengan. Cuando están ya limpias se ponen en unos depósitos llenos de agua con excrementos de paloma orina de vaca mezclados con ceniza. Dependiendo del tipo de piel pueden estar en estos depósitos desde 1 semana hasta 1 mes. Se sacarán de estos depósitos para volver a sumergir en otras cubetas donde se les dará un tinte natural de color. El último paso es colocarlos en los tejados de alrededor de la plaza para llevar acabo el proceso de secado. Una vez que las pieles hayan adquirido el color y secado pasaran a los artesanos que elaboraran chaquetas, zapatos, bolsos, etc.
Todo esto ocasiona un mal olor que emiten las curtidurías. No pudimos observar este proceso porque se estaban restaurando.

La plaza Seffarine. Es el lugar donde se ubican los artesanos de los calderos que trabajan con el cobre. Observamos a estos artesanos golpeando el metal dándole forma, creando ollas, bandejas, recipientes, etc.

La mezquita Al Karaouine fue fundada en el año 859 por Fatima Al-Fihri, hija del mercader más rico de aquella época Mohammad Al-Fihri. Fátima y su hermana tras la muerte de su padre recibieron una gran cantidad de dinero y decidieron crear una mezquita. Entre los siglos X y XII se convirtió en una de las principales universidades del mundo, es una de las más antiguas todavía en actividad. Sólo pueden acceder a su interior personas que practican la religión musulmana. Nos conformamos con tan sólo ver desde la puerta el pequeño espacio que es visible desde el exterior. Aquí os mostramos la foto que hicimos.

Os podemos decir que perdimos la noción del tiempo, se nos fue casi todo el día en la Medina de Fez El-Bali. Almorzamos casi a las 17.30 h., de la tarde y nos fuimos a la Avenida de Hassan II, se ubica en el centro de la ciudad. Es una larga y ancha avenida, en el centro está presidida por fuentes, bancos, etc. Los laterales están adornados por un sin fin de palmeras. En esta zona se sitúan los principales hoteles, centros comerciales, tiendas, etc.

Se nos hizo de noche antes de regresar al hotel, pasamos por el moderno Centro Comercial y Ocio Borg Fez Mall, donde hicimos algunas compras.

Desayunamos, abandonando el hotel para poner dirección a Marrakech, teníamos un trayecto de 527 Km. Durante este trayecto hicimos algunas paradas por algunos pueblos característicos del Medio Atlas, como Ifrane. Es un pueblo de montaña lleno de lagos, parques, pistas de sky, casas con tejado, etc. Denominado como la Suiza de Marruecos. Es cierto que nos decepcionamos un poco, pensábamos encontrarlo lleno de nieve, pero nada, no había ni hielo en el suelo. Observamos el león de piedra, esta estatua está situada en un parque, fue tallado por un soldado alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Se dice que fue en honor al último león de Atlas. Tomamos unas fotografías y continuamos.

Pasamos por el pueblo de Azrou, se sitúa a 80 km de Fez, conocido por los bosques de cedros que lo rodean. Tiene una plaza que está rodeada de tiendas artesanales, bares, etc. Frente a la plaza se localiza la Mezquita Hassan II y justo enfrente de ella se puede observar una grande roca con una corona de metal en la parte superior.

Continuamos el camino, pasando por el pueblo Khenifra, destaca por su artesanía textil y las alfombras zaianes.

Paramos para tomar unas fotografías del pantano Ahmed el Hansali. Tiene una capacidad de 740 millones de , suministra agua para regar más de 36.000 hectáreas, también produce energía eléctrica.

El Kasbah Tadla es un pequeño pueblo agrícola, no es turístico, está situado entre Fez y Marrakech. Paramos para hacer uso del baño y continuamos el camino.

Almorzamos en el pueblo Beni Mellal en un restaurante que encontramos y continuamos haciendo kilómetros hasta llegar a Marrakech, llegamos para cenar.

Nos levantamos temprano, no dejamos que sonara el despertador, tuvimos que esperar un poco para que abrieran el buffet y desayunar. Una vez terminado el desayuno nos fuimos para comenzar visitando los grandiosos jardines de la Menara. Fueron construidos en el siglo XII, sobre un antiguo estanque almohade por el Califa Almohade Abd al-Mumin. El gran estanque fue creado para atraer sobre unos sistemas subterráneos el agua de deshielo de Atlas y poder regar olivos y plantas. Hoy en día es aún utilizado. En el estanque pudimos apreciar una gran cantidad de carpas. La entrada es gratuita, se ubica en la avenida de la Menara.

