Andorreando Puerto Palmeira

Andorreando Isla de la Sal

Viaje de 5 días en Cabo Verde. Qué visitar y ver en la Isla de la Sal.

¿Por qué debes visitar Isla de la Sal?

Isla de la Sal es una pequeña isla paradisíaca localizada en el océano Atlántico, perteneciente al archipiélago de Cabo Verde y ubicada en el continente africano, donde se ofrece a los visitantes pasar unos días en unas maravillosas playas de arena doradas y aguas cristalinas, arrecife de coral, visitar sus pueblos pintorescos, paisajes montañosos y desérticos, salinas de Pedra de Lume, Buracona. Por todo esto y más, ven a descubrir Isla de la Sal.

Cabo Verde es un país de África formado por un archipiélago de 10 islas y 5 pequeños islotes en el océano Atlántico frente a la costa de Senegal.
Las Islas de Barlovento están compuestas por: Isla de la Sal, Boa Vista, Sao Nicolau, Santo Antao, Sao Vicente y Santa Luzia.
Las Islas de Sotavento formadas por: Maio, Santiago, Fogo y Brava.
Los 5 pequeños islotes.
La capital del país es Praia, que se localiza en la isla de Santiago. Estas islas fueron descubiertas en el siglo XV por los portugueses,  quienes las colonizaron, estaban prácticamente desiertas. Cabo Verde fue colonia portuguesa hasta 1975.

Información útil:

El idioma oficial es el portugués. Pero no os preocupéis, parte de su población hablan un inglés y español básico. Los Caboverdianos hablan entre ellos el Criollo (Kriolu), que es su lengua materna.
La moneda es el escudo caboverdiano, aunque suelen aceptar euros, en muchas tiendas y locales podrás apreciar que los productos tienen marcado el precio en euros.
No es necesario vacunarse.
Siempre se debe beber agua embotellada.
Llevar crema solar, gafas de sol, ropa ligera. Durante todo el año hace calor, hay que tener cuidado con las exposiciones al sol.
Es necesario tramitar un visado, se puede hacer desde España en Madrid, en la Embajada de Cabo Verde. Cuesta 45 € por persona, aquí os dejamos para más información el E-mail: info@embcv.es.
O si lo preferís se puede tramitar a la llegada en el aeropuerto del país.
En cuanto a su religión, más del 90% de la población es católica, existe una minoría que practica la fe musulmana.

Nuestro Cuaderno de Bitácoras:

Comenzamos saliendo de casa en coche para dirigirnos al aeropuerto de Málaga Costa de Sol. Hicimos un trayecto de 1 h. y 50 minutos, llegamos y nos desplazamos al parking de larga estancia que teníamos reservado para dejar el coche. Nos trasladaron al aeropuerto, donde cogimos un vuelo operado por la compañía Tap, que nos llevó a Lisboa, la duración del vuelo fue 1 h. y 30 minutos. Una vez llegados a Lisboa teníamos una escala de 9 h. y 55 minutos. La verdad chicos es que fue una larga espera, pero nos ahorramos mucho dinero. Además, el aeropuerto de Lisboa dispone de wifi gratis, aprovechamos para realizar trabajos mientras pasaban las horas. Tomamos un vuelo operado por la misma compañía Tap, con destino Isla de la Sal, el vuelo tuvo una duración de 4 h. y 10 minutos. Una vez que aterrizamos nos dirigimos a pasar el control de inmigración, no tuvimos que hacer mucha cola, pasamos el control y esperamos a que salieran las maletas de la cinta. Nosotros ya llevábamos tramitado el visado desde España, se puede hacer en el lugar. Una vez ya con el equipaje salimos del aeropuerto. Ya podíamos notar la calor, nos sobraban las chaquetas.

Tomamos un taxi que nos llevaría a Santa María donde se localizaba el hotel Melia Tortuga Beach Resort y Spa, que teníamos reservado. Los taxistas tienen tarifa fijada de trayecto, nos costó 15 € . No nos valió el regateo, es un precio demasiado elevado para ser un país de África. Bueno, una vez dentro del taxi comenzó el trayecto, eran las 01.00 horas de la mañana, pudimos contemplar una carretera de alquitrán llena de algunos hoyososcura, no había ninguna farola que alumbrara la carretera. El taxista iba a todo lo que daba el coche, por medio de los dos carriles, al chico le faltaba carretera. Todo esto acompañado del sonido de las maletas golpeándose en el maletero. Una vez llegados al hotel nos dirigimos a la villa que nos asignaron, nos dimos una ducha y a dormir, estábamos agotados.