Al salir nos dirigimos al Minarete de la Koutoubia, es visible desde varios puntos de la ciudad. Es llamada la hermana gemela de la Giralda de Sevilla. Fue comenzada a construir en el año 1141, por orden del Califa Almohade Abd al-Mumin y terminada en 1158. Tiene una altura en su minarete de 69 metros, 90 metros de longitud y 60 metros de ancho. Es el templo más importante en Marrakech. La entrada a su interior está prohibida a los que no son musulmanes. Se encuentra a unos metros de la plaza de Jamaa el Fna.

El palacio Bahía, construido a finales del siglo XIX, contiene 150 habitaciones y varios patios con una superficie de 8 hectáreas. Hay parte del palacio que está cerrada al público. Tiene una arquitectura donde se combinan la árabe, andaluza y marroquí. La entrada a su interior nos costó 10 Dirham por persona (0,93 € aproximadamente). Horario de visitas de 9.00 h. a 16.30 h. viernes de 8.00 h. a 17.00 h. Se localiza en la zona sur de la Medina de Marrakech.

La plaza de Jemaa el Fna es la zona más importante de Marrakech, donde sus habitantes  y los turistas se dan cita. Encontramos acróbatas, danzantes, encantadores de serpientes, etc. Estos últimos, por cierto, acosan y estafan a los turistas más despistados. Pudimos apreciar que hacen un espectáculo y al terminar obligan a los turistas a dar una gran propina. Esta plaza está animada durante todo el día, llegada la noche se llena de puestos de comida, música y espectáculo.

Más tarde nos adentramos en el zoco de Marrakech, un gran centro comercial y artesanal. Es una zona llena de callejuelas donde podrás hallar una gran cantidad de especies, comida, artesanía de todo tipo, productos típicos, ropa, calzado, etc. Otra vez chicos perdimos la noción del tiempo, salimos y almorzamos en la calle Riad Zitoun Lakdime.

Por la tarde visitamos los jardines de Majorelle. Son unos jardines botánicos que fueron creados por el francés Jacques Majorelle en el año 1924. En 1947 se abrieron al público en general. Contiene una gran cantidad de especies vegetales de los 5 continentes, destacando cactus y bougainuillea. La entrada al jardín nos costó 70 Dirhams por persona. (6,51 € aproximadamente). Dentro de este parque se encuentra el museo de Arte Islámico, para acceder a él hay que pagar 30 Dirhams por persona. (2,79 € aproximadamente). Es un museo pequeño en el que encontrarás exposiciones de los utensilios utilizados en la época, vestimentas, calzado, etc. Está prohibido sacar fotografías del lugar. Se ubica en la Calle Yves Saint Laurent.

Paseamos por la avenida Mohamed V, que es la zona más moderna de la ciudad. Allí encontramos tiendas lujosas, bares, restaurantes, hoteles, etc, y se ubica el barrio Gueliz.

Los 7 Santos de Marrakech son 7 torres que fueron diseñadas en honor a 7 hombres que vivieron en épocas distintas y tuvieron vidas diferentes. Lo único que tienen en común es el haber sido Santos y enterrados en Marrakech. El rey Muley Ismail construyó grandes palacios en Meknes con materiales traídos del palacio Badi, destrozó la ciudad por convertir Meknes en su propia capital, una ciudad palacio al estilo Versalles. Quiso conseguir el perdón e instaló la peregrinación a las tumbas de los 7 Santos de Marrakech. Cada una se visitaba 1 día diferente de la semana. Los 7 Santos fueron: Sidi ben Abbas, Sidi Youssef Ben Ali, Qadi Ayyad, Sidi Mohammed ben Slimane ben said A-Jazouli, Sidi ben Abdallah El Ghazouani, Abderrahmane Souhaili, Sidi Abdelaziz Tebaa y Sidi Abdelaziz Tebaa.

Por último, visitamos el Cyber parque Moulay Abdessalam. Es un parque que cuenta con una gran variedad en plantas vegetales, además de disponer de numerosos quioscos con acceso a Internet y wifi gratis. Acceso libre a su interior. Se encuentra localizado dentro de la Medina junto a la avenida Mohamed V.

Pasamos por la Avenida Mohamed VI, una calle ancha muy lujosa que está plagada de hoteles, restaurantes, tiendas, etc. En esta avenida se situaba nuestro hotel, regresamos a él para descansar.

Había que descansar un poco (era 31 de diciembre) íbamos a pasar esta nochevieja en la ciudad de Marrakech. Nos duchamos y nos vestimos con una chillabas que habíamos comprado por la mañana en el zoco. Probamos una exquisita cena que nos ofreció el hotel en el que nos hospedamos acompañado de bailes y cotillón. Nos divertimos un montón, fue una nochevieja diferente a otras vividas.

El 1 de enero comenzamos visitando el Complexe de la Artisanal. En este edificio hay un complejo de talleres artesanales donde fabrican y venden directamente, podrás encontrar alfombras, artículos de cuero, ropas, cobre, joyas, etc. Los productos son de  gran calidad, por ello los precios son fijos. Se localiza en el boulevard Mohamed V.

Nos desplazamos para visitar el museo Dar Si Said. Es la galería más antigua de la ciudad. La visita al museo comienza con la introducción de diferentes clases de maderas utilizadas en Marruecos. En el centro hay un patio con una pequeña fuente lleno de vegetación. Este patio da acceso a 4 salas, donde pudimos ver objetos como armasvasijas, etc. En la planta superior observamos obras de arte decorativo hispano-árabe. La entrada nos costó 10 Dirhams por persona. (0,93 € aproximadamente). Está ubicado dentro Derb el Bahia-Riad Zitoun el Jedid Medina de Marrakech.

A escasos metros se localiza el museo Tiskiwin, dedicado al norte rural de África. En 1996 el holandés Bert Flint, antropólogo, coleccionista e historiador, instaló en su casa palacio de Marrakech este museo que cuenta con 7 salas que ocupan las 2 plantas del edificio. En este recorrido pudimos contemplar joyas, armas, tapices, utensilios, recipientes, objetos de culto, instrumentos musicales, etc. La entrada cuesta 20 Dirhams por persona. (1,86 € aproximadamente) Dirección es Calle de la Bahía 8 Medina de Marrakech.

Continuamos hasta llegar a la sinagoga judía Salat Alzama, construida en el año 1492 cuando los judíos fueron expulsados de España. En la actualidad está ocupada por una familia musulmana. El centro está presidido por un patio con una fuente donde el color azul es predominante. Alrededor del patio se encuentran diferentes habitaciones. Es cierto que no es fácil encontrarla entre las callejuelas de Mellah porque no hay señales. Pero no dudes en preguntar a la gente que te encuentres en la calle, ellos te indicaran. La entrada a su interior tiene un coste de 10 Dirhams por persona (0,93 € aproximadamente).

Almorzamos en la Medina y por la tarde nos fuimos al palmeral de Marrakech. Cuenta con más de 100.000 palmeras en una extensión de 13.000 hectáreas, plantado durante la dinastía almorávide. El palmeral es una fuente de riqueza para la ciudad, os podemos decir que nos sentimos acosados con los vendedores, no dejaban de insistir en que hiciéramos un paseo en camello, vendernos artesanía, etc; dimos una vuelta rápida en el lugar.

Nos desplazamos al valle de Ourika, que se encuentra a 45 km de Marrakech, paramos en el pueblo de Setti-Fatma e hicimos algunas compras.

Tuvimos la oportunidad de visitar una casa típica Bereber. Contemplamos el interior de la casa, la forma de vida que llevan. Nos invitaron a probar una taza de con menta, que por cierto, estaba delicioso.

Algo que nos llamó la atención es que los restaurantes se ubican en el río, pudimos saber que los clientes se quitan el calzado y ponen los pies a remojo en el río, no hacia un día como para mojarse los pies.

Este ha sido nuestro paso por estas 2 ciudades: Fez y Marrakech. Nos ha encantado, hemos disfrutado mucho.

En el próximo post os hablaremos de Casablanca, Rabat y Tánger.

Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.

Aquí os dejamos un vídeo de nuestra aventura por Marruecos, esperamos que os guste.

 



'Andorreando por Fez/Marrakech' tiene 4 comentarios

  1. Febrero 20, 2016 @ 8:06 pm Ibrahim

    Qué bien gracias por visitar nuestro país
    La próxima vez os organizamos rutas al desierto

    Responder

    • Febrero 20, 2016 @ 10:03 pm andorreandoporelmundo

      De nada un placer haber Andorreando por su país.
      Cuando volvamos os consultamos las rutas por el desierto.
      Saludos amigos 😉👍

      Responder

  2. Marzo 4, 2016 @ 2:42 pm Siente Marruecos (Rafa)

    Si no te importa, por aclarar un par de cuestiones sobre los curtidores: las fotos si, son de la curtiduría Chouwara. Pero esa curtiduria no es todo el barrio, sino sólo una parte (se dividen en cooperativas). Y se puede acceder a las cubas, propina mediante (30-50 dirhmas) y según se hable con quien se hable (probablemente no el que gestiona la visita por las tiendas pero sí algunos de los que están abajo).

    Por cierto, mi compañera hoy está precisamente viéndolas (no es la primera ni la segunda, pero sí la primera vez que la ve restaurada). Es curiosa la estampa, parece una maqueta :P. En un par de semanas dicen que la abren de nuevo.

    Saludos!

    Responder

    • Marzo 7, 2016 @ 1:22 pm andorreandoporelmundo

      Gracias por la información Rafa
      Fue una pena que no pudiéramos acceder a las cubas, tiene que ser impresionante. Pero bueno ya tenemos escusa para volver cuando estén restauradas y abiertas al público de nuevo.
      Saludos amigo 😉👍

      Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.