No tuvo que sonar el despertador, nos despertamos con los rayos de sol que entraban en la habitación. Bajamos a desayunar en el hotel y nos fuimos andando al pueblo de Santa María, es la localidad más turística de esta isla. Cuenta con kilómetros de playas de aguas cristalinas, hoteles, restaurantes, bares, etc. Vamos, que nos hacía pensar por momentos. ¿Estamos en África?
Allí pudimos ver una gran cantidad de oficinas de turismo, donde ofrecen excursiones por Isla de la Sal y por otras más.
Para desplazarte por la isla puedes alquilar un vehículo como coche, moto, quad, todoterreno. No vas a tener ningún problema, es una isla pequeña con tan sólo 30 kilómetros de extensión.
Fuimos al embarcadero, donde tomamos una fotografías del lugar, justo al lado se encuentra la oficina de turismo.

A escasos metros en la playa Antonio Sousa pudimos contemplar un gimnasio al aire libre, donde los caboverdianos acuden diariamente a entrenar. Aquí os dejamos una fotografía que tomamos.

También vimos la escuela de surf, este pueblo ofrece un amplio abanico en ofertas de deportes acuáticos como windsurf, surf, buceo, snorkel, etc.

Visitamos la parroquia de nuestra señora de los Dolores, ubicada en el centro del pueblo, iglesia católica. Para más información aquí os dejamos su E-Mail: parroquiansdores.sal@hotmail.com

Seguimos andorreando por las calles hasta llegar a los depósitos públicos, donde pudimos observar cómo los caboverdianos cada día van hasta este lugar para recoger el agua potable y transportarla hasta sus casas.

Nos fuimos a pasar el día a la playa Antonio Sousa, con arena dorada y aguas cristalinas, disfrutamos del sol que nos ofrecía el día. Almorzamos en un restaurante cercano. A última hora de la tarde regresamos al hotel, nos dimos una ducha y bajamos a cenar.

Al día siguiente nos desplazamos al noroeste de la Isla de la Sal hasta Buracona, donde hay una piscina de agua natural entre rocas volcánicas. Nos dimos unos baños y tomamos algunas fotografías del lugar.

Justo al lado está el ojo azul, es una gruta de 18 metros de profundidad, un agujero sobre una roca donde el sol deja entrar unos rayos de luz reflejando el agua cristalina que hay en el lugar. El día que nosotros fuimos hacia mucho viento y no permitían bajar a ella para hacer submarinismo o tomar el baño.

Enfrente se encuentra el monte Leste con 263 metros de altura. Nos ofrecía una imagen de desierto y justo en frente al lado de abajo está buracona, 2 paisajes totalmente diferentes.

Continuamos hasta llegar al pueblo de Palmeira, cuenta con un gran puerto y centro de actividad comercial tanto de importaciones como exportaciones. Paseamos por sus calles mezclándonos con su gente. Apreciamos sus casas de planta baja pintadas de colores intensos.

Contemplamos desde el exterior la parroquia de san Antonio, no pudimos entrar a su interior porque se encontraba cerrada.

Espargos es la ciudad capital de la Isla de la Sal. No es un lugar con mucho encanto, simplemente anduvimos por sus calles y apreciamos la vida cotidiana de sus habitantes. Los caboverdianos tienen una frase que la utilizan mucho: No Stress. Es cierto, no se aceleran, cuando dicen que esperes un minuto y siéntate un rato es porque va para largo, jeje… Podrás escucharla mucha veces y algunos de sus comercios llevan plasmada está frase. Hicimos una parada para almorzar

Llegamos a Terra Boa, se encuentra en medio del desierto donde se pueden apreciar espejismos. La luz del sol sobre la arena forman espejismos y hace creer desde lejos que hay agua.

Este fue el bar y tienda de souvenirs que encontramos en la zona. ¿Qué os parece? Autentica África.
¡Mirad! a Sergio montado en una moto que en Europa es una reliquia y en Isla de la Sal es un lujo tener una de estas.

Nos acercamos hasta un asentamiento de chabolas de Terra Boa, donde vimos las condiciones de vida en que viven y la pobreza de la que están rodeados. Ya sí regresamos al hotel.

Desayunamos, pusimos rumbo a Pedra de Lume, un pueblo al noroeste de la isla donde se encuentran las salinas de Pedra de Lume, ubicadas en el cráter de un volcán, 3 metros por debajo del nivel del mar. Las salinas tuvieron un papel importante en la economía local hasta mediados del siglo XX. Actualmente ya no tienen actividad, hoy en día están abiertas al público para disfrutar de baños de yodo, ricos minerales. Fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el 2004. Apreciamos lo que queda de las antiguas instalaciones que transportaban la sal hasta el puerto. La entrada a las salinas cuesta 5 € por persona. Para ducharte y quitarte la sal cobran 1  por persona. Allí pensarás que te encuentras en el mar Muerto, tu cuerpo flotará. Fue una agradable experiencia.

Bajamos al puerto donde contemplamos a pescadores y a un grupo de barcas amarradas en el muelle. Es muy pequeño pero tiene encanto.

En el pueblo pudimos apreciar la llegada de la fiebre del ladrillo, aunque en este momento las obras están paralizadas. No se sabe claramente si es por  motivo de la crisis o porque querían destruir las chabolas que se encuentran alrededor. Se puede observar la construcción de viviendas de lujo.

Nos desplazamos a Shark Bay, la bahía donde se encuentran los tiburones tigres nadando a escasos metros de nosotros. Fue toda una experiencia. Se pueden observar al fondo de la fotografía las aletas de los tiburones. Bueno, hay que decir que nosotros ya habíamos tenido la oportunidad de bañarnos con tiburones en nuestro viaje por Maldivas.

Seguimos haciendo carretera hicimos una parada para contemplar desde lejos el monte Leao.

Nuestra última parada del día fue en Murdeira, es un pintoresco pueblo pesquero que está a unos pocos kilómetros de Santa María. Es conocido por haber construido un complejo turístico de viviendas, donde los extranjeros han comprado casas y locales para pasar sus estancias de vacaciones, algunos pasan todo el año aquí, atraídos por sus populares playas.

Al día siguiente despertamos, nos pusimos el bañador y nos preparamos para dar un largo paseo por la playa de Praia de Santa María hasta llegar a playa Antonio Sousa. Pasamos el día bañándonos, tomando el sol, etc. Fue un día relax, aprovechamos los últimos rayos de sol de la tarde.

Hoy era nuestro último día en la isla, hicimos las últimas compras, disfrutamos de la piscinas e instalaciones del hotel.

Aquí os dejamos la última fotografía que tomamos con los selfies que utilizan en Isla de la Sal, mola. Esto es África.

Abandonábamos el hotel para dirigirnos al aeropuerto Internacional Amílcar Cabral donde tomamos un vuelo operado por la compañía Tap, con destino Lisboa. El vuelo tuvo una duración de 3 h. y 50 minutos. Aterrizamos y tuvimos que hacer una escala, esta vez de 1 h. y 20 minutos. Tomamos otro vuelo con dirección a Málaga con la misma compañía aérea con una duración de 1 h. y 30 minutos. Una vez llegados nos desplazamos al parking para coger el coche poniendo rumbo a casa.

Este fue nuestro puente de diciembre por Cabo Verde en Isla de la Sal, huimos del frío para disfrutar de unos días de sol, desierto, playas, etc. ¿Qué os ha parecido?

En el próximo post os hablaremos de nuestro paso por Italia, concretamente su capital Roma.
Un saludo andorreros, nos vemos muy pronto.



'Andorreando Isla de la Sal' tiene 5 comentarios

  1. Diciembre 26, 2015 @ 10:29 am ANDRES

    GUAUUUU
    CHICOS UNA PASADA DE ISLA
    ME ENCANTAAAA…..

    Responder

    • Diciembre 26, 2015 @ 10:34 am andorreandoporelmundo

      Es un lugar increíble amigo Andres y lo mejor es que esta aún no está saturado a nivel Turistico.
      Saludos 😉👍

      Responder

  2. Agosto 1, 2016 @ 9:10 pm 2015 Andorrero - ANDORREANDO POR EL MUNDO

    […] el puente de Diciembre corrimos del frío para irnos a Cabo Verde a visitar la Isla de la Sal, donde pasamos 5 días llenos de relax y rayos de sol. Éste […]

    Responder

  3. Diciembre 21, 2016 @ 11:36 pm Travelera

    He ido dos veces a Cabo Verde, es muy buena opción para relajarse y tener verano en diciembre!, no esta saturado de turistas y tiene muy buena playa, larguísima para andar, montones de fina arena.
    Un post genial! yo no he hecho un post en el blog porque me pareció que no había nada que visitar pero ya veo que siempre hay algo que contar jejeje
    Besos
    http://www.travelera.es

    Responder

    • Diciembre 24, 2016 @ 1:16 am Andorreando por el mundo

      Muchísimas gracias querida amiga.
      A nosotros también nos parece muy buena opción viajera jejeee.
      Saludos y felices fiestas 🎄🎁 🎉🍾

      Responder


Introduce aquí tu comentario

Your email address will not be published.

© Andorreando por el mundo. Todos los derechos reservados.